Conectando a la gente con la iglesia

 CONECTANDO A LA GENTE CON LA IGLESIA

 

EN EL CAMINO PARA DESCUBRIR LA MEMBRESIA DE

IGLESIA SEMILLA DE VIDA

 
 

 
 
 

 PASTORES ANTONIO Y LUPITA MIRON

 
INDICE
Palabras de los fundadores

  1. Hacia una madurez espiritual
  2. Visión-Misión-Valores fundamentales
  3. Nuestra forma de vivir
  4. Conoce al Espíritu Santo, camina en su presencia
  5. ¿Por qué el hombre necesita ser salvo?
  6. Símbolos de la Salvación: Bautismo en agua, La cena del Señor
  7. Estructura organizativa
  8. Anexos
  1. Manual para lideres y anfitriones de Semilleros de oración
  2. Escuela de formación Cristiana
  3. Consejería Cristiana y Ministración: Sanidad interior y liberación

   
      
 
 
         Palabras de los fundadores:
El Pastor Antonio, recibió al Señor Jesucristo por los años 80 y desde su conversión, Dios puso una gran carga por las almas, habiendo trabajado en diversos ministerios cristianos   en su país natal, El Salvador así como sirviéndole al Señor como maestro y misionero a diversos países, entre ellos, Nicaragua en Centro america;, Guinea Ecuatorial, África, Etc.
Cuando decide viajar a Estados unidos, llego primero a California y luego se movió para Arlington, Texas y allí  comenzó junto a  su esposa Lupita, una sierva México-americana, a celebrar  reuniones de oración y estudio de la Palabra, motivado por el profundo amor y carga que tenia por las almas que no conocían a Jesús. Así fue como familiares  de su esposa, amigos y compañeros de trabajo  conocieron al Señor Jesucristo y lo recibieron como Su Señor y Salvador.  Ellos nos comparten  con relación al llamado de Dios para sus vidas:
”Dios nos dio una palabra  de boca de una profeta alemana,  de  que pescaríamos los peces y los limpiaríamos”, refiriéndose a un llamado de restauración y sanidad interior, que el Espíritu Santo, puso en sus vidas. Esto sucedió en el año 2005. Pero fue hasta  en el año 2007, que Dios en una madrugada le hablo con más precisión y le dio una palabra la cual era  un  versículo de Lucas 8:11:
“Esta es pues la parábola, la semilla es la Palabra de Dios”, de donde se inspiró para poner el nombre a su ministerio “Semilla de Vida”, que comenzó a través de su llamado como maestro. Fue tiempo después que aceptaron el llamado al Pastorado y fueron ordenados cuando se congregaban en Iglesia comunidad de amor, fe y esperanza, en Arlington, Texas.
Este manual es producto de ese llamado y aquí, se escribe la visión y misión de éste ministerio, las verdades fundamentales de su doctrina y en quien creen, así como otros aspectos ligados con la verdad que predican.
Sea para quien lo lea una forma de conocer a Iglesia Semilla de Vida y  su visión y misión; y de esa manera decidan  plantarse en la iglesia  a la que apoyarán de ahora en adelante., y así cumplir la Gran Comisión de Mateo 28:18-20.
¡BIENVENIDO!
      
 
     

HACIA UNA MADUREZ ESPIRITUAL

 

Nos alegramos sobremanera de que haya escogido a  Iglesia Semilla de Vida, para alabar, adorar y servirle a Dios. Procederemos a través de esta pequeña guía a introducirle a nuestra familia, la Iglesia de Jesucristo. Nos congregamos una variedad de personas y culturas, y esperamos hacerlo sentir mejor expresándole lo que dice la Biblia en relación a ser una familia: “Por eso, ante Dios ustedes ya no son extranjeros. Al contrario, ahora forman parte de su pueblo y tienen todos los derechos; ahora son de la familia de Dios. Efesios 2:19
Insistiremos entonces, que la iglesia es una familia, y Dios quiere que todos seamos miembros de esa familia, porque de lo contrario, ser cristiano sin iglesia es una contradicción. Por lo tanto, nos proponemos como meta que usted pueda comprometerse con Cristo y por consecuencia con Iglesia Semilla de Vida.
¿Porque decimos que somos una familia? por varias razones:

  • Porque Dios nos salvó y somos sus hijos, y todos hermanos. Efesios 2:18-20
  • Por nuestra MISION y VISION. Mateo 28:18-20
  • Por nuestra declaración de FE.
  • Por nuestra forma de vivir.

“Porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre. Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios,  edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo” Efesios 2:18-20
“Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;  enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” .Mateo 28:18-20
En otras palabras:
Anhelamos en Iglesia Semilla de Vida, que todos nos sintamos iguales, hablando siempre una misma verdad, que no haya motivos para sentirnos menos, sin que haya conflictos de doctrina y sin divisiones, unidos en una misma mente y parecer., pues así nos lo manda el Señor en su Palabra. “Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer. 1ª Corintios 1:10
También que cumplamos lo que manda su Palabra con relación a amar al Señor con todo nuestro corazón, alma y ser, pero también a nuestro prójimo como a nosotros mismos.
“Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?  Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.  Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo” Mateo 22:36-39
Esto lo alcanzamos cuando nos reunimos juntos en alabanza y adoración como una comunidad de creyentes con una sola fé, un solo bautismo, un solo Señor. Esto implica avanzar hasta alcanzar una vida espiritual en crecimiento, en dar y en asistencia a Iglesia Semilla de Vida. Implica también bendecir a otros, sirviendo y dando dentro de la comunidad de Iglesia Semilla de Vida. Serviremos a Dios, sirviendo los unos a los otros; servimos cuando estamos conectados y perteneciendo, siendo parte de una comunidad unidos en Cristo Jesús.
Debemos tener claro, que también el amor y el servicio es para los de afuera,  los que todavía no conocen al Señor, y porque esa es la única forma de cambiar nuestro mundo, siendo atrevidos, saliendo y llevando la presencia de Dios a la comunidad, cumpliendo lo que nos manda Jesús en Marcos 16:15; “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura”.

VISION-MISION -VALORES FUNDAMENTALES DE FE

A.VISIÓN:
Por eso nuestra visión será:
Levantar una iglesia en donde los que no conocen de Dios, las personas disfuncionales, las familias destrozadas y  afectadas por la violencia, el descontento, la pobreza, la miseria, el pecado, el mundo y Satanás puedan encontrar amor, aceptación , ayuda ,esperanza, perdón , guía y aliento.
Será un lugar donde predicaremos  las buenas nuevas del evangelio y se dará siempre las bienvenida a los residentes de Alvarado, Texas, y otras ciudades circunvecinas,  quienes serán integrados a la familia, guiándolos a la madurez espiritual a través del estudio de la Palabra, los semilleros de oración, la consejería y ministración, ministerios de Matrimonios, Hombres, Mujeres, Solteros/as,  Jóvenes, Niños, que serán  incorporados a un discipulado integral para que también ellos alcancen a otros, enviando obreros a los confines de la tierra.
Nuestra visión es contar con instalaciones sencillas pero hermosas, con un santuario donde puedan acomodarse  muchas personas, un centro de discipulado con muchas aulas, áreas para consejería y oración, salones de clases para adultos, jóvenes y niños, un área de recreación y de retiro para toda la iglesia con el fin de compartir en lo espiritual, emocional y social.

  1. MISION

Y con la misión que cada uno de sus miembros activos cumplan la ordenanza de ir y llevar el evangelio a los perdidos, afirmando y dando solidez a sus vidas, por la Palabra, a través de la obra del Espíritu Santo y de esa manera, presentar el amor de Jesucristo a través de nuestro testimonio y acciones, logrando la multiplicación hasta que todos conozcan que la vida siendo cristiano, es la mejor para vivir.
¿Cómo lo haremos? A través de:

  1. Oración y Adoración: 1ª 5:17; Mateo. 4:10; 22:37.
  2. Semilleros de oración:(Grupos en casas)31:12; Hechos.5:42; 28:30-31.
  3. Evangelismo y visitación: Hechos 1:8; 13:4; Hechos 15:36.
  4. Discipulado:
  • Escuela de formación Cristiana: Lucas. 11:28; Ap. 1:3; 2 Timoteo. 2:15; Juan. 5:39; Salmo. 119:11; Salmo. 1:1-2; Salmo. 40:8.
  • Ministerios de: Matrimonios, hombres, mujeres, jóvenes, niños.
  1. Consejería Cristiana y Ministración: Sanidad interior y liberación. Éxodo. 18:19; 2 Timoteo. 3:16-17; Jeremías. 1:10; Lucas 19:10; Mateo 9:22; Lucas 8:36.
  2. Misiones: Hechos 13:1-3.
  3. Ministerios de misericordia: Romanos 12:8.

 

  1. VALORES FUNDAMENTALES—EN QUE Y QUIEN CREEMOS:

 

  • Creemos en un solo Dios manifestado en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo 1 Juan 5:7
  • Creemos en el nacimiento virginal de nuestro Señor Jesucristo por obra y gracia del Espíritu Santo. Lucas 1:34-35.
  • Creemos que la absoluta inspiración de las Escrituras es obra del Espíritu Santo.

 Pedro. 1:21.

  • Creemos en  nuestro Señor Jesucristo como verdadero Hijo de Dios y verdadero Hijo de Hombre. 4:14-15; Col. 2:9.
  • Creemos en la muerte y sacrificio expiatorio de nuestro Señor Jesucristo. 9:24-28.
  • Creemos en la resurrección de Jesús, en Su ascensión al cielo y en Su retorno a la tierra como Rey de Reyes y Señor de Señores. Hechos 1:9-11.
  • Creemos que somos justificados por gracia a través de la Obra de la Cruz. Romanos 3:20-24.
  • Creemos que cada creyente debe ser bautizado en agua conforme al mandato del Señor. Este bautismo significa ser sepultado con Cristo cumpliendo en ello la circuncisión del corazón y es un acto de obediencia. Colosenses 2:11-12.
  • Creemos en el bautismo del Espíritu Santo, y que éste es un Don de Poder accesible a cada creyente después de su conversión. Hechos 2:4.
  • Creemos que la Iglesia es la más alta institución de Dios en la tierra y que su misión es llevar el Evangelio del Reino a todas las naciones. Mateo 28:19-20.
  • Creemos en la unidad espiritual de todos los creyentes redimidos por la sangre de Jesucristo. Efesios 4:1-6.
  • Creemos en la necesidad de mantener conforme al Evangelio de Jesucristo, la santidad de la Iglesia en su doctrina, vida y conducta. Romanos 6:22; Filipenses  2:12; 1 Pedro 1:14-16; Apocalipsis 3:5.
  • Creemos en la Segunda Venida de nuestro Señor Jesucristo, en Su Soberanía absoluta sobre la tierra, en la resurrección de los salvados para vida eterna, de los perdidos, para condenación eterna y en la Victoria Final del Eterno Reino de Dios. Mateo 24:30; Mateo 25:31-46; Ap. 20:11-15; Apocalipsis 22:1-5.

 

NUESTRA FORMA DE VIVIR

Sabemos que para dar un buen ejemplo, nuestras creencias se deben traducir en acciones, y basados en los que nos instruye la palabra del Señor.

  1. La Biblia como nuestra única autoridad:

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia”2ª Timoteo 3:16

Declaramos convencidos, que la Palabra de Dios es la única completamente confiable, y nuestra verdadera autoridad, por eso, aceptamos la Biblia como nuestro manual para vivir. Y cada vez que tengamos que tomar una decisión, primero nos preguntaremos “que dice la Biblia al respecto”. Practicaremos la lectura diaria de la Biblia, la estudiaremos y memorizaremos.

  1. Una autonomía para la iglesia local:

”Y él gobierna a su iglesia y le da vida. él es la cabeza, y la iglesia es su cuerpo. Cristo es el principio de todas las cosas. Por eso él fué el primero en resucitar, para que ocupe el primer lugar en todo. Colosenses 1:18
No reconocemos más que a Cristo como la cabeza de la iglesia, y a nadie más, sea persona o grupo, u organización religiosa. Creemos en la autonomía de la iglesia local, independiente de cualquier control denominacional, aunque si reconocemos el valor que tiene el asociarse y cooperar con otros grupos de cristianos.

  1. El Sacerdocio para los creyentes:

“Pero ustedes son miembros de la familia de Dios, son sacerdotes al servicio del Rey y son su pueblo. Dios mismo los sacó de la oscuridad del pecado, y los hizo entrar en su luz maravillosa. Por eso, anuncien las maravillas que Dios ha hecho. 1ª Pedro 2:9.
Además, Cristo nos permite gobernar como reyes, y nos ha puesto como sacerdotes al servicio de Dios su Padre. Por eso, ¡alaben todos a Jesucristo, y que sólo él tenga todo el poder del mundo! Amén. Apocalipsis 1:6.
Como leemos en la Biblia, cada cristiano es llamado a servir a Dios, si fuera posible, a tiempo completo. Por lo que practicaremos esta verdad, animando a todos los miembros, a que según su vocación, encuentre el lugar desde donde ministrar y servir a Dios. Cada creyente tiene acceso directo por la oración y lectura de la Palabra, a ministrar a Dios.

  1. Membrecía:

En Iglesia Semilla de Vida, practicamos el dar el diezmo y la ofrenda para el sostenimiento del cuerpo de Cristo, la iglesia, así como el Señor lo ordena. Damos el diez por ciento porque es el estándar bíblico que Dios estableció al donante.
»La décima parte de lo que produzcan los campos sembrados y los árboles frutales me pertenece. También me pertenece la décima parte de los ganados y de los rebaños. El que quiera recuperar algo de esa décima parte, tendrá que pagar un veinte por ciento más del precio establecido”. Levíticos 27:30-32 (Traducción en lenguaje actual). »Traigan a mi templo sus diezmos, y échenlos en el cofre de las ofrendas; así no les faltará alimento. ¡Pónganme a prueba con esto! Verán que abriré las ventanas del cielo, y les enviaré abundantes lluvias”. Malaquías 3:10

  1. El bautismo por inmersión:

“Sólo hay un Señor, una fé y un bautismo” Efesios 4:5. ”Cuando ustedes fueron bautizados, fueron sepultados con Cristo. Y resucitaron con él, porque confiaron en el poder de Dios”. Colosenses 2:12

  1. Una vida guiada por el Espíritu Santo:

“No se emborrachen, pues perderán el control de sus actos. Más bien, permitan que sea el Espíritu Santo quien los llene y los controle”. Efesios 5:18 “Ustedes oyeron y creyeron la buena noticia de su salvación, que es un mensaje verdadero, y gracias a Cristo pasaron a formar parte del pueblo de Dios y recibieron el Espíritu Santo, que nos había prometido”. Efesios 1:13
En iglesia Semilla de Vida, creemos que la única forma que existe para vivir una verdadera vida cristiana, es por el poder del Espíritu Santo en nosotros; por lo que siempre buscamos practicar una dependencia total de él, para poder hacer lo que es su voluntad. La búsqueda de la presencia de él, será nuestra meta más importante, dejando que él sea nuestro pastor, maestro, consolador, amigo, quien ya  ha hecho un habitación en nosotros, por lo que cuidaremos el templo donde él vive, nuestro espíritu, buscándole en oración y ayuno, leyendo la Biblia para que el desarrolle el fruto del Espíritu en nosotros y reparta los dones que necesitamos para la edificación del cuerpo de Cristo.

  1. Compartir las buenas nuevas con otros:

Nosotros en Iglesia semilla de vida, practicamos compartir de Cristo, las buenas nuevas de salvación que un día otros trajeron a nosotros, porque “de gracia recibisteis, dad de gracia”. Ustedes viven alegres porque ya saben que Dios los salvará, y por eso confían en él. Los profetas estudiaron con cuidado todo acerca de esta salvación, y hablaron de lo que Dios, por su amor, les daría a ustedes. Antes de que Cristo viniera al mundo, su Espíritu les enseñaba a los profetas lo que él debería sufrir aquí en la tierra, y también les enseñaba todo lo hermoso que sucedería después. Y los profetas intentaban descubrir quién sería el Mesías, y cuándo vendría al mundo. Pero Dios les hizo entender que lo que ellos anunciaban no era para ellos mismos, sino para ustedes. Ése es el mensaje que les dieron a ustedes quienes les comunicaron la buena noticia. Y lo hicieron con el poder del Espíritu Santo, que fué enviado del cielo. ¡Esto es algo que los ángeles mismos hubieran querido ver! “1ª Pedro 1:9-12;  “Honren a Cristo como Señor, y estén siempre dispuestos a explicarle a la gente por qué ustedes confían en Cristo y en sus promesas”. 1ª Pedro 3:15
 

CONOCE AL ESPIRITU SANTO, CAMINA EN SU PRESENCIA, Y SE LLENO DE EL

  1. ¿Qué dice la Palabra sobre el Espíritu Santo?
  2. Es otro consejero pero igual a Jesús.

El toma el lugar de Jesús aquí en la tierra. Es como si él estuviera con nosotros permanentemente. Estará con nosotros para siempre: “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre”. Juan 14:16

  1. El Espíritu Santo es el representante de Jesús.

Nos hace sentir la presencia de Jesús. Tenerlo a él es lo mismo que tener a Jesús:” No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros”. Juan 14:18

  1. El Espíritu Santo es la promesa (El regalo) del Padre.

El prometió enviarnos un ayudador y cumplió su promesa: “No se alejen de Jerusalén, sino esperen la promesa del Padre, de la cual les he hablado. Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan» Hechos 1:4; Lucas 11:13

  1. El Espíritu Santo es el sello de Dios.

Somos sellados con el Espíritu, siendo la garantía de que recibiremos lo que Dios  ha prometido darnos como herencia. Es la promesa de Dios para nosotros:”  Que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria. Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos. Efesios 1:14-15

  1. El Espíritu Santo nos da la seguridad de que somos hijos de Dios.

El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Romanos 8:16

  1. El es el consolador enviado por el Padre en el nombre de Jesús.

Más el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho. Juan 14:26

  1. El Espíritu Santo, también se llama el Espíritu de verdad.

El Padre envía al Espíritu para que tome el lugar de Jesús. El actuará en lugar de Jesús: “Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí.  Juan 15:26

  1. El mora en los creyentes y está en ellos.

El Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. Juan 14:17

  1. Toma forma de paloma, viento recio, lenguas de fuego (símbolos). No se le ve pero se le puede sentir y se pueden ver sus obras.

Y luego, cuando subía del agua, vio abrirse los cielos, y al Espíritu como paloma que descendía sobre él. Marcos 1:10. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados;  y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.  Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. Hechos 2:2-4

  1. Solo lo reciben los que creen en Jesús y nacen del Espíritu.

“Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado. Juan 7:39. Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”. Juan 3:5

  1. Jesús vino para que los creyentes fueran bautizados en el Espíritu Santo y fuego.

Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. Mateo 3:11

  1. El Espíritu se nos da en forma completa.

Porque el que Dios envió, las palabras de Dios habla; pues Dios no da el Espíritu por medida.  Juan 3:34

  1. El Espíritu Santo es una persona.
  2. El Espíritu Santo, habla.

En cualquier idioma, usa la Biblia y también se comunica por ella:” Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado» Hechos 13:2

  1. El Espíritu Santo toma decisiones.

Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere. 1a Corintios 12:11

  1. El Espíritu Santo expresa su voluntad e impide que se haga lo que no es su voluntad.

Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia.  Hechos 16:6

  1. El Espíritu Santo anima, fortalece, consuela.

Entonces las iglesias tenían paz por toda Judea, Galilea y Samaria; y eran edificadas, andando en el temor del Señor, y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo.. Hechos 9:31

  1. El Espíritu Santo piensa, razona, ora e intercede por nosotros.

Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.  Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos. Romanos 8:26-27

  1. El Espíritu Santo Imparte la habilidad de hablar en lenguas y de profetizar.

“Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban”. Hechos 19:6

  1. El Espíritu Santo obra milagros y señales.

Reparte dones según su voluntad. Nos da poder:” “Aquel, pues, que os suministra el Espíritu, y hace maravillas entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la ley, o por el oír con fe?”  Gálatas 3:5

  1. Se puede mentir al Espíritu Santo.

Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? Hechos 5:3. Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.» Apocalipsis 21:8

  1. Se puede resistir al Espíritu Santo.

Este es el pecado que no tiene perdón: “!!Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros. Hechos 7:51. De cierto os digo que todos los pecados serán perdonados a los hijos de los hombres, y las blasfemias cualesquiera que sean;  pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene jamás perdón, sino que es reo de juicio eterno” Marcos 3:28-29

  1. Se puede contristar al Espíritu Santo.

Él tiene sentimientos. Se entristece y se alegra. Lo contristamos cuando no le damos lugar en nuestra vida, cuando no lo dejamos actuar porque él tiene la mejor respuesta para nosotros. Si lo dejamos el envía bendiciones a nuestra vida: “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención”. Efesios 4:30

  1. Se puede apagar al Espíritu Santo.

Es darle la espalda y no tomarlo en cuenta. O sea como no le tomamos en cuenta, él no actúa. Se queda allí con nosotros, pero sin actuar. Si no le tomas en cuenta, le atas las manos. Tú decides: “No apaguéis al Espíritu”  .1a Tesalonicenses 5:19

  1. ¿Qué trabajo hace el Espíritu Santo en las personas?
  2. El Espíritu Santo convence al mundo de pecado, (Porque no creen en Jesús), de Justicia (Porque Jesús va al Padre y no lo verán más) y de juicio (Porque Satanás ya ha sido juzgado).

Cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.  De pecado, por cuanto no creen en mí;  de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más;  y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado. Juan 16:8-11

  1. El Espíritu Santo nos enseña todas las cosas.

Nos hace recordar lo que Jesús dice en su Palabra. Él es nuestro ayudador, nos recuerda lo que Jesús nos ha enseñado:” Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho”. Juan 14:26

  1. El Espíritu Santo da testimonio de Jesús.

El habla de Jesús, no de sí mismo. Fué enviado por el Padre para dar testimonio de Jesús. Nosotros también debemos dar testimonio de Jesús:” Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí”. Juan 15:26

  1. El Espíritu Santo glorifica a Jesús.

Porque nos dice todo lo que necesitamos saber de él: “El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber”   Juan 16:14

  1. El Espíritu Santo da vida a los creyentes.

Tanto eterna como terrenal, para que vivamos dignamente y más llevadera:” El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida”. Juan 6:63

  1. El Espíritu Santo nos da sabiduría para hablar. Nos da las palabras adecuadas para que Dios sea exaltado:” Lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual”. 1a Corintios 2:13
  2. El Espíritu Santo nos da poder para vivir la vida Cristiana y servirle a Dios.

El es nuestro ayudador:”Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”   Hechos 1:8

  1. El Espíritu Santo nos purifica, nos santifica, nos separa para él y nos ayuda a vivir como Dios quiere.

“Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad”   2a Tesalonicenses 2:13

  1. El Espíritu Santo nos ayuda para abandonar todo pecado y vivir la vida en abundancia.

Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; más si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. Romanos 8:13

  1. El Espíritu Santo no es una fuerza sino una persona racional con sentimientos, quien nos habla, nos dirige y nos guía.

Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado» Hechos 13:2

  1. El Espíritu Santo nos guía en nuestra vida diaria en cuanto a nuestro proceder.

Nos habla y expresa su voluntad:” Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia”.  Hechos 16:6

  1. El Espíritu Santo nos da vida en Cristo Jesús y nos libra de la ley del pecado y de la muerte.

Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.  Romanos 8:2

  1. El Espíritu Santo fortalece nuestro hombre interior, nos edifica para que lleguemos a ser victoriosos.

Para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu.  Efesios 3:16

  1. El Espíritu Santo se encarga de darnos esperanza y que abundemos en esperanza.

Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo. Romanos 15:13

  1. El Espíritu Santo nos libera de la esclavitud.

Porque él es el Espíritu de adopción:” Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos!:Abba, Padre Romanos 8:15. Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama! Abba, Padre!  Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo. Gálatas 4:6-7

  1. El Espíritu Santo conoce nuestras necesidades, e intercede por nosotros.

El se expresa por nosotros delante del padre, hacienda Suya nuestra oración:” Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles”  Romanos 8:26

  1. El nos unge para predicar las buenas nuevas.

“ El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;  a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados;  a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.”  Isaías 61:1-3

  1. El produce fruto en nosotros.

Más el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,  mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Gálatas 5:22-23

  1. El reparte dones y él elige que darnos.

Y nos hace parte de un solo cuerpo:” Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu;  a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu.  A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. Pero todas estas cosas las hacen uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.  1a Corintios 12:7-11

  1. El confirma nuestra salvación por medio de milagros.

Testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad. Hebreos 2:4

  1. Somos templo del Espíritu Santo.
  2. El es Dios mismo, vivo entre nosotros.

No nos deja y sigue con nosotros a pesar de nuestras malas acciones. Siempre está atento a lo que decimos o necesitamos: “¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos,Y seré su Dios,Y ellos serán mi pueblo.» 2a Corintios 6:16

  1. El vive en nosotros, somos Su morada, Su vivienda, vive en nuestro espíritu.

¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 1ª Corintios 6:19. En quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu. Efesios 2:22. “ Y sabrán las naciones que yo Jehová santifico a Israel, estando mi santuario en medio de ellos para siempre ». Ezequiel 37:28

  1. La presencia y el poder del Espíritu Santo.

Dios nos da dones y ministerios para extender el Reino de los cielos en la tierra. Recibimos de él, poder  para ser testigos vivientes de la Gracia del Señor. Hechos 1:8 Este poder es conocido como UNCION, para usarlo al servicio de Dios y ayudar a otros.
Todo creyente puede ser lleno del Espíritu, pues habita en su ser, pero no todos los creyentes tienen la Unción para servir a Dios eficazmente y con resultados tangibles.
En todo momento tenemos viviendo al Espíritu Santo en nuestro espíritu, pero la unción o el poder  se activan cuando somos bautizados por él y le servimos con denuedo.
La Presencia del Espíritu Santo  que se obtiene con mucha oración, adoración, comunión íntima con Dios en la cámara secreta diaria, la meditación y el estudio de la Palabra de Dios revela en el cristiano la naturaleza y persona del Señor. Manifiesta el fruto del Espíritu Santo y el señorío de Cristo. La Presencia del Espíritu es la que nos cambia. Esto nos enseña y aclara que muchas veces hemos visto a hombres y mujeres de Dios con poderosos y ungidos ministerios, pero sus vidas personales carecen de santidad.
Se puede ser poderoso en el ministerio con la Unción, y a la vez no manifestar plenamente el carácter de Cristo o el fruto del Espíritu Santo. Es por eso que muchos equivocadamente buscan la Unción y la confunden con la Presencia de Dios.
La Unción del Espíritu Santo no cambia nuestra vida, sino que impacta la vida de otros, pues nos ha sido dada para servir y bendecir a los demás.
El pueblo de Dios, Israel fué testigo del Poder o la Unción de Dios en forma contundente, pero eso no les hizo cambiar su conducta desobediente, y muchos  perdieron la oportunidad de entrar a  la tierra prometida. 1ª Corintios 10:1-12
La Presencia del Espíritu Santo y la Gloria de Dios son lo mismo, pues cuando Dios se manifiesta, lo primero que muestra no es Su poder sino Su presencia, Su carácter, Su persona. Esto lo vemos en Éxodo donde Moisés le pide a Dios ver su Gloria. Cuando Dios manifestó su Presencia, dice el capítulo 34:6Jehová, Jehová, fuerte, misericordioso, y piadoso, tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad”. Y esto nos da a entender que Dios mostro ante Moisés su Gloria Y Su presencia; como paso con la visión de Isaías. Isaías 6:1-5
Cuando Jesús entraba a algún lugar decía “Paz a vosotros” impartiendo su Presencia en el lugar.  Cuando el Espíritu Santo se manifestó en el bautismo de Jesús dice que fué en forma de paloma, que representa la paz. La Presencia del Espíritu Santo nos ayuda a hacer morir las obras de la carne y a hacer crecer el fruto del Espíritu Santo. Esa presencia nos ayuda a crucificar nuestra carne.
Con la presencia del Espíritu Santo podemos experimentar a Jesús, esa paz interior que sólo él puede dar. Nos provee quietud y mantiene en calma nuestra alma. Fluye el gozo,  el fruto del Espíritu se manifiesta. Gálatas 5:22-23
La presencia del Espíritu reside en nosotros por fe y no por sentimientos. La presencia de Dios está en mi lo sienta o no lo sienta, pero la Unción cuando viene a nosotros sí la podemos sentir. Algunos que ministran sienten en sus manos calor o una sensación especial que nos da señales que la Unción está latente para ser ministrada a otros.
La Presencia del Espíritu Santo nos mantiene vivos en medio de los problemas, luchas, pruebas y ataques del enemigo. Es vivir escondido en las promesas del Salmo 91.
La Presencia del Espíritu Santo se cultiva y desarrolla cada día, como ya lo dijimos con una vida de  oración, adoración, comunión íntima con Dios en la cámara secreta diaria, la meditación y el estudio de la Palabra de Dios. Y esa  Presencia muchos veces nos satura de tal manera que nuestro espíritu desea estar para siempre con el Señor y no solo un momento. ¡Jesús lo llena todo!
A Dios le interesa que tengamos Su Unción para poder servirle eficazmente, pero también espera que Su Presencia fluya en nosotros en la vida cotidiana. Hacer las cosas con “peso espiritual” en la Casa de Dios, significa que lo que hago (Unción), tiene el respaldo por lo que soy en la vida diaria (Presencia).
Entender éstas básicas diferencias entre la Presencia y el Poder del Espíritu Santo, nos ayudarán a disfrutar plenamente la gloriosa aventura de caminar y ser guiados por el Espíritu Santo en todo momento.

  1. Recibamos el bautismo en el Espíritu Santo.

Para tener una verdadera relación con Dios, se requiere arrepentirse de pecado, bautizarse en agua y recibir el don del Espíritu Santo:
“Pídanle perdón a Dios, vuelvan a obedecerlo, y dejen que nosotros los bauticemos en el nombre de Jesucristo. Así Dios los perdonará y les dará el Espíritu Santo. Hechos 2: 38. Respondió Juan, diciendo a todos: Yo a la verdad os bautizo en agua; pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego”. Lucas 3:16
Una de las doctrinas cardinales de las Escrituras es el bautismo en el Espíritu Santo. Y  es para todos los que profesan la fé en Cristo, que hayan nacido de nuevo, y hayan recibido la presencia del Espíritu. Uno de los propósitos de Cristo en su misión terrenal fué bautizar a sus seguidores con el  Espíritu Santo:

“Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. Mateo 3:11. Yo a la verdad os he bautizado con agua; pero él os bautizará con Espíritu Santo. Marcos 1:8. Respondió Juan, diciendo a todos: Yo a la verdad os bautizo en agua; pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego”. Lucas 3:16

El bautismo es una obra diferente y aparte de su obra regeneradora. Así como la obra santificadora del Espíritu es una obra distinta que complementa su obra regeneradora, también el bautismo en el Espíritu complementa la obra regeneradora y  santificadora del Espíritu.  El día de su resurrección Cristo sopló sobre sus discípulos y dijo: “recibid el Espíritu Santo” indicando que los regeneraba y le daba vida nueva; más tarde les dijo que también debían “ser investidos con poder”, por el Espíritu Santo.
 
He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto. Lucas 24:49. O sea una persona puede ser regenerada y tener el Espíritu Santo, y todavía no ser bautizada en el Espíritu Santo con la evidencia de hablar en lenguas Hechos 19:1-7
 
Ser bautizado en el Espíritu significa ser lleno del Espíritu, lo cual  ocurrió a partir del día de Pentecostés.
 
Porque Juan ciertamente bautizo con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días Hechos 1:5. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas según el Espíritu les daba que hablasen Hechos 2:4.

Algunos fueron, antes llenos, pero no bautizados en el Espíritu Santo: Porque será grande delante de Dios. No beberá vino ni sidra, y será lleno del Espíritu Santo, aun desde el vientre de su madre. Lucas 1:15,67
 
Producirá el valor personal y el poder del Espíritu  en la vida  del creyente para hacer hazañas en el nombre de Cristo y darle eficacia a su testimonio y predicación.
 
“Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra Hechos 1:8. Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios”. Hechos 4:31
 

  1. Otros resultados son:

 

  • Declaraciones proféticas y de alabanza. Hechos 2:4,10:46
  • Mayor sensibilidad al pecado, mayor búsqueda de justicia. Juan 16:8
  • La vida que glorifica a Jesucristo. Juan 16:13-14
  • Nuevas visiones. Hechos 2:17
  • La manifestación de los diversos dones del Espíritu. 1ª Corintios 12:4-10
  • Mayor deseo de orar. Hechos 2:41-42, 3:1, 4:23-31
  • Amor y entendimiento a la palabra. Juan 16:13, Hechos 2:41-42

     

  1. Condiciones por las que se da el bautismo en el Espíritu Santo:

 

  1. Hay que aceptar a Jesucristo como Señor y Salvador, apartarse del pecado y del mundo.

 
Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare. Hechos 2:38-40
 

  1. Se tiene que desear la plenitud; tener un profundo anhelo por el bautismo.

 
En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado. Juan 7:37-39. Porque yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos; Isaías 44:3. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Mateo 5:6. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas Mateo 6:33

  1. Con frecuencia se recibe como respuesta a la oración.

Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan? Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos. Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. Lucas 11:13, Hechos1:14,2:1-4

  1. Usted debe creer a la palabra: El que cree en mí como dice la Escritura….

 

  1. Es preciso esperar que Dios cumplirá la promesa.

“Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá. Marcos 11:2.4. Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, más vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días”  Hechos 1:4-5.
 
¿Qué sucederá cuando usted practique esos pasos? en su corazón correrán ríos de agua viva ¿Qué significa esto? Ser lleno del Espíritu Santo:
Y estaban todos unánimes juntos de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual lleno toda la casa donde estaban sentados…y fueron todos llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen”. Hechos 2:1-4. Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo y hablaban con denuedo la palabra de Dios “Hechos 4:31

Todos los presentes conocen a estas alturas quien es el Espíritu Santo, pero no todos a lo mejor han  recibido la llenura del Espíritu Santo, por lo que les animamos a hacerlo y tener esa experiencia sobrenatural de ser capacitados con poder para desarrollar el ministerio que Dios ha dado a cada uno de nosotros.
 

 

¿PORQUE EL HOMBRE NECESITA SER SALVO?

En seguida queremos definir el tema de la salvación como algo fundamental, porque como dice la palabra del Señor, somos hijos de Dios por la fé que hemos depositado en Cristo Jesús, Su Hijo, y somos todos uno en Cristo Jesús.  Gálatas 3:26-28
Los amigos, vecinos que nos rodean, familiares muy cercanos a nosotros, están en el mundo sin saber porque existen, cuál es el propósito de Dios en sus vidas. Queremos en esta parte, hacer una pregunta básica: ¿Cuál es el significado de su vida? Usted quiere ser feliz, quiere tenerlo todo, dinero, comodidad, posesiones, experimentar prestigio y poder, ¿no es cierto?
Quiero reflexionar con usted en esto, ¿No cree que la felicidad verdadera venga cuando entendemos el propósito de Dios en nuestra vida? Lo quiero guiar a entender varias cosas, pero pregúntese: ¿Por qué estoy aquí en la tierra? Yo le respondo:

  1.   Dios nos creo porque nos ama profundamente.

Lea conmigo lo que Jeremías el profeta  y Pablo el apóstol, dicen en la Biblia:
“Jehová se manifestó a mi hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto te prolongue mi misericordia” “Jeremías 31:3; RV. “Dios nos escogió en él antes de la creación del mundo, para que seamos santos y sin mancha delante de él. En amor nos predestinó para ser adoptados como hijos suyos por medio de Jesucristo, según el buen propósito de su voluntad”. Efesios 1:4-5 NVI.

  1. Fuimos creados para tener una relación personal con Dios y señorear en toda la creación.

“Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó,  y los bendijo con estas palabras: “Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo.»Génesis 1:27-28 “A los ricos de este mundo, mándales que no sean arrogantes ni pongan su esperanza en las riquezas, que son tan inseguras, sino en Dios, que nos provee de todo en abundancia para que lo disfrutemos. Mándales que hagan el bien, que sean ricos en buenas obras, y generosos, dispuestos a compartir lo que tienen. De este modo atesorarán para sí un seguro caudal para el futuro y obtendrán la vida verdadera”.1ª Timoteo 6:17-19. NVI

  1. Si aprendemos y conocemos a Dios, lo amamos y obedecemos armonizando con sus propósitos logramos muchos beneficios, un estilo de vida exitoso:
  2. Vida y paz: “La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz” Romanos 8:6. NVI
  3. Seguridad: “ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.” Romanos 6:39.
  4. Confianza: “¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra?” Romanos 6:31.
  5. Llenura y poder: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús”. Filipenses 4:13,19.
  6. Libertad:” y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres. Así que si el Hijo los libera, serán ustedes verdaderamente libres”. Juan 8:32,36.

Volvamos al punto, si esto es lo que Dios nos ofrece, ¿porque la gente no es realmente feliz?
¿Cuál es el problema? Hay un problema esencial para todo ser humano, que nos separa de Dios y causa destrucción y dolor en el mundo.  Es un problema moral.  Todos hemos fallado ante la ley moral que dicta lo que es bueno y malo en el universo.  Dios es el origen de ésta ley moral, y todas las personas en todas las naciones pueden sentirla en sus consciencias.  El violar esta ley moral se llama “pecado.”
El Hombre es Pecador: “Por cuanto  todos pecaron y están destituidos  de la gloria de Dios.” Romanos 3:23.

El Pecado, en el fondo, es el egoísmo, es ponernos a nosotros mismos como el centro en lugar de poner a Dios primero en nuestras vidas.

El Pecado se Manifiesta en Actitudes, Palabras y Acciones: Imaginemos que toda palabra fuera grabada y todo pensamiento presentado en una pantalla en la frente.  ¿Quién no tendría vergüenza ante la gente y ante un Dios perfecto?
El Pecado Tiene Consecuencias: “Uno cosecha lo que siembra.”

¿Cuántos sabemos por experiencia propia que sufrimos las consecuencias de nuestras acciones?  Relaciones quebrantadas, dolor y amargura emocional, soledad, angustia y temor son solamente algunos de los resultados de nuestro pecado. ¡Siempre hay consecuencias!  En la sociedad, si alguien quebranta la ley, hay consecuencias legales, hay juicio y castigo.

Es así con la ley moral también.  Cuando quebrantamos la ley de Dios, hay una separación entre nosotros y él.  Dios es un ser totalmente puro y justo, y no puede estar en relación con personas contaminadas por el pecado.  Como fuego y paja, la naturaleza de Dios no puede cohabitar con el pecado humano.  La Biblia llama a esta separación entre nosotros y Dios  “muerte espiritual”.
 

  1. Hay dos clases de vidas:

 

  1. Vida controlada por el Yo

Ego o “Yo” en el trono.
Cristo fuera de la vida.
Intereses controlados por el “yo”.
En todo esto hay Discordia y Frustración.

  1. Vida controlada por Cristo

Cristo en trono de la vida.
Ego o el Yo destronado.
Intereses bajo el control del Dios infinito.
En todo esto hay Armonía y Paz.
 
¿Cuál clase de vida tú  representas? ¿Cuál definición te gustaría que represente tu vida?
 
La gente trata de llegar a Dios por sus propias fuerzas
 

  • Por ser una buena persona.
  • Por hacer “buenas obras”.
  • Por hacer actividades religiosas.

 
            ¡No podemos ganar la salvación!
 
Tratar de “ganar la salvación” por ser buena persona o ser religioso es como intentar nadar toda la distancia de América a Europa.  ¡Algunos llegarían más lejos que otros, pero todos terminaríamos abajo!
 
Resultado= Temor a la Muerte: “Porque la paga del pecado es la muerte…” Romanos 6:23
 
Todos necesitamos un Salvador para solucionar nuestro problema de pecado y hacernos aceptables ante un Dios Santo y Perfecto. ¡Dios solucionó nuestro problema! Jesús  Murió en nuestro Lugar. El pagó el castigo por nuestro pecado.
 
La Biblia nos enseña:
 
“Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros. “Romanos 5:8. 

Dios es como un juez justo y amoroso, que nos declara “culpable” por nuestros pecados, pero después, se baja de su sillón, y se ofrece en nuestro lugar.  Dios pagó el precio por nuestro pecado.
 
Ilustración de un Juez
 
Imaginemos que un joven fuera condenado por cometer un crimen.  El juez, por ser justo, no pudo pasar por alto la infracción de la ley.  El castigo impuesto por la ley seria una multa de $100,000.  A pesar de estar totalmente arrepentido por lo que había hecho, el joven no tuvo ni un centavo para pagar la multa, y quedaba en peligro de ser encarcelado. Entonces el juez hizo algo totalmente inesperado.  Se quitó su bata judicial, se bajó de su sillón de juicio, y se paró en el lugar del joven, ante el tribunal.  Sacó su chequera, y pagó la multa.  El juez hizo esto porque el condenado era su hijo, y lo amaba.  Era necesario pagar la multa, y el juez lo pagó por el joven.  Solamente una persona loca no dejaría se le pagara la multa.

Nuestro Dios es así.  El es un juez justo pero a la misma vez un padre amoroso.  Como juez, él ve nuestro pecado y dice, “Eres culpable. Has pecado contra mí, y mereces la muerte.  Pero te amo, y por lo tanto, pagaré éste castigo por ti.”  Como padre, se rebajó, quitando su manto de divinidad, y se hizo un ser humano. Tomó nuestro lugar de condena, y pagó por nuestros pecados, muriendo en una cruz.

¿Qué decimos a la persona que diga? “No entiendo porque necesito un salvador.  Yo soy buena persona.  No robo a  la gente, nunca peleo  ni discuto con nadie, no he matado….  ¿Por qué dice la Biblia que soy pecador?”¿Qué decimos a la persona que diga “Si, yo creo en Dios” pero no vive conforme a la enseñanza cristiana?
 
“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros.” Romanos 5:8.

¡Jesús no se quedó en la Tumba! –  ¡¡¡El resucitó de entre los Muertos!!!

“Cristo murió por nuestros pecados, fué sepultado, y resucitó al tercer día, apareció a Pedro, y después a los doce. Después apareció a más de quinientos”1ª Corintios 15:3-6.

¡Jesús está vivo, y por esto, es posible conocerlo personalmente!  Todo otro líder religioso o filósofo murió, pero la tumba de Jesús está vacía. Por esto, el puede transferir su vida eterna a nosotros.  ¡La Vida de Jesús es contagiosa!  ¡Vida abundante!

Jesús es el Único Camino a Dios: Jesús dijo,  “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por Mi” Juan 14:6.
 
¿Que nos toca hacer a nosotros? – Recibir a Jesús: La Biblia enseña que“… a todos los que le recibieron (a Jesús), a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.” Juan 1:12.  La Biblia enseña que somos  salvos por medio la fe; y esto no de (nosotros), pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” Efesios 2:8-9.

La Biblia enseña “…que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.  Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.” Romanos 10:9-10.

            Una Invitación Personal

Si quieres aceptar a Cristo, te invitamos a repetir esta oración sencilla. Las palabras precisas no son tan importantes como la disposición de corazón:

“Señor Jesús, gracias que me amas.  Sé que soy pecador y que  he fallado en muchas maneras.  Te pido que me perdones. Yo creo que tú moriste en la cruz por mí,  pero resucitaste y hoy confieso a con mi boca que  recibo a Cristo como mi Señor y Salvador.  Te entrego mi vida, hoy.  Quiero ser tu hijo/a, y seguirte el resto de mi vida. Gracias por perdonar mis pecados.  Gracias por haber entrado en mi vida.  Gracias por escribir mi nombre en el libro de la vida. Espíritu Santo, gracias por venir a vivir dentro de mí. Amén.
 
Si has repetido esta oración sinceramente, el versículo que leerás a continuación se aplica a ti:
“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” 2 Corintios 5:17.

¡Felicitaciones!  ¡Has comenzado una nueva vida!

         En Cristo, tienes:

  • Nueva Vida
  • Vida Eterna
  • El Perdón de Pecado
  • Una Relación de Padre-Hijo con Dios
  • Nuevo Corazón
  • Nuevo Nombre Escrito en los Cielos
  • Nueva Percepción Espiritual

 

SIMBOLOS DE LA SALVACION: El bautismo en agua y la cena del Señor.

     

  1. El bautismo en agua

 
¿Por qué debo bautizarme?  Le respondo de ésta manera:

El bautismo  cristiano adquiere su significado con referencia a la acción salvífica de Jesús. La muerte y resurrección de Jesús proveen el trasfondo del mismo. Es un mandato que sigue a la resurrección de Jesús y que se cumple en el desarrollo de la misión de la iglesia en el mundo. Acompaña a la proclamación de las buenas nuevas tocantes a Jesús Hechos. 2; 8.26–40.  Por eso, es señal de conversión y se administra en relación con la fé en Cristo Gálatas. 3.26–27.

Por el bautismo, el creyente se identifica con la obra salvadora de Cristo y con la iglesia, que es su cuerpo 1 Corintios. 12.13. El bautismo apunta también a la aceptación del señorío de Cristo y la disposición de obedecerlo en todo.  Romanos. 6.3–11;  Colosenses. 3.1–3.
“Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”. Mateo 28:18-20. “¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?  Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.  Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección;  sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fué crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado.  Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado.  Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él;  sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él.  Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; más en cuanto vive, para Dios vive.  Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro”. Romanos 6:3-11
En el nuevo testamento leemos que los creyentes reconocieron la importancia del bautismo en agua, y los apóstoles por lo tanto consideraban al bautismo como algo necesario.
“Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas”. Hechos 2:41. “Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días”. Hechos 10:48.            

  1. ¿Qué aspectos se cumplen en el bautismo en agua?
  2. Es una prueba de obediencia.
  3. Jesús nos mando a Bautizar.
  4. Es un mandamiento dado por los apóstoles.

 

  1. Prueba de obediencia

 
La Biblia nos quiere enseñar que este acto de obediencia es un mandamiento directo y es un ejemplo. Jesús fué bautizado en agua. “Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fué bautizado; y orando, el cielo se abrió, Lucas 3:21.“Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él. Mas Juan se le oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó. Y Jesús, después que fué bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él”. Mateo 3:13-16.

Jesús fué bautizado por Juan por las siguientes razones:

  1. 1. A fin de cumplir toda justicia; mediante este acto Jesús se consagró públicamente a Dios y a su reino, y de esa manera cumplió el requisito de justicia de Dios.”Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó”. Mateo 3:15.

                                                           

  1. Para identificarse con los pecadores, aunque Jesús mismo no necesitaba arrepentirse de pecado.”Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él”. 2ª Corintios 5:21. “Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados”. 1ª Pedro 2:24.

 

  1. Para asociarse con el nuevo movimiento de Dios que estaba llamando a todos al arrepentimiento.”Dijo: Yo soy la voz de uno que clama en el desierto: Enderezad el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías. También dio Juan testimonio, diciendo: Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y permaneció sobre él. Y yo no le conocía; pero el que me envió a bautizar con agua, aquél me dijo: Sobre quien veas descender el Espíritu y que permanece sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo”. Juan 1:23; 32-33.

 

  1. Jesús nos mandó a Bautizar

 
La ultima ordenanza que dió Jesús antes de ser arrebatado al cielo fué bautizar Mateo 28:19.” En el libro de los Hechos leemos: “Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas” Hechos 2:41.
      

  1. c. Es un mandamiento dado por los apóstoles

Los apóstoles mandaron que todos los creyentes fueran bautizados en agua como se menciona en el libro de los Hechos.”Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”. Hechos 2: 38.”Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días”.Hechos10:48.”Aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Éfeso, y hallando a ciertos discípulos, les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo. Entonces dijo: ¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: En el bautismo de Juan. Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban”. Hechos 19:1-6
 

  1. El significado del bautismo en agua

 

  1. Es un acto de testimonio.

 
“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos,  y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad”. Efesios 4:22-24.

  1. Para el mundo.
  2. Para Satanás y sus demonios.
  3. Para nosotros mismos:”De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”. 2ª Corintios 5:17 .

 

  1. Es el entierro del viejo hombre.

“Fuimos sepultados juntamente con él”.  Ser sepultados juntamente, subraya la realidad de la muerte de Cristo. Cristo murió, y el creyente realmente murió con él. De acuerdo con las escrituras, nosotros estábamos muertos en el pecado; pero cuando nos arrepentimos de esos pecados, enterramos  en el agua la vieja naturaleza pecaminosa para poder ser resucitados en la nueva creación que Dios quiere que nos convirtamos.”Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva” Romanos 6:4.
 

  1. Es la circuncisión del corazón.

El bautismo en agua puede ser visto como la acción de “cortar de  nuestra carne” la naturaleza pecaminosa, luego haciendo al creyente libre de convertirse en todo lo que Dios tiene ya en mente para  nosotros. “En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo;  sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos. Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz”, Colosenses 2:11-14.
 

  1. Significa que resucitamos y nos hizo sentar en lugares celestiales

Hemos sido identificados  con el Señor Jesucristo, no solo en su muerte, sino también en su resurrección y ascensión a la diestra del Padre.”Y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús”, Efesios 2:6.

  1. El propósito del Bautismo en agua

 
Bautízate: “Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre”. Hechos 22:16.

El bautismo acompañó la proclamación del evangelio desde el principio de la misión de la iglesia. Era un rito de la  iniciación del creyente practicado en el N.T para indicar que se entregaba totalmente a Cristo.

  1. Al bautizarse en agua en el nombre de la Trinidad o de Jesucristo o de Jesús los creyentes demostraban visiblemente su fé ante la comunidad de creyentes.

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; Mateo 28:19.”Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”. Hechos 2: 38. “Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días.Hechos10:48.”Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús”. Hechos 19:5.

  1. El bautismo en agua en Cristo o en el nombre de Jesucristo, o en Jesús significa que es propiedad de Cristo y se tiene parte en su vida, su Espíritu y su herencia con Dios.

 
“Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.” Gálatas 3:27. “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”. Hechos 2: 38.”Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros? Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días”. Hechos 10:47-48.
 

  1. El bautismo en agua es una respuesta a lo que Cristo ha hecho por el creyente, para ser valido debe ser precedido del arrepentimiento, y la fé personal en Cristo.

Sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos”  Colosenses 2:12.

  1. Cuando se recibe con toda sinceridad es un medio por el que se recibe la gracia de Cristo.

 
“El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo”  1a Pedro 3:21.

  1. El bautismo en agua ilustra la unión del creyente con Cristo, en Su muerte, sepultura y resurrección.

¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado” .Romanos 6:1-6.

  1. Es una señal externa y un testimonio de que se ha recibido a Cristo como Señor y Salvador, y del lavamiento de los pecados.

Nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo”, Tito 3:5.
 

  1. El bautismo en agua implica un compromiso permanente.

De volver la espalda al mundo y a todo lo que es malo y de llevar una vida nueva en el  Espíritu que refleje las normas de la justicia de Dios.

Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad. En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo  pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo; sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos. Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz”. Colosenses 2:8-15.

  1. h. Es un paso de obediencia y un requisito para iniciar un ministerio en plenitud, conjuntamente con el bautismo en el Espíritu Santo porque esto nos prepara para el desierto:

Jesús nuestro Señor inició su ministerio y fué llevado por el Espíritu al desierto hasta después que fué bautizado.”Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él. Más Juan se le oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?  Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó. Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia”. Mateo. 3:13-17.
 
Bautismo en agua, bautismo en el Espíritu Santo aprobado por el Padre. Jesús el hombre, fué bautizado en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.”Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo” Mateo. 4:1.

Bautismo en fuego. No hay ministerio sin desierto; no podemos dar lo que no tenemos, necesitamos el desierto porque allí somos preparados.  El apóstol Pablo fué bautizado también antes de iniciar su ministerio.”Fué entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo. Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fué bautizado”. Hechos. 9:17-18.

  1. El bautismo en agua no es requisito para el bautismo en el Espíritu Santo.

Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros? Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días” Hechos. 10:47-48.
Ni viceversa
“Los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo; porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente habían sido bautizados en el nombre de Jesús”. Hechos, 8:15-16.
 

  1. No existe un tiempo entre el creer en Jesús y aceptarlo como Señor y Salvador y el bautismo en agua, puede ser de inmediato o pasar un buen tiempo, pero debemos bautizarnos con convicción para recibir la plenitud.

 

  1. Quienes deben ser bautizados: Toda persona que ha creído en Jesucristo: Hechos 2:41; 8:12-13.

 
En iglesia semilla de vida, aceptaremos que nuestros hijos comprendan el verdadero significado del bautismo, antes de hacerlo, esa podría ser la edad de 12 años.

  1. Modo y fórmula

 
La verdadera, fundamental y bíblica forma del bautismo es en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Mateo 28:19.

Aquellos que son bautizados en el nombre de la Trinidad, testifican por ello que han sido sumergidos en la comunión espiritual de un Dios Trino y uno. 2ª Corintios 13:14.  No debe causar confusión lo expresado en la palabra “Pedro les dijo: Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu SantoHechos 2:38, pues no representa una formula bautismal, sino una declaración de que los judíos eran bautizados al reconocer a Jesús como Señor y Cristo.

  1. ¿Qué debo vestir al momento de ser bautizado?

           
Hombres y mujeres, deben llevar una mudada de ropa extra, cómoda y no apretada, color blanco u obscuro, pantalones cortos no pegados a la piel, una toalla y una bolsa de plástico para la ropa mojada.
 

  1. Conclusión

Ahora que ya conoces lo que significa el bautismo en agua,  para tu vida como creyente, y que has decidido dar ese paso importante para obedecer a Dios, a tus lideres y como un propósito inicial para entrar a prepararte para servirle al Señor;  en cualquiera de los ministerios existentes en la iglesia. Te recomendamos que te apartes tú solo por un tiempo breve (unos cinco minutos) y te pongas a cuenta con Dios y examines todo lo que gira alrededor de  lo que viene, tiempos gloriosos y maravillosos, donde la experiencia con el Espíritu Santo, mostrara dimensiones sobrenaturales en tu vida espiritual.
  

  1. ¿Qué es la Cena del Señor o la Santa Cena?
  2. Introducción

Fué constituida por el Señor Jesús antes de su muerte expiatoria. (Víspera) y consiste en la participación del pan y del vino, elementos que son presentados al Padre en memoria del Sacrificio de Cristo.
“Cuando era la hora, se sentó a la mesa, y con él los apóstoles. Y les dijo: !!Cuánto he deseado comer con vosotros esta pascua antes que padezca!  Porque os digo que no la comeré más, hasta que se cumpla en el reino de Dios. Y habiendo tomado la copa, dio gracias, y dijo: Tomad esto, y repartidlo entre vosotros;  porque os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta que el reino de Dios venga. Y tomó el pan y dió gracias, y lo partió y les dió, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí. De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre  que por vosotros se derrama”. Lucas 22:14-20.
Había un ferviente deseo de Cristo, el compartir la cena con sus discípulos, posiblemente por el significado profundo que ella tenía para él. En los primeros siglos la cena implicaba lo siguiente: un banquete de amor, acción de gracias, confesión y lectura de la Palabra, una colecta para los necesitados y un beso santo. Pablo tuvo problemas con ésta práctica, por la deformación que comenzó a tener cuando la realizaban.

“Pero al anunciaros esto que sigue, no os alabo; porque no os congregáis para lo mejor, sino para lo peor.  Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo. Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados.  Cuando, pues, os reunís vosotros, esto no es comer la cena del Señor.  Porque al comer, cada uno se adelanta a tomar su propia cena; y uno tiene hambre, y otro se embriaga.  Pues qué, ¿no tenéis casas en que comáis y bebáis? ¿O menospreciáis la iglesia de Dios, y avergonzáis a los que no tienen nada? ¿Qué os diré? ¿Os alabaré? En esto no os alabo”. 1ª Corintios 11:17-22.

  1. El significado de la Cena del Señor

“Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga”. 1ª Corintios 11:26.

  • Es un recordatorio de lo que Él haría.

 “Y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí”.1ª Corintios 11:24.
     Pan………..su cuerpo. Que es partido y distribuido entre los que tienen hambre espiritual
     Copa……….su sangre. El derramamiento de la sangre de Cristo.

  • Proclama su muerte.

“Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga”.1ª Corintios 11:26.

  • Confirma su retorno.

“Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre”. Mateo 26:29.”De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa. Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí. Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen. Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados;  más siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo”. 1ª Corintios 11:27-32.    
 

  1. Beneficios

 

  • Perdón de pecados. 1ª Corintios 11:28.
  • 1ª Corintios 11:30.
  • Comunión. 1ª Corintios 11:33.

 

  1. ¿Quiénes deben tomar la cena del Señor?

Solo aquellos que ya recibieron a Jesucristo como su Señor y Salvador. “Porque el que come y bebe sin discernir el cuerpo, come y bebe su propia condena” 1ª Corintios 11:29.

  1. e. ¿Cómo me preparo para ese momento tan solemne, de tomar la cena del Señor?
  2. Examen de conciencia. 1ª Corintios 11:28.
  3. Arrepentimiento y confesión de pecados. 1ª Juna 1:9.
  4. Restauración de relaciones. Mateo 5:23-24.
  5. Compromiso. Romanos 12:1.
  6. Frecuencia

En la iglesia semilla de Vida, celebramos  la cena del Señor, el primer domingo de cada mes. En los tiempos de oración, varias veces  por semana.

 

 

ESTRUCTURA ORGANIZATIVA.

  1. Naturaleza

Debemos enfatizar que hay una naturaleza que determina la estructura de la iglesia Semilla de Vida. Y ya lo dijimos al principio de esta manual, la iglesia tiene comunión, armonía, y unidad, por lo que cualquier actitud que provoque o altere esta situación es pecado. Y es que si hay estructura hay unidad y no permite que existan diferencias.
En los comienzos de la  iglesia, sucedían eventos que la Palabra los marca como responsables de la unidad y armonía que reinaba:
“Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros” Hechos 2:42. “Solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vinculo de la paz” Efesios 4:3. “Así que sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación” Romanos 14:19.
Como somos una familia funcionamos en base a relaciones y no a reglas, como bien lo dice la Palabra: “Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables” 1ª Pedro 3:8.
También somos un cuerpo, no un negocio y somos un organismo y no una organización, por lo tanto funcionamos en base a los dones del Espíritu Santo 1ª Corintios 12:27; Efesios 5:23; 1:22-23; Colosenses 1:18; 2:19.
“Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros siendo muchos somos un cuerpo en Cristo y todos miembros los unos de los otros. De manera que teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía úsese conforme a la medida de la fe” Romanos 12:4-6.
También somos un rebaño, por lo que la cuida y dirige un pastor. Y por eso Jesús hizo énfasis en las instrucciones que le dió a Pedro sobre el cuidado de las ovejas y los corderos:” volvió a decirle  la segunda vez: ¿Simón, hijo de Jonás, me amas? Pedro le respondió: si, Señor, tu sabes que te amo. Le dijo: pastorea mis ovejas” Juan 21:16.
En primera de Pedro, Hechos, Tito y Timoteo se enfatiza a los ancianos  a apacentar la grey de Dios, y a cuidar de ella contra los lobos rapaces , alimentándola bien, con comida saludable 1ª Pedro 5:1-2;Hechos 20:17-18, 28; Tito 1:5-7; 1ª Timoteo 5:17.

  1. Membrecía

¿Qué significa ser un miembro? La diferencia entre asistentes y miembros se resume en una palabra: COMPROMISO. En iglesia Semilla de Vida reconocemos la necesidad de una membrecía formal. Te pedimos que te comprometas como miembro, por cuatro razones:

  1. Bíblica: Cristo está comprometido con la iglesia:”Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella” Efesios 5:25.
  2. Cultural: Es un antídoto para la sociedad.

Vivimos en una era en la cual muy pocos quieren comprometerse con algo: trabajo, matrimonio, nuestra nación. Esta actitud ha dado como resultado una generación de personas que andan de iglesia en iglesia. La membrecía se opone a la corriente de religión del consumidor en este país. Ser miembro de una iglesia es una decisión desinteresada, porque compromiso siempre desarrolla carácter.

  1. Práctica: Define quien puede ser contado. Todo equipo tiene una lista.

Toda escuela tiene una inscripción. Todo negocio tiene una nómina de pago. Todo ejército tiene gente que se alista para el servicio militar. Aún el país requiere un censo y un registro de votantes. Membrecía que identifica nuestra familia.

  1. Personal:

Produce crecimiento espiritual. El Nuevo Testamento, pone un mayor énfasis en la necesidad de que los cristianos sean responsables del crecimiento espiritual del uno para con el otro. No se puede dar esta responsabilidad si no te comprometes. Membrecía significa compromiso.  ¿Qué espera de ti, como miembro, Tú iglesia Semilla de Vida?
Nunca le vamos a pedir a los miembros que hagan más de lo que la Biblia enseña. Solo esperamos que los miembros hagan solamente lo que la Biblia espera que hagan como cristianos. A continuación se da el convenio de membrecía, donde se detallan las responsabilidades.

  1. C. Convenio de membrecía:
  2. Yo voy a proteger la unidad de mi iglesia.

Conviviendo con otros miembros con amor, rechazando participar del chisme y la murmuración y siguiendo y obedeciendo a los pastores y líderes.
“Así que sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación” Romanos 14:1. “Pues el Dios de la paciencia y la consolación os de entre vosotros un mismo sentir según Cristo Jesús” Romanos 15:5. “Para el amor fraternal no fingido, amados unos a otros entrañablemente, de corazón puro”1ª Pedro 1:22. “Ninguna palabra corrompida salga de nuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes” Efesios 4:29. “Obedeced a vuestros pastores y sujetaos a ellos, porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose porque esto no es provechoso “Hebreos 13:17.

  1. Yo compartiré la responsabilidad de la iglesia.

Orando por su crecimiento, invitando a otros a congregarse en la iglesia y recibiendo amablemente a aquellos que nos visitan.
“Ä la iglesia…damos siempre gracias a Dios por todos vosotros, haciendo memoria de vosotros en nuestras oraciones” 1ª Tesalonicenses 1:1-2. “Ve por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa “Lucas 14:23. “Por tanto, recibíos los unos a los otros, como también Cristo nos recibió, para gloria de Dios” Romanos 15:7

  1. Serviré al ministerio de la iglesia.

Descubriendo mis dones y mis talentos, equipado para servir y desarrollar un corazón de siervo.
“Sirviendo unos a otros con el don particular que Dios ha dado a cada uno de vosotros” 1ª Pedro 4:10. “Dios constituyo a unos de ser pastores y maestros para preparar al pueblo de Dios para trabajar en el ministerio, para que el cuerpo de Cristo sea edificado” Efesios 4:11-12. “No mirando cada por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. Haya pues en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús” Filipenses 2:4-5.

  1. Yo apoyaré el testimonio de la iglesia.

Asistiendo fielmente, viviendo una vida de santidad, ofrendando y diezmando con regularidad.
“No dejando de congregarnos, como algunos tiene por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más cuando veis que el día se acerca” Hebreos 10:25. “El primer día de la semana, cada uno de ustedes aparte y guarde algún dinero conforme a sus ingresos, para que no se tengan que hacer colectas cuando yo vaya” 1ª Corintios 16:2. Él diezmo de todo producto del campo, ya sea grano de los sembrados o fruto de los arboles, pertenece al Señor pues le está consagrado” Levíticos 27:30.
 

 

 

ANEXOS

MANUAL PARA LÍDERES Y ANFITRIONES DE SEMILLEROS DE ORACION

  1. ¿Qué es un Semillero de oración?

Es aquel lugar,  donde una familia, que es miembro de la iglesia Semilla de Vida, abre las puertas de su hogar, para recibir a sus familiares, vecinos y amigos (su oikos) con el fin de alabar  y adorar a Dios, orar e interceder por el mundo, U.S.A, Alvarado Tx   y sus alrededores, interceder por la Iglesia Semilla de vida y guerrear por ella, sus pastores y lideres, por la familia, los matrimonios y por todas las necesidades de sus miembros. También se cuida espiritualmente a cada persona que llegue, compartiéndole  el evangelio del reino, en armonía.

  1. ¿Quiénes pueden ser anfitriones de Semilleros de oración?: Requisitos
  2. Haber recibido a Cristo como Señor Y Salvador, ser miembro de la Iglesia Semilla de Vida y apoyar la visión.
  3. Si vive en pareja estar casado y que ambos estén de acuerdo que en su casa se celebren reuniones cristianas. Tener buen testimonio dentro y fuera de la iglesia.
  4. Tener su casa y hogar en orden. Haber sido bautizados en agua.
  5. Haber completado el discipulado básico nivel I, o estar dispuesto a estudiarlo.
  6. Diezmar y ofrendar regularmente.
  7. Requisitos que se deben cumplir para ser enviado como líder de un Semillero de oración
  8. Haber sido bautizado en agua y con el Espíritu Santo.
  9. Haber asistido al retiro de Sanidad Interior y Liberación o haber pasado por liberación personal o colectiva.
  10. Ser parte de la Escuela de Formación Cristiana o haber permanecido por lo menos, seis meses consecutivos en la misma.
  11. Si vive en pareja, estar casado y tener su casa y hogar en orden.
  12. Tener buen testimonio dentro y fuera de la Iglesia y querer ser enviado.
  13. Diezmar y ofrendar regularmente.
  14. ¿Quienes conforman un Semillero de Oración?:
  15. Guerrera (Líder)
  16. Escudera (Co-líder)
  17. Anfitrión (Dueño de la casa)
  18. Las personas asistentes
  19. Distribución del tiempo:
  • Bienvenida: Compartir la visión de Iglesia Semilla de Vida( 5 minutos)
  • Alabanza y adoración. ( 5 minutos)
  • Oración e Intercesión Por USA, Alvarado Tx y alrededores ( 5 minutos)
  • Oración e intercesión Por Iglesia, Pastores y Lideres ( 5 Minutos)
  • Guerra espiritual contra potestades en las regiones celestes(5 Minutos)
  • Oración por necesidades( 5 Minutos)
  • Meditación de la Palabra ( 15 Minutos)
  • Llamado de salvación ( 5 minutos)
  • Diezmos y ofrendas ( 5 minutos)
  • Testimonios (5 minutos)
  • Refrigerio-Opcional( 15-30 minutos )

Una vez cumplido el tiempo (una hora y media máximo) de reunión, la misma debe terminar sin excepción. Nadie se debe quedar más del tiempo establecido,  para evitar contratiempos de los asistentes,  pues muchos de ellos trabajan.

  1. La multiplicación de los Semilleros de Oración

¿ Cúando y cómo multiplicarse?

  • Un Semillero de Oración, se multiplica cuando tiene preparado un Nuevo líder (Guerrera) y su respectivo Escudero/a. Además de una casa en el sector con un anfitrión que llene los requisitos establecidos. El líder debe hablar con  el líder de Semilleros de oración, para tomar esa decisión y recibir su guía y aprobación.
  • El líder de Semilleros a su vez hablará con el Pastor, para tener la aprobación final.
  1. La oración del pecador

“Padre celestial, yo reconozco que soy un pecador y que mi pecado me separa de Ti. Hoy creo que Jesús murió por mí en la cruz y que Dios Padre lo resucitó de entre los muertos. Me arrepiento de todo Corazón de todos mis pecados y voluntariamente, confieso a Jesucristo como mi Señor y Salvador. Yo renuncio a todo pacto con el mundo, con la carne y con el Diablo, y hago un pacto contigo Jesús. Te pido que entres a mi Corazón y cambies mi vida. Si hoy muriera, al abrir mis ojos, se que estaría en tus brazos ¡Amén!”

  1. Compromiso

Yo ____________________________

  • Anfitrión
  • Líder (Guerrera)
  • Co-líder, (escudero)

Me comprometo a cumplir cada una de las disposiciones que el reglamento establece, a fin de extender el reino de los cielos donde yo vivo, siendo fiel y leal a mis pastores y lideres, y obediente a cada precepto o regla, edificando la vida de las personas que han sido confiadas por Dios a Iglesia Semilla de Vida.
Firma______________________________
 

 

ESCUELA DE FORMACION CRISTIANA EN IGLESIA SEMILLA DE VIDA

  1. 1 Fundamentos de la formación cristiana
  2. Ver la enseñanza como un ministerio fundamental de la comunidad de Fe.
  3. Poner atención a las formas de enseñar y a lo que se enseña. Compartir con toda la congregación la visión del proceso enseñanza –aprendizaje.
  4. Enfatizar el proceso enseñanza-aprendizaje a cada miembro individualmente. Tomar en serio como aprender y donde aprender.
  5. Buscar maestros con una fe madura y desarrollada. Buscar calidad en los contenidos de la enseñanza. Crear nuevos y diferentes ambientes para el aprendizaje y fortalecer lo tradicional.

 

  1. ¿Qué significa ser discípulo?
  2. No es uno que solo aprende, sino un partidario, o imitador de su maestro Juan 8:31
  3. Se define un discípulo de Cristo, diciendo: es aquel que cree en su doctrina y descansa en su sacrificio, se embebe en su Espíritu, imita su ejemplo, vive para servirle.
  • Misión del discipulo. Marcos 3:13-15
  1. Comunión-dependencia. Marcos 3:14
  2. Conocimiento-Preparación. Marcos 3:14
  3. Autoridad-Comisión. Marcos 3:15
  4. Acción-resultados. Marcos 3:15
  • El precio de ser discípulo. Lucas 14:28-32
  1. Amar a Dios sobre sus seres queridos. Lucas 14:26
  2. Amar a Dios sobre sus deseos. Lucas 14:27
  3. Amar a Dios sobre el materialismo. Lucas 14:33
  4. La tarea del discipulador.
  • Ganar almas para Cristo.
  1. Instruir al alumno en el Conocimiento y obediencia
  2. Ayudar al desarrollo de su madurez Efesios 4:11-16
  3. Entrenar al alumno a ser un agente de cambio 2a Timoteo 2:2

 

  1. Estrategias:

Se pretende desarrollar el Ministerio de educación Cristiana, para discipular y formar liderazgo en  todos los miembros de La iglesia Semilla de Vida,  a través de  dos estrategias que corresponden a dos niveles: Discipulado básico con cuatro niveles y Discipulado Avanzado con tres niveles.

  1. DISCIPULADO BASICO
  • Discipulado Básico Nivel I al IV
  1. DISCIPULADO AVANZADO (DOCTRINAS)
  • Discipulado avanzado Nivel I al III

 

 

CONSEJERIA CRISTIANA Y MINISTRACION: SANIDAD INTERIOR Y LIBERACION

 

  1. INTRODUCCION

Con demasiada frecuencia en nuestro mundo moderno hay que tratar problemas confusos y difíciles antes de que el creyente cristiano  pueda crecer. La meta es que la persona crezca como un discípulo maduro en Jesucristo, que se conforme más y más a su imagen. Pretendemos  ayudar a los heridos y desesperados de este mundo para llegar a ser verdaderos discípulos de nuestro Señor.

No somos psicólogos ni psiquiatras. Como consejeros cristianos, como pastores, sabemos que la psicología es una mezcla de cosas buenas y malas, de verdades útiles y de falsedades que no ayudan, sino confunden. Por lo tanto, creemos que la Biblia es inspirada por el Espíritu Santo y sin errores en sus manuscritos originales. Entonces, no se encuentra una herramienta más útil para el consejero cristiano, ni existe una autoridad más grande que las Sagradas Escrituras. «toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra» 2ª Timoteo 3:16–17.

Sin embargo, la Biblia no habla específicamente sobre cada problema y cada situación humana. Así, lo que la antropología, la psicología y la sociología han descubierto acerca de los humanos, pueden ayudarnos a tratar con más precisión problemas específicos, siempre y cuando estén sujetos a la autoridad bíblica. La Biblia provee el marco de referencia dentro del cual la ciencia puede informarnos y contribuir a nuestro ministerio de socorro a nuestros semejantes. La Palabra de Dios no cambia, su autoridad es vigente siempre. Las técnicas van a cambiar, las maneras de aplicar las verdades bíblicas variarán según la situación, pero la Verdad que empleamos jamás cambiará.

El ministerio del Espíritu Santo en nuestra vida y en las vidas de nuestros aconsejados es indispensable. Él es el Consejero que Jesús envió.
Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré.Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.De pecado, por cuanto no creen en mí;de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.  Juan 16:7–11.

Los consejeros humanos tenemos el privilegio de ministrar como colaboradores suyos, siempre bajo su control y dirección. Humildemente ofrecemos a nuestros miembros activos de la iglesia, una oportunidad que Dios nos da para poder ser mejores hombres y mujeres, libres, sanos, llenos de poder, que  desean apoyar el  ministerio del Cuerpo de Cristo a nuestro mundo dolido.
Sin lugar a dudas, creemos en el Evangelio, y nos fijamos en la seguridad de que Cristo salva y da la nueva vida a cualquiera que venga a Él. Cristo salva y santifica, pero Dios dejó en las manos de ministros humanos el trabajo de ayudar a nuestros semejantes a salir del hoyo para glorificar a Dios. Esto requiere un conocimiento sólido de lo que la Biblia dice sobre el hombre, un conocimiento sólido del propósito de Dios para el hombre, y un entendimiento de cómo el hombre piensa, toma decisiones y llega a comportarse de ciertas maneras.

  1. FUNDAMENTO DE LA CONSEJERIA

Brevemente describiremos cuatro fundamentos bíblicos que son los cimientos sobre los cuales edificaremos nuestro edificio de la consejería cristiana.

Los cimientos son:

  1. La dignidad del hombre.
  2. La depravación del hombre.
  3. La redención por Dios.
  4. La restauración por Dios.

 

  1. La dignidad Del hombre.

La Biblia nos habla de una decisión divina, increíble. Dios decidió crear una criatura a su propia imagen, conforme a su semejanza y permitió a esta criatura señorear sobre el resto de su creación.
Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.  Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. Genesis 1:26-28
Usted y yo somos los resultados. También el borracho en la calle, el abusador de niñas, el homosexual, la muchacha con anorexia y el padre dictador de su familia son los resultados de esta creación extraordinaria. Lamentablemente, la historia del hombre no termina en lo ideal. Más adelante hablaremos  sobre la caída del hombre en el pecado y la resultante depravación de la raza. Pero, por ahora, disfrutemos de la gloria y el esplendor de la creación original. Parece que, como evangélicos, estamos tan ansiosos de convencer al mundo del pecado, que nos olvidamos de qué estado cayó el hombre. Con buena intención queremos que nuestros semejantes reconozcan su pecado para que puedan aceptar la solución, la redención de Cristo.

Pero, para entender el horror del pecado, y el valor de la redención hay que comprender lo que perdimos en la caída. La caída es la catástrofe más grande de la historia. La imagen de Dios fue estropeada, distorsionada y pervertida. Para entender el pecado y la redención, hay que entender esto. Pregúntese ¿por qué Dios sacrificó a su único Hijo para hacer posible el rescate del hombre pecador? El Evangelio, la redención y el ministerio de la Iglesia por este mundo solamente tienen sentido, cuando reconocemos el valor de cada hombre por ser una creación especial de Dios a su propia imagen.

Dios creó al hombre a su propia imagen, con un propósito especial de señorear sobre la creación y llenar la tierra. Esto da al hombre una dignidad y valor duradero. El pecado estropea la dignidad. Sin embargo, cada persona es creada a la imagen propia de Dios y por eso posee una dignidad que nada ni nadie le puede quitar. Dios nos creó a su imagen, y por medio de su poder, puede y quiere restaurar tal imagen. Lo hace progresivamente por medio del crecimiento espiritual.

  1. 2. La depravación del hombre.

Dios creó al hombre, digno, honroso, un perfecto reflejo suyo. Vivían en perfecta harmonía en el verdadero paraíso. Esto era el propósito de Dios y su diseño original para nuestra raza. La entrada del pecado al mundo cambió todo. Inmediatamente cuando Adán y Eva pecaron, la imagen divina fue estropeada, la dignidad fue distorsionada y las consecuencias del pecado que padecemos hasta hoy día comenzaron.
Si no fuera por el pecado y sus efectos no habría necesidad de la consejería. La meta sobresaliente de la consejería bíblica es cooperar con Dios en la obra de restaurar la imagen suya, y restituir al hombre a su diseño original. Comprendamos  cómo el pecado ha afectado cada aspecto de la vida humana.

Consideremos, pues, las consecuencias pecaminosas como aparecen en Génesis capítulo tres. La pareja original decidieron actuar fuera del plan de Dios. Hicieron caso al Tentador  quien sembró la idea de que su situación no era como Dios les había dicho, pues les había mentido: «sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal». Génesis 3:5

Una de las principales consecuencias del pecado es su influencia negativa sobre las relaciones humanas. Primeramente el pecado dañó la relación entre Dios y el hombre. Dios había provisto todas las necesidades del hombre. Vivía en el paraíso. Tenía comida, trabajo, propósito, dignidad, inteligencia, seguridad, compañerismo y amor. Era dependiente de Dios, pero así Dios le creó, y así su vida funcionaba perfectamente.

Hasta hoy día la humanidad ha huido y se ha escondido de la presencia de Dios y muchos hombres y mujeres se esconden de Dios detrás del alcoholismo, adicciones, perversiones sexuales, enojo, amargura, trabajo excesivo, anorexia, bulimia, o la búsqueda del dinero, fama o poder. Estas cosas brotan en pleitos, familias destruidas, corazones quebrantados y personas destruidas. La misma voz de Dios todavía llama a la humanidad, « ¿Dónde estás tú?» Y el hombre se esconde de la voz divina.

Debemos entender el diseño original de la humanidad para entender la meta de la consejería, debemos entender la caída al pecado y depravación de la raza para entender la necesidad de la consejería. Todavía el hombre tiene dignidad. Es creado a la imagen de Dios. Sin embargo, la imagen está estropeada. La dignidad lleva la mancha del pecado. Dios creó al hombre perfecto: con relaciones perfectas, matrimonio ideal, mundo idílico. Pero, tal perfección ahora no existe fuera de la persona de Jesucristo.
 

  1. 3. La redención del hombre.

En el tema anterior, vemos a la raza humana en una situación desesperada. Adán y Eva se habían rebelado contra Dios, actuaron independientes de Él, y hundieron a la raza humana, completa, en las horribles consecuencias del pecado. Parece como una situación sin esperanza. Pero Dios no es un Dios impotente, sino omnipotente. Él no es un Dios de desesperación, sino de esperanza. Si la dignidad del hombre forma la meta de la consejería y la depravación es la razón de ella, la redención divina es su esperanza.

¡Jamás debemos aconsejar sin reconocer la importancia de la nueva vida dada al individuo por la redención en Cristo! La restauración de la vida al diseño original no se puede efectuar sin que la persona tenga la nueva vida en Cristo. Jesús mismo dijo en Juan 14:6: «Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí».

¿Qué hizo exactamente Cristo en la redención por nosotros? Consideremos la descripción de la persona y obra de Cristo:
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,  sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;  y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Filipenses 2:5–8.
Quiero que prestemos especial atención al contraste de la actitud de Jesús con las actitudes humanas pecaminosas. Recordemos que la tentación original del pecado llegó en la forma de llegar a ser como Dios. Adán y Eva comieron del fruto prohibido porque el Tentador les prometió que iban a ser como Dios. Desde entonces el hombre ha tenido el deseo de mejorarse por sí mismo, de superarse, de llegar a ser como Dios.

El egoísmo es intrínseco al pecado humano. Nuestro corazón pecaminoso nos ha convertido a todos en egocéntricos. Pero, una vez más, vemos lo opuesto en Jesucristo. El versículo 7 continúa: «sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres». En su obra de la redención Jesús manifestó las actitudes opuestas a las pecaminosas que nos esclavizan.

Fue la desobediencia del hombre que hundió a la humanidad en el hoyo de la depravación. Pero Jesús fue obediente. Tal como la desobediencia humana es completa resultando en la muerte, la obediencia de Jesús es completa llevándole a la muerte, resultando en la vida: «Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de la vida». Romanos 5:18 Su obediencia le llevó al último sacrificio, la muerte. Y su muerte fue lo más cruel que podemos imaginar, la cruz. Jesús hizo todo esto para cumplir la redención.

Hay que tener la redención como un cimiento, un fundamento de la consejería. Sin el cambio radical de la vida que hace la redención, el aconsejado no sería realmente diferente. Aconsejar sin presentar la redención como esencial a la restauración personal, es nada más que poner un barniz sobre lo malo de la vida. Aconsejar sin dirigir la persona a la redención es tratar de llegar a la restauración sin pasar por el propio camino de la restauración.

Para aquellos aconsejados que no conocen a Cristo, aceptar a Cristo y recibir su redención es parte indispensable de la restauración de su vida. Pero no es la restauración completa. La obra de Cristo en la cruz y la resurrección es completa, no podemos agregar nada a ella para la salvación ni la justificación. Pero hay otra doctrina, la santificación.

La santificación tiene dos aspectos. Su aspecto realizado y el progresivo. En el aspecto realizado somos separados del mundo a Cristo para su uso. Nuestra posición en Cristo es completa, perfecta, cumplida. En la realidad de la vida cotidiana todos sabemos que no somos perfectos. A veces pecamos. Luchamos con hábitos viejos. Sufrimos de los resultados del pecado nuestro y de los otros. Allí se encuentra el enfoque del aspecto progresivo de la santificación.

Cuando alguien nace de nuevo, tiene nueva vida, pero, tal como en la vida natural, necesita crecer y madurar. El discipulado y la consejería ayudan en este proceso de crecimiento y madurez. En el pasado el discipulado se ha enfocado en enseñar las disciplinas espirituales como leer la Biblia, orar, testificar y asistir a la iglesia. Tales cosas son importantes, y parte esencial de la maduración espiritual. Sin embargo, no garantizan la madurez.

  1. La restauración de la vida.

Todos los verdaderos creyentes son nuevas criaturas en Cristo
De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 2 Corintios 5:17.
La Biblia declara que somos santos, santificados para el uso y gloria de Dios. No obstante, todos sabemos que no siempre actuamos como santos. El nuevo creyente especialmente necesita muchos cambios en sus actitudes, hábitos y relaciones antes para ser útil para el reino de Dios. Tal como para cultivar un huerto hay  que escardar, cultivar, sembrar y regar, el Espíritu Santo necesita cambiar actitudes, quitar hábitos viejos, establecer nuevos hábitos, sanar relaciones y purificar la vida del creyente.
 
Es un proceso que continuará por toda la vida hasta que entremos a la presencia física de Jesús por medio de la muerte, o de su segunda venida. La meta del discipulado es que el nuevo discípulo crezca, madure y se reproduzca su vida espiritual en la vida de otros. El propósito y obra del discipulador es ayudarle a madurar, darle las herramientas espirituales necesarias para crecer y enseñarle cómo reproducir su vida espiritual.

Si alguien viene a Cristo que ha sufrido años de abuso sexual, ¿cómo va aprender amar si nunca ha tratado con el dolor, la amargura, el odio y el temor que son la triste herencia de lo que ha sufrido? ¿Cómo puede tal persona depender en Cristo y permanecer en Él si nunca ha aprendido a confiar en nadie? La imagen divina todavía está estropeada por sus propios temores, angustias y necesidades.

En la obra de la restauración de la vida humana el Espíritu Santo participa activamente. La imagen de Dios en el ser humano es una obra maestra. Pero, está sucia por el pecado. Vivir en el ambiente pecaminoso del mundo la ha dañado. El pertenecer a Satanás y su reino ha agregado cosas corruptas y ha distorsionado la obra original. La obra del Espíritu Santo de restaurar, o santificar la vida, es una de esmero. Poco a poco, con cuidado y ternura Él saca, cambia, limpia y restaura la vida.
 

  1. CONSEJERÍA = Recomendar, Sugerir, Advertir, Parecer o dictamen que se da o se toma          acerca de una cosa. Enseñar, Redargüir, Corregir, e Instruir.
  2. Génesis. 2:16-17
  3. Éxodo 18:19
  4. Salmo 16:7; 32:8; 119:24
  5. 15:22
  6. Isaías. 25:1; 42:16
  7. 1 Timoteo. 2:23-26
  8. 2 Timoteo. 3:16-17

Todo el consejo debe estar basado única, total y exclusivamente en la Biblia, dejando       afuera nuestros particulares puntos de vista y opiniones.
Proceso: Nostalgia por el pasado è Consejería è Cambio de conducta è Sí se efectuó è Termina proceso è Victoria en esa área

_________________________LINEA DELGADA______________________________

  1. MINISTRACIÓN: Dar, Suministrar, Desempeñar un ministerio. Arrancar, Destruir,           Arruinar, Derribar, Edificar y Plantar.
  2. Números. 16:9
  3. 18:17-18
  4. Jeremías 1:10
  5. 16:17-18
  6. 15:25
  7. 1 Pedro. 4:11

Cuando el creyente advierte que no le es fácil el cambio de conducta, entonces se hará    necesaria la ministración  Jeremías. 1:10
Proceso: Nostalgia por el pasado è Consejería è Cambio de conducta è No se efectuó è Pecado è Ministración èSi se efectuó èTermina proceso è Victoria en esa área
 

  1. ¿COMO DEBEMOS ACONSEJAR?

El consejo está en la Palabra de Dios y debe realizarse bajo la guía del Espíritu Santo:
“Oye ahora mi voz; yo te aconsejaré, y Dios estará contigo. Está tú por el pueblo delante   de Dios, y somete tú los asuntos a Dios.  Y enseña a ellos las ordenanzas y las leyes, y             muéstrales el camino por donde deben andar, y lo que han de hacer.” Éxodo. 18:19-20
En la Palabra de Dios está escrito lo siguiente acerca de no oír el consejo de Dios y ser      sabios en nuestra propia opinión: “Y no oyeron ni inclinaron su oído; antes caminaron en     sus propios consejos, en la dureza de su corazón malvado, y fueron hacia atrás y no      hacia delante”  Jeremías 7:24
Pero cuando aprendemos a seguir el Consejo de Dios o bien aconsejar basados en la        Palabra de Dios, entonces podemos experimentar lo que está escrito:  “Inclinad vuestro         oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros pacto eterno, las    misericordias firmes a David”  Isaías 55:3
Dado que el Consejo de Dios es inmutable, el discípulo aconseja por medio de la Biblia    mientras el creyente aprende a escuchar la voz de Dios a través del discípulo, hasta que          aprenda y esté capacitado para preguntar directamente al Señor por medio de Su        Palabra.
Cuando una persona cristiana pide consejo, lo pide a Dios  y tal como está escrito en la    Palabra, no importa cuál sea el problema, debe estar seguros que en Dios que es mayor          que todo, va a encontrar la solución. Para ello hará uso de las Escrituras y con oración, fe, reverencia, temor de Dios y obediencia, y siendo sensibles a la voz del Espíritu santo,   va a tener victoria. “Y Moisés respondió a su suegro: Porque el pueblo viene a mí para           consultar a Dios>> Éxodo. 18:15.
“Ahora pues, ve, y Yo estaré con tu boca, y te enseñaré lo que hayas de hablar” Éxodo.     4:12.
El aconsejar implica estar leyendo y escudriñando la Palabra de Dios por lo menos una     hora, buscando a Jesucristo tal y como está escrito en el siguiente versículo: “Escudriñad           las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son   las que dan testimonio de Mí” Juan. 5:39,
Lo más importante cuando se aconseja es:

  1. Mostrar el camino (Jesucristo).
  2. Enseñar y aconsejar basados en los mandamientos, decretos, estatutos, ordenanzas y leyes de la Palabra de Dios.
  3. Se muestra al aconsejado la forma práctica de encontrar el camino.

Procedimiento:

  1. a) Escuchar primero el asunto
  2. b) Ubicar el asunto en la Biblia
  3. c) Dar una respuesta basada en la Palabra de Dios
  4. d) Mostrar la forma práctica de seguir el consejo de Dios para el asunto.

Según las Escrituras, el consejero es aquel que se pone entre Dios y el pueblo: “Yo            estaba entonces entre Jehová y vosotros, para declararos la Palabra de Jehová; porque    vosotros tuvisteis temor del fuego, y no subisteis al monte de Dios” Deuteronomio. 5:5,             significa que desempeña las funciones de un intercesor, por lo tanto la función del       consejero es ponerse entre Dios y el aconsejado para escuchar la voz de Dios y entonces           transmitirla al aconsejado-creyente como un consejo. Debe hacerlo hasta que haya     aprendido, esté capacitado y no tenga temor de subir al monte santo de Dios para           buscar, escuchar y obedecer la voz del Espíritu Santo sin necesidad de un intermediario    Éxodo. 20:18-21
Los problemas más comunes de consejería son: Conflictos conyugales, familiares,             sexuales, fe, escasez, rebeldía de los hijos, temor, frustraciones, depresión y      enfermedad física, pero todos están registrado en la Biblia, así como sus soluciones.
Proceso

  • Caminar al lado de los hombres 24:15-16
  • Hacer preguntas (cerradas y abiertas) 24:17-19
  • Escuchar Job 32:11
  • Entender Job 32:12
  • Aceptarlos 9:11-13
  • Darles seguridad (yo soy como tú) Job 33:6-7
  • Confrontar Job 33:12; Lucas. 24:25-26
  • Enseñar (use su ejemplo) Job 33:33; Lucas. 24:27; 1 Corintios. 11:1
  • Involucrarse 28:29
  • Dirigir su atención a Dios Job 34
  • Estimularlos a ser independientes 24:31
  1. METODOS Y ESTRATEGIAS.

Hacemos uso de un cuestionario de liberación y sanidad interior que es proporcionado    por  Iglesia mi rey Jesús, de Miami, florida, Pasos hacia la libertad en Cristo de Neil      Anderson, así como la guía de sanidad interior y liberación SOZO de iglesia Bethel,             California.
Antes de comenzar  el aconsejado firma una carta de compromiso, donde se         compromete a aceptar las reglas de la iglesia, que básicamente tienen que ver, con           asistir a todas las actividades espirituales que se desarrollen, con el fin de que crezca       espiritualmente y se fortalezca para  vivir una vida libre y sana en Cristo Jesus.
El número de sesiones es determinado, en base al criterio de los pastores y el grado de    interés que demuestre el aconsejado, pero pueden varias de 5-6 veces, cada 8-15 días.

MINISTERIOS SEMILLA DE VIDA
1703 CASTLE RD, ARLINGTON, TEXAS 76014
tonyarevalo1949@gmail.com
mironlupita082018@gmail.com
Visite nuestra pagina :
semilladevidachurch.com

7 thoughts on “Conectando a la gente con la iglesia

  1. SALUDOS Y BENDICIONES HERMANO:
    Acabo de visitar su pagina y me encuentro un excelente material de discipulado,
    Soy pastor de las Asambleas de Dios de El Salvador, y me ha gustado mucho su material acerca del discipulado.

  2. Muy amados.
    Soy el Pastor de una pequeña iglesia de 35 hermanos, y hace poco abrimos una célula Familiar en otro distrito a 60 KM con 8 hermanos.
    El Motivo de mi comunicación es para solicitarles si puedo usar sus manuales para formar a los hermanos.
    Muchas gracias por su gran apoyo.

    Bendiciones.

  3. Wow. Es impresionante como uds se vacian de toda la Sabiduria que Dios les ha dado… Demos gracias al Senor de la obra por esto. 😁
    Por favor me pueden mandar la informacion a mi correo electronico. memiandi44@gmail.com
    acerca de como ser un lider en mi Iglesia. Muchas Gracias y Dios les anada Bendiciones

Responder a Coronado Alfredo Gómez Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *