Discipulado Básico | El Dia de Reposo | Nivel VI

Discipulado Cristiano

Semilla de Vida

Lucas 8:11

 

DISCIPULADO BASICO

Categoría: Crecimiento Espiritual

EL DIA DE REPOSO

NIVEL VI

 

 

PASTOR

ANTONIO MIRON

CONTENIDO

  1. Introducción
  2. Que dice la Biblia acerca del día de reposo
  3. La regla del día de reposo
  4. La bendición del día de reposo
  5. Trasfondo en el Nuevo Testamento
  6. Señor del día de reposo
  7.  Respuesta actual en relación a este repos
  8. El reposo del que habla el apóstol Pablo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Introducción

¿Qué es el día de reposo? La palabra shabbat proviene de la palabra hebrea que significa reposo. Antes de que Jesucristo resucitara , el día de reposo conmemoraba el día en que Dios descanso después de haber terminado la creación: “Y acabo Dios en el día séptimo la obra que había hecho, y reposo el día séptimo de toda la obra que había hecho. Y bendijo Dios el día séptimo y lo santifico. Génesis 2:2-3

Dios renovó entre los israelitas el mandamiento con respecto a ese día cuando les dijo: Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Éxodo 20:8. El que santificaran este día era también una señal de que Israel era su pueblo y había un pacto.

Habló además Jehová a Moisés, diciendo: Tú hablarás a los hijos de Israel, diciendo: En verdad vosotros guardaréis mis días de reposo; porque es señal entre mí y vosotros por vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico. Éxodo 31:12-13

 

Sin embargo, algunos de los líderes judíos impusieron muchas reglas innecesarias en cuanto al día de reposo. Ellos incluso criticaron a Jesucristo por sanar a los enfermos en el día de reposo , aunque Jesús les recordó que ese día había sido establecido para beneficio del hombre.

 

¿Están las leyes del día de  reposo vigentes para los cristianos de hoy?  Las leyes del Antiguo Testamento sobre el día de reposo (Sabbath) son ceremoniales y no aspectos morales de la ley. Como tal, ya no está en vigencia, sino que ha dejado de existir junto con el sistema sacrificatorio, el sacerdocio Levítico, y todos los demás aspectos de la ley de Moisés que se anunciaban con antelación a Cristo.

Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo. Colosenses 2:16-17

Pablo explícitamente se refiere al sábado como una sombra de Cristo, lo cual es ya no es obligatorio puesto que Cristo ha venido. Es realmente claro en esos versos que el día de reposo semanal está incluido, con la frase “o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo” refiriéndose a los días santos anuales, mensuales, y semanales del calendario judío El día de reposo era la señal para Israel del Pacto Mosaico:

Guardarán, pues, el día de reposo los hijos de Israel, celebrándolo por sus generaciones por pacto perpetuo. Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel; porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó y reposó. Éxodo 31:16-17

Y les di también mis días de reposo, para que fuesen por señal entre mí y ellos, para que supiesen que yo soy Jehová que los santifico. Ezequiel 20:12

y les ordenaste el día de reposo santo para ti, y por mano de Moisés tu siervo les prescribiste mandamientos, estatutos y la ley. Nehemías 9:14.

Puesto que estamos ahora bajo el Nuevo Pacto, ya no estamos obligados a observar la señal del Pacto Mosaico. El Nuevo Testamento nunca ordena a los cristianos que observen el día de reposo.

Porque si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el segundo. Porque reprendiéndolos dice:  He aquí vienen días, dice el Señor,  En que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto; No como el pacto que hice con sus padres  El día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto; Porque ellos no permanecieron en mi pacto,  Y yo me desentendí de ellos, dice el Señor. Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel  Después de aquellos días, dice el Señor:  Pondré mis leyes en la mente de ellos,  Y sobre su corazón las escribiré;  Y seré a ellos por Dios,  Y ellos me serán a mí por pueblo; Y ninguno enseñará a su prójimo,  Ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al Señor;  Porque todos me conocerán,  Desde el menor hasta el mayor de ellos.  Porque seré propicio a sus injusticias,  Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades. Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer. Hebreos 8:7-13

Por otra parte, cada uno de los otros nueve mandamientos son reiterados en el Nuevo Testamento. En nuestro único destello de un servicio de adoración de la iglesia temprana en el Nuevo Testamento, la iglesia se reunía en el primer día de la semana

El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche. Hechos 20:7

 

Después de la breve introducción pasaremos a hacer un estudio complementario del día de reposo, para contribuir al esclarecimiento de un tema que ha sido conflictivo entre varias personas que todavía creen que debemos cumplir todos los  aspectos de la ley Mosaica.

 

 

¿Qué dice la Biblia acerca del día de reposo?

 

Con el fin de traer mayor claridad a un tema que muchos confunden y le dan una interpretación no apegada a la Biblia, nos dedicaremos por unas varias líneas a revisar detenidamente tanto en el A.T como en el N.T  lo que Dios dice sobre el mismo.

 

A medida que el tiempo pasa las costumbres de la sociedad conservadora están cambiando y esta sociedad se está volviendo más secular, hay una fuerte presión comercial para tratar cada día de la semana por igual. Por eso, tiendas y  lugares de entretenimiento están abiertos, y ahora se efectúan eventos deportivos y otros acontecimientos en cualquier día sean sábado o Domingo.

 

¿Pueden verse estos cambios con agrado, o se piensa que están en riesgo nuestras rígidas tradiciones? Hay personas que  ven estos cambios como una  amenaza y un camino hacia la decadencia moral y religiosa. Cuando hay puntos de vista tan arraigados y conflictivos sobre el tema, ¿cómo podemos determinar cuál debe ser nuestra reacción? ¿Adónde podemos acudir en busca de respuestas a los problemas que han surgido?

 

La única autoridad verdadera y confiable, desde el punto de vista religioso es la Biblia, pero hagámonos varias preguntas:

  1. ¿Tiene algo que decir la Biblia acerca del “día del Señor”?
  2. ¿Ha mandado Dios que se guarde un día absteniéndose de toda forma de satisfacción personal?
  3. ¿Es el séptimo, o el primero, un día especial de la semana?
  4. ¿Tienen las leyes del día de reposo judío algún significado para la sociedad del presente?
  5. ¿Deberíamos seguirlas nosotros como cristianos?

 

Comenzaremos dando una orientación para mostrar cuál es la enseñanza bíblica sobre este tema, y discutir los problemas que lo causan, y diremos que la mayoría de las personas aceptan que el sistema de cinco o seis días de trabajo, seguidos por un día de descanso, es bueno y saludable.

 

Y por eso creemos que podría traer dificultades a un  patrono si  de repente decidiera exigirles que trabajen sin un descanso semanal. Pero eso no es el problema real; El problema se centra en lo que hombres y mujeres pueden o deberían hacer en su día de descanso, y en cuál día de la semana.

 

Pero vale la pena notar en esta etapa que hay una base divina para el ciclo de trabajo semanal. Dice el libro de Génesis: “reposó el día séptimo de toda la obra que hizo”Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó” Génesis 2:2, 3.

 

¿Es la instrucción de Dios solo para Adán y Eva, o tan sólo un comentario de lo que sucedió? ¿Estaba Dios declarando cada séptimo día un día “santo”, o sólo el día en que descanso? ¿Podemos nosotros, por otro lado, aceptar el ciclo de trabajo / descanso para nuestro propio beneficio, pero rechazar la idea de que el día de descanso pertenece básicamente a Dios?

 

Hagamos un enfoque más concreto del  asunto de una manera ordenada. Continuemos examinando el trasfondo del Antiguo Testamento para aprender  los orígenes del “séptimo día” seguido por una consideración de la enseñanza de Jesucristo, cómo trataron los hombres de poner esto en práctica, y, finalmente, qué mensaje tiene la Biblia para la gente que vive actualmente.

 

  1. La enseñanza en el A.T

¿Sera que la primera población de la tierra también estaban organizados por medio de semana de siete días? No lo sabemos. Mientras que otros períodos de tiempo se basan en  las observaciones  de las  estrellas y planetas, la semana de siete días no tiene esa base, la cual sólo puede encontrarse en la explicación de Génesis. Por lo que si  vivimos  según un ciclo semanal, el hombre da testimonio del relato del Génesis acerca de la creación, independiente de si lo cree o no.

 

No se sabe si en los tiempos de Moisés la gente se organizaba  en torno a semanas de siete días, Dios no dijo que serían castigados por no descansar en séptimo día. Ellos tenían total libertad de elección acerca de esto. En realidad, Dios no dio instrucciones acerca de cómo debería pasarse el séptimo día hasta después de que la nación de Israel había sido sacada de Egipto y conducida e a través del Mar Rojo por el desierto del Sinaí.

 

Siendo que eran una población numerosa, ellos   necesitaban un suministro de alimento y agua, diario y permanente, pero en las condiciones del desierto esto era muy difícil. La gente pronto se quejó y deseaba estar de vuelta en Egipto. Su alimento les llegó por medio de un nuevo milagro. El Señor les enviaba cada día sin excepción una cosa menuda, redonda, como escarcha llamada “Mana” y podía recogerse durante seis días cada semana.

Y cuando el rocío cesó de descender, he aquí sobre la faz del desierto una cosa menuda, redonda, menuda como una escarcha sobre la tierra.Éxodo 16:14

 

En los primeros cinco días, cada semana, todo maná que no se comía ese día, sino que se guardaba para el día siguiente, criaba gusanos, y terminaba descomponiéndose. En el sexto día, si se recogía una doble porción, se mantenía fresco para ser usado en el séptimo día cuando no caía maná. De esta manera, se estableció una posible forma de trabajo y descanso para la nación de Israel.

 

“Hoy es día de reposo para Jehová; hoy no hallaréis en el campo. Seis días lo recogeréis; mas el séptimo día es día de reposo; en él no se hallará. “Así el pueblo reposo el séptimo día Éxodo 16:25, 26,30

 

Seis días de recolección (De trabajo) y un día de descanso; de esta manera, lo que Dios hizo en la creación que trabajo seis días y uno descansó mencionado en Génesis Génesis 2:2-3 llegó a ser el ejemplo para su nación. Por primera vez en la Biblia, se usa la palabra “día de reposo”. Significa sencillamente “cesar”, y se usa para describir el día cuando los israelitas descansaban de sus labores, como Dios descansaba de las suyas.

 

  1. Los Diez Mandamientos

 

Más adelante, en el capitulo veinte de Éxodo después de haberles dicho como trabajar y descansar recogiendo el maná, Dios dio por medio de Moisés leyes para controlar la actividad de la nación. La estructura de estas leyes, conocidas como los Diez Mandamientos, fue escrita por Dios en dos tablas de piedra. El cuarto mandamiento era así:

 

 Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó. Éxodo 20:8-11

 

Tanto para recoger el maná como para todas las actividades de Israel, el sistema sería seis días de trabajo y un día de descanso. En el Jardín del Edén no existía una rutina como esta del uso de días de trabajo y descanso o reposo. Sólo después de que Adán y Eva fueron desobedientes a los mandamientos de Dios, él los sentenció a ellos y a sus descendientes a trabajar duro para producir  su alimento necesario.

“Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mande diciendo: No comerás de Él; maldita será la tierra por tu causa, con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra” Génesis 3:17-19

 

Cuando el salmista David, se refiera a este punto agrega así:

“Sale el hombre a su labor, y a su labranza hasta la tarde” Salmo 104:23

Como un recordatorio de que el hombre debe trabajar diariamente como un recuerdo de su mortalidad, la certeza de que él es “polvo, y al polvo volverásGénesis 3:19. Ahora podemos ver la importancia de la incorporación del mandato del día de reposo en relación con la provisión del alimento.

 

 

La regla del día de reposo

 

El día judío empezaba con la puesta del sol, así que las reglas que regían el día de reposo operaban de las 6.00pm del viernes hasta las 6.00pm del sábado. Esta ley nacional había de cumplirse estrictamente. La penalidad por romperla era severa: todo trasgresor había de ser muerto porque había “profanado” o violado el día de reposo

“Así que guardareis el día de reposo, porque santo es a vosotros; el que lo profanare, de cierto morirá; porque cualquiera que hiciere obra alguna en El, aquella persona será cortada de en medio de su pueblo” Éxodo 31:14

 

En una ocasión, mientras los hijos de Israel estaban aún en el desierto, ocurrió que  un hombre fue sorprendido recogiendo leña en un día que era de reposo. Este hombre, quería hacer fuego para cocinar. Aunque se había dado la ley del día de reposo y el castigo por romperla, los que lo encontraron lo llevaron delante de Moisés y Aarón, y esto fue lo que sucedió:

 

“estando los hijos de Israel en el desierto, hallaron a un hombre que recogía leña en el día de reposo. Y los que le hallaron  recogiendo leña, lo trajeron a Moisés y Aarón, y a toda la congregación; y lo pusieron en la cárcel, porque no estaba declarado que se le había de hacer: Y Jehová dijo a Moisés: Irremisiblemente  muera aquel hombre; apedréelo toda la congregación fuera del campamento Números 15:32-36

 

Fue este un castigo muy severo, en apariencia, sin embargo, hay que verlo desde el enfoque de que el hombre se propuso deliberadamente desobedecer la ley de Dios, pero también nos muestra la importancia de la provisión del día de reposo en el propósito de Dios. Dios no se revela en la Biblia como un Dios que hace lo que a Él le plazca sino que la severa penalidad sugiere que se podían obtener significativos beneficios por guardarla.

 

Mediante sus instrucciones en cuanto al séptimo día Dios quería recalcar que su pueblo debía reposar tal como había reposado después de la creación :

Y aconteció que algunos del pueblo salieron en el séptimo día a recoger, y no hallaron. Y Jehová dijo a Moisés: ¿Hasta cuándo no querréis guardar mis mandamientos y mis leyes? Mirad que Jehová os dió el día de reposo, y por eso en el sexto día os da pan para dos días. Estése, pues, cada uno en su lugar, y nadie salga de él en el séptimo día. Así el pueblo reposó el séptimo día.

Éxodo 16:27-30

Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos. Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación. Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos, Génesis 2:1-4

 

También Dios sabia, desde el principio mismo, que si su pueblo dejaba de observar el día de reposo, agotarían tanto su fuerza física como espiritual con las constantes preocupaciones y aspiraciones terrenales; ese descuido daría por resultado que los intereses espirituales fueran relegados a segundo término en sus vidas

 

El día de reposo (griego sabbaton) que significa descanso, receso) era el séptimo de la semana, apartado por la ley de moisés como un día para cesar el trabajo normal y dedicarse al descanso y a la adoración al Señor

“Mas el séptimo día es reposo para Jehova, tu Dios; no hagas en el obra alguna, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas”

Éxodo 20:10

Mas el séptimo día es reposo a Jehová tu Dios; ninguna obra harás tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún animal tuyo, ni el extranjero que está dentro de tus puertas, para que descanse tu siervo y tu sierva como tú.Deuteronomio 5:14

 

 

La Bendición del Día de Reposo

 

Después de salir de Egipto, y lo leemos en el libro de Deuteronomio, Moisés llamo a todo Israel Y recordó de nuevo lo estatutos y decretos dados por Jehová  y se añadió la siguiente información y allí de nuevo se habla del día de reposo:

 

“Guardaras el día de reposo para santificarlo, como Jehová tu Dios te ha mandado. Seis días trabajaras, y harás toda tu obra. Mas el séptimo día es reposo a Jehová tú Dios; ninguna obra harás tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún animal tuyo, ni el extranjero que está dentro de tus puertas, “Para que descanse tu siervo y tu sierva como tú. Acuérdate que fuiste siervo en tierra de Egipto, y que Jehová tu Dios te sacó de allá con mano fuerte y brazo extendido; por lo cual Jehová tu Dios te ha mandado que guardes el día de reposo” Deuteronomio 5:12-15

 

Había en la ordenanza anterior un beneficio social para todo Israel, pero también una importante razón fundamental de la ley. Por medio de guardar el día de reposo, habría un recordatorio semanal de la redención de la nación de la esclavitud en Egipto.  Deberían ser misericordiosos con sus siervos, porque Dios había mostrado gran misericordia hacia ellos cuando los liberó de la esclavitud a Faraón.

 

Incluso los animales salieron beneficiados de la ley del día de reposo. Así como se permitía que descansaran los siervos, también podían descansar el buey y el asno. Aunque no se niega que Dios esté interesado en todas sus criaturas,  el principal beneficio del día de reposo era para los hombres y mujeres, no para los animales. A ellos se les menciona únicamente para recalcar la importancia del mandato.

 

Dios les dijo que el día de reposo era una señal entre Dios y su pueblo, para que supiesen que  Jehová  los había  santificado:

Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel; porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó y reposó Éxodo 31:17

Y les di también mis días de reposo, para que fuesen por señal entre mí y ellos, para que supiesen que yo soy Jehová que los santifico Ezequiel 20:12.

 

Si ellos deseaban continuar recibiendo bendiciones de Dios cuando estuvieran en la tierra adónde iban, tal como habían recibido en el desierto, tenían que guardar sus días de reposo.

 

  1. El propósito del reposo

 

Todas estas provisiones deberían haber tenido un resultado, que el pueblo de Dios se concentrara en Dios, no en ellos mismos. Si hubiesen estado preparados para organizarse conforme a sus leyes, habrían sido bendecidos por sobre todas las otras naciones y pueblos. En vez de ser una carga que resistir, la provisión del día de reposo podría cambiar radicalmente su vida.

 

 “Si retrajeres del día de reposo tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras, entonces te deleitarás en Jehová; y yo te haré subir sobre las alturas de la tierraIsaías 58:13, 14

 

Israel, aunque le prometió a Dios obedecerle, no estaba preparado para vivir conforme a sus mandamientos. En vez de guardar el día de reposo, no honraban a Dios sino que  lo deshonraban continuamente, pues no vivían el día como día “santo”, sino como un día profano, desobedeciendo a Dios. Como las promesas de Dios a ellos estaban condicionadas a su obediencia, finalmente él tuvo que aplicar el castigo que dijo que ocurriría si ellos eran desobedientes.

 

“Jurando que los esparciría entre las naciones, y que los dispersaría por las tierras, porque no pusieron por obra mis decretos, sino que desecharon mis estatutos y profanaron mis días de reposo, y tras los ídolos de sus padres se les fueron los ojos Ezequiel 20:23, 24

 

  1. Resumen de la enseñanza del Antiguo Testamento, con relación al día de reposo:

 

  1. La semana de siete días se origina del relato de la Creación, como testimonio de la obra creadora de Dios.

 

  1. El día de reposo era una institución para la nación de Israel, y no había sido impuesto sobre las personas antes del Éxodo. Ellos podían o no descansar en el séptimo día, según sus deseos.

 

  1. Dios quería que el día de reposo fuera un “día santo”.

 

  1. Los israelitas habían de observar el día de reposo (que significa descanso o reposo), suspendiendo las tareas diarias a fin de buscar a Dios recordando recordando sus bendiciones.

 

  1. La semana laboral de seis días era un constante recordatorio de que todos los hombres mueren y todos son pecadores necesitados de un salvador

 

  1. El guardar el día de reposo muestra la confianza del hombre de que Dios ha prometido una participación en su descanso.
  2. La respuesta de Dios en su cumplimiento traería grandes beneficios sobre la nación, en tanto continuaran obedeciéndole.

 

  1. Bajo la ley judía, el precio por profanar el día de reposo era la muerte.
  2. Dios estableció el día de reposo para enseñar a Israel:
  • Que era un pueblo escogido y Dios deseaba una especial relación con él,
  • Que debían recordar la misericordia de Dios, al liberarlos de la esclavitud de los egipcios.
  1. Había de ser un recuerdo semanal de la redención de la nación.

 

 

Trasfondo hacia el Nuevo Testamento

 

1.500 años después de haber recibido la ley, los judíos reconocieron que debido a su desobediencia, Dios había permitido que su pueblo fuese llevado cautivo, y que su tierra fuera invadida, por eso,  aquellos judíos que regresaron del cautiverio procuraron asegurarse de que a ellos no les ocurriera lo mismo.

 

Los líderes religiosos al tiempo de Cristo regulaban la ley conforme a un complicado conjunto de reglas creadas en el transcurso de los años. Esto no era una distorsión de parte de ellos, sino que surgió de un fuerte deseo de agradar a Dios. Aceptando que ningún trabajo era posible en el día de reposo, ellos intentaron legislar sobre qué podía hacerse al preparar las comidas, cuidar a los enfermos, o atender a los animales.

 

Desafortunadamente, a pesar de estos buenos motivos originales, el gozo que debería haber habido en el día de reposo no podía existir debido a la actitud forjada por concentrarse en detalles relativamente sin importancia. El propósito y beneficio del día de reposo se había perdido totalmente y sustituido por insignificantes normas y reglas.

 

  1. La Enseñanza del Nuevo Testamento

 

Con todo lo sucedido en el pasado, el Señor Jesucristo comenzó su ministerio, “predicando el evangelio del reino de Dios”

Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, Marcos 1:14.

Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor. Lucas 4:14

Pronto surgieron problemas por la actitud legalista de los líderes judíos. Si él sanaba en el día de reposo, se quejaban de que había profanado un día “santo”.

Aconteció también en otro día de reposo, que él entró en la sinagoga y enseñaba; y estaba allí un hombre que tenía seca la mano derecha. Y le acechaban los escribas y los fariseos, para ver si en el día de reposo lo sanaría, a fin de hallar de qué acusarle. Lucas6:6-7

 

Como siempre antagonizaban con Jesús, ellos todo el tiempo buscaban la  manera de hacerlo caer en una violación de la ley y  siempre estaban buscando oportunidades para destruirlo. De allí que en todos los evangelios se narra qué Jesús efectuó sanidades sin vacilación en el día de reposo, especialmente cuando él sabía cómo se enfurecerían los líderes judíos y  también estos mismos relatos  atribuyen especial importancia a sus milagros en el día de reposo.

 

Por lo menos siete milagros se mencionan   en el día de reposo  y se destacan en los evangelios, y uno de estos estuvo precedido por un incidente que colocó el punto de vista de Jesús acerca del día de reposo en directa oposición con la que sostenían los líderes judíos

 

“En aquel tiempo iba Jesús por los sembrados en un día de reposo; y sus discípulos tuvieron hambre, y comenzaron a arrancar espigas y a comer. Viéndolo los fariseos, le dijeron: He aquí tus discípulos hacen lo que no es lícito hacer en el día de reposo. Pero él les dijo: ¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y los que con él estaban tuvieron hambre; cómo entró en la casa de Dios, y comió los panes de la proposición, que no les era lícito comer ni a él ni a los que con él estaban, sino solamente a los sacerdotes? ¿O no habéis leído en la ley, cómo en el día de reposo los sacerdotes en el templo profanan el día de reposo, y son sin culpa? Pues os digo que uno mayor que el templo está aquí. Y si supieseis qué significa: Misericordia quiero, y no sacrificio, no condenaríais a los inocentes; porque el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo

Mateo 12:1-8

 

Algunos de los fariseos se quejaron de que los discípulos de Jesús estaban arrancando granos y comiéndolos mientras caminaban por un sembrado. La ley judía permitía este privilegio a los transeúntes, pero no especificaba si estaba prohibido en el día de reposo

 

“Cuando entres en la mies de tu prójimo, podrás arrancar espigas con tu mano; mas no aplicarás hoz a la mies de tu prójimo”. Deuteronomio 23:25

 

Sin embargo, la tradición de los ancianos judíos lo prohibía. Consideraban que la acción no era diferente de cosechar y aventar el trigo, actividades ciertamente prohibidas en el día de reposo.

 

  1. ¿Que decía el A.T al respecto?

 

En su respuesta a la acusación de los fariseos, Jesús mencionó dos incidentes tomados de las Escrituras judías. Les recordó del gran rey David, el cual, cuando estaba en situación desesperada, comió del pan de la proposición, alimento dedicado específicamente para el uso de los sacerdotes

 

Vino David a Nob, al sacerdote Ahimelec; y se sorprendió Ahimelec de su encuentro, y le dijo: ¿Cómo vienes tú solo, y nadie contigo?  Y respondió David al sacerdote Ahimelec: El rey me encomendó un asunto, y me dijo: Nadie sepa cosa alguna del asunto a que te envío, y lo que te he encomendado; y yo les señalé a los criados un cierto lugar.  Ahora, pues, ¿qué tienes a mano? Dame cinco panes, o lo que tengas.  El sacerdote respondió a David y dijo: No tengo pan común a la mano, solamente tengo pan sagrado; pero lo daré si los criados se han guardado a lo menos de mujeres. Y David respondió al sacerdote, y le dijo: En verdad las mujeres han estado lejos de nosotros ayer y anteayer; cuando yo salí, ya los vasos de los jóvenes eran santos, aunque el viaje es profano; ¿cuánto más no serán santos hoy sus vasos? Así el sacerdote le dio el pan sagrado, porque allí no había otro pan sino los panes de la proposición, los cuales habían sido quitados de la presencia de Jehová, para poner panes calientes el día que aquéllos fueron quitados.1 Samuel 21:1-6

 

Hablando de los sacerdotes, Jesús señaló también que ellos “quebrantaban el día de reposo” cada vez que efectuaban los servicios del templo en el séptimo día. No obstante, David no fue culpable ante Dios, y tampoco lo fueron los sacerdotes. Claramente, había otras consideraciones que se aplicaron en estas circunstancias. Si éstas podían entenderse, entonces nosotros podemos apreciar mejor la actitud de Jesús en el día de reposo.

 

Había una relación entre lo actuado por David y por Jesús: David estaba siendo perseguido por Saúl, el rey judío, cuando llegó hasta Ahimelec, el sacerdote de Nob, y le pidió alimento para él y sus “jóvenes”. Jesús estaba con sus jóvenes – los discípulos – y los líderes judíos de su tiempo estaban ansiosos de perseguirlo. Si los fariseos hubiesen considerado la comparación, también habrían aprendido que Jesús, como David, era “el ungido del Señor”, y ellos, como Saúl, habrían tenido su día.

 

Lo mismo se aplica con otro ejemplo”. Era cierto que los sacerdotes no profanaban el día de reposo si estaban trabajando en la casa de Dios. Pero Jesús había dicho a María y a José cuando sólo tenía doce años de edad, después de que lo habían buscado por tres días: “¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?” Lucas 2:49.

 

A diferencia de todo otro que haya vivido jamás, Jesús vivió toda su vida en total armonía con la voluntad de Dios. Todos los demás, a pesar de lo bueno que puedan ser, han pecado. Incluso David, un “hombre conforme al corazón de Dios”, pecó en el caso de Betsabé. Pero Jesús “no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca”

El cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; 1 Pedro 2:22

 

 

 

Señor del Día de Reposo

Los fariseos quizás no  entendieron el verdadero significado de estos dos ejemplos que Jesús había citado. Fue una total afirmación de su estrecha relación con Dios, y su parte en el plan de redención de Dios como el futuro Rey que regirá la tierra en paz. Su breve resumen de la provisión del día de reposo es importante:

También les dijo: El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo. Por tanto, el Hijo del Hombre es Señor aun del día de reposo” Marcos 2:27, 28

 

Jesús declaró lo que nosotros descubrimos al leer el Antiguo Testamento: Dios proveyó el día de reposo para conferir beneficios a todo el que esté oprimido. Y fue hecho “por causa del hombre”. ¿Cómo podían los fariseos presenciar las grandes obras que hacía Jesús, sanando a los enfermos y trayendo alivio a los pobres y a los hambrientos, y no darse cuenta de que la verdadera esencia del día de reposo podía verse en su devoción por la voluntad de su Padre, y en su preocupación por sus semejantes.  Jesús siempre tuvo una compasión grande por el necesitado.

 

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” Mateo 11:29

 

¡Jesús era “Señor del Día de Reposo”!

 

  1. Una promesa de salvación para el pecador

 

Así como Dios  sacó  a Israel de Egipto y lo liberó de la esclavitud, la Biblia describe como Jesús, es la única vía para que los hombres y mujeres reciban el perdón de sus pecados, y sean finalmente liberados de la Muerte eterna.  Muchos aspectos de la ley que se dio por medio de Moisés estaban dirigidos a la futura obra de Cristo: por ejemplo, el tabernáculo, los sacrificios, y los sacerdotes. Pero así también lo estaba el día de reposo.

 

Se  ensenaba a los judíos  acerca del interés de Dios por su pueblo, y de las bendiciones que él deseaba derramar sobre ellos. El apóstol Pablo lo describió así:

 

De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo. Gálatas 3:24-25

 

La ley enseñó una lección acerca del propósito de Dios por medio de Jesucristo. Si se ha entendido y adoptado la lección, la obra de la ley se ha completado. El día de reposo era un recordatorio semanal de la liberación de Egipto. En el presente, a los seguidores de Cristo se les manda que recuerden la liberación que él ha logrado en beneficio de ellos.

 

Poco antes de su crucifixión, Jesús se reunió a comer con sus discípulos e impartió un significado más completo al pan y al vino que compartieron. Él dijo que el pan era una representación de su cuerpo, dado totalmente a Dios para traer salvación a sus amigos; el vino, como su sangre, fue derramado para ellos para el perdón de pecados. “Haced esto les dijo en memoria de mí”. Comentando esto, el apóstol Pablo explicó que “todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga” Lucas 22:19; 1 Corintios 11:26

 

Cuando Pablo enseñaba sobre las buenas nuevas de salvación le daba coraje que la gente insistiera aún en aplicar la ley, cumpliendo las otras partes del calendario judío por eso les decía, lo siguiente que lo leemos en gálatas:

Mas ahora, conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos, a los cuales os queréis volver a esclavizar?  Guardáis los días, los meses, los tiempos y los años. Me temo de vosotros, que haya trabajado en vano con vosotros” Gálatas 4:9, 10

 

Y no es que seguir estos aspectos de la ley fuese erróneo, sino que insistir en que todos los creyentes cristianos debieran hacerlo era ignorar lo que Jesús mismo había enseñado.  Pablo explicó que lo que anteriormente se había impuesto sobre los judíos a nivel nacional, desde que vino Cristo era un asunto de conciencia individual.

 

Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente. El que hace caso del día, lo hace para el Señor; y el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace. El que come, para el Señor come, porque da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios. Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí.  Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos.  Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven.Romanos 14:5-9

 

  1. La adoración en el primer día de la semana al Señor de la Vida

 

Después de la muerte de Jesucristo, los primeros cristianos adoptaron un sistema de adoración y  ellos recordaban ese sacrificio  el primer día de la semana, el día en que él salió de la tumba. (Domingo) Leemos, por ejemplo, de una ocasión cuando Pablo estaba visitando Troas:

 

el primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba” Hechos 20:7

Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas 1 Corintios 16:2

 

Esta práctica  fue adoptada por los diversos grupos de creyentes en diferentes lugares, donde pablo frecuentaba en su ministerio. Allí se ocupaba el día de reposo como el día en que se efectuaba el memorial del sacrificio de Jesús, y eligieron el día en que él resucitó de entre los muertos. El día de reposo había conmemorado el descanso de Dios después de la creación. El primer día de la semana era un recordatorio de cuando Dios dijo: “Hágase la luz”, y de cuando “la Luz del mundo” salió de la tumba. La muerte fue vencida, y Jesús llegó  a ser el Señor de la vida.

 

Aunque la adoración en el primer día de la semana había llegado a ser parte del sistema de los primeros cristianos, las restricciones del día de reposo no se habían transferido sencillamente del sábado al domingo. No hay instrucciones en el Nuevo Testamento que manden a los creyentes a que descansen de su trabajo diario. Cada persona tiene que ordenar su vida como lo considere conveniente:

Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo. Colosenses 2:16

 

  1. Resumen de la enseñanza del Nuevo Testamento, con relación al día de reposo:

 

  1. Los judíos habían olvidado el verdadero propósito del día de reposo, el cual se había perdido en una maraña de normas y reglas complicadas que ellos habían creado.

 

  1. Jesús, en su enseñanza y por medio de sus milagros, declaró el verdadero propósito del día de reposo. Debía mostrar que el propósito de Dios involucra liberarnos de la esclavitud del pecado y la muerte. No había un mejor día para él que hacer la obra de Dios en el día de reposo.

 

  1. El día de reposo era un recordatorio semanal de estas cosas, pero Jesús vivió de esta manera cada día, durante toda su vida.

 

  1. Después de la ascensión de Jesús, sus discípulos se reunían en el primer día de la semana (Domingo) para recordar su sacrificio, pero no lo convirtieron en un asunto de obligación; quedó a la conciencia individual de ellos.

 

 

¿Cuál es la respuesta actual con relación  al día de reposo?

 

Los judíos religiosos del presente, que no reconocen la obra del Señor Jesucristo, aún guardan tradicionalmente el día de reposo  en el séptimo día.  Ellos creen sinceramente que la ley está aún a la espera de su cumplimiento.

 

Algunos cristianos creen que por ir a la iglesia en el domingo están guardando una especie de día de reposo del Nuevo Testamento. Hemos estudiado que en las Escrituras no hay apoyo para esta creencia. Pero esto no quiere decir  que es incorrecto adorar en un día domingo, o en abstenerse de las actividades cotidianas de otros días de la semana (mundanas)

 

En lugares donde el domingo no es un día de trabajo normal, sin duda conviene organizar reuniones para adorar en ese día. No obstante, debe recordarse siempre que Dios no lo ha mandado. Aunque los creyentes cristianos deberían reunirse habitualmente para recordar el sacrificio de Cristo, no hay mandato acerca del día exacto en que debe hacerse.

 

La Palabra de Dios dice qué “todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga“. Es más crucial recordar habitualmente lo que logró Cristo, que hacer una controversia en cuanto a en qué día debe observarse el memorial.

 

Algunas iglesias que guardan religiosamente el día sábado, afirman que los cristianos deberían guardar el sábado como día de reposo. Ellos tienen razón al decir que el día de reposo fue instituido en el séptimo día, y no en el primero, pero su insistencia en que los verdaderos creyentes en Cristo deberían guardarlo, pasa por alto la evidencia del Nuevo Testamento.

 

Si los apóstoles, que escribieron bajo la guía del Espíritu Santo, declararon específicamente que guardar el día de reposo era volver de nuevo a “los débiles y pobres rudimentos” de los cuales los había liberado el sacrificio de Cristo, Leamos Gálatas 4:9

 

Mas ahora, conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos, a los cuales os queréis volver a esclavizar?

 

¿Cómo estos grupos pueden insistir en ello? Estos afirman que el día de reposo se instituyó y practicó en Edén, aunque, como hemos visto, no hay evidencia bíblica de un mandato en cuanto a un día de reposo antes de que se diera la ley de Moisés.

 

Sabemos que la enseñanza del Nuevo Testamento acerca de la ley de Moisés ya no está en vigor para los creyentes cristianos y sin embargo ellos mantienen su posición. Lo hacen por medio de afirmar que la ley debe considerarse en dos partes: una ley ‘moral’ (los Diez Mandamientos),  y una ley ‘ceremonial’ (todos los otros mandamientos).

 

Consideran la ley moral como un mandato eterno de Dios, y que  aún está  en vigor para los creyentes en el presente. Aceptan que la ley ‘ceremonial’ expiró cuando el Señor Jesús fue crucificado.

 

Pero la Biblia nunca se refiere a la ley de esta manera; las frases ‘ley moral’ y ‘ley ceremonial’ no ocurren en la Escritura, y tampoco las ideas que se quieren expresar con esas frases. En realidad, hay un comentario específico en el  Nuevo Testamento que muestra que los Diez Mandamientos no habían de considerarse como principios eternos. El apóstol Pablo escribió a los creyentes cristianos de Corinto diciéndoles lo siguiente:

 

“la letra [la ley de Moisés] mata, mas el espíritu vivifica

 

Él describió a los Diez Mandamientos como “el ministerio de muerte grabado con letras en piedras:

 

El cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, más el espíritu vivifica. Y si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras fue con gloria, tanto que los hijos de Israel no pudieron fijar la vista en el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro, la cual había de perecer,  2a Corintios 3:6, 7

 

Las normas excesivas  de la ley condenaban a todo hombre como pecador, y el justo castigo para el pecado es la muerte. La esencia de la enseñanza de Cristo es la esperanza en el perdón de los pecados debido a su vida sin pecado y su sacrificio en la cruz.

 

No quiero contradecir a nadie  principalmente a aquellas  personas que están intentando honestamente interpretar lo que enseña la Biblia, pero creo que  hay bastante  confusión en este aspecto en particular. Posiblemente, las creencias de estos hermanos surgieron como reacción a un error muy común con respecto a la enseñanza de la Biblia acerca del día de reposo. Este error surgió dentro de algunas centenas de años después de la muerte de Cristo, y pronto se convirtió en una tradición fija.

 

  1. ¿Cómo pudo ocurrir esto?

 

Hablemos un poco de la iglesia original

 

La propagación del cristianismo en aquellos tiempos era rápida y de largo alcance. Se comparó a una llama,  que encendía todo a su paso. El efecto sobre el Imperio Romano, que controlaba una gran área del mundo habitado en aquellos días, fue muy grande. Algunos emperadores, entendiendo la amenaza que suponía, intentaron destruirlo por medio de la persecución.

 

Pero no lo lograron y el movimiento fue cada vez más fuerte y más decisivo. En el cuarto siglo de nuestra era, el emperador Constantino vio las ventajas políticas de tener a los súbditos cristianos en su imperio trabajando en su bando más bien que en contra de él.

 

Por eso astutamente,  fusionó algunos de los aspectos de las antiguas religiones paganas con las características del cristianismo. Se cambió el nombre a algunos festivales paganos para hacerlos aceptables tanto a cristianos como a no-cristianos. Reconociendo que los cristianos se reunían para recordar a su Señor en el primer día de la semana, Constantino emitió un edicto al efecto de que “todos los jueces, ciudadanos y artesanos descansen en el venerable día del sol”. Por lo tanto, ingeniosamente, fusionó la antigua adoración al sol con la “nueva” religión del cristianismo.

 

Fue como imponer de nuevo la ley de Moisés al   estilo seudo-cristiano. Todas las restricciones que la ley había aplicado al séptimo día, por el edicto de Constantino se transfirieron ahora al primer día. Él quitó la libertad incorporada por medio de Cristo e hizo de la observancia un asunto de ley más bien que de libre voluntad. Tal como los judíos habían creado sus tradiciones acerca de cómo debía guardarse el día de reposo, por un período de tiempo los cristianos errados empezaron a considerar el primer día de la semana en estricto apego al día de reposo

 

  1. El tiempo solo pertenece a Dios, y la adoración también

 

Nuestro tiempo le  pertenece a Dios. Si en verdad deseamos agradarle, no le daremos de mala gana sólo un día a la semana, guardando todo el resto para pasarlo  como creamos más conveniente. Trataremos de guardar sus mandamientos como guías para cada aspecto de nuestra vida, y así honrarlo y glorificarlo.

 

No hay duda de que hay grandes bendiciones que se pueden obtener de un descanso semanal habitual del trabajo común, pero necesario. Si estas bendiciones se usan debidamente, ¿qué mejor que dedicarlas a la adoración y recuerdo, como una respuesta a una generosa provisión, no porque alguna “ley” pone exigencias al género humano. Así es como habló Pablo acerca del tema un poco después en su carta a los gálatas:

Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.Gálatas 5:1, 13

 

 

 

El reposo del que habla Pablo

 

Cuando Pablo escribió a los judíos que habían dejado la ley de Moisés y habían llegado a ser hermanos en Cristo, el escribió acerca de la provisión del día de reposo de una manera fascinante que reunió todas las cosas diferentes que nosotros hemos descubierto en nuestro breve estudio de la enseñanza de la Biblia

 

Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad al apóstol y sumo sacerdote de nuestra profesión, Cristo Jesús; el cual es fiel al que le constituyó, como también lo fue Moisés en toda la casa de Dios. Porque de tanto mayor gloria que Moisés es estimado digno éste, cuanto tiene mayor honra que la casa el que la hizo. Porque toda casa es hecha por alguno; pero el que hizo todas las cosas es Dios. Y Moisés a la verdad fue fiel en toda la casa de Dios, como siervo, para testimonio de lo que se iba a decir; pero Cristo como hijo sobre su casa, la cual casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin la confianza y el gloriarnos en la esperanza. Por lo cual, como dice el Espíritu Santo:
Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto, Donde me tentaron vuestros padres; me probaron,
Y vieron mis obras cuarenta años. A causa de lo cual me disgusté contra esa generación,
Y dije: Siempre andan vagando en su corazón, Y no han conocido mis caminos.
Por tanto, juré en mi ira: No entrarán en mi reposo. Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo; antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado. Porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio, entre tanto que se dice: Sí oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación.
Hebreos 3:1-15

 

No endurezcáis vuestro corazón, como en Meriba. Como en el día de Masah en el desierto,
Donde me tentaron vuestros padres, Me probaron, y vieron mis obras. Cuarenta años estuve disgustado con la nación, Y dije: Pueblo es que divaga de corazón, Y no han conocido mis caminos. Por tanto, juré en mi furor Que no entrarían en mi reposo. Salmo 95:8-11

 

Meditando en los versículos del salmo anterior, donde Dios declaraba que aquellos que se alejaban de él nunca entrarían en su descanso, el apóstol Pablo  dedujo que había una promesa para los que entraran. ¿Quiénes serían? No podían ser los israelitas, quienes, por su desobediencia, perdieron las bendiciones prometidas. Así que debe referirse a otros, los cuales aún están esperando que empiece el descanso:

 

Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas.Hebreos 4:9, 10

 

Por lo tanto, el verdadero reposo o descanso de Dios está aún por venir. Será un tiempo cuando se hará su voluntad perfectamente “en la tierra como en el cielo”, tal como Jesús nos enseñó a orar.

 

1 thought on “Discipulado Básico | El Dia de Reposo | Nivel VI

  1. Hola, ricas bendiciones para todos ustedes colaboradores del ministerio semilla de vida, soy un misionero trabajo en el estado de zacatecas, méxico con el propósito de formar una iglesia para la honra y gloria del Señor, y me gustaría tener material para discipulado y el material que ustedes está excelente, esa es mi petición para con ustedes, gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *