Discipulado Avanzado | Enfasis Pastor | NIVEL V

DISCIPULADO CRISTIANO

SEMILLA DE VIDA

LUCAS 8:11

 

DISCIPULADO AVANZADO

PASTORES: LA VIDA Y MINISTERIO DE MOISES

NIVEL V

 

PASTOR ANTONIO MIRON

 

 

 

Contenido

                                                                             

  1. El ministerio de Pastor
  2. Requisitos morales de los pastores
  3.  La vida y Ministerio de Moisés
  4. Somos llamados en el monte
  5. Un líder enfrenta sus limitaciones
  6. Un líder en situación difícil
  7. Subamos a la montaña
  8. La prueba más dura
  9. El líder y la crítica
  10. Israel en el Sinaí
  11. El avivamiento en el tiempo de Moisés
  12. La gloria de Jehová
  13. La rebelión es una mala consejera
  14. El castigo vivido en el desierto
  15. Resumen general

 

  

El Ministerio de Pastor

  1.   Definición de Pastor:

Persona que tiene por oficio guardar, guiar, y apacentar el Ganado. Ministro de una          iglesia, especialmente protestante. Persona que tiene una unción especial para asumir l   a responsabilidad por el crecimiento espiritual de un grupo de creyentes.

El propósito de un pastor es proveer cuidado y alimentación espiritual para la madurez    Cristiana de un grupo de hermanos, proveyéndoles dirección, corrección y enseñanza.

  1. Generalidades

            “Y El mismo constituyo a unos, apóstoles; a otros profetas; a otros evangelistas; a otros    pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los Santos para la obra del ministerio, para         la edificación del cuerpo de Cristo” Efesios 4:11-12

El pastorado  es un don dispensado por, Jesucristo y lo encontramos descrito en la Biblia en  Efesios 4:11-12, usado para la edificación del cuerpo de Cristo, el cual demanda una         total entrega y por lo tanto requiere de un llamado del Espíritu Santo, a un compromiso serio. No todas las personas pueden ser pastores, sin embargo, Dios a través de Su Santo Espíritu los escoge y les capacita para la obra.

¿Como se escoge un pastor para que dirija una congregación, sea esta pequeña o             grande? Más             adelante estaremos hablando de las características y tareas de un pastor, pero me gustaría             contarles una anécdota en broma y en serio con relación a este      punto:

“Se encontraban dos hermanos cristianos sosteniendo una conversación, la cual ocurre   en una iglesia grande donde recientemente su pastor se había retirado y estaban en        busca de un Nuevo pastor. Hermano mío, le decía uno de ellos, te cuento que mi iglesia          está buscando pastor, pero sabes varón, debo aclararte algo, no creas que mi iglesia es          cualquier cosa. Fíjate , que tiene ya más de 5000 miembros, y cuenta con 50 diáconos,            nuestra gente es educada ; es más, muchos son profesionales y al pastor que buscamos le vamos a pagar $100,000 al año.

También le daremos carro Nuevo, seguro medico, gastos de gasolina , viajes y más. La cuenta de retiro es muy generosa. El candidato debe ser un hombre bien     estudiado, con maestría o doctorados en teología, debe  tener un crédito intachable y una reputación y pasado impecable. No puede ser muy joven ni tan Viejo, y    cuando predique, los mensajes tienen que ser cortos y precisos, no queremos cansar a la gente.

El hermano que le escuchaba con mucha paciencia le respondió así: Siervo de Jehová,      cuanto me gustaría ayudarte en tu búsqueda. Mientras tú me dabas las características           que debía tener, este pastor se me venían a la mente los nombres de varios amigos,       pero creo que ninguno te conviene. Tengo uno que se llama Mateo, Y te diré que el         predica mas o menos, y mucha gente a venido a los pies de Cristo por sus escrituras,       este no tiene buen pasado ya que se conoce que era colector de impuestos, maltrataba   a sus hermanos y hasta se dice que era ladrón.

Tengo otro amigo llamado Juan, sus ojos han visto la Gloria de Dios, sus testimonios son impactantes, pero que te digo, es demasiado joven y se le conoce como el hijo del         trueno.

También conozco a uno que le llaman Pedro, y es sabido que tanto tiene el poder de        Dios en El que hasta con su sombra son sanados los enfermos. Pero no creo que les convenga puesto que no tiene educación., al contrario es un simple pescador. Yo te            ofrecería un último candidato que ama mucho las almas, y creo que hasta su vida daría             por que las almas se salven, pero no te puedo ocultar que él ha estado preso, y participo        en la muerte de un hombre, maltrato a varias personas,…. Su nombre es Pablo…….

¿Que características Habrá visto Jesús en Mateo, Pedro, Juan y Pablo para ponerlos          como obispos(Pastores y lideres)  en la iglesia primitiva ¿. Para entender sobre las          cualidades y retos que enfrenta un pastor para calificar delante de Dios, vamos a iniciar    un  estudio  sobre el ministerio del pastor, y todo lo que encierra este maravilloso         ministerio.

  1. Características de un pastor
  2. Debe cuidar el rebaño

Griego= Poimen= Uno que cuida el rebaño

Griego poi= proteger, guiar

            Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. Juan 10:11

El evangelio de Juan, nos enseña sobre la parábola del buen pastor y aquí se presenta a   Jesús como el verdadero pastor y gobernante de su pueblo en contraste con todos los             falsos pastores, y los primeros cinco versículos se aplican a El porqué él es la puerta y los           que entran por medio de Cristo, la puerta, serán salvos, es decir: tendrán vida   abundante y eterna; tendrán todo lo que se necesita para ser liberado del pecado, de la       culpa y de la condenación.

  1. Debe apacentar el rebaño

Griego Bosco=implica proveer el alimento espiritual, cuidar que las ovejas para que no     entren a malos pastos engañados por los falsos pastores

Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.    Hechos 20:28,

            Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino             voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como    teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey.       Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria.1 Pedro 5:12

Los pastores supervisan y cuidan de las necesidades espirituales de una congregación      local. También se les llama ancianos y obispos.

            Enviando, pues, desde Mileto a Efeso, hizo llamar a los ancianos de la iglesia. Hechos        20:17

            Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé; Tito 1:5

  1. Su tarea principal
  • Proclamar la sana doctrina
  • Refutar herejias
  • Enseñar la palabra de Dios
  • Ejercer el liderazgo en la iglesia
  • Ser ejemplo de pureza y sana doctrina
  • Ver que todos los creyentes permanezcan en la gracia divina (Salvaguardas de la verdad apostólica y del rebaño de Dios)

            Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. Mas el asalariado, y que    no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y         huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa. Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas. Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las         mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida            por las ovejas. También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también           debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor. Juan 10:11-16

  1. Importancia del pastorado
  2. Introducción

Los pastores son esenciales para el cumplimiento de la voluntad de Dios para su iglesia.   La iglesia que no elige pastores piadosos, devotos, religiosos, compasivos y fieles,  ya no      será gobernada según la mente del Espíritu. La elección de un pastor no es por política         ni juegos de poder  sino que  los que los eligen tiene sabiduría del Espíritu, quienes    examinan las cualidades espirituales del candidato

            Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. Pero es necesario que el          obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso,           hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de           ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que           tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad  (pues el que no sabe gobernar su     propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); no un neófito, no sea que             envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. También es necesario que tenga        buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del Diablo 1a          Timoteo 3:1-7

 

La iglesia que no se guía por El  Espíritu Santo,  para elegir sus líderes  será una iglesia      que queda expuesta a las fuerzas destructivas de Satanás y del mundo,

            Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.    Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces,          que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen   cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos. Por tanto, velad, acordándoos que          por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno.     Hechos 20:28-31

  1. Riesgos de un mal pastoreado
  2. La predicación de la palabra será tergiversada
  3. Se perderán las normas del evangelio,

            Retén la forma de las sanas palabras que de mí oíste, en la fe y amor que es en Cristo       Jesús. Guarda el buen depósito por el Espíritu Santo que mora en nosotros. 2a Timoteo   1:13-14

  1. No se cuidara a los creyentes y a las familias de la iglesia como Dios quiere

Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido. Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza. No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio. Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos. Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren. 1aTimoteo 4:6, 12-16

  1. Muchos se apartaran de la verdad y se volverán a los caminos anteriores de maldad.

            “Y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas”.2a Timoteo 4:4

Los pastores piadosos, que tiene compasión por las almas, nutrirán a la congregación       con palabras de fe, y con sana doctrina, y los disciplinarían, con el fin de que sean igual a          El

            Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido. Desecha las fábulas profanas y        de viejas. Ejercítate para la piedad; 1a Timoteo4:6-7

 

Por eso, los pastores deben enseñar a la iglesia a perseverar en la doctrina de Jesucristo y de los apóstoles, para asegurar así su salvación

            Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te    salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.  1a Timoteo 4:16

  1. Funciones del pastor

Con la misma tónica de descubrir el carácter de la persona que tiene el don de      ministerio pastoral queremos agregar las siguientes funciones:

  • Velar, Apacentar, alimentar

            “Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿Me amas? Pedro se entristeció de que le      dijese la tercera vez ¿me amas? y le respondió: Señor: tú lo sabes todo; tú sabes que te

amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas.”Juan 21:17

Jesús describe a los cristianos como corderos y como ovejas. Lo que implica que como     estos animalitos torpes el creyente necesita un continuo cuidado pastoral, alimentación            constante de la palabra, dirección, protección y corrección continua, pues como las           ovejas somos inclinados a caminar errantes hacia el peligro. También Jesús en este       versículo nos enseña que es necesario el amor a Él como un requisito muy importante, y          fundamental para que podamos servirle

  • Guiar, proteger

            “Como pastor apacentara su rebaño; en su brazo llevara los corderos, y en su seno los      llevara; pastoreara suavemente a las recién paridas” Isaías 40:11

            “Volvió a decirle la segunda vez: Simón hijo Jonás, ¿Me amas? Pedro le respondió: si         Señor; tu sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas” Juan 21:16

En estos versículos se trata de comparar a Dios como un pastor que escoge un cordero a fin de guiarlo, cuidarlo  y acercarlo a su Corazón, protegiéndolo delicadamente sin          importar que El sea todopoderoso y majestuoso; el quiere guiarnos y protegernos        porque conoce que podemos estar errantes y necesitados en este mundo inclemente.

            Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.    Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces,          que no perdonarán al rebaño. Hechos 20:28-29

Muchos líderes, movidos por la ambición de edificar su propio reino o por amor al           dinero, al poder o a la popularidad, pervertirán la verdad del evangelio original         cometiendo las siguientes atrocidades:

  • Harán caso omiso de algunas de las verdades del evangelio original, como se encuentra en el Nuevo testamento
  • Añadirán ideas filosóficas y psicológicas humanistas
  • Van a querer mezclar las doctrinas del N.T con cosas como las enseñanzas de la nueva era., el ocultismo y el espiritismo.
  • Van a querer tolerar la conducta inmoral contraria a las normas  de la palabra de Dios

Es evidente que estos lobos rapaces entraran en el rebaño y querrán contaminar las         doctrinas y practicas apostólicas, como sucedió en Éfeso. En las cartas pastorales de    Pablo, leemos que en toda la provincia de Asia había comenzado a tomar fuerza un          rechazo a esta enseñanza pastoral.

            “Como te rogué que te quedases en Éfeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases   a algunos que no enseñen diferente doctrina, ni presten atención a fabulas y genealogías interminable que acarrean disputas más bien que edificación de Dios que          es por fe, así te encargo ahora” 1a Timoteo 1:3-4

Siete años antes que Pablo escribiera esta carta, pudo advertirles a los pastores y lideres, de Éfeso, que falsos maestros tratarían de tergiversar el verdadero mensaje de         Cristo. Pablo pidió a Timoteo que los confrontara con valor, que no debía aceptar estas falsas enseñanzas que corrompían la ley y el evangelio, exhortándolo Pablo a que resistiera, peleando la Buena batalla de la fe.

  1. Enseñar

            “Pero es necesario que el Obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio,        prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar 1a Timoteo 3:2

“Y El mismo constituyo a unos apóstoles; a otros profetas; a otros evangelistas; a otros,   pastores y maestros” Efesios 4:11

El ser apto para enseñar se refiere a enseñar la fe y la vida Cristiana, como leemos más    adelante en 2a Timoteo “Apto para enseñar que con mansedumbre corrija a los que se             oponen , por si quizás Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad y así            escapen del lazo del Diablo en que estan cautivos”. Es importante saber hablar la        palabra para aclarar puntos de confusión doctrinal que sean usados por los que      perturban en las iglesias queriendo mezclar ideologías humanas y doctrinas de             demonios.

  1. Consolar

            “Confortara mi alma; me guiara por sendas de justicia por amor de su nombreSalmo     23:3

Cuando un creyente se desalienta el buen pastor (Cristo) lo reanima y vigoriza mediante su poder y su gracia. Es pastoreado y guiado por las sendas escogidas que se conforman            a su norma de santidad, Este en obediencia seguirá al pastor y oirá su voz, no siguiendo l     a voz del extraño. Imitando a Cristo, un pastor de una congregación necesita tener esta        cualidad para ayudar a sus ovejas.

Esta función del ministerio pastoral es muy necesaria, porque si no tenemos compasión   por los que sufren y nos acercamos a ellos para darles una palabra de ánimo, vamos a             fracasar como guías espirituales. El confortar se refiere no solo a lo espiritual sino          también a lo físico.

  1. Exhortar

            “Retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda            exhortar con sana enseñanza y convencer a los que la contradicenTito 1:9

Los pastores (Ancianos u obispos) deben poder enseñar, animar y exhortar con la             palabra de Dios para llevar al pueblo de Dios a consagrarse por completo a Cristo, a la            verdad y a la justicia. Deben saber cómo corregir a los que enseñan cosas contrarias a las           Escrituras, a fin de llevarlos a la verdad. Si no reciben la corrección, entonces se debe   convencer a los demás creyentes del error de esas enseñanzas.

            “Que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende,   exhorta con toda la paciencia y doctrina” 2a Timoteo 4:2

  1. Equipar

            “A fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del         cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del         Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”           Efesios 4:12-13

Llevar a los creyentes a crecer en gracia y avanzar hacia la madurez spiritual en todos los aspectos en Cristo, debe ser el propósito de un líder espiritual, llevando a la      congregación a llenarse de la plenitud de Cristo, dejando de ser niño que se mueve con           todo viento de doctrina y avanzando al conocimiento de la verdad para rechazar a los falsos maestros y sostener esta verdad y expresar con amor dicha verdad revelada en las            Escrituras, viviendo en verdadera justicia y santidad.

Y esta es la oración de Pablo, pidiendo a Dios por los efesios para que sean equipados      del poder de Dios en el hombre interior a fin de tener los sentimientos, pensamientos y            propositos puestos cada vez bajo la influencia del Espíritu Santo

            “Por esta causa doblo mis rodillas ante el padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien       toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra, para que os de conforme a las       riquezas de su Gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu;            para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones , a fin de que arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos ,      cual es la anchura, la longitud, la profundidad y la altura y de conocer el amor de Cristo    que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios”      Efesios 3:14-19

  1. Dar buen ejemplo

            “Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo    de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la Gloria que será           revelada: Apacentad la grey de Dios, que está entre vosotros, cuidando de ella, no por    fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto. No         como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey” 1a Pedro 5:1-3

Los ancianos (Obispos o pastores) Tienen la responsabilidad de cuidar a los creyentes,             discipularlos, alimentarlos con la palabra y protegerlos

            Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia     sangre. Hechos 20:28

  1. Entregarse por el bienestar de los demas

            “Yo soy el buen pastor; el buen pastor da su vida por las ovejas” Juan 10:11

Jesús hace una declaración excepcional y dice que El es el pastor prometido, y con esta    metáfora, Jesús ilustra el cuidado tierno y delicado por su pueblo, es como si estuviera         diciendo, yo soy para todos los que creen en mí , lo que un buen pastor es para sus       ovejas: cuidadoso, vigilante y amoroso. Y aquí es como si Cristo estuviera diciendo, tan            buen pastor soy para ustedes, que estoy dispuesto a dar mi vida por ustedes. Aquí se   esta destacando esa singularidad de Cristo el pastor: su muerte en la Cruz salva a sus             ovejas.

  1. ¿Cómo saber si usted tiene llamado a  Pastor?

¿Como nos damos cuenta que tenemos el don de pastor?

Para saberlo hagámonos las siguientes preguntas:

  1. ¿Nos gusta ayudar a los demás a crecer en su relación con Cristo?
  2. ¿Tenemos el don de enseñanza y de exhortación?
  3. ¿La gente nos busca para que le aconsejemos y le demos apoyo espiritual?
  4. ¿Tenemos buenas destrezas interpersonales?
  5. ¿Nos expresamos sobriamente y sabemos escuchar a los demás?
  6. ¿Somos discretos y sabemos guardar la confidencialidad?
  7. ¿Sinceramente amamos a la gente?
  8. ¿La gente fácilmente confia en nosotros y comparte cosas privadas?
  9. ¿Tenemos vida estable y balanceada?
  10. ¿Somos pacientes con los procesos y fallas de la gente?
  11. Advertencias

A fin de mantener un balance en la relación con sus ovejas, damos al pastor las     siguientes advertencias:

  • No buscar caerle bien a todo el mundo
  • No ser posesivo con la gente
  • Poner limites apropiados
  • Cuidar de su propia salud mental, emocional y spiritual
  • No tratar de solucionar los problemas de todo el mundo
  • No tratar de ser la mama( La gente es responsable de sus propias acciones)
  1. Preguntas sobre la lección
  2. ¿Cual sería la definición Del don de pastor?
  3. ¿Cuál es el propósito Del don de pastor?
  4. ¿Cuales son algunas características de la persona con ese don?
  5. ¿Cuál es la forma principal de USAR el don en la iglesia?
  6. ¿Qué hace un pastor?
  7. Mencione tres características de un pastor y de una cita de cada una
  8. Mencione los riesgos que corren las congregaciones con un mal pastorado
    1. ¿Podría decir en qué consiste la función de velar, apacentar y alimentar que hace un pastor?
  9. ¿En qué forma un pastor pervierte la verdad del evangelio (Mencione 4 atrocidades)?
  10. ¿En qué consiste la función de exhortar que hace un pastor?

Ahora: hágase cuatro preguntas que le pueden orientar para saber si usted tiene el llamado de pastor

 

Requisitos morales de los pastores (Obispos y ancianos)

 

“Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar” 1ª Timoteo 3:1-2

 

  1. Introducción

 

Para que la vida de una iglesia sea saludable, es necesario que tenga pastores y líderes saludables espiritualmente. Los dirigentes de una iglesia cristiana muestran el camino para que los miembros hagan la voluntad de Dios, amen a los que no conocen a Cristo, discipulen y edifiquen a los demás miembros y sigan creciendo en su vida espiritual.

 

Los que tienen la responsabilidad principal son el grupo de hombres que el Nuevo Testamento llama “obispos”, “ancianos” o “pastores”. Los tres nombres se refieren al mismo grupo de líderes. Pablo instruye a Timoteo acerca de algunos requisitos que los ancianos deben llenar, para desempeñarse como Buenos administradores de la gracia de Dios

 

Pablo se refiere a los obispos. 1ª Timoteo 3:1 y Hechos 20:28

También se refiere a la expresión ancianos.  Tito 1:5-7; Hechos 20:28

Pablo se refiere a Apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros Efesios 4:11

Pablo se refiere a obispos y diáconos. Filipenses. 1:1

 

Todos estos apelativos tienen que ver con los líderes que Dios levanta y nombra para el servicio de su obra en la tierra. Donde Cristo es la única cabeza y Señor de la iglesia y ha confiado la administración y el pastoreado de cada congregación a un grupo de hombres de Dios

Y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo. Efesios 1:22-23

 

Que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.1ª Pedro 1:5

 

Según el Nuevo Testamento, no sólo una persona administra la iglesia, sino un grupo de líderes. Es el plan de Dios que ellos compartan el ministerio. Cada miembro del grupo de ancianos-pastores complementa a los demás, porque tienen distintos caracteres, dones espirituales, experiencia y habilidades. La pluralidad de liderazgo promueve la humildad, la hermandad, el espíritu de servicio y la unidad entre los pastores, y su ejemplo enseña a los miembros a servir en armonía también.

 

Si alguien de ustedes, quiere ser obispo gr. episkopos, es decir el que tiene cuidado pastoral; (pastor) desea una función importante. Sin embargo, tienen que tener ese deseo confirmado por la Palabra de Dios y la iglesia porque Dios ha establecido para la iglesia ciertos requisitos específicos.

 

Y éstos también sean sometidos a prueba primero, y entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles. 1ª Timoteo 3:10

Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.1ª Timoteo 4:12

 

Quienquiera que diga que es llamado por Dios para realizar la obra de pastor debe ser probado por los miembros de la iglesia según las normas bíblicas establecidas:

 

Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea.  Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar;  no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro;  que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad  (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?);  no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. Los diáconos asimismo deben ser honestos, sin doblez, no dados a mucho vino, no codiciosos de ganancias deshonestas;  que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia. Y éstos también sean sometidos a prueba primero, y entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles. Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo. Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas. 1ª Timoteo 1-6,8-12

 

Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé;  el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía. Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo,  retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen Tito 1:5-9

Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. 1ª Timoteo 4:12

La iglesia no debe aprobar a ninguna persona para la obra ministerial basada únicamente en el deseo, la preparación, la preocupación ni la supuesta visión o llamamiento de la persona. La iglesia no tiene derecho a reducir los requisitos que Dios ha establecido por medio del Espíritu Santo. Todavía estos requisitos son absolutos y deben seguirse por causa del nombre de Dios, su reino y la credibilidad del oficio importante de obispo.

 

  1. El ministerio de los ancianos

 

Enviando, pues, desde Mileto a Efeso, hizo llamar a los ancianos de la iglesia. Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. Hechos 20:17,28

 

Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé. Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, Tito 1:5,7

 

Los tres nombres, “anciano”, “obispo” y “pastor” nos enseñan mucho.  En los  pasajes bíblicos mencionados, los nombres anciano y obispo se refieren al mismo grupo de líderes de la congregación y su responsabilidad es “apacentar” el rebaño, “la iglesia del Señor”. En Efesios 4:11, el apóstol Pablo escribe acerca del don de pastor.

 

El vocablo anciano tiene trasfondo judío. Cada sinagoga judía era dirigida por un grupo de ancianos. Este nombre se usa con más frecuencia en el Nuevo Testamento y es muy conocido en las iglesias evangélicas. El nombre señala que el líder de la iglesia es una persona con madurez y experiencia que debe tener sabiduría y conocimiento.

 

El termino Obispo, que Pablo usa en 1 Timoteo 3:1, era la palabra más conocida por los griegos. Entonces el apóstol la usa más que “anciano” debido a su ministerio en las ciudades gentiles. Se refiere a uno que vela, vigila y supervisa. Los líderes de la congregación tienen que velar por el crecimiento espiritual de los creyentes y por la buena marcha de la iglesia.

 

El nombre Pastor proviene de la figura de uno que apacienta las ovejas y describe mejor las actividades del líder espiritual. Pastorear involucra alimentar, proteger, guiar y cuidar. En el Antiguo Testamento, los Sacerdotes, Reyes y Profetas eran los pastores de Israel. En Efesios 4:11, Pablo combina el don de pastorear con el de enseñar.

 

El título de pastor es muy conocido en las iglesias evangélicas, pero generalmente se refiere a sólo uno o dos líderes destacados de ella. La iglesia puede tener un puesto que llamamos “el pastor”, pero según el Nuevo Testamento, todos los ancianos participan también en el ministerio pastoral. Cada anciano debe alimentar, cuidar, proteger y guiar a los miembros de la congregación, según los dones y experiencia que tengan.

 

No fungen solamente como parte de la junta administrativa. Aun cuando la iglesia tiene un pastor de tiempo completo, cada anciano debe trabajar para llenar las necesidades espirituales de la grey de Dios. Trabajan en equipo, aunque es posible que algunos, como el que tiene el puesto de “pastor”, tengan preparación especial o dediquen más tiempo al ministerio. Para acordarnos de este concepto, a veces llamamos a los miembros de este equipo “ancianos-pastores”.

 

Se debe notar que los ministerios y actividades de los ancianos-pastores varían según los dones espirituales, el tiempo disponible, la experiencia y la preparación que Dios les ha dado, 1 Timoteo 5:17 menciona diferentes ancianos-pastores en la iglesia. Pablo dice que todos participan en una u otra forma en la administración de ella.

 

También menciona que algunos predican y enseñan la palabra de Dios. Además se refiere a algunos que reciben sostén (“doble honor”) porque ellos cumplen bien su ministerio y han dejado sus otras ocupaciones para dedicarse en forma parcial o de tiempo completo a los ministerios de la iglesia. Así, aunque ministran en un nivel de igualdad y hermandad en la tarea de pastorear el rebaño de Dios, los distintos ancianos-pastores se complementan entre sí aportando diferentes cosas para el bien de la iglesia.

 

Al hablar de igualdad y hermandad, es importante observar también que es normal que haya un líder de los ancianos. A través de la Biblia, se nota que Dios prepara a ciertos individuos para que provean un liderazgo general. Recordamos en el Antiguo Testamento a José, Moisés, los jueces y profetas, Samuel y David. En los evangelios y Hechos, es notable el liderazgo que Pedro tenía entre los doce discípulos. Fue mencionado 189 veces contra 50 que mencionan a Juan y 18 que citan a Jacobo.

 

Pablo era el líder del equipo misionero compuesto de Bernabé, Marcos, Lucas, Timoteo, Tito y otros. Por su parte, Timoteo era líder en Éfeso y Tito, en Creta. Entonces, es normal que los ancianos-pastores reconozcan a un líder. En la mayoría de las iglesias, él es llamado “pastor”. Destaca en el ministerio por su preparación, conocimientos y visión, por los dones de liderazgo o por su experiencia en los diversos ministerios.

 

Esta persona no debe ser un líder autocrático ni tomar decisiones por su cuenta, sino que respetará el principio bíblico del liderazgo compartido. Su papel es aportar visión, motivación, enseñanza y coordinación a los esfuerzos que el grupo de ancianos-pastores lleva a cabo en conjunto.

 

Por ser de tanta importancia en la iglesia, los ancianos-pastores necesitan tener un alto nivel de integridad y espiritualidad. El líder espiritual (anciano-pastor) de la iglesia necesita cumplir con los requisitos bíblicos que se encuentran en 1 Timoteo 3:1–7 y Tito 1:5–9. En estos pasajes bíblicos, el apóstol Pablo menciona veintidós características de la persona que ha de ejercer liderazgo en la iglesia. Hay muchas cualidades personales y otras que tienen que ver con el hogar.  Para Dios, es más importante el carácter y la madurez espiritual que las habilidades. Dios usa grandemente a personas con menos preparación y capacidad, si son en verdad entregados y obedientes a Dios.

 

  1. Cualidades. 1ª Timoteo 3:1-13

 

Estas cualidades pueden servir también para que cada creyente evalúe su nivel de madurez y se fije en aspectos de su vida en que necesita cambiar o fortalecer.

 

  1. Irreprensible

 

Significa que no existe base para hacer alguna acusación contra esta persona: es intachable, íntegro. Esta característica inicia la lista de cualidades y posiblemente es el título que resume las otras características. La palabra indica que el candidato debe ser evaluado por otros y que es importante la opinión que otros tengan de él, así como su esposa, hijos, vecinos, los que trabajan con él y los líderes espirituales.

 

Comparar Tito 1:6; Hechos 16:2-3; 6:3

 

  1. Marido de una sola mujer

Se ha discutido mucho el significado exacto de esta frase. No es el propósito de Pablo descalificar al soltero. Él no tenía esposa cuando llevó a cabo su amplio ministerio misionero. Si se exige que el anciano sea casado, entonces, lógicamente tendría que tener hijos también por causa del requisito del v. 4. Pocos intérpretes creen que Pablo quiera eliminar al viudo por lo que enseña Por supuesto, este requisito descalifica al que tenga más de una esposa o que no sea fiel a ella. Pablo no dice claramente que el hombre divorciado y casado otra vez quede descalificado. Sin embargo, la mayoría de iglesias evangélicas interpretan así esta frase. Romanos 7:1–3, 1 Corintios 7:39 y 1 Timoteo 5:14.

 

Comparar. Tito 1:6

 

La iglesia necesita líderes que sean modelos para los demás, irreprensibles en todo aspecto de su vida. La expresión en el griego no describe tanto el trasfondo matrimonial del hombre, sino su carácter. Es un hombre dedicado a una mujer que es su esposa. Su matrimonio es estable y su relación con otras mujeres es intachable. Es leal a su esposa en palabra, hecho y pensamiento. Su vida sentimental está controlada por el Espíritu Santo.

 

  1. Sobrio

 

Sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo, Tito 1:8

 

Significa que es controlado, de buen juicio, templado y moderado. No está dominado por los deseos de la carne y está libre de toda forma de exceso. Es juicioso y medido con respecto al uso de la palabra; solícito con respecto a la administración del tiempo y su modo de vivir; estable.

 

Compárese 1 Tesalonicenses 5:2–6; 1 Pedro 4:7 y 5:8.

 

Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así Como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, Como los Dolores a la mujer encinta, y no escaparán. Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas. Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios. 1ª Tesalonicenses 5:2-6

 

Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sobrios, y velad en oración.1ª Pedro 4:7

Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; 1ª Pedro 5:8

 

  1. Prudente.

 

Sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo, Tito 1:8

Que los ancianos Sean sobrios, serios, prudentes, sanos en la Fe, en el amor, en la paciencia. Tito 2:2

Que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada. Exhorta asimismo a los jóvenes a que sean prudentes Tito 2:4-6

 

Quiere decir que es sincero, sabio, sano, humilde, juicioso, maduro, sensato y equilibrado. No es orgulloso ni tampoco se subestima. Más bien, tiene una perspectiva correcta de su lugar en la iglesia, sus dones y su ministerio. Provee para el futuro y considera las futuras consecuencias de sus acciones.

 

Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno. Romanos 12:3

 

Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Mateo 7:24

 

Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sobrios, y velad en oración 1ª Pedro 4:7

 

  1. Decoroso

 

Literalmente significa “ordenado”, “atractivo”, “esmerado” y “arreglado”. Se aplica al arreglo personal, el orden de la casa, la oficina y la iglesia, la puntualidad, el cumplimiento de responsabilidades y la organización.

 

  1. Hospedador. Tito 1:8,

 

Literalmente significa “el amor a forasteros, extraños”. La palabra describe a la persona que está dispuesta a compartir sus bendiciones, las comodidades de su casa y su mesa con los demás, aun cuando no sean sus amigos íntimos. Podemos también aplicar este espíritu a la preocupación y generosidad del cristiano que llena cualquier necesidad de otro, sea social, emocional o espiritual, y no sólo material. El cristiano es el que debe proyectarse hacia los demás.

 

Compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad. Romanos 12:13

Cuando el extranjero morare con vosotros en vuestra tierra, no le oprimiréis. Cuando el extranjero morare con vosotros en vuestra tierra, no le oprimiréis. Como a un natural de vosotros tendréis al extranjero que more entre vosotros, y lo amarás como a ti mismo; porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto.  Yo Jehová vuestro Dios Levítico 19:33-34

 

  1. Apto para enseñar

 

Describe la persona que tiene habilidad para enseñar y tiene conocimientos de las Escrituras y la doctrina. Está dispuesto a comunicar la verdad de Dios a otras personas. Puede incluir la enseñanza en grupos o individual. Este ministerio de enseñanza debe comenzar en la familia. El maestro debe tener una personalidad amable, ser manso y no sentirse amenazado por los demás.

 

  1. No dado al vino.

 

Comp. Tito 1:7 significa literalmente que el anciano no se detiene al lado del vino, o sea que no es un hombre viciado. Se debe aplicar al dominio propio en todas las áreas de la vida.

 

  1. No pendenciero

 

El anciano-pastor no debe ser propenso a la violencia, ni contencioso, ni arrogante, ni vivir a la defensiva. No piensa que siempre tiene la razón, no es egoísta. El abuso de otras personas puede ser verbal como cuando se insulta, critica o se repiten chismes ajenos.

 

Las siguientes dos palabras son el opuesto de pendenciero. La persona amable es gentil, suave, paciente con otros. Apacible describe a la persona pacífica, la que busca la armonía con otros. No toma una actitud negativa, que a menudo está en contra de los demás y sus ideas. No es egoísta, celoso, inseguro, amargado.

 

Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Mateo 5:9

Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión Romanos 12:16

 

Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; Efesios 4:1-3

 

  1. No codicioso

 

Significa que el anciano no ama el dinero; no vive motivado por la ganancia o el materialismo ni por las cosas que el dinero puede traer, como buena posición, poder e influencia.

 

Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar.1ª Timoteo 5:17

Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio 1a Corintios 9:14

 

Leer también Mt 6:33, 19, 20, 21; Deuteronomio 6:10–12; 8:11 y 17

 

  1. No un neófito

 

De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. Os di a beber leche, y no vianda; %20Corintios%20314&version=RVR1960″ porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía, porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres? Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales?

 

Significa que no debe ser un recién convertido, sino uno que ha madurado en la fe para evitar los pecados que condenaron al diablo: la soberbia y la ambición. Muestra algunas de las características de la falta de madurez. Los que no conocen al Señor también deben reconocer la integridad del anciano. El lazo del diablo es la vergüenza, el desánimo, y la pérdida de confianza de la persona que cae en tentación o que pierde el respeto de los demás.

 

Leer también en 1 Tesalonicenses 4:11–12; Colosenses 4:5–6; 1 Corintios 10:31–33; 1 Pedro 2:12; Filipenses. 2:14–16 y Efesios 6:5–9.

 

Tito 1:7–9 incluye algunas cualidades más que son semejantes a las que hemos visto:

Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas,  sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo, retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen.

 

  1. Retenedor de la palabra fiel

 

Significa que el anciano es un hombre de convicción tocante a la enseñanza bíblica. En otras palabras, es estable en su fe. La palabra de Dios enseña una norma muy alta para que una persona sea líder de una congregación cristiana. Antes de proponerle para este ministerio, el cuerpo de ancianos de una iglesia necesita orar mucho por la dirección del Señor y evaluar al candidato con cuidado, a través de un período de prueba.  Tito 1:9

 

Para asegurarse que la persona tenga estas cualidades, los ancianos tendrán que observar su carácter personal, sus relaciones interpersonales, su matrimonio, sus hijos, su relación con los no creyentes y los ministerios en la iglesia. Un anciano-pastor debe ser escogido sólo después que los líderes maduros lo evalúen según los requisitos bíblicos.

 

  1. Las normas para los pastores

 

  1. Conducta

 

Las normas enumeradas para los pastores son primordialmente morales y espirituales. El carácter probado de los que procuran cargos de dirección en la iglesia es más importante que la personalidad, los dones de predicación, las capacidades administrativas o los logros académicos. Entonces, diremos que el punto central de los requisitos descansa en la conducta de la persona que ha perseverado en la sabiduría piadosa, las decisiones correctas y la santidad personal.

 

b.Trayectoria espiritual: fidelidad, veracidad, honradez, pureza

 

Los que desean oficio de pastor primero deben ser probados en cuanto a su trayectoria espiritual. Así, el Espíritu Santo establece la norma de excelencia que el candidato debe ser un creyente que se ha mantenido firme, en fidelidad, veracidad, honradez y pureza. En otras palabras, su carácter debe reflejar la enseñanza de Cristo, Así que ser fiel sobre poco lleva a una mayor responsabilidad.

 

“Y su Señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor “Mateo 25:21

 

  1. Fe constante

 

Los dirigentes cristianos deben ser ejemplo de los creyentes, es decir, su vida cristiana y fe constante pueden ponerse delante de la congregación como dignas de imitación.

 

Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. 1ª Timoteo 4:12

 

No como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey. 1ª Pedro 5:3

 

Diremos cuatro cosas sobre los puntos  anteriores:

 

  1. Los pastores deben demostrar un ejemplo excelente de perseverancia en piedad, fidelidad y pureza frente a la tentación, y lealtad y amor por Cristo y el evangelio

 

  1. El pueblo de Dios debe aprender la moral cristiana y la verdadera piedad no solo de la palabra de Dios sino también del ejemplo de los pastores que viven según las normas apostólicas.

 

  1. Los pastores cuya vida es un ejemplo de la fe son absolutamente esenciales en el plan de Dios para el liderazgo cristiano. Ignorar el hecho de tener dirigentes piadosos que hayan establecido una norma sin tacha que siga toda la congregación es pasar por alto la clara enseñanza de las Escrituras.

 

  1. Los pastores deben ser personas cuya fidelidad a Cristo pueda establecerse como una norma o ejemplo

 

Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.1ª Corintios 11:1

Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros .Filipenses 3:17

 

Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo, 1ª Tesalonicenses 1:6

 

Leer 2ª Tesalonicensess 3:7,9; 1:13

 

  1. Ejemplo para la familia de Dios: Fidelidad moral, honestidad,

 

El Espíritu Santo considera el liderazgo del creyente en las relaciones del hogar, el matrimonio y la familia como el de  mayor importancia. El Obispo debe ser ejemplo para la familia de Dios sobre todo en su fidelidad a su esposa y a sus hijos. Pues si ha fracasado en esa área ¿Cómo cuidara de la iglesia de Dios?  Debe ser entonces marido de una sola mujer 1ª Timoteo 3:2.

 

Esta frase defiende el punto de vista de que un candidato para el oficio de pastor debe ser un creyente que haya permanecido fiel a su esposa. Es un hombre que atiende a una sola mujer, es decir, el fiel esposo de su esposa. El candidato tiene que dar pruebas de fidelidad. Se requiere la fidelidad moral constante a la esposa y a la familia de cualquiera que desee ser dirigente y ejemplo en la iglesia.

 

Las personas que en la iglesia sean culpables de graves pecados y transgresiones morales están descalificadas así mismas para ejercer el oficio de pastor y para cualquier otro puesto de alto liderazgo en la iglesia local. Tales personas pueden ser generosamente perdonadas por la gracia de Dios, pero han perdido la capacidad de servir como modelos de perseverancia segura en la fe, el amor, la pureza y la sana doctrina 

 

Los diáconos asimismo deben ser honestos, sin doblez, no dados a mucho vino, no codiciosos de ganancias deshonestas; que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia. Y éstos también sean sometidos a prueba primero, y entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles. Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo. Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas. 1ª Timoteo 3:8-12

 

 1ª Timoteo 3:2,7 establece el principio de que un pastor que pone a un lado su fidelidad a Dios y a su palabra, y a su esposa y familia, debe ser quitado del oficio de obispo. No puede, después de eso, considerarse “Irreprensible” Con respecto al que dentro del pueblo de Dios comete adulterio, la palabra de Dios declara que su afrenta nunca será borrada.

 

 Eso no significa que Dios o la iglesia no perdonaran. En realidad, Dios perdona cualquier pecado enumerado en si hay tristeza y arrepentimiento piadosos por ese pecado.  Pero hay que aclarar que a tal persona se le puede perdonar y restaurar con misericordia, a su relación con Dios y la iglesia. Sin embargo, lo que el Espíritu Santo declara es que hay algunos pecados tan graves que su deshonor y vergüenza permanecerán en la persona aun después de ser perdonada y por el resto de su vida (Queda desacreditada: David) 2ª Samuel 12:9-14; Proverbios 6:32-33.

 

¿Porque el rey David, siguió siendo rey después de sus pecados de adulterio y asesinato?

 2ª Samuel 11:1-21; 12:9-15

 

A veces, lo sucedido al rey David, se considera una justificación bíblica para que alguien continuara de pastor, aunque haya violado las normas mencionadas anteriormente. Sin embargo, la comparación es imperfecta en varios sentidos:

 

  1. El oficio de rey bajo el antiguo pacto y el de pastor espiritual de la iglesia de Jesucristo bajo el nuevo pacto son del todo diferentes. Dios no solo le permitió a David sino también a muchos reyes en extremo malvados que permanecieran de reyes en Israel. Pero el liderazgo de la iglesia actual que fue comprada con la sangre de Jesucristo exige normas espirituales mucho más altas.

 

  1. De acuerdo con la revelación y los requisitos de Dios en el N.T, tuvo muchas esposas, fue culpable de infidelidad matrimonial, fracaso en la administración de su propia familia y fue homicida violento y sanguinario. Pero por todo su pecado David permaneció bajo el castigo de Dios por el resto de su vida 2ª Samuel 12:9-12

 

  1. Conclusión

 

“Ninguno tenga en poco tu juventud, sino se ejemplo de los creyentes, en palabra, conducta, amor, fe y pureza” 1ª Timoteo 4:12

 

Las iglesias de hoy nunca deben apartarse de los requisitos establecidos por Dios para un pastor en la revelación original de los apóstoles. Más bien, debe exigirles normas excelentes de santidad, perseverancia en la fidelidad a Dios y a su palabra, y una vida piadosa. Debe la iglesia orar por sus pastores, animarlos y respaldarlos, mientras sirven de ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza

 

Así todos los lideres, y no solo los pastores, deben ser puros en los aspectos moral y sexual, libres de toda contaminación de lo que es sensual. En este sentido se sugiere la abstinencia de todas las acciones y de todos los pensamientos que inciten al deseo que no esté de acuerdo con los votos prometidos en el matrimonio o votos de abstinencia antes del mismo. El adulterio, la fornicación, la homosexualidad, la sensualidad, la impureza y las pasiones degradantes se consideran serios pecados a los ojos de Dios, pues transgreden su ley y los descalifican para continuar en el cargo.

 

Por eso la santificación es la norma de Dios para todo servidor y debiendo vivir así, separados del estilo de vida de los que los rodean, requiriendo para ello de participar siempre de un intima comunión con Cristo, dedicados a la oración, el ayuno, la lectura de la palabra, siempre y constantemente para vencer las tentaciones del mundo, Satanás y sus demonios.

 

“Y que acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: habitare y andaré entre ellos, y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo, por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré, y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor todopoderoso”2a Corintios 6:16-18

 

 

 

 

La Vida y ministerio de Moisés

  1. El entorno de un pastor: (El contexto político, social y espiritual en la época de Moisés)
  2. Introducción

Todo líder por grande que sea, ha pasado por momentos difíciles. Tiempos de escasez, y no siempre de abundancia marcan a estas personas. Por supuesto que una cuna de oro y una cuenta bancaria abundante no ha sido el común denominador de aquellos llamados a conducir los destinos Del Reino.

Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia. Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención; para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor” 1a Corintios 1:26-29

Los líderes nacen de las crisis y surgen de las grandes necesidades del pueblo. La historia de Moisés, muestra a un pueblo oprimido, esclavo y pobre, pero dependiendo en esperanza de una promesa gloriosa:”Hare de ti una nación grande y te bendeciré Génesis 12:2

También los líderes surgen de los cambios generacionales:

Y murió José y todos sus hermanos, y toda aquella generación” Éxodo 1:6

Para que se levantara un Moisés, tuvo que morir un José gobernante, sabio y amado en su época. Llegaron a Egipto doce hombres huyendo del hambre de Canaán y más de cuatro siglos después salieron más de un millón de personas entre hombres, mujeres y niños

Fueron todos los contados seiscientos tres mil quinientos cincuenta. Números 1:46

Ahora bien, esos cambios generacionales provocan un enfrentamiento entre quienes van a asumir el mando y las responsabilidades heredadas para continuar con el cumplimiento de la palabra profética dada por Dios a los patriarcas.

Todo cambio genera respuestas que no siempre son las mejores, pues las nuevas generaciones no siempre valoran las épocas de privaciones o escasez sufridas por los pioneros. Estos ignoran la crisis económica o los aprietos sufridos cuando se comenzó, y sin los cuales ahora ellos no disfrutarían de abundancia y comodidades. Siempre se debe tener en cuenta y apreciar a los que con lágrimas y sin comodidades sembraron el evangelio de Jesucristo y acordarse de ellos en sus necesidades.

Y los hijos de Israel fructificaron y se multiplicaron, y fueron aumentados y fortalecidos en extremo, y se llenó de ellos la tierra. Éxodo 1:7

En las crisis que se presentan por este cambio generacional, no se debe ignorar que en el mundo siempre Habrá aflicción. Los líderes han sido puestos como ovejas en medio de lobos; su ciudadanía no esta aquí en la tierra: Está por encima de la aceptación temporal de los hombres.

El reino de los cielos no es comida ni bebida, comodidad, reconocimiento humano, o la aceptación en una sociedad materialista y pecadora. Es una lucha contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestas Efesios 6:12

Y durante este proceso de transición de liderazgo, la iglesia se ha dejado engañar buscando ser aceptada, reconocida y valorada en la sociedad, como si los viejos se hubieran equivocado al no ganar un espacio en el entorno que le rodea. Por el contrario, en cada época nueva, la iglesia debe asegurarse de enfrentar con valor las amenazas del enemigo, no confiando en sus promesas seductoras, para no verse obligada a sucumbir espiritualmente.

Podría aparecer un Faraón que no conozca a José, y que no respete los derechos ganados por la iglesia, que no acepte el espacio social o la influencia que el Nuevo liderazgo ha manejado y que ignore los beneficios que los cristianos han traído al sistema.

La multiplicación, el fortalecimiento y la presencia activa del pueblo hebreo en Egipto crearon el ambiente de represión en el cual nació Moisés. El faraón dio la orden de dar muerte a los varones de los hebreos, pero la Fe de las parteras preservo la vida de estos niños, entre los que se encontraba el futuro libertador de Israel.

  1. Cumplimiento de la promesa

La promesa de Abraham comenzaba a cumplirse en tierra extraña:”A quien os bendijere, yo lo bendeciré

“Y hablo el rey de Egipto a las parteras de las hebreas, una de las cuales se llamaba Sifra, y otra Fua, y les dijo: Cuando asistaias a las hebreas en sus partos, y veias el sexo, si es hijo, matadlo; y si es hija, entonces viva Éxodo 1:15-16

Las parteras, estas valientes ancianas, líderes de un grupo selecto de comadronas, reverenciaban a Dios, y por eso le obedecieron a El y no al faraón, no repararon en el futuro de los niños, no sabían que iban a ser ellos en el futuro de esa nación, solo temieron a Dios, ignorando que de los muchos niños que ellas salvaron uno transformaría el curso de su propio país y salvaría a los hebreos de la esclavitud.

  1. Nacimiento de Moisés

El desierto es un lugar terrible para vivir, sobre todo si allí prevalece la opresión, la esclavitud y la muerte. En ese mismo lugar, Moisés, dio sus primeros pasos, en medio de esa crisis provocada por el Faraón de turno, Dios,  tuvo no solo parteras temerosas, sino una familia en la cual depositar su confianza y voluntad.

Un varón de la familia de Leví fue y tomó por mujer a una hija de Leví, la que concibió, y dio a luz un hijo; y viéndole que era hermoso, le tuvo escondido tres meses Éxodo 2:1-2

 

Todos los líderes han tenido una lista de personas a quienes agradecer por su formación: maestros, pastores, mentores. Muchos agradecen a aquellos que los escondieron o fabricaron una barquilla y la calafatearon para evitar que se murieran ahogados en las turbulentas aguas de la mundanalidad y los placeres temporales. Algunos como Moisés tuvieron una hermana cuidadora como María y gracias a que Jocabed su madre se mantuvo cuidándole al lado de una madre adoptiva, la hija del Faraón, el pudo sobrevir en medio del peligro que se le presentaba.

 

Los Egipcios no pudieron hacer todo el mal que se propusieron porque Dios velaba y protegía a su pueblo; de igual manera, en medio del desierto del nacimiento de un líder, la mano de Jehová no se acorto para bendecirlo y protegerlo sobrenaturalmente. De esa mujer Jocabed, nacieron Aarón, María y Moisés, tres niños que influirían en forma notoria a la historia de Israel, y por ende de la humanidad.

 

  1. En el valle de la prosperidad

 

  1. Historia y geografía

 

La vida de Egipto dependía del valle del rio Nilo. La agricultura del país era posible debido al riego que hacia el rio a lo largo de 950 km de sedimentos minerales y nutricionales, que dejaban las aguas al desbordarse. Pero este valle estaba rodeado por un desierto carente de casi toda forma de vida.  Desde las montañas nuestros ojos se pueden deleitar contemplando la hermosura de los valles, pero en tiempos de guerra, o catástrofes naturales, esos mismos valles no son tan encantadores,

 

En este valle del Nilo, Ramsés II el llamado Faraon del Éxodo, levanto las ciudades de Ramsés y Pitón, y en ellas doblego y forzó a los hebreos a que arrastraran los bloques de piedra para la gran Fortaleza de la ciudad del Dios Atum. Este nuevo gobernante hicsos existió durante un periodo de  desintegración política allá por los años 1730-1750 a.C. Hechos 7:18

 

El pueblo hebreo entonces se convirtió en la victima de un afán constructor del Faraón, implantando los trabajos forzados. Ellos entonces fueron esclavizados por un faraón que no conoció a José y sus obras.

 

En este ambiente difícil nació Moisés, quien fue creado en este valle del Nilo, y el palacio de los faraones fue su morada. Moisés nació y creció  como ya dijimos en las cortes de los faraones Tutmoses I, y II, y la reina Hatsepsut durante sus primeros cuarenta años. El estuvo en exilio madianita autoimpuesto durante el reinado de Tutmoses III, por otros cuarenta años

 

En aquel mismo tiempo nació Moisés, y fue agradable a Dios; y fue criado tres meses en casa de su padre.  Pero siendo expuesto a la muerte, la hija de Faraón le recogió y le crió como a hijo suyo. Y fue enseñado Moisés en toda la sabiduría de los egipcios; y era poderoso en sus palabras y obras.  Cuando hubo cumplido la edad de cuarenta años, le vino al corazón el visitar a sus hermanos, los hijos de Israel. Hechos 7:21-23

 

Fue educado por gente muy culta y alcanzo en su educación sabiduría, poder en palabra y obras y Dios uso tanto el sistema educativo de Egipto como su exilio en Madian para preparar a Moisés para que representara a su pueblo ante un Faraón poderoso y para guiar a su pueblo a través del desierto de la península de Sinaí durante sus últimos cuarenta años.

 

Y fue enseñado Moisés en toda la sabiduría de los egipcios; y era poderoso en sus palabras y obras.  Hechos 7:22

Fue testigo de todos los acontecimientos en la tierra de Gosen, habiendo sido preparado por Dios para ser caudillo y libertador de su pueblo, la mano de Dios se evidencia en cada etapa de su vida. Pero en este hermoso valle, Moisés también vivió su crisis, la cual podría ser la de cualquier líder actual.

Durante los primeros 5-7 años de su vida fue criado en su hogar paterno, rodeado de fe y lleno de piedad aun en medio de la opresión que Vivian los hebreos, incluyendo su familia. Su madre Jocabed le enseño las tradiciones de su pueblo, que quedaron grabadas profundamente en su Corazón y no fueron borradas ni por las atracciones del palacio.

En este valle de la decisión Moisés puso a prueba la formación que recibió de niño, teniendo que tomar una determinación: O convivía con la injusticia, la opresión y los trabajos forzados de sus compatriotas o actuaba a favor de ellos. Aunque se equivoco en el método, el actuó aun poniendo en riesgo su estabilidad.

  1. Su vida en Egipto

Vivir en el valle tiene demasiados atractivos. Se puede observar el valle desde la montaña y detenernos en la variedad de riqueza que tiene, por eso el valle es símbolo de Fortaleza humana. En los valles el hombre libra sus batallas contra sus semejantes. Simbolizan el avance o el deterioro, y hasta la muerte de las culturas.

En el valle se encuentran la falsa adoración del becerro de oro, la comodidad de Lot, los valles son sitios de Victoria, de grandes batallas, del desarrollo de importantes civilizaciones.

Los desiertos y las cumbres altas son asociados con la edad Madura, donde el esfuerzo y la intimidad son la única compañía y donde las rocas, la ventisca, los escorpiones, las víboras  y una que otra fiera acompañan al caminante.

Moisés vivió en ese hermoso valle de la vida, todo estaba a su favor, pero llego el día de la decisión, y cuando escucho el gemir de su pueblo, escogió el vituperio de Cristo antes que los tesoros de los egipcios:”Porque tenía la Mirada puesta en el galardón  “Hebreos 11:26

Los primeros meses de la vida de Moisés reflejan varios Milagros: No lo descubrieron durante tres meses, la barquilla no se hundió, y la hija del Faraón salió a bañarse en el momento exacto en que navegaba una cesta cuyo único ocupante había sido embarcado confiando solo en la providencia de Dios. Dios nunca llega tarde y usa todos los factores para guiar y formar un siervo conforme a su Corazón.

  1. Un Moisés ya crecido

“En aquellos días, sucedió que crecido ya Moisés, salió a sus hermanos, y los vio en sus duras tareas, y observo a un egipcio que golpeaba a uno de los hebreos,  sus hermanosÉxodo 2:11

Todo fue puesto bajo los pies de Moisés, el hijo del Faraón,  quien  creció en la opulencia y la prosperidad. Ese tiempo que paso en el valle del Nilo formo el carácter intelectual de Moisés. Conoció la literatura y las costumbres que su pueblo solo miraba de Lejos, pero aunque era egipcio por fuera, por dentro continuaba corriendo la sangre de Abraham. En ese valle de la comodidad, nunca olvido el dolor y padecimiento de su pueblo, pues se sostenía como viendo al invisible y creyendo en poder ser la respuesta a la palabra profética:”Hare de ti una nación grande y te bendeciré”

Todos conocemos el desenlace de la vida de Moisés cuando ya siendo un hombre de 40 años, decidió revelarse ante el sistema impuesto por su abuelo Ramsés y busco la sublevación, creyendo que la muerte de uno que otro enemigo mejoraría la situación y los egipcios suavizarían el trato de su pueblo.

Para aquellos que al igual que Moisés desean hacer la tarea por sus propios medios y sus fuerzas, que piensan arreglar el mundo y sus crisis con sus propias manos, no se lo recomendamos. Moisés después de haber dado muerte al capataz, llevado por su propia y justa ira, no le quedo otra opción que la huida a fin de evitar el castigo, que su abuelo Ramsés le quería hacer. Él le quería matar, por lo que Moisés se vio obligado a huir al desierto, específicamente a Madian.

“Oyendo Faraón acerca de este hecho, procuro matar a Moisés; pero Moisés huyo de delante de Faraón, y habito en la tierra de madian” Éxodo 2:15

Los madianitas eran los descendientes de Abraham y Cetura, quienes se habían asentado en la península arábiga a lo largo de la costa oriental del golfo de Akaba. Los hijos de Abraham por medio de Cetura, una concubina, (Esposa de menor categoría que Sara) llegaron a ser progenitores de diversas tribus árabes al este de Canaán.

Muchos líderes al igual que Moisés que se propusieron hacer el trabajo de Dios en sus fuerzas, fracasaron y hay en el valle de la vida, muchos sepulcros de estos hombres que como Moisés les fue imposible cumplir su propósito. Muchos han atravesado ese valle de lágrimas, de privaciones y han renunciado a continuar con su santo llamado porque el precio a pagar es muy alto.

Fue necesaria la muerte de un Moisés asesino y temperamental en ese valle del Nilo, para que naciera el hombre manso, el líder espiritual y libertador en una desértica y empinada montaña en Madian. Moisés sintió que toda su carrera de 20 años se había hundido. Ahora, después de ser el nieto de Faraón, se convirtió en el esclavo hebreo odiado.

  1. Alguien llamado a ser diferente
  2. Su visión

Un líder es alguien distinto de los demás, aunque no se lo proponga. Su visión de la vida es diferente. Incluso su forma de pensar y de actuar, difiere de las concepciones que asisten a quienes le rodean. Hay quienes son osados, obran midiendo consecuencias o tal vez con demasiada rapidez sin detenerse a calcular lo que podrían desencadenar sus acciones. Con virtudes y defectos, logran el cometido para el que fueron llamados.

Moisés brilla con luz propia en la galería de hombres que sirvieron en un espacio específico de la historia de la humanidad. Su desempeño ejerció una poderosa influencia en los acontecimientos que rodearon al pueblo de Israel en su tránsito temporal por Egipto y su posterior establecimiento en la “tierra prometida”.

¿Qué tarea le correspondió? Aliviar la carga impuesta por los egipcios quienes “… pusieron sobre ellos comisarios de tributos que los molestasen con sus cargas; y edificaron para Faraón las ciudades de almacenaje, Pitón y Ramsés. Pero cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y crecían, de manera que los egipcios temían a los hijos de Israel. Y los egipcios hicieron servir a los hijos de Israel con dureza, y amargaron su vida con dura servidumbre, en hacer barro y ladrillo, y en toda labor del campo y en todo su servicio, al cual los obligaban con rigor.” Éxodo 1:11-14

No era una encomienda fácil; por el contrario, era de las más difíciles que un ser humano pueda asumir. Enfrentó problemas consigo mismo cuando quiso “hacer las cosas para Dios” pero a su manera; la incomprensión de sus paisanos a quienes buscaba liberar; la persecución de aquellos con quienes creció y en cuyo círculo real se desenvolvió por mucho tiempo, hasta llegar a una etapa crucial: el destierro.

Cuando alguien esta pasando por desánimo por la situación que experimenta respecto a su vida y ministerio, se debe animar a caminar, a través de las páginas de la Biblia, hasta escenas como la de Moisés al nacer. Estaba condenado a ser un fracaso, sin embargo venció. ¡Dios estaba con él!, y eso es más que suficiente para asegurar que ningún obstáculo nos detendrá.

  1. Por encima de la persecución

Cuando Dios escoge a alguien para que le sirva, ajusta cuidadosamente todas las condiciones que rodean su existencia para que cumpla el propósito para el que lo llamó. La orden real era que las parteras debían dar muerte a todo varón hebreo que naciera en el territorio.

Y habló el rey de Egipto a las parteras de las hebreas, una de las cuales se llamaba Sifra, y otra Fúa, y les dijo: Cuando asistáis a las hebreas en sus partos, y veáis el sexo, si es hijo, matadlo; y si es hija, entonces viva. Pero las parteras temieron a Dios, y no hicieron como les mandó el rey de Egipto, sino que preservaron la vida a los niños. Y el rey de Egipto hizo llamar a las parteras y les dijo: ¿Por qué habéis hecho esto, que habéis preservado la vida a los niños? Y las parteras respondieron a Faraón: Porque las mujeres hebreas no son como las egipcias; pues son robustas, y dan a luz antes que la partera venga a ellas.  Y Dios hizo bien a las parteras; y el pueblo se multiplicó y se fortaleció en gran manera. Y por haber las parteras temido a Dios, él prosperó sus familias. Éxodo 1:15-21

Es probable que usted haya sentido desanimo ante los obstáculos en el ministerio que Dios le encomendó. Probablemente muchos le persiguen, difaman, buscan oportunidad para hacerle tropezar. Pero aún cuando todo parece difícil a su alrededor, no es hora de renunciar.

En momentos así, recuerde que usted sirve a un Dios de poder que está en control de todas las cosas y que si marcha en el centro mismo de Su voluntad, dependiendo de Él y no de sus propias fuerzas, saldrá victorioso ante cualquier tormenta que se  enfrente.

La historia de Moisés es muy conocida. Y alrededor de su nacimiento se han escrito muchos libros y artículos, se han filmado películas. Nace de una familia descendiente de la tribu de  Leví, su madre Jocabed le escondió tres meses y luego lo puso en el río Nilo en una barquilla recubierta con brea. La intervención divina hace que la hija del Faraón descubra al pequeño y lo salve de una muerte segura, y su hermana maría interviene recomendando a su madre delante de la reina para que cuide al niño. Quien lo cuidó hasta que fue joven y lo entregó a la corte faraónica Éxodo 2:1-10

El problema  de Moisés, se origina cuando  al crecer y por razones que no especifica el texto bíblico, Moisés se entera de su procedencia hebrea. Confrontado por la realidad social y económica de su pueblo, sometido por aquel entonces a la dureza del trato egipcio, decidió actuar… pero lo hizo a su manera…

“En aquellos días sucedió que crecido ya Moisés, salió a sus hermanos, y los vio en sus duras tareas, y observó a un egipcio que golpeaba a uno de los hebreos, sus hermanos. Entonces miró a todas partes, y viendo que no parecía nadie, mató al egipcio y lo escondió en la arena.” Éxodo 2:11, 12

Actuando en su propio razonamiento, cometió un grave error. Por Defender  a un hebreo  termino matando a un egipcio, y luego después, sorprendió a dos hebreos peleándose e intervino para evitar que se hicieran daño,  y recibió como respuesta las siguientes palabras: “… ¿Quién te ha puesto a ti por príncipe y juez sobre nosotros? ¿Piensas matarme como mataste al egipcio? Entonces Moisés tuvo miedo, y dijo: Ciertamente esto ha sido descubierto.”Éxodo 2:14

¿Cuántas veces obramos a nuestra manera y no conforme Dios lo dispone? ¿Hemos buscado la ayuda del Señor para salir airosos en toda empresa? ¿Cuáles han sido las consecuencias? A muchos líderes les ha ocurrido tal como a Moisés, por avanzar conforme a su visión y fuerzas, chocando contra obstáculos y cayendo aturdidos por la impresión y sin deseos de seguir adelante

  1. El desanimo: El aliado de Satanás

Cuando muchos de los que nos rodean no entienden nuestro accionar, somos víctimas de la   incomprensión y como tal nos asalta el desánimo, nos desesperamos y hacemos decisiones equivocadas. Esa situación, fue la que enfrentó Moisés. ¡Su propio pueblo, aquél por el cual luchaba, levantaba un dedo acusador para sacarle en cara la muerte de un egipcio!

Nos  sorprendemos al saber cuántas personas vuelven atrás en sus sueños, metas y propósitos como consecuencia del desánimo. Cuántos pastores, obreros, misioneros y líderes no siguieron adelante porque enfrentaron la intolerancia de la congregación o porque nadie valoró sus esfuerzos.

¿Qué hacer? Seguir adelante. Nada nos puede detener. Si tenemos conciencia de haber sido llamados por Dios, es necesario que nos tomemos de Su mano y demos un nuevo paso. No fuimos llamados a la derrota.  Esa es la característica con la que nos creó el Señor y que por el sacrificio de Jesús en la cruz, quedó reafirmada en nuestra vida.

Ahora, si volvemos a la escena, nos encontramos a un hombre lleno de incertidumbres, sobre quien pesa una amenaza de muerte, el Faraon se había enterado del acto criminal de Moisés y quería matarlo.

Y él respondió: ¿Quién te ha puesto a ti por príncipe y juez sobre nosotros? ¿Piensas matarme como mataste al egipcio? Entonces Moisés tuvo miedo, y dijo: Ciertamente esto ha sido descubierto. Oyendo Faraón acerca de este hecho, procuró matar a Moisés; pero Moisés huyó de delante de Faraón, y habitó en la tierra de Madián.Exodo 2:14-15

Sin proponérselo, forzado por las circunstancias, este líder en potencia entró en la Escuela de Dios, donde recibió la formación necesaria para cumplir los planes y propósitos del Señor en su existencia.

  1. Preguntas sobre la lección
  2. Un líder es alguien ___________________________ de los demás, su _____________ es diferente.
  3. Cuando se presentan las muchas situaciones difíciles que llegan a la vida de un líder, siempre se debe recordar que Dios está en _________________ y si dependemos del El, saldremos _______________.
  4. Cuando actuemos debemos estar seguros que estamos haciendo la ____________________ de Dios y no a nuestra manera.
  5. Cuando enfrentamos la incomprensión, inmediatamente nos asalta el ____________________y la _______________________.

 

 

Somos llamados en el monte

  1. Moisés huye de Egipto

Moisés había abandonado la lucha, pero Dios no había abandonado a Moisés, tuvo que huir del país, Mientras Dios le mostraba que tenía todo en control. Descansando junto a un pozo, observaba  el actuar de los pastores de la región contra siete indefensas mujeres que buscaban   agua. Una vez más, no se fija en su reacción; se levanta, las defiende, y saca agua para que beban sus ovejas. Quien ha sido llamado a ser líder y a servir, nunca puede olvidarse de su vocación aun cuando se encuentre huyendo y el recuerdo de una tragedia lo acompañe.

Y volviendo ellas a Reuel su padre, él les dijo: ¿Por qué habéis venido hoy tan pronto? Ellas respondieron: Un varón egipcio nos defendió de mano de los pastores, y también nos sacó el agua, y dio de beber a las ovejas. Exodo2:18-19

Reuel, también conocido como Jetro, era sacerdote de Madian, quien mas adelante fue su suegro y un consejero brillante, en el liderazgo de Moisés.  La cita anterior registra la rapidez con que regresaron las mujeres a casa. “Un varón egipcio, dijeron” Moisés todavía tenia los rasgos de la cultura donde había vivido y participado toda su vida, su vestuario, su pelo, su forma de hablar, lo delataban.

Esta acción con las mujeres, le permitió conocer y casarse con Sefora, una de las hijas de Reuel, (Jetro) el sacerdote de Madian. Acepto un trabajo que su suegro le brindo. Con esto enterraba Moisés, sus anhelos e impulsos de caudillo; su arrogancia, la cual incito a sus compatriotas a decirle: ¿Quién te ha puesto a ti por príncipe y juez sobre nosotros? Éxodo 2:14

En la escuela del desierto Moisés aprendió muchas lecciones sin darse cuenta que era Dios el que había comenzado a moldear su nuevo carácter y personalidad, en la Universidad de Madian, donde experimento la soledad y el silencio de cuidar ovejas, torpes animales, incapaces de cuidarse solas, indefensas, esto le afirmo valores que nunca hubiera podido aprender en la cultura egipcia.

Su Corazón estaba todavía en la tierra de Gosen, y por eso El se consideraba forastero en tierra ajena, incluso al nombrar a su primer hijo con el nombre de Gerson (Extranjero) indicaba que no habría de permanecer para siempre en Madian.

Y ella le dio a luz un hijo; y él le puso por nombre Gersón, porque dijo: Forastero soy en tierra ajena. Exodo 2:22

  1. La promesa del pacto: continua cumpliéndose

¿Porque Dios permitió que su pueblo fuera oprimido tan duramente?

Y murió el Faraón, y llego otro que aumento la carga sobre los hebreos, estos fueron organizados en cuadrillas bajo capataces que les maltrataban y les obligaban a sacar barro para hacer ladrillos, construir edificios, canales, preparar hoyos para la irrigación.

Encontramos parte de la respuesta en el siguiente versículo:

Y los hijos de Israel fructificaron y se multiplicaron, y fueron aumentados y fortalecidos en extremo, y se llenó de ellos la tierra. Éxodo 1:7

Los hebreos por su propio deseo no hubieran querido salir jamás de Egipto, pero para no olvidar el pacto con Abraham, tuvieron que hacer cambios: El liderazgo de Moisés no se inicio huyendo de Egipto o en la quietud de su tarea de pastor de ovejas. Este era el cumplimiento y desarrollo de una palabra profética de hacía muchos años dicha a otro hombre, y en otra época, y en condiciones diferentes,

Podemos decir que en Abraham se inicia el camino del liderazgo de Moisés. Dios le dijo: Hare de ti una nación grande y te bendeciré. Debido a este llamado su nombre fue cambiado para encabezar una multitud de familias sobre la tierra, numerosa y grande como la arena del mar y las estrellas de los cielos.

En Abraham, el padre de la fe comienza el trabajo de Dios, en un diamante en bruto, para producir un liderazgo competitivo nacido de una palabra profética “HARE DE TI” Pero un liderazgo competitivo no surge de la noche a la mañana, un liderazgo espiritual competitivo no es producto de una cátedra  en la escuela, es más bien, el resultado de una palabra profética, creíble y puesta en marcha en el tiempo, el lugar y las tareas para la cual ha sido dada.

Moisés esta solo en Madian, con su mujer y sus hijos, pero en Egipto, las cosas continúan, es Dios hacienda su tarea: Israel gemía a causa de su servidumbre y clamaron; y subió a Dios y el oyo el gemido y clamor de ellos y se acordó de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob

Aconteció que después de muchos días murió el rey de Egipto, y los hijos de Israel gemían a causa de la servidumbre, y clamaron; y subió a Dios el clamor de ellos con motivo de su servidumbre. Y oyó Dios el gemido de ellos, y se acordó  de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob. Éxodo 2:23-24

El precio de la libertad de este pueblo llegaba por la obediencia de un hombre a su palabra, porque nadie es producto del azar o del abandono de otro de un cargo como para poder decir “yo soy el único”. Todos somos lo que somos por la cadena de obediencia de muchos que comenzaron antes que nosotros, al decirle a Dios:”Habla porque tu siervo escucha” 1a Samuel 3:16 Moisés desconocía el día en que fue matriculado en la escuela del dolor y del sufrimiento, pero El era uno más de los que habían sido escogidos para determinar el cumplimiento de la promesa hecha a Abraham.

Y el proceso de todo esto, lo describimos a continuación:

  1. El llamado de Abraham y su salida de Ur de los caldeos
  2. Sus hijos y nietos guardaron esa palabra
  3. La esclavitud de su pueblo en Egipto
  4. La necesidad de un libertador
  5. La voz en medio de la zarza.
  6. Consideraciones de Dios para el llamamiento de un líder: Génesis capítulos 12 al 15
  7. Exige una renuncia:”Vete de tu casa y de tu parentela” Génesis 12:1
  8. Otorga dirección: A la tierra que yo te mostrare Génesis 12:1b
  9. Respalda con promesas: : Y hare de ti una nación grande y te bendeciré Génesis 12:2
  10. Otorga recompensas:”Engrandeceré tu nombre y seras de bendición” Génesis 12:2b
  11. Ofrece continuidad: Bendeciré y maldeciré y serán benditas…las familias” Génesis 12:3
  12. Exige obediencia:”Y se fue Abraham “Génesis 12:4
  13. Establece condiciones: “Y Jehová dijo a Abraham,…” Génesis 13:14
  14. No descarta desgracias: “Tu descendencia morar en tierra ajena…” Génesis 15:13-15
  15. Alienta con esperanzas: “Y en la cuarta generación volverá acáGénesis 15:16
  16. Premia con una herencia: “A tu descendencia daré esta tierra…” Génesis 15:18

La obediencia de Abraham, permite el cumplimiento de la palabra profética. Si obedecemos las órdenes de Dios, aunque nos parezcan ilógicas y fuera de control, no nos imaginamos los asombrosos resultados que desencadenaran hacia el futuro.

La obediencia de una generación abre senderos plenos de soluciones a las generaciones siguientes. El proceso de Dios que inicio Abraham, sirvió de base solida para sus descendientes, y la tradición oral se trasmitió de familia a familia hasta llegar a Jocabed y su esposo. Ellos la continuaron a Moisés en el corto tiempo que estuvo con ellos antes de entregarlo a la hija del Faraón.

  1. No olvidemos nunca el llamado

Apacentando Moisés las ovejas de Jetro su suegro, sacerdote de Madián, llevó las ovejas a través del desierto, y llegó hasta Horeb, monte de Dios. Y se le apareció el Ángel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza;  y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía. Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema. Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo!:Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí.

 

Moisés trabajaba como pastor mientras vivía con su suegro. Una vida y ocupación totalmente diferente del privilegiado prestigio que tenía en la corte del Faraón. En ese monte de Horeb, fue un arbusto quemándose lo que atrajo la atención de El, una zarza que ardía sin quemarse, en medio de un desierto inhóspito, cuya única explicación era que estaba sucediendo un evento sobrenatural. Dios estaba en la zarza y le hablo, ¿algo milagroso, no es cierto?

¿Qué hay de especial en los montes que hacen que sea un desafío el momento en que conocemos los caminos del eterno? En este primer monte, el Horeb, Dios se le aparece a Moisés. Él llama a sus siervos a que suban, como las águilas se remonten a las cumbres escarpadas y no se arrastren como serpientes en las candentes arenas del desierto.

Entendamos que hay una dignidad en el monte del llamado que se percibe en lo sobrenatural de la zarza, hay una voz que cautivo a Moisés y llamo su atención. Este llamado era un grito del cielo para recibir poder en la oración, poder en la palabra, poder en el estilo de vida, porque el llamado nuestro es a vivir en santidad en el poder del Espíritu Santo.

Ese monte del llamado a Moisés es un lugar de compasión, pues Dios movido por la misericordia  al gemido de los oprimidos, escoge a Moisés, Y este llamado no era solo para restaurar el Corazón fracasado de un caudillo, sino que por amor a sus ovejas que necesitaban un pastor, y se encontraban en tierras lejanas, también en esclavitud.

Podemos llamar a Horeb El Monte de la compasión que acompaña al líder en su tarea ministerial. En ese lugar solitario la voz de Dios en la zarza le mostraba el poder que lo acompañaría: una vara y un nombre, una experiencia sobrenatural que había tenido mientras cuidaba ovejas que no eran suyas.

Ahora bien, ¿Eres tu un líder que no quiere obedecer la voluntad de Dios y no quiere que continúe la palabra profética cumpliéndose, deseando sacar del Corazón el llamado? Entonces te sugerimos que leas las siguientes recomendaciones y las pongas en práctica

Moisés se olvido de su llamado y por lo tanto las implicaciones de la obediencia de Abraham, Sin embargo Dios inicio, desde el monte del llamado, la cuenta regresiva para El.

Entonces se acordó Dios de su pactoÉxodo 2: 24,

Es decir, Dios regreso a la palabra profética, y por eso, el llamado de Moisés y su experiencia con esa voz que salía del fuego no provenían de algo espontaneo, Dios se le estaba acercando poco a poco. Llevaba las ovejas de su suegro a través del desierto y las conducía hasta Horeb, monte de Dios.

Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es. Éxodo 3:5

Señal de reverencia en un lugar santo, separado de lo profano. Porque dios estaba allí.

  1. No te acerques al fuego

Nunca digas:”iré a ver” si te acercas encontraras lo que no quieres encontrar: La voz del que te está llamando, muéstrate  duro y cuando te inviten al altar no pases. No te quebrantes, no permitas a tus ojos llorar, pues demostraras debilidad.

No andes cerca de las ovejas, no frecuentes el redil, porque estando cerca aparecerá el fuego y lo hará arder. Evita mirar cuando una zarza este ardiendo. No te acerques, no seas curioso. Cuando sientas el fuego del Espíritu Santo, ¡corre! No te quedes parado observando. No anheles conocer al Dios que te llama desde el monte.

Nunca te acerques a un creyente que está ardiendo y que seguramente te va a hablar. Cambia de iglesia, de trabajo y de domicilio pues donde exista fuego ahi saldrá siempre la voz que te llama por tu nombre y apellido.

  1. No le contestes cuando El te hable.

No digas:”heme aquí”, no te quites el calzado de tus pies, aunque El te lo ordene. No sientas miedo de la presencia de Jehová, Desarrolla un autocontrol y sobre todo mucha serenidad, no te asustes, ten todo bajo control, si todo esto no funciona, cúbrete los oídos, y no escuches cuando él te diga: VEN

  1. No ores, así Dios no te hablara.

No leas la Biblia, así no escucharas su voz, no te congregues, huye, corre, porque si te quedas cerca El te alcanzara y comenzara a darte ordenes, dirección y sentido a tu vida.

  1. Dile a Dios que eres una persona capaz y que no obedecerás su llamado

No mires las debilidades del Faraón de turno, admira tus posibilidades, declárate ser un triunfador. No necesitas el respaldo de nadie, ni de Dios, ni del hombre. Di:”Todo lo puedo en mí mismo”. No te preocupes por conocer quién es Dios, mejor conócete a ti mismo. Porque seguir hablando en nombre de otro, corta la cadena de hombres obedientes.

  1. No obedezcas la voz de la Zarza

Dile a Dios: “Señor, no te preocupes, que todos me van a creer” hablo correctamente, tengo estilo, mis capacidades humanas me hacen convincente, me apoyare entonces en mis propias experiencias, sacare a relucir mi casta, mis orígenes, mi apellido, mis triunfos del pasado. Establece tu fe en lo que se ve, que se puede tocar, que se puede ver. Nada de sueños, visiones, y cosas milagrosas. Rompe la cadena de obediencia a la palabra profética “Hare de ti”.

  1. Ofrecete pronto antes de que otro lo haga,

No obedezcas el llamado entre el fuego, ofrécete pronto, dile a Dios, que puedes ir(envíame a mi) que te  puedes defender solo y que Dios no debe preocuparse  por nada, pues una es la Gloria de Dios y otra la tuya, y  no tocaras la de Dios pero disfrutaras la tuya.

  1. La realidad del ministerio

Pregúntese, después de haber comprendido lo anterior, como es la realidad del ministerio

Es otra realidad. El Monte de Dios fue diseñado para gente diferente a la mencionada en los 6 numerales anteriores,

¿Que exige el monte de Dios?

  1. Hombres fieles, que se acerquen al fuego
  2. Que respondan a la voz de Dios
  3. Que digan “Si tu no vas con nosotros, no vamos a ninguna parte”
  4. Hombres que pidan señales y prodigios para esta generación incrédula y perversa

Es imprescindible subir al monte, PARA IR A VER:

Iré a ver Señor, ese fuego que arde, ese fuego que consume y purifica, todo mi ser, Ire a ver Señor y en tu monte poder habitar.

Por eso cuando el líder sube al monte el cielo se mueve y sucede lo siguiente:

Dijo luego Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores; pues he conocido sus angustias,  y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo. Y él respondió: Ve, porque yo estaré contigo; y esto te será por señal de que yo te he enviado: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis a Dios sobre este monte. Éxodo 3:7-8,12

  1. Dios ve la aflicción de su pueblo Éxodo 3:7
  2. Dios oirá el clamor y la angustia Éxodo 3:7
  3. Dios descenderá para librarlo Éxodo 3:8
  4. Dios los sacara con mano fuerte, y los ayudara en la tarea encomendada Éxodo 3:8, 12

 

 

Un líder enfrenta sus limitaciones

  1. Las limitaciones

“¿Seré capaz de asumir ese reto?”. Sin duda es la pregunta que se ha formulado muchas veces. Yo también. En general, todos. En uno u otro momento de la existencia, lo hacemos. Nos despierta temor vernos  confrontados por un cambio que se avecina o tal vez, una tarea para la que consideramos que no tenemos las capacidades.

¿Sabía usted que muchas personas, una vez se encuentran dando vueltas a esta pregunta, se dan por vencidos sin haber siquiera comenzado a trabajar en aquello que les desafía y prefieren volver atrás, dejando incluso parte del trabajo que habían adelantado?

Cuando leemos acerca de la vida de Moisés es fundamental que aprendamos de todas las etapas por las que atravesó. En particular, su llamamiento nos pone frente a un espejo en el que probablemente nos miramos muchas veces asumiendo que tenemos limitaciones antes que valorar las enormes ventajas y posibilidades que nos asisten.

Si bien es cierto se constituyó en un gran líder, no nació así. Pagó el precio. Ese precio estuvo representado en el aprendizaje a partir de las dificultades, pero también, en aplicar ajustes cuando el  camino no era el más apropiado para alcanzar las metas propuestas.

  1. Moisés: un líder que aprendió a esperar

Ven, por tanto, ahora, y te enviaré a Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel. Éxodo 3:10

El primer paso en su larga asignatura en la “Escuela de Dios”, fue aprender el valor de la espera. El exilio fue el camino para que comprendiera que no todo se puede lograr inmediatamente y que hay una enorme brecha entre aquello que anhelamos y lo que finalmente se logra.

Generalmente imaginamos situaciones, pero en la práctica las circunstancias son totalmente diferentes. Moisés no pudo liberar al pueblo israelita a su manera, por el contrario, debió huir y lo hallamos en el desierto…

¿Ha atravesado períodos de la vida en los que considera que sus metas quedaron atrás? ¿Llegó acaso a sentir desánimo? ¿Pensó que tal vez Dios se había olvidado de usted? Se preguntó, ¿de qué sirvió tanto esfuerzo? Si alguna de estas inquietudes le asaltó en alguna ocasión, seguramente comprenderá a Moisés.

Cuando creía que sus días terminarían escuchando el balido de las ovejas mientras que largas extensiones de desierto o quizá rocosas montañas serían lo último que vería, tuvo un encuentro personal con Dios. La espera había concluido.  En cierta ocasión, mientras cuidaba el rebaño de su suegro Jetro, llegó al monte de Horeb  y allí se encontró con Dios:

“Estando allí, el ángel del Señor se le apareció entre las llamas de una zarza ardiente. Moisés notó que la zarza estaba envuelta en llamas, pero que no se consumía, así que pensó: “¡Qué increíble!” Voy a ver por qué no se consume la zarza Éxodo 3:3

Puede que en su caso específico no haya sido una zarza ardiendo sino otra señal la que utilizó el Señor para llamarle.  El evangelista latinoamericano Pablo finkenpinder,  que ha llegado por años a nuestros hogares con “Un mensaje a la conciencia”,  relataba su llamamiento a la obra misionera, consideraba que aquello no era para él. Y en visión pudo apreciar un campo de algodones florecidos.

Las bellotas, conforme iban pasando los minutos, tomaron formas de rostros y entendió que era los hombres y mujeres de todos los países americanos en los que no se había predicado la Palabra. De pronto uno de ellos le dijo: “Ven, compártenos la Palabra”. Aquella imagen fue definitiva. Comprendió que aquel llamamiento al que se negaba era justamente lo que Dios quería para El.

En ocasiones el Señor nos llama de una manera inverosímil. Al fin y al cabo somos importantes delante de Su presencia, y el tratamiento es individual, único e irrepetible.

  1. Tú eres el escogido

Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios. Dijo luego Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores; pues he conocido sus angustias, y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo. El clamor, pues, de los hijos de Israel ha venido delante de mí, y también he visto la opresión con que los egipcios los oprimen.  Ven, por tanto, ahora, y te enviaré a Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel. Éxodo 3:6-10

La idea que tenemos de un líder es la misma que nos vendieron las películas o tal vez las telenovelas. No sabemos de dónde sacó Moisés la imagen que tenía sobre las cualidades que debía reunir quien ejerciera liderazgo, pero evidentemente él no figuraba entre los elegibles.

Apenas Dios le habla desde la zarza, algo que él jamás imaginó, le compartió sus planes de liberar a los israelitas de la opresión egipcia. Inmediatamente le anuncia que los llevaría a buena tierra, fértil y próspera.

Imagínese. Moisés no alcanzaba a salir de su asombro frente a las noticias, y encima, Dios le indica que él, Moisés, sería el encargado de cumplir la tarea. Tal vez ha ocurrido con usted. En el plano secular recibió noticia sobre su promoción a un cargo que jamás siquiera pensó, o en la iglesia el pastor le confirma su designación en un ministerio para el cual considera que los demás están mejor preparados.

¿Qué hacer? Generalmente alguien que experimenta una sorpresa así, se niega. Lo más fácil es decir: “No puedo”. Lo más complejo y verdaderamente valioso es decir:”Voy a hacerlo”. Lo apenas aceptable es que diga: “Voy a intentarlo”. Moisés se limitó a expresar su escepticismo:

Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel? Y él respondió: Ve, porque yo estaré contigo; y esto te será por señal de que yo te he enviado: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis a Dios sobre este monte. Éxodo 3:11

Esta fue una expresión de su insuficiencia para una misión tan difícil. Parecía razonable, porque después de cuarenta años de ausencia, ¿Qué podría hacer El, un simple pastor de Madian, cuando regresara a Egipto, si ya se había olvidado de todo lo que era, y ellos quizás igual, se habían olvidado de Él?

  1. Dios trata con nuestra vida

Es un hecho que humanamente miramos y en cierta medida nos dejamos llevar por las apariencias. Dios mira el corazón. No presta atención a lo que se aprecia a primera vista. Le interesa lo que hay dentro de cada uno. Esa es la razón por la cual, cuando llama a alguien, no mira lo que es ahora sino lo que podría a llegar a ser en sus manos.

¿Recuerda al Señor Jesús cuando llamó a los discípulos? El no reparaba en lo rustico de Pedro, lo ambicioso de Mateo o lo delicado de Juan. Veía en ellos a potenciales líderes que serían fundamentales en la tarea de extender el Reino de Dios.

En el proceso de prepararnos para una tarea, el Supremo Hacedor trata con nuestra vida. Eso fue exactamente lo que le anunció a Moisés:

Y él respondió: Ve, porque yo estaré contigo; y esto te será por señal de que yo te he enviado: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis a Dios sobre este monte. Éxodo 3:12

  1. Dios es quien concede la autoridad

Si algo me parece apasionante en el diálogo que sostiene el patriarca con el Padre, es la serie de inconvenientes que pone de presente. Primero, esgrimió la posibilidad de que no creyeran a su misión de sacar al pueblo israelita de Egipto porque, creía, desconocerían quién lo había mandado.

Dijo Moisés a Dios: He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres  me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé?  Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros. Éxodo 3:13-14

Moisés estaba cruzando la línea que separa una pregunta razonable de una duda irrazonable. Y no que fuera una mala actitud de El hacia Dios, pero la respuesta que el Padre le da y que  bastarían para cualquiera, que al oír la voz de Dios, invitándole a servirle, aceptara de inmediato. Pero a este pastor asombrado por su reto, no le pareció así. Desconocía o al menos no quería entender que Dios concede autoridad a aquél a quien envía.

Además dijo Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Jehová,  el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos. Ve, y reúne a los ancianos de Israel, y diles: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, me apareció diciendo: En verdad os he visitado, y he visto lo que se os hace en Egipto;  y he dicho: Yo os sacaré de la aflicción de Egipto a la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo, a una tierra que fluye leche y miel. Y oirán tu voz; e irás tú, y los ancianos de Israel, al rey de Egipto, y le diréis: Jehová el Dios de los hebreos nos ha encontrado; por tanto, nosotros iremos ahora camino de tres días por el desierto, para que ofrezcamos sacrificios a Jehová nuestro Dios.  Más yo sé que el rey de Egipto no os dejará ir sino por mano fuerte.  Pero yo extenderé mi mano, y heriré a Egipto con todas mis maravillas que haré en él, y entonces os dejará ir.  Y yo daré a este pueblo gracia en los ojos de los egipcios, para que cuando salgáis, no vayáis con las manos vacías;  sino que pedirá cada mujer a su vecina y a su huésped alhajas de plata, alhajas de oro, y vestidos, los cuales pondréis sobre vuestros hijos y vuestras hijas; y despojaréis a Egipto. Éxodo 3:15-22

“Yo soy el que soy” este nombre para Dios tiene que ver con su autosuficiencia y eternidad; denota yo soy el que es y será. El es el mismo Dios en todas las edades. Tras haber comunicado su nombre a Moisés,  en respuesta a su segunda pregunta, Dios le da dos notificaciones una para los ancianos de Israel y una para faraón, y le confirma la promesa dada a Abraham, que no saldrían pobres de Egipto sino que saldrían con grandes riquezas.

  1. Dios es quien provee los medios

Entonces Moisés respondió diciendo: He aquí que ellos no me creerán, ni oirán mi voz; porque dirán: No te ha aparecido Jehová. Éxodo 4:1

Era una tercera objeción, y aquí de nuevo Moisés da una respuesta indigna, después de una larga explicación que le había dado Jehová.  En su rápido razonamiento sobre la forma de salirse del compromiso, Moisés salió al paso con un nuevo impedimento: ¿Qué ocurriría si no le creían?

Dios inmediatamente le preguntó que tenía en su mano. Era una vara.

Él le dijo: Échala en tierra. Y él la echó en tierra, y se hizo una culebra; y Moisés huía de ella. Entonces dijo Jehová a Moisés: Extiende tu mano, y tómala por la cola. Y él extendió su mano, y la tomó, y se volvió vara en su mano. Por esto creerán que se te ha aparecido Jehová, el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob. Le dijo además Jehová: Mete ahora tu mano en tu seno. Y él metió la mano en su seno; y cuando la sacó, he aquí que su mano estaba leprosa como la nieve. Éxodo 4:3-6

Como respuesta a una situación que no era creíble para Moisés, y que el pueblo la rechazase, que Jehová no se le hubiera aparecido, Moisés debía dar tres señales que le acreditarían como el portavoz y guía escogido. “Por esto creerán que se te ha aparecido Jehová”. Dos de estas señales involucraban personalmente a Moisés, la vara a serpiente, la mano leprosa  y sanada. No importaba en qué situación pudiera imaginarse Moisés, Dios tenía suficientes recursos para acreditarlo y no se debía dudar al respecto.

Dios mismo nos proveerá de los medios necesarios para que cumplamos la tarea cabal y exitosamente. No se preocupe por eso; preocúpese por disponerse para El.

  1. Dios es quien concede la capacidad

Entonces dijo Moisés a Jehová!:Ay, Señor! nunca he sido hombre de fácil palabra, ni antes, ni desde que tú hablas a tu siervo; porque soy tardo en el habla y torpe de lengua. Éxodo 4:10

Con su cuarta objeción, Moisés se concentro en su incapacidad para hablar, describiéndose como un hombre sin palabras, como siendo pesado de boca y de lengua, es decir, incapaz de articular sus pensamientos en un discurso fluido y expresivo. No sobra decir, que la elocuencia en esa época era considerada importante para los egipcios, algo que Moisés sabia por el tiempo que había pasado en la corte del Faraón.

Con frecuencia Satanás nos vende la idea de que no tenemos las capacidades para desarrollar alguna tarea, bien en el plano secular o eclesial. Pero no es otra cosa que su estratagema para sacarnos del camino. Dios no busca hombres perfectos, porque quizá el orgullo los ha doblegado y no podrán cumplir su misión. Busca hombres que permitan el trato divino. Es a ellos a quienes puede moldear y a quienes usa en sus planes.

¿Acaso Jehová no conocía a Moisés, y todas sus habilidades? El muy bien sabía que Moisés podía hacerlo, pero inapropiadamente y en forma descortés, Moisés se olvido que en toda la conversación que habían sostenido, Dios estaba presente y observándolo. Esta determinación hizo que Dios que solo quería que el líder fuera Moisés, tuvo que agregar a su hermano Aarón, que muchas veces, por su falta de carácter,   llevo al pueblo a fallarle  a Dios. Éxodo 32

Por eso le respondió que El podría suplir esa situación. Y fue tajante:

Y Jehová le respondió: ¿Quién dio la boca al hombre? ¿o quién hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo Jehová?  Ahora pues, ve, y yo estaré con tu boca, y te enseñaré lo que hayas de hablar. Éxodo 4:11-12

…Quien dio la boca al hombre…. O quien hizo al mudo… etc, Tres preguntas de Dios que  cancelaron toda  oportunidad a cualquier queja o crítica acerca de su torpe habilidad para comunicarse, y el mandato de ir y estar con El , incluyo su promesa de ayuda divina en el habla , prohibiendo finalmente toda objeción de esta clase.

  1. Pregúntese: “¿Por qué a mí, por qué ahora?”

Y él dijo: !!Ay, Señor! envía, te ruego, por medio del que debes enviar. Entonces Jehová se enojó contra Moisés, y dijo: ¿No conozco yo a tu hermano Aarón, levita, y que él habla bien? Y he aquí que él saldrá a recibirte, y al verte se alegrará en su corazón. Éxodo 4:13-14

La quinta objeción de Moisés era otra forma descortés de decirle a Dios, escoge a otro, no a mi. Dios se enojo por la renuencia de Moisés, pero El Señor, insistió y le dio otra opción para que su plan pudiera llevarse a cabo. De manera providencial Aarón seria el asistente de su hermano, siendo el portavoz de tan grande experiencia.

Dios había prometido ayudar a los dos hermanos en sus deberes señalados, Aarón hablaría al pueblo  por Moisés, y Moisés hablaría a Aarón de parte del Señor.

Tú hablarás a él, y pondrás en su boca las palabras, y yo estaré con tu boca y con la suya, y os enseñaré lo que hayáis de hacer.  Y él hablará por ti al pueblo; él te será a ti en lugar de boca, y tú serás para él en lugar de Dios. Y tomarás en tu mano esta vara, con la cual harás las señales. Éxodo 4:15-17

Esta frase que expresó Moisés como última alternativa, es bien común  entre quienes rehúyen grandes responsabilidades. Hay quienes desprecian enormes oportunidades porque afirmaron que tenían limitaciones físicas, académicas o de liderazgo. Con el paso del tiempo se dieron cuenta que eso no era tan importante y aunque arrepintieron, era ya muy tarde.

El Señor tiene grandes planes para usted. Basta que se decida a serle útil. Es comprensible que sienta miedo, pero recuerde que Dios está en control de todo. No lo dejará solo. El velará por usted, y además, le ayudará a cumplir su misión…

Piénselo. Tal vez debe tomar esa decisión ahora. No tarde. Dios y el mundo le esperan para grandes misiones…

i. Preguntas sobre la lección 
  1. Una de las primeras lecciones de un líder es aprender a _____________________.
  2. Dios siempre llega en el momento _____________________.
  3. ¿Considera usted que las personas tienen que sentirse 100% listas para realizar el llamado de Dios en sus vidas?
  4. ¿Cuándo Dios de escoge, es porque ya estás preparado para hacer su voluntad?
  5. Cuando Dios llama a alguien mira su ________________________.
  6. En el proceso de prepararnos para una tarea, el Señor _______________con nuestra vida.
  7. Moisés aprendió que Dios concede ________________________ a aquel a quien envía.
  8. Dios mismo nos _____________________de los medios ____________________ para que cumplamos la tarea cabal y exitosamente.
  9. Con frecuencia Satanás nos vende la idea de que no tenemos la________________________para desarrollar la tarea que debemos realizar.
  10. Dios no busca hombres _______________________, busca hombres que puedan ser ___________________ para sus planes.

 

 

Un líder en situación difícil

  1. Introducción

Tomar decisiones que cambien el curso de nuestra historia no ha sido fácil y seguramente nunca lo será. Decidir implica hacer algunos cambios, modificar cosas, hacer ajustes y reorientar planes. Además hay que sumar una variable más a la complejidad de tomar una determinación y es que le queda mucho camino por recorrer, camino  difícil y jamás faltarán los obstáculos. ¿Le parece estimulante una situación así? Sin duda que no.

Moisés recibió instrucciones específicas del Señor para que abandonara Madián, en donde tras el exilio se encontraba cómodo con su familia, ¡para regresar a Egipto!

“Y dijo Jehová a Moisés: Cuando hayas vuelto a Egipto, mira que hagas delante de Faraón todas las maravillas que he puesto en tu mano; pero yo endureceré su corazón de modo que no dejarán ir a mi pueblo” Éxodo 4:21

El reto no solamente era muy grande sino que a la luz de la razón parecía no tener lógica, pues ya Dios le decía que aunque el interviniera de todas maneras Faraón no haría nada pues el endurecería su corazón. ¿Que habrá pensado Moisés ante lo dicho por Jehová? Quizás pensó, ¡Me esta mandando a hacer un trabajo que de antemano es  difícil, pero El me lo hará todavía mas difícil, haciendo que Faraón se oponga!

  1. Moisés vuelve a Egipto

Así se fue Moisés, y volviendo a su suegro Jetro, le dijo: Iré ahora, y volveré a mis hermanos que están en Egipto, para ver si aún viven. Y Jetro dijo a Moisés: Ve en paz.  Dijo también Jehová a Moisés en Madián: Ve y vuélvete a Egipto, porque han muerto todos los que procuraban tu muerte.  Entonces Moisés tomó su mujer y sus hijos, y los puso sobre un asno, y volvió a tierra de Egipto. Tomó también Moisés la vara de Dios en su mano. Éxodo 4:18-20

 

¿Qué le habrá dicho Moisés a su suegro y esposa cuando regreso de la zarza en el desierto? Había tenido que recorrer muchas millas de sol abrazador para poder cruzarlo llevando las ovejas de Jetro, que habían estado pastando en las faldas del monte Horeb, y luego de regreso otras tantas, para estar con su familia. Este tiempo de camino le habían permitido a Moisés, reflexionar sobre el llamamiento que Jehová le había hecho, y sus pensamientos iban de una idea a otra, preparando las palabras que usaría para explicar su retorno a donde había crecido y vivido con sus  padres y hermanos.

 

No se sabe cuánto tuvo que explicarles  acerca de sus encuentro con el Eterno junto a la zarza ardiendo, pero el propósito para el regreso fue: “A ver si aun viven”, por lo que podemos concluir que a lo mejor ningún detalle especifico fue comunicado  relativo al llamamiento y ser guía y libertador de su pueblo, que contrasto con la explicación dada a Aarón en el versículo 28.

Y aconteció en el camino, que en una posada Jehová le salió al encuentro, y quiso matarlo.  Entonces Séfora tomó un pedernal afilado y cortó el prepucio de su hijo, y lo echó a sus pies, diciendo: A la verdad tú me eres un esposo de sangre.  Así le dejó luego ir. Y ella dijo: Esposo de sangre, a causa de la circuncisión. Éxodo 4:24-26

Sobre este punto, poco puedo agregar, pero el hecho de que Sefora haya  circuncidado a su hijo  de repente y rápidamente, nos dice que ella comprendió que  el peligro de muerte a que estaba sujeto su marido estaba íntimamente relacionado con el hecho de que la familia no era portadora de la señal del pacto dado a Abraham para todos sus descendientes. Ella dijo:”Tu eres un esposo de sangre” y esto sugiere la repulsión que ella sentía ante este rito de la circuncisión, que Moisés debía de haber hecho. Como resultado de lo hecho por Sefora, Dios ceso su amenaza y dejo salir a Moisés; la reacción de Dios en esta situación resalta lo solemne que era para Dios la señal que había establecido.

Circuncidaos a Jehová, y quitad el prepucio de vuestro corazón, varones de Judá y moradores de Jerusalén; no sea que mi ira salga como fuego, y se encienda y no haya quien la apague, por la maldad de vuestras obras. Jeremías 4:4

c. La Escuela de Dios y sus tareas

 

Después Moisés y Aarón entraron a la presencia de Faraón y le dijeron: Jehová el Dios de Israel dice así: Deja ir a mi pueblo a celebrarme fiesta en el desierto. Y Faraón respondió: ¿Quién es Jehová, para que yo oiga su voz y deje ir a Israel? Yo no conozco a Jehová, ni tampoco dejaré ir a Israel. Y ellos dijeron: El Dios de los hebreos nos ha encontrado; iremos, pues, ahora, camino de tres días por el desierto, y ofreceremos sacrificios a Jehová nuestro Dios, para que no venga sobre nosotros con peste o con espada.  Entonces el rey de Egipto les dijo: Moisés y Aarón, ¿por qué hacéis cesar al pueblo de su trabajo? Volved a vuestras tareas.  Dijo también Faraón: He aquí el pueblo de la tierra es ahora mucho, y vosotros les hacéis cesar de sus tareas. Éxodo 5:1-5

Cuando tenemos la firme determinación de estar en el centro mismo de la voluntad del Señor, es necesario cursar las asignaturas más complicadas. Usted lo sabe, lo ha sabido siempre y si no es así, es probable que actualmente esté aprendiendo el precio que debe pagar quien se matricula en la Escuela de Dios.

Nadie que no haya sido tratado de manera personal por el Creador, podrá aspirar a grandes misiones. El hecho de que haya recibido una orden directamente del Supremo Hacedor, no significa que todos atenderán sus instrucciones. Así es que no manifieste extrañeza cuando aquellos a quienes enseña en la congregación o quizá en un grupo de estudio bíblico, expresan rebeldía. Es previsible. Ocurre cuando algo choca contra sus concepciones de siempre. No quieren recibir algo nuevo.

¿Comprende ahora lo que podía sentir Moisés? ¡Su condición emocional no era la mejor!.

El momento de la verdad había llegado y el valle del Nilo conocería quien era Jehová, el Dios de los hebreos. Primero se le haría frente a la ignorancia y la soberbia faraónica ¿Quién es Jehová, para que yo oiga su voz y deje ir a Israel? Yo no conozco a Jehová, ni tampoco dejare ir a Israel Éxodo 5:2

Es muy probable que si supiera sobre el Dios de los hebreos, era difícil que no, pero su arrogancia hizo que rechazara de manera insolente a sus mensajeros Aarón y Moisés y por supuesto  no creyera que tenía poder para hacer lo que decían de venir con peste o con espada.

El no lo conocía como debía ser,  pues practicaba el politeísmo y le rendía culto a la naturaleza, al sol, la luna, y el rio Nilo .Les atribuían a los animales el poder de la fertilidad de la tierra, la victoria o la derrota en la guerra, y los adoraban y reconocían por las crecientes del Nilo; creían en la inmortalidad y su dios Osiris simbolizaba esa esperanza.

Nadie va a obedecer a un Dios que no conoce y mucho menos si un mortal habla en su nombre. El intermediario pide que los hebreos ya no trabajen, pues todos tiene que ir caminando a través del desierto para rendirle adoración. El gran YO SOY pudo haberlos liberado sin andar pidiendo permiso al Faraón, pero el politeísmo en el corazón de los hebreos no cumpliría la palabra profética:”HARE DE TI”.

Aquí se desarrolla un principio cristiano de adoración: “Nadie sale al desierto a ofrecer sacrificio y rendir culto si no conoce a Dios” y para iniciar este acercamiento era necesario abandonar la tierra y los dioses de los egipcios. Moisés tenía razón ¿Quién me va a creer? Faraón, por cierto, no le creyó.

A pesar del entusiasmo de Moisés, Faraón lo acuso de que la fe del pueblo demoraba la construcción de los edificios, por lo que les aumento el trabajo. Si tiene fe, la tienen porque les sobra el tiempo y están ociosos, les dijo, burlándose de Él, y del pueblo que pedía poder ir a adorar. “Vayamos y ofrezcamos sacrificios a Dios” Éxodo 5:3

 “Entonces el rey de Egipto les dijo: Moisés y arón, ¿por qué hacéis cesar al pueblo de su trabajo? Volved a vuestras tareas” Éxodo 5:4

La corte faraónica no esperaba que alguien diferente a sus magos les hablara de deidades. Y más tratándose de Moisés que había sido de la realeza y fruto de dar muerte  a un egipcio, se había dado a la fuga.

En respuesta a la exhortación de Moisés, el Faraón impuso nuevos trabajos y más pesados que los anteriores a los israelitas, por aquél tiempo esclavos

Dijo también Faraón: He aquí el pueblo de la tierra es ahora mucho, y vosotros les hacéis cesar de sus tareas. Y mandó Faraón aquel mismo día a los cuadrilleros del pueblo que lo tenían a su cargo, y a sus capataces, diciendo: De aquí en adelante no daréis paja al pueblo para hacer ladrillo, como hasta ahora; vayan ellos y recojan por sí mismos la paja. Y les impondréis la misma tarea de ladrillo que hacían antes, y no les disminuiréis nada; porque están ociosos, por eso levantan la voz diciendo: Vamos y ofrezcamos sacrificios a nuestro Dios. Agrávese la servidumbre sobre ellos, para que se ocupen en ella, y no atiendan a palabras mentirosas. Éxodo 5:5-11

  1. Rechazado por su pueblo

Con frecuencia recuerdo la historia de un pastor a quien le correspondió una dura tarea: plantar una iglesia en un sector popular de una ciudad. No fue fácil. Llegar con el evangelio de Jesucristo a gente sumida por mucho tiempo en las tradiciones, no hizo otra cosa que generar rechazo.  Finalmente, cuando ya tenía un buen número de congregantes, alguien se levantó en división. Lo dejaron literalmente solo y para destruir su ministerio, tres personas del liderazgo levantaron calumnias. Le tocó comenzar de nuevo.

El día que literalmente me sacaron del templo, descubrí el enorme dolor que despierta ser rechazado por aquellos por quienes sufriste desvelos y situaciones complicadas—me dijo.

A Moisés también lo rechazaron sus propios conciudadanos:

“Y encontrando a Moisés y a Aarón, que estaban a la vista de ellos cuando salían del Faraón, les dijeron: Mire Jehová sobre vosotros, y juzgue; pues nos habéis hecho abominables delante de Faraón y de sus siervos, poniéndoles la espada en la mano para que nos maten” Éxodo 5:20, 21

Si Faraón no les creyó, mucho menos el pueblo. Se vinieron contra Moisés y Aarón, diciéndoles:”Ustedes hablan de irse, Dios no actúa, a nosotros nos ha tocado la peor parte, azotes, burla, y más trabajo.  El impacto debió ser demoledor para el patriarca. Es probable que se preguntara si valía la pena tanto esfuerzo. “¿Qué gano yo a cambio de esta tarea?”, se preguntaba mientras miraba el desierto a lo lejos. Moisés sobrevive a su primera crisis de fe, queriendo cumplir su trabajo.

¿Se ha preguntado acaso de qué sirven sus desvelos? Es probable. Pero recuerde como líder que, justo cuando llegan las circunstancias  adversas es cuando debe volver su mirada al Señor en procura de ayuda.

  1. vayamos a la cámara secreta donde esta Dios

“Entonces Moisés se volvió a Jehová, y dijo: Señor, ¿por qué afliges a este pueblo? ¿Para qué me enviaste? Porque desde que yo vine a Faraón para hablar en tu hombre, ha afligido a este pueblo; y tú no has librado a tu pueblo” Éxodo 5:22, 23

Moisés se quejo delante del Señor, porque hubo consecuencias producto de la petición que hicieron al Faraón, todo el pueblo reacciono con furia, cólera y resentidos con sus líderes , a quienes acusaron de haberlos puesto en peligro de morir.

El líder que permite que las cargas producto de su labor ministerial o secular se acumulen y busca resolverlas a su manera, probablemente desistirá de las tareas a su cargo o se dará por vencido con la firme decisión de no intentarlo nuevamente jamás.

¿Cuál es nuestra reacción frente a una crisis de Fe? ¿Cómo reaccionamos? ¿Qué hacer en casos así? ir a nuestro Padre en procura de su ayuda, como hizo Moisés

Al sobrevenir estas crisis es bueno volverse a Dios, a su cámara secreta, donde el Rey nos enseñara su sabiduría. El nos ayudara a encontrar la madurez ministerial en el valle de la incomprensión profética. Moisés le decía  a Jehová ¿Porque me enviaste? Si yo hubiera sabido acerca de esa incredulidad, no te abría obedecido. Yo vine, y lo hice en tu nombre, como tu me dijiste, pero descubrí que el sufrimiento de la gente aumenta y que tú no has librado a tu pueblo.

Pero observemos la respuesta del cielo:

Jehová respondió a Moisés: Ahora verás lo que yo haré a Faraón; porque con mano fuerte los dejará ir, y con mano fuerte los echará de su tierra. Por tanto, dirás a los hijos de Israel: Yo soy JEHOVÁ; y yo os sacaré de debajo de las tareas pesadas de Egipto, y os libraré de su servidumbre, y os redimiré con brazo extendido, y con juicios grandes;  y os tomaré por mi pueblo y seré vuestro Dios; y vosotros sabréis que yo soy Jehová vuestro Dios, que os sacó de debajo de las tareas pesadas de Egipto.  Y os meteré en la tierra por la cual alcé mi mano jurando que la daría a Abraham, a Isaac y a Jacob; y yo os la daré por heredad. Yo JEHOVÁ. De esta manera habló Moisés a los hijos de Israel; pero ellos no escuchaban a Moisés a causa de la congoja de espíritu, y de la dura servidumbre. Éxodo 6:1,6-9

La palabra nos enseña como Jehová de los ejércitos se determino a responder a Moisés de una manera tajante con relación a la oración que el había hecho antes, llena de incertidumbre y duda. Podemos concluir que Dios le estaba diciendo: Yo soy el mismo Dios , de Abraham, Isaac y Jacob, a ustedes me daré a conocer y y les mostrare mi poder contra el Faraón, soy el Dios del pacto y lo que prometo lo cumplo, yo los he oído y los he reconocido, les prometí redención y lo cumpliré, usare mi mano de poder y ejecutare grandes juicios en Egipto, los adoptare como mi pueblo y seré vuestro Dios y ustedes me reconocerán como vuestro libertador y les introduciré en la tierra que jure a Abraham vuestro padre.

Dios no espera que luchemos en nuestras fuerzas sino en las de El. Este principio bíblico tiene aplicación tanto en nuestro desempeño ministerial  como secular.

Los resultados no se harán esperar, como ocurrió con Moisés:

“Jehová respondió a Moisés: Ahora verás lo que yo haré a Faraón; porque con mano fuerte los dejará ir, y con mano fuerte los echará de su tierra” Éxodo 6:1

Es necesario que aprendamos a desarrollar una confianza plena en Aquél que tiene control de absolutamente todas las cosas y nos puede ayudar a superar las crisis, cualesquiera que sean.

La decisión de  alguien que sirve a Jesucristo y tal vez está en una encrucijada, es dejar en manos del Señor sus cargas y no dar lugar para que el desanimo  o la desilusión ganen terreno. Cambie su concepción de “todo-lo-puedo” de quienes luchan a su manera con los obstáculos y no en las pautas y principios trazados por el Señor.

  1. Preguntas sobre la lección 
  2. Decidir implica ____________________ cosas, hacer _____________ y reorientar _________________.
  3. Nadie que no haya sido ___________________de manera personal por el Creador, podrá _______________a grandes misiones.
  4. Qué aprendemos en Éxodo 5:20-21?
  5. Cando llegan las circunstancias  _________________es cuando debemos volver su mirada al Señor en procura de ayuda.
  6. Dios no espera que luchemos en nuestras _______________ sino en las de El.
  7. Es necesario que aprendamos a desarrollar una ____________________plena en el Señor.

 

 

 

Subamos  la montaña

  1. Serás constituido dios para Faraón

¿Alguna vez escaló una montaña? Sin duda descubrió que conforme avanzamos a la cima, las dificultades para avanzar y respirar son mayores. La presión, el viento y otros factores, tornan imposible desplazarnos con la rapidez que anhelamos. La imagen de un hombre o mujer subiendo a una cumbre es la mejor ilustración sobre las múltiples tentaciones que asaltan a un líder cuando cumple una misión.

Hay quienes desisten rápidamente aun estando muy cerca, y con tristeza, vuelven atrás. Otros se desaniman porque consideran que “todavía falta mucho” para llegar al punto más alto y no persisten. Un buen número prosigue la marcha pero influidos por otros, llegan a considerar que las jornadas son muy difíciles.  El grupo que llega a la cresta de la montaña es reducido, sino es que solamente uno solo lo logra.

¿Ha experimentado una situación similar? Entonces comprenderá los complejos momentos que atravesaron Moisés y Aarón en el proceso de librar a los israelitas del cautiverio egipcio.

Los primeros versículos del capítulo siete  del libro de  Éxodo nos revelan aspectos sumamente interesantes  para aplicarlos en nuestra vida.

Jehová dijo a Moisés: Mira, yo Te he constituido dios para Faraón, y tu hermano Aarón será tu profeta. Tú dirás todas las cosas que yo Te Mande, y Aarón tu hermano hablará a Faraón, para que deje ir de su tierra a los hijos de Israel. Y yo endureceré el corazón de Faraón, y multiplicaré en la tierra de Egipto mis señales y mis maravillas.  Y Faraón no os oirá; mas yo pondré mi mano sobre Egipto, y sacaré a mis ejércitos, mi pueblo, los hijos de Israel, de la tierra de Egipto, con grandes juicios. Y sabrán los egipcios que yo soy Jehová, cuando extienda mi mano sobre Egipto, y saque a los hijos de Israel de en medio de ellos. Exodo 7:1-5b

 

  1. Somos representantes de Dios

Pongámonos por un momento los zapatos de Moisés. Aquél que todo lo puede le encomendó una misión. En ningún momento le prometió que sería fácil; por el contrario, es a través de la dura experiencia de estar matriculado y cursando asignaturas en la “Escuela de Dios”, que aprendió sobre los alcances de su nueva condición.

Al decir sí al llamamiento divino, se convirtió en Su representante ante Faraón. Moisés fue puesto “por Dios ante el faraón”. Son las credenciales del Todopoderoso las que confieren autoridad y las posibilidades para desarrollar el trabajo propuesto. No es en nuestras fuerzas, sino en las de Dios.

¿Ejerce el liderazgo en una iglesia y siente que no puede seguir adelante? ¿Todos están en contra suya? ¿Enfrenta la intolerancia y la incomprensión? Es posible vencer. Usted es el representante de Dios. ¿Acaso no depende de Él? Entonces, ¿qué impide que alcance los objetivos de la misión que recibió?  Nuestra obligación: Cumplir aquello que dispuso Dios

El Señor no necesita que le demos “una ayudadita”. El es poderoso para hacer cuanto se ha propuesto. Empujar junto a Dios no es otra cosa que poner un obstáculo,  atravesarnos en Su camino. Es necesario dejarlo que obre.

Dios fue claro con Moisés: “Tu obligación es decir todo lo que yo te ordene que digas; tu hermano Aarón, por su parte, le pedirá al faraón que deje salir de su país a los israelitas”.

¿Ha intentado hacer las cosas a su manera creyendo que Dios le respaldará? La advertencia del Supremo Hacedor fue clara: Moisés  debía limitarse a hacer aquello que se le había ordenado. Igual nosotros. La obediencia es una de las características que todos debemos imitar como  clave para un ministerio exitoso.

c. Dios es quien pelea la batalla

 

Y Faraón no os oirá; mas yo pondré mi mano sobre Egipto, y sacaré a mis ejércitos, mi pueblo, los hijos de Israel, de la tierra de Egipto, con grandes juicios. Y sabrán los egipcios que yo soy Jehová, cuando extienda mi mano sobre Egipto, y saque a los hijos de Israel de en medio de ellos. Éxodo 7:4-5

 

Dios es quien pelea con nosotros, tal como lo prometió a Moisés: “…y aunque haré muchas señales milagrosas y prodigios en Egipto,  él no les hará caso. Entonces descargaré mi poder sobre Egipto”.

Es probable que como líder considere que ya hizo mucho y no puede más. Ha pensado en renunciar. ¿Es aconsejable? En absoluto. Cumpla lo que Dios le llamó a hacer, y si las luchas son enormes, deje que Él pelee por usted. Dios finalmente cumplirá aquello que se propuso: “Y cuando yo despliegue mi poder contra Egipto y saque de allí a los israelitas, sabrán los egipcios que yo soy el Señor”.

  1. ¡El enemigo se opone!

Por supuesto que Satanás y sus huestes salen al paso tratando de impedir que cumplamos la misión. Es algo apenas previsible. No es nada nuevo, por el contrario, ha sido así desde la misma creación del Universo.

Fundamentalmente, el éxodo y la vida de Moisés demuestran un conflicto entre Jehová y Faraón. La mitología egipcia creía que su rey era la encarnación del dios sol llamado Ra. Si Faraón había esclavizado a los hebreos, tenía que ser más poderoso que el Dios de Israel.

Cuando Dios confió a Moisés el poder para demostrar a quién representaba, el diablo quiso imitar todo. Y lo hizo a través de los hechiceros al servicio de Faraón:

Vinieron, pues, Moisés y Aarón a Faraón, e hicieron como Jehová lo había mandado. Y echó Aarón su vara delante de Faraón y de sus siervos, y se hizo culebra. Entonces llamó también Faraón sabios y hechiceros, e hicieron también lo mismo los hechiceros de Egipto con sus encantamientos;  pues echó cada uno su vara, las cuales se volvieron culebras; mas la vara de Aarón devoró las varas de ellos. Éxodo 7:10-12

¿Acaso le ha ocurrido que al interior mismo de la congregación hay quienes se levantaron en su contra y pusieron en tela de juicio el liderazgo que desarrolla? ¿Enfrentó en algún momento los aires de la división en la iglesia? ¿Fue blanco de ataques injustificados? Sin duda que responderá afirmativamente a uno de los tres interrogantes sino es que dice si a todos.

Satanás es astuto. Es el artífice de muchas doctrinas de error que arrastran a hombres y mujeres, alejándolos de la Salvación de Cristo. Pero lo grave es que engaña incluso a quienes están en el Camino correcto.

Al diablo hay que confrontarlo con  las fuerzas de Dios. Y una estrategia eficaz es orar al Padre pidiendo su intervención, y declarando rotas las estratagemas satánicas que se levantan en contra. No olvide que usted tiene la autoridad que le confirió el Señor Jesucristo, y es necesario ejercerla… Nunca lo olvide: el poder es de Dios, no suyo

Despierta preocupación que decena de líderes cristianos son humildes en tanto comienzan su labor. Pero una vez Dios los utiliza como instrumentos con poder y autoridad, olvidan que el poder proviene del Altísimo y no es fruto de méritos propios.

¿Recuerda las plagas con las que el Señor asoló a los egipcios? Personalmente siempre me han parecido algo extraordinario que rompió toda lógica y demuestra en Quién hemos creído.

Recordémoslas de nuevo. Son nueve plagas:

Plaga de la sangre Éxodo 7:14-25

Plaga de las ranas Éxodo 8:1-15

Plaga de los piojos  Éxodo 8:16-19

Plaga de las  moscas Éxodo 8:20-32

Plaga en el ganado Éxodo 9:1-7

Plaga de úlceras en  personas y bestias  Éxodo 9:8-12

Plaga de granizo  Éxodo 9:13-35

Plaga de langostas Éxodo 10:1-20

Plaga de las tinieblas  Éxodo 10:21-29

Plaga de l a muerte de los primogénitos Éxodo 11:1-10

Que tuvo cumplimiento unos cuantos versículos más adelante Éxodo 12:29-35

Quisiera comentar en esta parte que las manifestaciones sobrenaturales que vivieron los hebreos transformaron su mente esclava y revivieron la fe centenaria de Israel en un escenario de libertad y esperanza redentora. Desarrollar un ministerio espiritual en el valle de la superstición, requiere más que títulos y honores.

Vivimos en un mundo social, religioso y humanista, donde la llamada “nueva era” contamina y pervierte a la sana doctrina: un liderazgo rodeado de influencias orientales con apariencia del bien o de la buena salud en temas como la música, el arte y el pensamiento. Cuando las velas, esencias, colores y sonidos invaden el mercado, obligan al que ha sido llamado al santo ministerio a replantearse lo que tiene a su alcance para enfrentar esas fuerzas del mal, con apariencia de bien.

Ahora, los vientos de doctrinas semi-verdaderas, azotan sobre la credibilidad de la fe cristiana, por ejemplo, el pensamiento positivo, la súper fe, la prosperidad sin límites, y el crecer en gracia exponen al siervo de Dios a conflictos sobre cómo llevar a cabo su teología en medio de un sincretismo religioso.

¿Cuáles son los elementos que tenemos a nuestro alcance como señales de la poderosa mano de Dios a nuestro favor? No caigamos en un evangelio de competencia para ver quien hace más milagros u obras prodigiosas para atraer a sus seguidores. Y tenemos ejemplos de este tipo de personas: un Balaán profeta por dinero, un Barjesus comprador de dones.

Los burladores, engañadores y hacedores de obras mentirosas han recorrido las calles del mundo, engañando aun a los escogidos, cuya única brújula espiritual es un milagro que determine el rumbo de su fe.

El tiempo del fariseísmo todavía no ha terminado. Hoy en día se continua escuchando “Danos una señal” vivimos experimentando un bombardeo de supersticiones que nos obligan como siervos de Dios a revestirnos con las armas de la luz, a desenfundar la espada del Espíritu que es la Palabra de Dios, y a responder como lo hizo Jesús:”La única señal será la del profeta Jonás” Porque Jesucristo es la única señal eficaz  y permanente para derrotar al maligno en el valle de la superstición religiosa que invade al mundo , porque Cristo murió y resucito.

Jesucristo dijo que resucitaría y resucito. Dijo que enviaría al Espíritu Santo y lo envió. Prometió estar con nosotros todos los días hasta el fin del mundo y lo está haciendo. Dijo que liberaría a los cautivos, por medio de sus seguidores que ministran en su nombre, y las cadenas se rompen y se abren las cárceles de esclavitud para dar salida a los cautivos.

Con las diez plagas, Dios demostró su poderío y superioridad frente a la incapacidad de los dioses egipcios, sus sacerdotes y adivinos. La naturaleza obedeció a su creador y se constituyo como el elemento demostrativo de la diferencia entre los dioses que los hebreos habían visto por cuatrocientos treinta años. Cuando estas señales no convencen al hombre necio como el faraón, este transita con su fe por otro valle no menos complicado: el de la indiferencia y la necedad espiritual.

Vez tras vez, el Faraón ve como la tierra es asolada por las plagas, pero El cierra su corazón para no aceptar que el Dios de sus esclavos es más poderoso que sus dioses.  El poder de Dios se cumplió.”Para que cuentes a tus hijos y a tus nietos las cosas que yo hice en Egipto, y mis señales, que hice entre ellos; para que sepáis que yo soy Jehová” Éxodo 10:2

El poder fue enorme. Pero era de Dios. Moisés lo entendió así y no se llenó de vanagloria. No vaya a ocurrir en su vida que confunda cuál es la fuente de poder.  Quienes incurren en este desliz, rápidamente caen. Terminan frustrados. Sus vidas se vuelven un caos y en el colmo de su descaro, echan la culpa a Dios. ¡Tremendo error! Son los orgullosos quienes desconocen el obrar divino.

  1. Preguntas sobre la lección 
  2. Mencione los tres elementos determinantes para toda persona que asume la visión dada por Dios.
  3. Cuando decimos sí al llamamiento divino, nos convertimos en Su ______________________.
  4. Tenemos que dejar que Dios _________ y nosotros cumplir aquello que El ___________________.
  5. Una de las palabras claves para un ministerio exitoso es _______________________.
5. Cuando llegan los momentos en que no vemos frutos en aquello que Dios nos ha llamado ¿Qué debemos hacer? _________________________
  1. Debemos dejar que _______________ pelee por nosotros.
  2. El poder y la gloria serán siempre de _________________ y no suyo. Jamás podemo confundir cuál es la

 

 

 

La prueba más dura

  1. Introducción

Y Moisés y Aarón volvieron a ser llamados ante Faraón, el cual les dijo: Andad, servid a Jehová vuestro Dios. ¿Quiénes son los que han de ir?  Moisés respondió: Hemos de ir con nuestros niños y con nuestros viejos, con nuestros hijos y con nuestras hijas; con nuestras ovejas y con nuestras vacas hemos de ir; porque es nuestra fiesta solemne para Jehová.  Y él les dijo: !!Así sea Jehová con vosotros! ¿Cómo os voy a dejar ir a vosotros y a vuestros niños? !!Mirad cómo el mal está delante de vuestro rostro!  No será así; id ahora vosotros los varones, y servid a Jehová, pues esto es lo que vosotros pedisteis. Y los echaron de la presencia de Faraón. Éxodo 10:8-11

…¿Quiénes son los que han de ir? Por primera vez Faraón intento negociar, hacer un trato, antes que la plaga anunciada golpease de nuevo y El les dijo que solo era necesario que solo fuesen a adorar representantes del pueblo, pero no todos, quizás solo los varones.

El enfrentamiento entre Dios y el politeísmo egipcio estaba llegando a su fin. Ese humanismo de culto a Faraón iba a recibir su estocada final: la muerte de los primogénitos. La burla faraónica lo conduce a ofrecer una salida parcial al pueblo: ¿Quiénes son los que han de ir? ¡Todos! Le dijo Moisés ¡No será así! Respondió Faraón. Id ahora los varones y servid a Jehová, el resto se queda

Moisés estaba claro que si dejaba algo o a alguien en Egipto, tenía que volver, y la orden de Dios era tajante: Libertad total para todo el pueblo israelita. La tendencia del hombre a negociar con Dios o rendirse parcialmente a su servicio. El líder efectivo no puede darse el lujo en servir a dos señores. Un corazón dividido no es agradable a ninguno de los dos reinos. Se planteaba un duro camino para Moisés y Aarón al transitar por el valle de la burla y la indiferencia.

Faraón pretende haber aprendido la lección de la plaga de tinieblas y ordena otra salida, pero vuelve a burlarse diciéndoles que se queden los animales. Éxodo 10:24, pero Moisés tenía una dirección y un tiempo para realizar su tarea:”Iremos pues ahora camino de tres días por el desierto, y ofreceremos sacrificios a Jehová nuestro Dios”

Salir al desierto equivale a conducir a un pueblo con todos sus bienes, y familias hasta el monte de Dios y requiere la convicción de no ir solos, sino gozar de la compañía del que dijo: “No te dejare ni te desamparare y el que dijo:”He aquí estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”

  1. Se anuncia la muerte de los primogénitos

Y aconteció que a la medianoche Jehová hirió a todo primogénito  en la tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón que se sentaba sobre su trono hasta el primogénito del cautivo que estaba en la cárcel, y todo primogénito de los animales.  Y se levantó aquella noche Faraón, él y todos sus siervos, y todos los egipcios; y hubo un gran clamor en Egipto, porque no había casa donde no hubiese un muerto. Éxodo 12:29-30

 

Si las plagas que trajo Dios sobre Egipto desataron enojo y rechazo sobre Aarón y Moisés, mucho más el anuncio que haría días después. El Señor le mandó a alertar al monarca sobre la muerte de los primogénitos, no solo de los egipcios sino también de sus animales.  Le debería advertir que producto de la manifestación divina, ellos les pedirían a los israelitas que se fueran cuanto antes de su territorio.

Faraón enfrentaría la ultima plaga, que tocaría sus mismas entrañas, Dios el todo poderoso, derribaría el humanismo existente en Egipto, el mundo prepotente de las pirámides quedaría para la historia y miles de años después la ciencia descubriría los cuerpos embalsamados de una cultura que se enfrento con Dios y perdió.

Después de tres días de densas tinieblas sobre la tierra de los faraones, vino Dios mismo a tomar venganza contra sus enemigos. Para Israel fueron tres días de preparación para la Pascua y para alistar los corderos para la cena de liberación. Jehová vendría y golpearía la casa de todo egipcio donde habitaba el primogenitor tanto de hombres como de las bestias, y se levantaría gran lamento y lloro sin consolación, porque el Dios vivo y poderoso ejecutaría sus juicios contra los dioses de Egipto.

Y aconteció que a la medianoche Jehová hirió a todo primogenitor en la tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón que se sentaba sobre su trono hasta el primogénito del cautivo que estaba en la cárcel, y todo primogénito de los animales. Éxodo 12:29

Desde la casa del faraón hasta la choza más humilde todos fueron testigos de los cuerpos muertos de aquellos que apenas unas horas antes alegraban sus corazones, pero Jehová pasó de largo donde vio la sangre pintada en los dinteles de las casas hebreas.

 

  1. La pascua Éxodo 12:1-28

…Hablo Jehová…

Con toda seguridad, las instrucciones acerca de la pascua, se dieron también durante los tres días de tinieblas, a fin de preparar plenamente a Israel para el gran final, su éxodo de Egipto. Este sería un día especial que quedaría para la posteridad, y quedaría incorporado en la tradición de Israel, como la gran señal de la redención del pueblo hebreo.

Y Moisés convocó a todos los ancianos de Israel, y les dijo: Sacad y tomaos corderos por vuestras familias, y sacrificad la pascua.  Y tomad un manojo de hisopo, y mojadlo en la sangre que estará en un lebrillo, y untad el dintel y los dos postes con la sangre que estará en el lebrillo; y ninguno de vosotros salga de las puertas de su casa hasta la mañana. Porque Jehová pasará hiriendo a los egipcios; y cuando vea la sangre en el dintel y en los dos postes, pasará Jehová aquella puerta, y no dejará entrar al heridor en vuestras casas para herir Éxodo 12:21-23

Esa sangre que les daba confianza en Dios y no en si mismos, la cena pascual, y la manera como comieron aquella noche, ceñidos los lomos, el calzado en sus pies, y un bastón en su mano, dando a entender que era un pueblo de fe en espera de la señal de salida y redención, preparados para dejar la tierra que por generaciones no fue suya y tuvieron que trabajarla y prosperarla para otros.

Y se levantó aquella noche Faraón, él y todos sus siervos, y todos los egipcios; y hubo un gran clamor en Egipto, porque no había casa donde no hubiese un muerto. E hizo llamar a Moisés y a Aarón de noche, y les dijo: Salid de en medio de mi pueblo vosotros y los hijos de Israel, e id, servid a Jehová, como habéis dicho.  Tomad también vuestras ovejas y vuestras vacas, como habéis dicho, e idos; y bendecidme también a mí. Éxodo 12:30-32

Los judíos recibieron el pago de su esclavitud de 430 años de servicios. Aproximadamente 600,000 hombres de a pie, sin contar los niños desocuparon Gosen. Un cálculo aproximado habla de dos millones de personas, hombres, mujeres, niños y extranjeros que creyeron en Jehová, abandonaron las pirámides y la vista del rio Nilo.

Cuando el pueblo de Dios salió de Egipto, todas las huestes de Jehová salieron con ellos, aunque ellos no los veían, este ejercito de Dios permaneció con ellos durante 430 años, protegiéndolos, trayendo prosperidad al valle del Nilo. Egipto no volvió a ser potencia mundial y la historia de los faraones es únicamente llamativa para la arqueología. El destructor no pudo dañar el plan de redención que había comenzado en Génesis 3:15

E hicieron los hijos de Israel conforme al mandamiento de Moisés, pidiendo de los egipcios alhajas de plata, y de oro, y vestidos.  Y Jehová dio gracia al pueblo delante de los egipcios, y les dieron cuanto pedían; así despojaron a los egipcios. Éxodo 12:35-36

Además, el Señor dispuso poner gracia sobre los moradores de aquél país para que dieran a los hebreos joyas y objetos de valor, lo que sin duda ni siquiera pasó por la imaginación de Moisés apenas recibió la encomienda.

Moisés veía como se cumplía la primera etapa de su llamado ¡hacer que Faraón dejara ir al pueblo! Ni siquiera le paso por su mente, su fracaso y destierro a Madian  cuarenta años atrás, El le creyó a Dios y en medio de la duda, adversidad e incertidumbre del camino hacia la tierra prometida, salió como viendo al invisible.

Es posible que la segunda etapa de conducirlos por el desierto seria más difícil, nadie conocía el desierto, era una tarea ardua, difícil, pero sin duda la mano de Jehová también le iba a acompañar.

¿Cumpliría usted con agrado una tarea así? Sin duda que lo pensaría dos veces; sin embargo a los hombres que Dios utiliza no les corresponde cuestionar si no obedecer.

  1. La salida de Egipto

Partieron los hijos de Israel de Ramsés a Sucot, como seiscientos mil hombres de a pie, sin contar los niños.  También subió con ellos grande multitud de toda clase de gentes, y ovejas, y muchísimo ganado. Éxodo 12:37-38

 

Una de las ciudades construidas por Israel, encabezaba el itinerario para la peregrinación a través del desierto camino de Canaán. Un cálculo prudente basada en el número de hombres , probablemente los  guerreros de veinte años en adelante , llevaría a estimar una población de dos millones . Desde los setenta que entraron con Jacob en 1875 a. C, hasta los dos millones que partieron con Moisés en 1445 a. C

 

Otros pueblos semitas, otras razas, y quizás algunos nativos egipcios, acompañaron a la nación en su partida. Prefirieron quedar identificados con la nación victoriosa y con Jehová Dios. Más adelante estos mismos se convirtieron en gente problemática, perturbadora, con la que tuvo que bregar Moisés. Éxodo 12:38

 

A Abraham se le había dicho que sus descendientes serian extranjeros y afligidos en tierra extraña durante cuatrocientos años. Éxodo 12:40-41; Génesis 15:12-14

 

  1. Resultados del éxodo

 

El Éxodo llevo a Israel a una nueva vida, a una visión diferente:

 

  1. Se había establecido la Pascua que daba inicio a un Nuevo calendario hebreo en el mes de Nisán
  2. La Pascua proyectaba hacia el cordero de Dios la liberación de toda la humanidad ya no marcando los dinteles de las puertas sino rociando con la sangre el Corazón del pecador.

 

  1. La Victoria seria de Dios y les recordaría cuan falsa resultaba la religión egipcia, que no tenia poder en sí misma.

 

  1. Los extranjeros acompañantes no podían contaminarlos, sino que debían someterse a los principios espirituales de Israel.

 

  1. Debitan consagrar sus primogénitos, como señal de pertenencia a Dios Éxodo 13:2

 

  1. Debían reconocer que su liberación solo era obra de Jehová todopoderoso y debían recordarlo siempre en la fiesta de los panes sin levadura Éxodo 13:3

Dejar Egipto implicaba volver la página de un amargo capítulo en el que los israelitas estuvieron 430 años en cautividad. La salida de Ramses aquella noche, la emprendieron seiscientas mil personas que emprendían camino a la libertad.

Y luego que Faraón dejó ir al pueblo, Dios no los llevó por el camino de la tierra de los filisteos, que estaba cerca; porque dijo Dios: Para que no se arrepienta el pueblo cuando vea la guerra, y se vuelva a Egipto.  Más hizo Dios que el pueblo rodease por el camino del desierto del Mar Rojo. Y subieron los hijos de Israel de Egipto armados. Éxodo 13:17-18

 

Los viajeros que salían de Egipto, dirigiéndose al norte y al nordeste tenían dos rutas alternas, el camino del mar o el camino de Shur. La primera ruta la más directa y corta, estaba llena de fortalezas egipcias que vigilaban las entradas y salidas de Egipto. Un poco más al norte, el territorio filisteo también presentaba una amenaza militar. La falta de preparación para la batalla de parte de Israel, impedía la primera opción y Dios escogió la segunda. Éxodo 13:18; 15:22. De todas maneras, Dios instruyo a Moisés que dirigiese al pueblo a Horeb o Sinaí, el monte de Dios, Y que no fueran directo a Canaán.

Ahora, ¿por qué no hicieron un tránsito rápido entre territorio egipcio y la Tierra Prometida? Porque el pueblo hebreo no estaba preparado para enfrentar los filisteos y las muchas dificultades que se iban a desprender de atravesar el desierto. Lo más probable es que se hubiesen desalentado

Esta liberación de Egipto produjo peregrinos que no fueron conducidos directamente a la tierra de los filisteos, rodearían el camino del desierto y se acercarían al mar rojo, era más largo pero menos peligroso. Dios los cuidaría para que enfrentaran la guerra y sus enemigos y para que no se arrepintieran de poseer la tierra prometida a causa de esos peligros.

La pregunta natural es, ¿Adónde vamos? Usted seguramente la haría. Yo mismo me he formulado este interrogante una y mil veces cuando, andando en los caminos de Dios, he encontrado a mi paso situaciones que están por fuera de mi comprensión. Es algo que nos ha ocurrido a todos.

En la vida secular y ministerial  se conjugan este tipo de períodos de incertidumbre; cuando nos asalten, es necesario ir a Dios en oración para que nos enseñe el sendero a seguir. De algo que no podemos dudar en absoluto, es que nos enseñará el sendero más apropiado.

En el caso de los israelitas, el Señor que tiene todo cuidadosamente calculado y quien responde a nuestro clamor en procura de ayuda, les guió durante el día con una nube y en la noche, a través de una columna de fuego. De esta manera, además de emprender jornadas permanentes, tenían asegurado el hecho de que irían en el camino indicado, aquél que estaba en los planes del Altísimo.

Tomó también consigo Moisés los huesos de José, el cual había juramentado a los hijos de Israel, diciendo: Dios ciertamente os visitará, y haréis subir mis huesos de aquí con vosotros. Y partieron de Sucot y acamparon en Etam, a la entrada del desierto.  Y Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de noche.  Nunca se apartó de delante del pueblo la columna de nube de día, ni de noche la columna de fuego. Éxodo 13:19-22

Retomemos esta historia y hablemos de Moisés llevando los huesos de José, quien murio creyendo en la visitación de Dios a su pueblo, quien anticipo el éxodo dando instrucciones acerca de sus huesos.  Una Fe puesta en Dios y en las palabras dadas a Abraham.

Catorce años en la cárcel no pudieron terminar con su fe. Aunque vivió una vida de rey con mucha prosperidad, José no se olvido nunca de su familia y de la promesa hecha por Dios a Abraham. Cientos de años después, hubo uno que creyo y recompenso la Fe de José, ese fue Moisés.

Dios continuo guiando a su pueblo: Ahora es una columna de nube en el día y de noche una columna de fuego. Dios alejaba a sus pueblo de Faraón, distanciándolo cada día y convirtiendo el desierto en una bendición para Israel pues caminaban con la protección de Jehová y su mano ponderosa.

No olvidemos  que nunca debemos de apartarnos de la providencia divina, pues el desierto de la vida nos puede devorar, sus noches frias nos pueden destruir, y el calor sofocante nos postrara y terminara matándonos.

El hecho de que las columnas nunca se apartaron de Israel y de que Dios repite tres veces “De día y de noche” nos enseña que su presencia en nosotros es continua. Nuestra comunión con Dios debe ser de día y de noche para no ser castigados con las plagas del desierto, el sol abrazador y el frio mortal de la obscuridad.

Cuando la columna se movía, el pueblo se movía, al detenerse, el pueblo se detenía también. Esto es un recordatorio a abandonar la rebelión, la rebeldía y la prepotencia humana de pensar: ¡Somos ministros, pastores, y no necesitamos de la guía del Señor! Mientras el líder esta bajo la nube, está seguro. Esa nube de Gloria debe envolvernos y el fuego de su Espíritu debe purificarnos para que caminemos seguros.

No nos movamos por impulsos, ofertas del orden económico, propuestas que toquen el orgullo teológico, o por presiones que surjan como consecuencia de las dificultades ministeriales. Un cambio de lugar o ministerio fuera de la voluntad de Dios desestabiliza y trae consecuencias a la familia, el ministerio y la iglesia del Señor.

b  La orden es avanzar

¿Sigo adelante, me detengo o me regreso?

Habló Jehová a Moisés, diciendo: Di a los hijos de Israel que den la vuelta y acampen delante de Pi-hahirot, entre Migdol y el mar hacia Baal-zefón; delante de él acamparéis junto al mar. Porque Faraón dirá de los hijos de Israel: Encerrados están en la tierra, el desierto los ha encerrado. Y yo endureceré el corazón de Faraón para que los siga; y seré glorificado en Faraón y en todo su ejército, y sabrán los egipcios que yo soy Jehová. Y ellos lo hicieron así Éxodo 14:1-4

 

Faraón dejo el luto y el dolor por su primogénito y salió detrás de Moisés y el pueblo hebreo con sed de venganza para recuperar la mano de obra barata que había dejado salir. Imagínese por un instante que va en su auto conduciendo a través de una autopista desconocida.  Ya ha oscurecido y le urge llegar al poblado más próximo. De  pronto falla el sistema de luces. Y usted, en medio del camino, deja que llegue a su mente y a su corazón una pregunta que paraliza: “¿Y ahora qué hago, ¿Sigo adelante, me detengo o me regreso?”

La inquietud llegó a los israelitas cuando iniciaron su caminar  por el desierto. Dios de antemano sabía que el sendero que seguían llevaría a que el Faraón y sus ejércitos consideraran que estaban atrapados. Sin embargo no era así; todo formaba parte de los planes infinitos de nuestro amado Dios.

Y fue dado aviso al rey de Egipto, que el pueblo huía; y el corazón de Faraón y de sus siervos se volvió contra el pueblo, y dijeron: ¿Cómo hemos hecho esto de haber dejado ir a Israel, para que no nos sirva?  Y unció su carro, y tomó consigo su pueblo; y tomó seiscientos carros escogidos, y todos los carros de Egipto, y los capitanes sobre ellos. Éxodo 14:5-7

Es probable que en su existencia ocurran hechos que no se explica. Si tiene la certeza de estar caminando de la mano del Señor, es  evidente que por medio de esas circunstancias, aprenderá algo nuevo que le servirá en su vida personal y ministerio  Romanos 8:28

Dios mismo lo tenía definido así. “Lo hago así para glorificarme en lo que haga el faraón y a todos sus ejércitos, y para que los egipcios sepan que yo soy Jehová. Ellos acamparon donde Jehová les había dicho” Éxodo 14:4. Versión La Biblia al Día, paráfrasis

La reacción de Faraón fue para su perdición y la de sus súbditos. Igual para quienes pelean contra un hijo de Dios, se estrellan contra un enorme muro. En todo instante el Señor es nuestro ayudador.

“Toda la caballería del faraón, caballos, carros y conductores, fue usada en la persecución. El ejército egipcio divisó al pueblo de Israel acampado en la costa, cerca de Pihahirot, frente a Baalcefón” Éxodo 14:9. Versión La Biblia al Día, paráfrasis

Obviamente el que surgiera inconvenientes, desencadenó incertidumbre y temor entre los israelitas. Es probable que ante la inminencia de peligros o problemas a usted también lo asalte la ansiedad. Contrario a lo que muchos piensan, antes que un pecado es una reacción normal, previsible. Negarse a esas emociones genera un estado de desaliento cada vez mayor.

Cuando vengan situaciones así a su existencia, reconozca que está atravesando por un momento complejo, pero inmediatamente vuelva su mirada al Creador en procura de ayuda, la cual sin duda vendrá.

“…y se atemorizaron en gran manera, y clamaron a Jehová pidiendo ayuda “Éxodo 14: 10 b

No olvide que ante emociones que nos afectan y nos llevan a la desestabilización, es importante retomar el control depositando toda nuestra confianza en Dios. Observe que hemos utilizado varias veces la palabra confianza. Es esencial que la manifestemos en nuestra vida cuando se trata de la intervención divina. Un principio que usted debe asumir es depositar su confianza en el Todopoderoso cuando surgen obstáculos en el camino.

Algo curioso que enfrentan los líderes en el plano secular o ministerial, es que cuando algo se sale de su presupuesto mental, buscan inmediatamente a quién echarle la culpa. Y los que llevan la peor parte, , son aquellos que están ejerciendo el liderazgo.

Moisés no fue la excepción. El pueblo se volvió en su contra. Le dijeron: “¿Nos has traído para morir en el desierto por que no había suficientes tumbas en Egipto? ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto?” Éxodo 14:11. Versión La Biblia al Día, paráfrasis

Un líder consciente de su compromiso, no renuncia ni vuelve atrás. “Pero Moisés le dijo al pueblo: No teman, quédense donde están y observen la forma maravillosa en que Jehová los salvará en este día. Los egipcios que ven, no los volverán a ver nunca más. Jehová peleará por ustedes y no tendrán que levantar un solo dedo” Éxodo 14:13, 14. Versión La Biblia al Día, paráfrasis. Sobre esta base, la tarea de los israelitas era confiar en Dios y avanzar.

  1. Dios dará la salida

Cuando vienen los problemas, Dios siempre responderá ofreciendo una salida. Incluso, aquella que menos nos imaginamos. Si está caminando en el centro mismo de la voluntad del Señor, Él le mostrará qué camino seguir para salir del laberinto.

“Jehová le dijo a Moisés:–Deja de orar y dile al pueblo que marchen. Extiende tu vara sobre las aguas, y el mar abrirá un sendero delante de ti, y todo el pueblo de Israel podrá cruzarlo como en tierra seca. Yo he engrandecido el corazón de los egipcios, y ellos los seguirán, y verán como honro mi nombre derrotando al faraón, con todos sus ejércitos, sus carros y sus caballos. Todo Egipto sabrá que yo soy Jehová” Éxodo 14:15, 18. Versión La Biblia al Día, paráfrasis

No existía escape posible; estaban en peligro al acampar junto al mar rojo, una cadena montañosa al suroeste les impedía el paso. La fuga era totalmente imposible, el pueblo se desespero porque el cambio de dirección les volvió al punto de partida y a lo lejos, al caer el sol de la tarde, comenzaron a ver la polvareda levantada por los carros del faraón.

No tenían como defenderse, no estaban acostumbrados a esta clase de situaciones y menos a planear estrategias de defensa o de guerra. Y peor aún, el pánico se apodero de ellos. Durante cuatrocientos años habían servido como esclavos y lo único que sabía hacer bien eran ladrillos y construcciones para otros.

En algunas ocasiones Dios ponen al líder frente a otros peligros, y se ve cara a cara con la misma muerte. Lo que está frente a Él es un misterio, pero siempre Dios saldrá vencedor y  nosotros con El. Cuando nos persiguen los ejércitos del faraón, nuestra fe será fortalecida, seremos testigos de una liberación hecha por Dios y las fuerzas del mal serán derrotadas.

Al igual que Moisés no permitamos que el temor y sus gritos de terror, angustia y miedo nos desalienten. Si hemos hecho un pacto de obediencia con Dios y hemos confiado en su Palabra, de algún lado vendrá la liberación y el socorro en el momento de la prueba.

Mientras el pueblo de Israel no vio a Faraón, no hubo problema, pero al sentirse acorralado, clamo a Jehová y reclamo a Moisés. Olvidaron las palabras del Señor con la promesa libertadora de sacarlos con mano fuerte de en medio del pueblo opresor egipcio. El amor de Dios y su fuerza infinita nos darán la seguridad en medio de la dificultad, y así nos dice en su palabra

No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar 1a Corintios 10:13

¿Porque nos sacaste de Egipto, le dijeron?  Pero realmente ¿Qué futuro tenia este pueblo allí? Ninguno. ¿Acaso habían gozado de las bendiciones en su condición de esclavos? No. Su temor de alguna manera era justificado, ya que en Egipto, por lo menos tenían una sepultura y en el desierto las aves de rapiña los devorarían y sus huesos quedarían regados.

¿No es esto lo que te hablamos en Egipto, diciendo: Déjanos servir a los egipcios? Porque mejor nos fuera servir a los egipcios, que morir nosotros en el desierto. Éxodo 14:12

¿Hasta qué medida ellos olvidaron cómodamente el grado de esclavitud que habían sufrido? Era impresionante que a estas alturas no se acordaran de lo que Dios les había prometido. Aunque ya en otra ocasión la misma gente había reclamado a Moisés.

Y encontrando a Moisés y a Aarón, que estaban a la vista de ellos cuando salían de la presencia de Faraón,  les dijeron: Mire Jehová sobre vosotros, y juzgue; pues nos habéis hecho abominables delante de Faraón y de sus siervos, poniéndoles la espada en la mano para que nos maten Éxodo 5:20-21

Y ahora le reclamaban diciéndole, teníamos razón, nos trajiste a morir en el desierto. ¿Cuántas veces la Fe del pueblo que guías se viene abajo al punto que hasta lo pedido en oración suena como imposible? Surge la lucha contra la duda e incredulidad, la cual debe ser silenciada. Es el momento de ponerle bozal a la duda y a la rebelión por medio de las palabras de confianza y de verdad, y así les dijo Moisés:

“Y Moisés dijo al pueblo: No temáis; estad firmes, y ved la salvación que Jehová hará hoy con vosotros; porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis. Éxodo 14:13

  1. Fijemos nuestra vista en Jehová

La exhortación de Moisés, iba orientada a que su pueblo fijara su atención en Jehová, cuyo poder ya lo conocían y había visto en acción, de manera dramática, y cuya acción libertadora estaban a punto de contemplar y experimentar de forma personal. Todo lo que tenían que hacer era estar firmes, y contemplar a su Dios obrando, y luchando al lado de ellos. El les aseguro que ninguno de los soldados egipcios sobreviviría.

El “Ejército de Israel” eran jóvenes inexpertos, poco entrenados, mal equipados, sin preparación ni experiencia militar. En otras palabras, no eran adversarios para las tropas experimentadas de Faraón. Pero Jehová todopoderoso, estaba con ellos.

Moisés recordaba las enseñanzas de su madre, Jocabed, las cuales junto a la experiencia del ministerio en la zarza le ofrecían un apoyo espiritual increíble. Moisés infunde confianza en el pueblo en momentos de crisis: “Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos. Éxodo 14:14

Todo cuanto hace nuestro amado Creador es perfecto. Absolutamente nada escapa a su control. Y tal como lo prometió, lo cumplió. Su ángel acompañó a los israelitas y puso una  oscuridad muy densa que separaba a los egipcios del pueblo de Dios.

Y en el momento oportuno, ni antes ni después, Él abrió el mar Rojo  de tal manera que El pueblo de Israel caminó a través del mar por tierra seca.  Cuando terminaron su tránsito, Dios ordenó a Moisés extender su vara sobre la inmensa masa de agua detenida a cada lado. Moisés lo hizo así y el mar regresó a su posición normal bajo la luz de la mañana. Los egipcios trataron de huir, pero Jehová los hizo ahogarse en el mar. El agua cubrió el sendero, los caballos y sus jinetes. Y todo el ejército del faraón que perseguía a Israel a través del mar pereció

Entonces Moisés extendió su mano sobre el mar, y cuando amanecía, el mar se volvió en toda su fuerza, y los egipcios al huir se encontraban con el mar; y Jehová derribó a los egipcios en medio del mar. Y volvieron las aguas, y cubrieron los carros y la caballería, y todo el ejército de Faraón que había entrado tras ellos en el mar; no quedó de ellos ni uno. Éxodo 14: 27, 28

Dios se puso entre el campamento hebreo y sus perseguidores y en toda la noche no hubo acercamiento entre los dos. El pueblo escogido alcanzo la otra orilla y el poderoso ejército de Faraón fue destruido y humillado.

Las ruedas de sus carros se salieron de sus ejes, se enterraron en la arena, los caballos y los soldados corrían con pánico por el lecho del mar y los egipcios gritaban:”Huyamos de delante de Israel porque Jehová pelea por ellos” Pero no pudieron huir, y el viento de Jehová soplo sobre el mar y las aguas se volvieron a su curso normal, sepultando para siempre a Faraón y su ejército  y Lo mejor de Egipto quedo bajo el mar. Éxodo 15:10

Ese día Dios ratifico la liberación dada por medio de la sangre del cordero pascual y ahora los sellaba por medio de la naturaleza. Israel era doblemente su pueblo por derecho de promesa y ahora por liberación. Caminaría como una nación libre y unida rumbo a Canaán. Una herencia le esperaba y ya no habría más egipcios que los atemorizaran.

Según los documentos de Egipto, pasaron 17 años desde la muerte del Faraón Thothmes II hasta que alguna expedición egipcia volviera a la península del Sinai y 22 años sin intentar recuperar el poder sobre Siria. Por esto Israel puede continuar segura por el desierto que antes dominaba Faraón y sus ejércitos.

Fue una gran liberación hecha por Dios a Israel: La columna de fuego, el soplo del mar, la perturbación del ejército enemigo, el regreso del mar a su sitio y la consecuente sepultura del Faraón y su ejército, hicieran que el pueblo al ver los muertos en la otra orilla, temiera a Jehová y creyera que en verdad El los llevaría a una tierra que fluía leche y miel. Así reconocieron el liderazgo de Moisés, y se cumplió el propósito de Jehová. Los egipcios reconocieron que Dios era poderoso.

Y sabrán los egipcios que yo soy Jehová, cuando me glorifique en Faraón, en sus carros y en su gente de a caballo. Éxodo 14:18

  1. Cantemos a Jehová cantico nuevo

Cantaré yo a Jehová, porque se ha magnificado grandemente; Ha echado en el mar al caballo y al jinete. Jehová es mi fortaleza y mi cántico,  Y ha sido mi salvación.  Este es mi Dios, y lo alabaré; Dios de mi padre, y lo enalteceré.  Jehová es varón de guerra; Jehová es su nombre.  Echó en el mar los carros de Faraón y su ejército;  Y sus capitanes escogidos fueron hundidos en el Mar Rojo. Los abismos los cubrieron; Descendieron a las profundidades como piedra.  Tu diestra, oh Jehová, ha sido magnificada en poder; Tu diestra, oh Jehová, ha quebrantado al enemigo. Éxodo 15:1-6

Entonces canto Moisés este cantico….Las primeras estrofas de este canto celebra la victoria de Dios en el mar rojo sobre los poderosos egipcios. Es un himno de alabanza y acción de gracias a Dios por su majestad, poderío militar y fidelidad a su pueblo.

…Descendieron y se hundieron….Palabras que denotan una derrota total y definitiva del ejército enemigo. Los Israelitas comenzaron a cantar en primera persona, personalizando asi el cantico de la comunidad como individualmente significativo, proclamando cada persona la victoria de Jehová y declarando quien y que era El para cada uno de ellos

Tu diestra, oh Jehová, ha sido magnificada en poder; Tu diestra, oh Jehová, ha quebrantado al enemigo. Y con la grandeza de tu poder has derribado a los que se levantaron contra ti. Enviaste tu ira; los consumió como a hojarasca. Al soplo de tu aliento se amontonaron las aguas;   Se juntaron las corrientes como en un montón; Los abismos se cuajaron en medio del mar. El enemigo dijo: Perseguiré, apresaré, repartiré despojos; Mi alma se saciará de ellos; Sacaré mi espada, los destruirá mi mano. Soplaste con tu viento; los cubrió el mar; Se hundieron como plomo en las impetuosas aguas. Éxodo 6-10

Tu diestra oh Jehová… Unas declaraciones que van seguidas de una invocación por el accionar de Dios, rompiendo la avanzada del enemigo y derivándolas de su grande estatura, y hundiéndolos  en las impetuosas aguas.

¿Quién como tú, oh Jehová, entre los dioses? ¿Quién como tú, magnífico en santidad, Terrible en maravillosas hazañas, hacedor de prodigios? Extendiste tu diestra; La tierra los tragó.  Condujiste en tu misericordia a este pueblo que redimiste; Lo llevaste con tu poder a tu santa morada. Éxodo 15:11-13

Lo oirán los pueblos, y temblarán;  Se apoderará dolor de la tierra de los filisteos. Entonces los caudillos de Edom se turbarán;  A los valientes de Moab les sobrecogerá temblor; Se acobardarán todos los moradores de Canaán. Caiga sobre ellos temblor y espanto;  A la grandeza de tu brazo enmudezcan como una piedra; Hasta que haya pasado tu pueblo, oh Jehová, Hasta que haya pasado este pueblo que tú rescataste. Tú los introducirás y los plantarás en el monte de tu heredad, En el lugar de tu morada, que tú has preparado, oh Jehová, En el santuario que tus manos, oh Jehová, han afirmado. Éxodo 15:14-17

Moisés y todo el pueblo dejaron salir sus sentimientos de adoración con gritos, lagrimas, risa. Este líder se convirtió en el primer adorador con cantico Nuevo y profético a las victorias de Jehová. Pero en la práctica diaria, nuestro liderazgo manifiesta muy poco este tipo de adoración ¿Sera porque Dios no realiza obras portentosas en la actualidad? ¿O será que el Dios de Israel, liberador no sea el mismo Dios de la iglesia de nuestra época?

El presente ha traído sobre la iglesia y sus líderes un desinterés y un enfriamiento por reconocer y exaltar al Dios que ha redimido a la humanidad y que pelea contra Satanás por proteger a sus hijos.

En la orilla del mar rojo, del lado del pueblo de Israel, se observa la alegría por el cumplimiento de esa promesa y se dejo oír el cantico liberador, la victoria sobre el enemigo. Fue este un cantico de Fe expresivo y gozoso, con la motivación de un líder por exaltar el nombre de Jehová, su hacedor, y celebrar con alabanza el triunfo de quien lo había sacado de en medio de las ovejas de Jetro, su suegro

Moisés condujo al pueblo a un momento de adoración y regocijo ante el Dios de sus padres quien era su Fortaleza, el motivo de su canto y su salvación. Ese Dios era diferente a las creencias egipcias. Demandaba su santidad, era rico en misericordia e inspiraba temor reverente por sus obras sobrenaturales.  A la grandeza de tu brazo enmudezcan como una piedra; Hasta que haya pasado tu pueblo, oh Jehová, Hasta que haya pasado este pueblo que tú rescataste. Tú los introducirás y los plantarás en el monte de tu heredad, En el lugar de tu morada, que tú has preparado, oh Jehová, En el santuario que tus manos, oh Jehová, han afirmado. Éxodo 15:14-17

Sus obras estaban muy por encima de las ineficientes obras de los dioses mitológicos del Nilo. Los había destruido y Moisés cantaba gozoso al ver la liberación hecha realidad. Las ciudades vecinas conocieron quien era el que peleaba por Israel, como los saco de Egipto y los libro de la mano de faraón. Ese Dios también les daría la tierra prometida y los conduciría en Paz a la casa de Abraham. Cuán hermoso fue el coro cantado por las mujeres encabezado por María hermana de Moisés

Y María la profetisa, hermana de Aarón, tomó un pandero en su mano, y todas las mujeres salieron en pos de ella con panderos y danzas. Y María les respondía: Cantad a Jehová, porque en extremo se ha engrandecido; Ha echado en el mar al caballo y al jinete. Éxodo 15:20

Dios cumplió en los hebreos su plan. Ellos se dispusieron, y aquello qué Dios había  prometido, ocurrió. Usted inició como líder una tarea a la que no debe renunciar hasta tanto se lleve a cabo. Jamás olvide que si Aquél que todo lo puede, le llamó, Él le conducirá al pleno cumplimiento del cometido. Hay tres palabras que deberá recordar nuevamente como principios de un liderazgo eficaz: confianza en Dios, esperar en Dios y perseverancia con ayuda de Dios… ¿Está dispuesto a proseguir?

  1. Preguntas sobre la lección 
  2. Abraham y Moisés desarrollaron ______________________ en el Creador.
  3. ¿Cuáles son los cuatros elementos que acompañan la confianza en el Señor?
  4. Quien ocupa una posición importante en la obra del Senor debe estar preparado para hacer _______________________a los planes.
  5. A los hombres que Dios utiliza no les corresponde ______________________ sino _____________________.
  6. Mencione tres principios que lo llevarán a tener éxito en su llamado
  7. Cuando se presentan períodos de incertidumbre es necesario ir a Dios en ___________________para que nos muestre el ___________________a seguir.
  8. ¿A usted como líder (y sobre todo cristiano)… le podría dar ansiedad?
  9. La ansiedad en los momentos difíciles… ¿lo descalifican como líder?
  10. Cuando surgen obstáculos en el camino debemos _____________________________en el Señor.
10.  Un líder consciente de su compromiso, no ___________________ ni vuelve ________________.
  1. Hay tres palabras que deberá recordar nuevamente como principios de un liderazgo eficaz: ___________________ en Dios, _____________________en Dios y ___________________con ayuda de Dios.

El líder y la crítica

1. Introducción

Y llegaron a Mara, y no pudieron beber las aguas de Mara, porque eran amargas; por eso le pusieron el nombre de Mara.  Entonces el pueblo murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Qué hemos de beber? Y Moisés clamó a Jehová, y Jehová le mostró un árbol; y lo echó en las aguas, y las aguas se endulzaron. Allí les dio estatutos y ordenanzas, y allí los probó; Éxodo 15:23-25

Después de haber experimentado  la gloria de Dios, en su obra de liberación, Israel tomo una actitud de duda e incredulidad, con la salida de Egipto, a la tierras prometida; y al encontrarse con la primera dificultad, Murmuraron contra Moisés, y las declaraciones personalizadas de su canto al Señor, que habían cantado hacia solo tres días, se esfumaron y su creencia en Moisés se termino, y todas las anteriores afirmaciones de que Dios era digo de alabanza porque había hecho maravillas y los estaba guiando de manera evidente hacia su tierra.

En el desierto de la liberación, el pueblo escogido por Dios estuvo en peligro de muerte, tuvo hambre, sed, fue atacado por fieras salvajes, expuesto a a las tribus enemigas y aun peor, a la desunión y la rebeldía que creó un constante enfrentamiento contra Aarón y Moisés. Temían quedar como ovejas sin pastor y por eso, ante la escasez del agua, desearon volver a Egipto. Las dificultades eran muchas y un pueblo temeroso, ¿donde encontraría suficiente agua y alimento para todos?

Caminaron tres días y no encontraron el precioso líquido. No estaban solos, Dios los estaba probando, ya que este desierto era el mejor lugar para probar su fe. Sabemos que la fe crece con el uso, y como el músico tiene que ensayar mucho para perfeccionar su habilidad, asi el creyente por la práctica y dependencia en las promesas de Dios se hace resistente a la prueba por el ejercicio espiritual.

Moisés, un líder que se forjó con el paso del tiempo y quien compartió las expectativas que nos asaltan a usted y a mi en diferentes períodos de la existencia, sacó al pueblo del territorio próximo al mar Rojo  y cuando, después de tres días de camino, atravesaban el desierto de Shur, llegaron a Mara  ( la moderna Ain Hawarah) se encontraron sin agua dulce para beber.

Los hombres de Israel se desesperaron al ver a sus mujeres y niños sin agua y sin comida y  cuando al fin encontraron las fuentes, sus aguas eran amargas y aunque se quejaron contra Moisés, Dios no les tomo en cuenta y milagrosamente sano las aguas de Mara.

  1. La solución: No tirar la toalla

No doblegarse ante la desesperación. En su desempeño ministerial o de liderazgo, tampoco la salida a la encrucijada es volver atrás ni salir corriendo. Un verdadero líder enfrenta los malos momentos, no con temor sino con la firme convicción de que podrán superarse. Esa certeza motivó a Moisés a implorar la respuesta divina para encontrar una alternativa.

“Y llegaron a Elim, donde había doce fuentes de aguas, y setenta palmeras; y acamparon allí junto a las aguas” Éxodo 15:27 Partió luego de Elim toda la congregación de los hijos de Israel, y vino al desierto de Sin, que está entre Elim y Sinaí, a los quince días del segundo mes después que salieron de la tierra de Egipto. Y toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón en el desierto;  y les decían los hijos de Israel: Ojalá hubiéramos muerto por mano de Jehová en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos a las ollas de carne, cuando comíamos pan hasta saciarnos; pues nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta multitud. Y Jehová dijo a Moisés: He aquí yo os haré llover pan del cielo; y el pueblo saldrá, y recogerá diariamente la porción de un día, para que yo lo pruebe si anda en mi ley, o no. Mas en el sexto día prepararán para guardar el doble de lo que suelen recoger cada día. Exodo 16:1-5

Elim era tierra de palmeras, las cuales eran sombra protectora a sus habitantes. No les falto el Mana provisto del cielo. Cada mañana recogían la porción exacta para su sostén. Era un alimento de cualidades alimenticias sobrenaturales. Cristo el pan de vida. Esta provisión sagrada los hacía de nuevo dependientes de la fe y la obediencia. Cada mañana deberían creer que del cielo vendría su bendición. Ese pan estaba cargado de simbología apocalíptica:”Al que venciere, le daré de comer del mana escondido”.

Dios estaba preparando al pueblo para recibir la ley y para hacerlos parte del pacto. Los métodos de Dios no siempre son comprensibles pero siempre llegan a un  final claro y especifico. Israel, algunas veces se comporto como un niño malcriado y no soporto la escuela de Dios. Pero después de tres crisis de agua, comida, agua nuevamente y la guerra contra Amalec, se estaba acercando al monte donde Dios había concertado una cita de amor con Moisés el día de su llamado: Ve, porque yo estar contigo; y esto te será por señal de que te he enviado: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis a Dios sobre este monte” Éxodo 3:12

  1. La murmuración

 

  1. Protestando contra Moisés y Aarón

Dos meses después de salir de la cautividad, cuando se encontraban entre Elim y Sinaí y a pocos días de haber vivido la experiencia  de las aguas amargas, surgió otro inconveniente:

Y toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón en el desierto;  y les decían los hijos de Israel: Ojalá hubiéramos muerto por mano de Jehová en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos a las ollas de carne, cuando comíamos pan hasta saciarnos; pues nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta multitud Éxodo 16:2-3

La gente buscaba algo por qué protestar. ¿Ha visto creyentes así o tal vez compañeros de trabajo quienes a todo le encuentran problema? Se convierten en hombres y mujeres expertos en ver lo malo antes que lo bueno. “Y Jehová dijo a Moisés: He aquí yo os haré llover pan del cielo, y el pueblo saldrá, y recogerá diariamente la porción de un día, para que yo lo pruebe si anda en mi ley, o no” Éxodo 16:4

El Señor salió al paso con una solución. Si Él le llamó a servirle, no le dejará solo. Usted tiene Su divino respaldo. Este es un principio que debió aprender Moisés en  la práctica. Justo cuando estaba más inquieto, el Señor respondía. Era tanto como si le dijese: “Esfuérzate y sé valiente, estoy contigo”.

“Dijo también Moisés: Jehová os dará en la tarde carne para comer, y en la mañana pan hasta saciaros; porque Jehová a oído vuestras murmuraciones con que habéis murmurado contra él; porque nosotros, ¿qué somos? Vuestras murmuraciones no son contra nosotros, sino contra Jehová” Éxodo 16:8

Dios cumplió su promesa. Por segunda vez  respondía a las murmuraciones del pueblo.

Cuando tentamos a Dios pecamos, pero aun más cuando El es quien nos prueba y esa prueba se convierte en una bendición. Entonces ¿Cuándo se tienta o se pone a Dios a prueba?

  1. Cuando se retira la confianza en El para ver como como reaccionamos humanamente ante las pruebas
  2. Cuando se buscan evidencias para verificar si Dios es digno de confianza o no.
  3. Cuando se duda de todo lo que dice su palabra y se deja actuar el principio del Edén ¿Conque Dios os ha dicho? Génesis 3:1

Tentar a Dios es desafiarlo y pecar contra su veracidad, su fidelidad y su inmutabilidad, es decir, ir en contra de su propio carácter santo. No habían pasado cuarenta y cinco días después de la experiencia del mar rojo y al encontrar aguas amargas murmuraron contra Moisés. Surgió la tentación de volver a los antiguos hábitos en el campo del opresor.

Egipto había sido desde las épocas mas remotas el granero del mundo antiguo. Su fertilidad extraordinaria dependía del desbordamiento del rio Nilo y su consecuente riqueza Agrícola. Sus jardines de frutas, y flores, huertos llenos de palmeras, higueras, granadas, cidros, naranjos, moras, albaricoques, tal era la tierra que Israel era tentado a ver y contemplar con añoranza y el deseo pecaminoso de volver.

En la experiencia de las Fuentes amargas, Dios les estableció principios de obediencia con resultados de bendición: “Y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehova tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviare a ti, porque Yo soy Jehová tu sanador” Éxodo 15:26

Ahora con la provisión del mana, Dios pone a prueba la fe del pueblo. Pero Israel no confió en Dios y el pecado y la naturaleza humana prevalecieron, ya que Faraón había herido la confiabilidad de estos esclavos y aunque eran libres, se resistían a creerlo.

“Mas ellos no obedecieron a Moisés, sino que algunos dejaron de ello para otro dia, y crio gusanos y hedió; y se enojo contra ellos Moisés” Éxodo 16:20

  1. Siempre protestando

 “Toda la congregación de los hijos de Israel partió del desierto de Sin por sus jornadas, conforme al mandamiento de Jehová, y acamparon en Refidin; y no había agua para que el pueblo bebiese. Y altercó el pueblo con Moisés, y dijeron: Danos agua para que bebamos. Y Moisés les dijo: ¿Por qué altercáis conmigo? ¿Por qué tentáis a Jehová?” Éxodo 17:1, 2

Les asaltó la sed y, ¿hacia quién volcaron su frustración? Hacia Moisés. Un líder, en buena parte de las ocasiones, lleva consigo el peso del pueblo al que está guiando. Lo más complejo es que siempre recibe críticas y pocas veces una voz de estímulo por la labor que realiza. ¿Vale la pena que renunciemos? En absoluto. Usted y yo fuimos llamados a vencer, no a dejarnos vencer.

El patriarca actuó como ya se estaba acostumbrado a obrar: “Entonces clamó Moisés a Jehová, diciendo: ¿Qué haré con este pueblo? De aquí a un poco  me apedrearán” Éxodo 17:4

El liderazgo de Moisés no siempre fue obedecido.”Y  aconteció que algunos del pueblo salieron en el séptimo día a recoger, y no hallaron” Éxodo 16:27.

Para confiar y aprender obediencia, debían guardar en el día anterior al del reposo, el doble de mana y carne, pero ellos tenían el espíritu de acumulación, por desconfianza en Dios. ¿Cómo podría sanar Dios este espíritu de acumulación? El les prometió codornices en lugar de ollas de carne que le reclamaban a Moisés y les dio mana en lugar del pan con el cual los hebreos decían que comían hasta saciarse. ¿Acaso no eran esclavos? ¿O Vivian en un hotel de cinco estrellas? No se darían un banquete, ni una gran comilona, pero Dios los alimentaria a lo largo de cuarenta años en el desierto.

La nube se movió y Moisés ordeno levantar el campamento para acercarse un poco mas al monte del encuentro. Llegaron a Refidim y no encontraron agua. Nuevamente murmuraron contra Moisés y por segunda vez le recordaron lo bien que Vivian en Egipto, olvidando las cadenas de la esclavitud.  La frase ¿Por qué nos has sacado de Egipto? Revela la difícil tarea de Moisés para convencerlos a salir y la pésima disposición con la que algunos habían emprendido el éxodo.

El liderazgo de Moisés nos enseña la bondad de Dios para preparar una mesa en el desierto, para ordenarle al cielo que se abra  y envié el alimento necesario en el día de la angustia. Los servidores de dios que viven en el desierto no son del desierto, aunque coman de sus provisiones mientras llegan las bodas del cordero, y ahí si la mesa será grande y exquisita.

En medio de la abundancia del agua, les aparece otra crisis, la guerra. Han dejado atrás el desierto y están en Refidim a 1500 metros sobre el nivel del mar, pero ahora les acecha un peligro mayor, Los amalecitas. Estos eran descendientes de Esau, o sea eran primos de Israel. Vivian como nómadas y eran sanguinarios. La vieja enemistad de familia m era hereditaria y sintieron celos cuando vieron llegar a los descendientes de Jacob, quien les había arrebatado  la bendición de la primogenitura a su padre Esau. Arremetieron contra los mas débiles e indefensos, los rezagados. La retaguardia estaba desprotegida y allí se acomodaban los que iban cansados.

Moisés delega en el joven Josué la guía de batalla para subir al monte a interceder con la vara de Dios en su mano. Mientras Josué lucha, Moisés ora. La vara subida era como una bandera izada que despertaba entusiasmo entre los soldados. Su vara era como una antena de oración, Moisés apelaba a Dios como intercesor, demandando victoria contar el enemigo. Fue necesario el trabajo en equipo, Aarón y Hur vieron lo mismo: había que mantener las manos alzadas de su líder para alcanzar la victoria en la batalla. Y así lo hicieron: “Y Josué deshizo a Amalec y a su pueblo a filo de espada” Éxodo 17:13

Las manos de Josué no se cansaron de pelear, pero los brazos de Moisés si, porque su responsabilidad espiritual así demandaba, mayor la necesidad de levantar las manos en oración, o exponerse a cansancio y abandono de la tarea del sacerdocio, con la consecuente derrota de la gente bajo su responsabilidad. Dichoso aquel líder que cuenta con un Aarón y un Hur que le levantan las manos en el momento de la fatiga, y así atraen la intercesión de Cristo en el cielo, quien intercede ante el padre celestial.

Abunda la gente atacando la espalda(Los amalecitas) del ministro, pero escasos son los Aarones intercesores , que sostengan , apoyen, y alcancen la batalla no demandando reconocimiento ni gloria para ellos. Así como el pueblo veía las manos levantadas de su líder y se animaba a pelear, la victoria se obtiene sosteniendo la mirada “Como viendo al invisible” Tenemos como estandarte la cruz de Cristo y en el momento de la necesidad, debemos brindar ayuda a los que la necesitan. Moisés no podía solo y necesito ayudantes para cumplir su estrategia:”Josué pelea y yo oro”. Entonces este Moisés adorador le da toda la gloria a Dios, luego edifico un altar en gratitud y en  memoria  de esa gran victoria. .Jehová le dijo que escribiera en un libro para memoria. Lo escrito permanece y Jehová inicia su biblioteca divina de la mano de un hombre tan obediente como Moisés.

c.  Aprendiendo a delegar

Entonces el suegro de Moisés le dijo: No está bien lo que haces. Desfallecerás del todo, tú, y también este pueblo que está contigo; porque el trabajo es demasiado pesado para ti; no podrás hacerlo tú solo. Oye ahora mi voz; yo te aconsejaré, y Dios estará contigo. Está tú por el pueblo delante de Dios, y somete tú los asuntos a Dios. Y enseña a ellos las ordenanzas y las leyes, y muéstrales el camino por donde deben andar, y lo que han de hacer.  Además escoge tú de entre todo el pueblo varones de virtud, temerosos de Dios, varones de verdad, que aborrezcan la avaricia; y ponlos sobre el pueblo por jefes de millares, de centenas, de cincuenta y de diez. Ellos juzgarán al pueblo en todo tiempo; y todo asunto grave lo traerán a ti, y ellos juzgarán todo asunto pequeño. Así aliviarás la carga de sobre ti, y la llevarán ellos contigo. Si esto hicieres, y Dios te lo mandare, tú podrás sostenerte, y también todo este pueblo irá en paz a su lugar.  Y oyó Moisés la voz de su suegro, e hizo todo lo que dijo. Escogió Moisés varones de virtud de entre todo Israel, y los puso por jefes sobre el pueblo, sobre mil, sobre ciento, sobre cincuenta, y sobre diez.  Y juzgaban al pueblo en todo tiempo; el asunto difícil lo traían a Moisés, y ellos juzgaban todo asunto pequeño.  Y despidió Moisés a su suegro, y éste se fue a su tierra. Éxodo 18:17-27

Hasta aquí hemos apreciado a un líder inmerso en problemas, no porque los haya buscado sino porque el pueblo al que guiaba, era rebelde. Pero las dificultades le llevaron a un aprendizaje progresivo, lo que lo  capacitó para que actuara con excelencia.

En particular un incidente, fruto de la visita de su suegro Jetro, le enseñó una valiosa lección. Al apreciar que todo el trabajo recaía en Moisés, el anciano le recomendó delegar. Un principio que deben asumir quienes ejercen liderazgo, ya sea  en el plano secular o ministerial.

 “Viendo el suegro de Moisés todo lo que él hacía con el pueblo, dijo: ¿Qué es esto que haces tú con el pueblo? ¿Por qué te sientas tú solo, y todo el pueblo está delante de ti desde la mañana hasta la tarde? Entonces el suegro de Moisés le dijo: No está bien lo que haces” Éxodo 18:13-17

Fue en ese momento en que experimentó la delegación. Y le  dio  muy buenos resultados porque, hombres previamente seleccionados, comenzaron a ayudarle en sus tareas. Ese es un principio fundamental de trabajo en equipo. Ya pasó la época en que el líder hacía todo, desde abrir el templo, recoger las ofrendas, predicar, y terminar la jornada con labores de aseo.

Jetro le sugiere varios principios administrativos, por lo que su sabiduría, produjo un impacto en el ordenamiento del pueblo, sobre todo si Moisés necesitaba dejarlos solos para subir al monte a cumplir sus citas con Dios.

Este hombre sabio que había compartido con Moisés por 40 años, aprovecho la oportunidad para intervenir con mucha prudencia diciéndole que de la manera que estaba organizado no llegaría muy lejos, y termina dándole algunas instrucciones que las mencionamos a continuación:

  1. Poner al pueblo bajo la autoridad de jefes inmediatos
  2. No hacer la tarea solos, sino en equipos
  3. Reservar para consejería solo los casos difíciles
  4. Hacer la tarea de intercesor sometiendo todo asunto a Dios
  5. Enseñar a la gente en las leyes de Dios, dándoles un manual de procedimientos
  6. Indicar las cualidades espirituales de los que tendrían autoridad sobre el pueblo
  7. Este equipo de colaboradores debía tener altas cualidades humanas y espirituales

Este hombre, Jetro, sacerdote madianita, vio la realidad del trabajo que Moisés no veía, sobre sus hombros. Gracias a ese consejo y a la humildad del siervo, el ministerio no se convirtió en algo tan duro para Moisés aunque tuvo que soportar a esa gente por cuarenta años, con sus quejas, murmuraciones y lamentos. Ahora bien, si Jetro no lo hubiera aconsejado, ni nos imaginemos cuanto más hubiera sido de difícil para Moisés.

Un hombre de Dios, puede recibir consejo y ayuda de todos los medios posibles, Pero en última instancia, quien decide todo es El mismo. La responsabilidad no es de los consejeros, sino del líder y por eso leemos en éxodo 18:23:

Si esto hicieres, y Dios te lo mandare, tú podrás sostenerte, y también todo este pueblo irá en paz a su lugar.

 

 

 

 

Israel en el Sinaí

  1. Una Teocracia

El monte Sinaí fue la cuarta parada desde que este pueblo de Dios salió de Egipto y a esa alturas ya llevaban recorridos un 500 kilómetros, y ahora se encontraban frente a esa montaña, de cuatrocientos metros de altura, donde Dios les recordaría otra vez del pacto con Abraham.

En ese lugar fue donde oficialmente nació la nación de Israel; una escarpada montaña en donde se establecieron las leyes que gobernarían el naciente pueblo de  Israel; se calcula que Israel permaneció en las faldas del monte Horeb (Sinaí)  por aproximadamente once meses. Éxodo 19:1; Números 10:11-13

El gran poder de Dios, se rebeló en Egipto, pero allí en el Sinaí se mostraría el porqué habían sido preservados de la mano de Faraón y su casa de servidumbre. Moisés sería el mensajero e intermediario entre Dios y el pueblo, dándose de esa manera origen a una Teocracia o gobierno de Dios.

En estos primeros 90 días de libertad, que ya había vivido el pueblo hebreo, Dios les recuerda su gracia salvadora y les dice que así como el águila madre toma los polluelos sobre sus alas para impedir que caigan y se estrellen contra el suelo mientras aprenden a volar, así Dios los había traído seguros hasta ese lugar y en esta ocasión los sacaba para firmar un pacto y establecer una comunión con Ellos. Y allí en ese evento hermoso les dijo que si ellos obedecían a Dios, El les prometía tres cosas:

  1. Seréis mi especial tesoro sobre la tierra Éxodo 19:5; Deuteronomio 11:12; Salmo 91;

Israel llegaría a ser la posesión más valiosa de Dios, su tesoro escogido. Era para Dios, una adquisición personal, obtenida a un precio alto, y con elevadas normas de seguridad. Siempre sus ojos estarían sobre ellos para cuidarlos y sus ejércitos para defenderlos. Sabemos que toda la tierra le pertenece a Jehová, pero El se ha reservado para El solo, Israel, un pueblo de su propiedad. Pero lamentablemente no lo supieron valorar, pues desobedecieron a El cómo su Señor. El principio de la obediencia es igualmente importante en la relación con Cristo bajo el nuevo pacto. Deuteronomio 7:8; 14:2; Juan 8:31;14:21;Romanos 4:12;Hebreos 3:7-19

  1. Me seréis un reino de sacerdotes. Éxodo 19:6

Como parte del propósito de Dios para los israelitas al sacarlos de Egipto, ellos debían ser un reino de sacerdotes (Separados y consagrados para el servicio de Dios). Este pueblo tendría la dignidad y autoridad de dicha distinción, serian no solo privilegiados, sino responsables de mediar a favor de las naciones paganas.

Serian mediadores del conocimiento y la salvación para el ser humano. Todas las bendiciones que recibiera Israel, serian extensivas a las demás naciones de la tierra. Ellos serian las atalayas y voceros de los tiempos de Dios.

Por desgracia, Israel no cumplió con el pacto teocrático, y ser un reino de sacerdotes, pero  su fracaso trajo como consecuencia la inclusión de los gentiles. Israel era una nación de sacerdotes, pero la iglesia recibió el glorioso nombramiento de real sacerdocio. 1ª Pedro 2:4-9

Esto provoco que la iglesia se enfrentara a un gran desafío, y era el desarrollar un sacerdocio que servía y  ministraba al rey y a su reino., y tenía las siguientes funciones:

  1. Un llamamiento santo
  2. Ser consagrados por medio de la sangre del cordero
  3. Ser intercesores entre los hombres y Dios
  4. Tener un ministerio profético
  5. tener vestiduras honrosas
  6. Ser conductores del culto a Dios
  7. mantener encendido el aceite en la casa de Jehová
  8. Ser maestros, guías y luces de la Palabra.

En pocas palabras, el sacerdocio real nos obliga a presentar nuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, con un ministerio de sacrificios y ofrendas al Todopoderoso, en el cual no adquirimos herencia material, y no hacemos el trabajo por ganancia deshonesta, sino que tenemos en Dios a nuestra fuente segura y continua de provisión. El real sacerdocio es diferente y superior al reino de sacerdotes, porque por medio esta la sangre de Jesucristo, que nos da bendición y responsabilidad.

  1. Gente santa Éxodo 19:6

Dios quería que la gente de su pacto fuera diferente a los demás pueblos de la tierra, y que adquiriera esa dimensión de pureza para servir de ejemplo a las naciones vecinas. Por eso, Israel tenía que ser separado, apartado de las costumbres paganas de los pueblos de la tierra, y brillar con la santidad de Dios, para marcar la diferencia. No podían perder su intensidad de luz en medio de las tinieblas, para que el mundo viera el desarrollo del pacto eterno.

De igual manera, los creyentes del nuevo pacto deben ser un pueblo santo, separado de los caminos impíos del mundo y andar en los justos caminos y en la santa voluntad de Dios

  1. Todo lo que Jehová ha dicho: haremos

Moisés, ya llevaban tres meses conviviendo con este pueblo, y en varias ocasiones había tenido dificultades de fe y obediencia con ellos. Pero que estaba pensando Moisés, ahora, ¿obedecerían para que Dios cumpliera sus deseos? Y había una sola condición, y solo una: “Si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto” Por eso Moisés le comunico al pueblo los deseos de Dios. Ellos muy entusiasmados, inmediatamente dieron su aprobación, y se comprometieron a cumplirlo. Éxodo 19:8

“Y todo el pueblo respondió a una”… en Deuteronomio cinco  encontramos una respuesta que da Jehová a Moisés, muy temeraria por cierto:

Acércate tú, y oye todas las cosas que dijere Jehová nuestro Dios; y tú nos dirás todo lo que Jehová nuestro Dios te dijere, y nosotros oiremos y haremos.  Y oyó Jehová la voz de vuestras palabras cuando me hablabais, y me dijo Jehová: He oído la voz de las palabras de este pueblo, que ellos te han hablado; bien está todo lo que han dicho. !!Quién diera que tuviesen tal corazón, que me temiesen y guardasen todos los días todos mis mandamientos, para que a ellos y a sus hijos les fuese bien para siempre! Deuteromio 5:27-29

Dios vendría al pueblo, en una nube muy espesa, y todo el pueblo escucharía, Y esto Dios lo estaba haciendo para afirmar el ministerio de Moisés delante de Israel. Y es que en esta parte Moisés continua siendo ese líder mediador pareciéndose mucho a la labor de Cristo, que es el único mediador entre Dios y los hombres.

Tres meses de pruebas con este pueblo, y ahora Dios ratificaba el llamado, la autoridad y su respaldo a Moisés, su escogido. Algo importante que decir a estas alturas, es que nunca un pastor o líder debe olvidar que las manifestaciones sobrenaturales en su ministerio son para su vanagloria  sino para que las personas conozcan al verdadero Dios, al único a  quien servimos; para los pastores son el resultado de caminar en comunión con El, aun en los terribles desiertos del ministerio.

C.El ministerio del pastor

El ministerio no solo consiste en rescatar a la gente del yugo opresor y sacarlos de las tinieblas a a la luz admirable, también le corresponde al pastor y líder acercar  al pueblo redimido  a la comunión con Dios, ahora bien, ¿como deberíamos nosotros realizar este acercamiento?

Y Jehová dijo a Moisés: Ve al pueblo, y santifícalos hoy y mañana; y laven sus vestidos, y estén preparados para el día tercero, porque al tercer día Jehová descenderá a ojos de todo el pueblo sobre el monte de Sinaí. Y señalarás término al pueblo en derredor, diciendo: Guardaos, no subáis al monte, ni toquéis sus límites; cualquiera que tocare el monte, de seguro morirá.  No lo tocará mano, porque será apedreado o asaeteado; sea animal o sea hombre, no vivirá. Cuando suene largamente la bocina, subirán al monte. Y descendió Moisés del monte al pueblo, y santificó al pueblo; y lavaron sus vestidos. Y dijo al pueblo: Estad preparados para el tercer día; no toquéis mujer. Éxodo 19:10-15

  1. Debe santificar al pueblo Éxodo 19:10-11

Moisés instruyo al pueblo sobre la purificación que simboliza la limpieza interior, esas ropas sucias del camino deben ser cambiadas pues viene un encuentro con el Dios del monte. Los pies del cristiano deben ser lavados para tener comunión con Cristo, pues la Biblia asocia el agua y la limpieza con la santidad.

En primer lugar, debe quitarse las distracciones que hay alrededor del pueblo, cosas mundanas, que nos impiden oír la voz de Dios, hay mucho ruido que profana la comunión con el Señor, por eso debemos ejercitar la fe y los sentidos espirituales por medio del ayuno, santa convocación, meditación en Dios, en su palabra y profunda oración. La mente distraída se debe concentrar no en los valores perecederos sino eternos

Deben dejarse las pasiones y deseos impuros y el alimento carnal, para que de esa manera estemos listos, sensibles a oír la voz del Señor

Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Gálatas 5:16

No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia. 1ª Corintios 7:5

  1. Debe marcarse los limites alrededor del Monte Sinaí Éxodo 19:12-13

Es necesario aprender reverencia, atención y obediencia al Señor; debemos ejercitar nuestros sentidos pues largo camino nos espera para llegar a la tierra prometida. ¿Cuál era la señal de la santa convocación?  El largo sonido de la trompeta, y al escucharlo el pueblo, tomarían su posición al pie del monte y permanecerían sentados a los pies de Dios. Todos oirían, pues este pueblo necesitaba creer que Moisés era el pastor, el siervo, el mediador, entre ellos y el Dios del pacto.

Moisés hizo esa señal visible para que el pueblo no pasara el límite y fuera castigado por Dios. Aquí se trata de enseñar al pueblo la humildad y la reverencia, actitud necesaria para acercarse a Dios. Disciplina  que el pueblo no había practicado desde su salida de Egipto.

  1. El monte de la revelación

Aconteció que al tercer día, cuando vino la mañana, vinieron truenos y relámpagos,  y espesa nube sobre el monte, y sonido de bocina muy fuerte; y se estremeció todo el pueblo que estaba en el campamento.  Y Moisés sacó del campamento al pueblo para recibir a Dios; y se detuvieron al pie del monte. Todo el monte Sinaí humeaba, porque Jehová había descendido sobre él en fuego;  y el humo subía como el humo de un horno, y todo el monte se estremecía en gran manera. El sonido de la bocina iba aumentando en extremo; Moisés hablaba, y Dios le respondía con voz tronante. Y descendió Jehová sobre el monte Sinaí, sobre la cumbre del monte; y llamó Jehová a Moisés a la cumbre del monte, y Moisés subió. Y Jehová dijo a Moisés: Desciende, ordena al pueblo que no traspase los límites para ver a Jehová, porque caerá multitud de ellos.  Y también que se santifiquen los sacerdotes que se acercan a Jehová, para que Jehová no haga en ellos estrago. Moisés dijo a Jehová: El pueblo no podrá subir al monte Sinaí, porque tú nos has mandado diciendo: Señala límites al monte, y santifícalo. Y Jehová le dijo: Ve, desciende, y subirás tú, y Aarón contigo; mas los sacerdotes y el pueblo no traspasen el límite para subir a Jehová, no sea que haga en ellos estrago. Entonces Moisés descendió y se lo dijo al pueblo. Éxodo 19:16-25

Qué momento más impresionante, que dejo en Israel su marca a través de toda la historia hebrea. Este era el monte de la revelación. Antes de que se le diera al pueblo los diez mandamientos, la santidad de Dios ya se veía llegar. Dios arriba en el monte, en medio de los truenos, el sonido de la trompeta, los relámpagos, el fuego, el humo, el terremoto y el pueblo abajo, asustado, intimidado, vio y escucho la grandeza de su santidad.

Ellos quedaron sin aliento, estáticos, temerosos, no podían ni siquiera tocar el monte y esa espesa nube revelaba a Dios, de donde salía una voz que le hablaba a Moisés y este respondía…. ¿Que estarían pensando sus hijos, su esposa, sus hermanos Aarón y maría? Dios le hablo y le dijo:”Moisés sube acá”, el hombre que fue rescatado de las aguas, el líder fugitivo, Moisés el líder victorioso pero desobedecido por el pueblo, estaba ahora a solas ante el Dios majestuoso y poderoso. El líder obediente, y quien se abstuvo de tantas cosas, con sensibilidad espiritual y perseverante, ahora tenía una gran comunión con Dios, y el pueblo era testigo de ello. Pastores, ese es el mayor indicador, que ustedes sean con Dios, uno solo, para que las ovejas le puedan aceptar y obedecer.

La palabra ‘alah’, Ascender, subir, levantarse. Es un verbo que aparece más de 800 veces en el A.T. También esta palabra puede significar levantar, u ofrecer, cuando se refiere a sacrificios. Más aun, toda la ofrenda quemada se llama ‘olah porque el humo de la ofrenda asciende al cielo. En el salmo 24:3 ‘alah se refiere a la ascensión de los justos al monte de Dios. Alah también es la raíz de la palabra ‘aliyah, ascensión o subir, que se refiere a la subida a Sion, o al retorno de Israel de la diáspora. Finalmente ‘alah es la raíz de ‘elyon (el altísimo) parte a su vez del título divino “El Elyon” (Dios altísimo)

Leí de alguien que hace una reflexión de ese momento histórico en el monte Sinaí, y decía:” El predicador era Dios mismo, y su gloria apareció a la vista de todos. El pulpito fue el monte Sinai. La congregación fue convocada con el sonido de trompeta y el pastor Moisés, condujo a los oyentes al lugar de reunión. El culto comenzó mediante truenos y relámpagos y Moisés ejerció también como diacono logrando que toda la congregación guardara distancia y silencio ante la presencia de Jehová”

Este fue un momento glorioso, donde Moisés condujo al pueblo israelita a un encuentro con las leyes de Dios, era un encuentro con la santidad, pero este acercamiento lo inicio Moisés como el sacerdote, quien lo había sacado de la esclavitud , ahora los tria delante del rey , a recibir la ley de labios del Dios mismo. Moisés como cabeza de la congregación, quien había tenido un encuentro con la santidad en la zarza, allí en el monte Sinaí conoció realmente a quien lo había llamado y Dios se le mostro y revelo con palabras de instrucción para todas las generaciones.

“Ninguna persona que anhele ser pastor, puede evitar el monte de la revelación”. Es obligatorio que suba al monte de la revelación. El pueblo debe verlo y oír el respaldo de su llamado. Y cuando ya baje de allí vendrá con un mensaje divino, una palabra que cambiara las acciones del pueblo y los lleve a una adoración verdadera, con señales sobrenaturales, que acompañaran su mensaje el cual será muy sencillo, muy claro, pero transformador, igual que los diez mandamientos.

  1. Los diez mandamientos Éxodo 20; Deuteronomio 5:1-21

Con la ley todavía pendiente de ser promulgada, no había un sacerdocio establecido en Israel. Los sacerdotes que se mencionan debían ser el primogénito de cada familia que servían como sacerdotes familiares, porque habían sido dedicados al Señor, sin embargo, este puesto seria ocupado posteriormente por los levitas. Éxodo 13:2; 24:5

Toma los levitas en lugar de todos los primogénitos de los hijos de Israel, y los animales de los levitas en lugar de sus animales; y los levitas serán míos. Yo Jehová. Números 3:45

El capitulo veinte de éxodo, verso 20, describe con mucha claridad, que era necesario la visión del Monte Sinaí, porque ese pueblo había vivido por años, quizás siglos, entre gente con religiones que no enseñaban sobre la santidad, mejor dicho, la verdadera santidad. Ninguna ley egipcia  se acomodaba a un código de vida santa.

Los diez mandamientos, también conocidos como el decálogo, fueron redactados como preceptos o mandamientos directos dados en segunda persona y pueden ser agrupados en dos categorías:

La primera categoría la relación del hombre con Dios (versos 2-11) y la relación del hombre con la comunidad (versos 12-17). La segunda categoría, son prohibiciones expresadas en forma concisa, con la excepción un imperativo además de su explicación (Verso 12).

En el decálogo queda bien expresado todo lo relacionado con la verdadera teología y la verdadera adoración, el nombre de Dios y el día de reposo, el honor de la familia, la vida, el matrimonio, la propiedad, la verdad y la virtud. Estas leyes civiles, sociales y religiosas,  fueron recibidas originalmente en forma oral y luego escritas y leídas a todo el pueblo Éxodo 24:3-4

Recibir la ley de Dios por medio de su líder , Moisés, fue algo muy importante en la vida del pueblo israelita, en el Monte Sinaí, La ley mosaica, el torah, que significa enseñanza , y se dio para cubrir tres aspectos: Civil,  moral y ceremonial . Esta ley se dio con respecto al pacto que Dios hizo con su pueblo, y exponía las reglas del pacto que se quería que ellos obedecieran en fidelidad al Señor a quien pertenecían.

La obediencia de Israel a la ley debía basarse en la misericordia salvadora de Dios y en su liberación del pueblo, esta ley fue recibida después que fueron salvados por la sangre del cordero pascual y redimido de la esclavitud en Egipto y mientras estaban viviendo como peregrinos en la tierra por la gracia de Dios

Y lo comeréis así: ceñidos vuestros lomos, vuestro calzado en vuestros pies, y vuestro bordón en vuestra mano; y lo comeréis apresuradamente; es la Pascua  de Jehová.  Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias; y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo Jehová.  Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto. Y tomad un manojo de hisopo, y mojadlo en la sangre que estará en un lebrillo, y untad el dintel y los dos postes con la sangre que estará en el lebrillo; y ninguno de vosotros salga de las puertas de su casa hasta la mañana. Porque Jehová pasará hiriendo a los egipcios; y cuando vea la sangre en el dintel y en los dos postes, pasará Jehová aquella puerta, y no dejará entrar al heridor en vuestras casas para herir Éxodo 12:11-13, 22-23

Esta ley revelaba la voluntad de Dios para la conducta del pueblo judío y prescribía los sacrificios de sangre para que cubrieran su pecado,

Entonces degollará el becerro en la presencia de Jehová; y los sacerdotes hijos de Aarón ofrecerán la sangre, y la rociarán alrededor sobre el altar, el cual está a la puerta del tabernáculo de reunión. Levítico 1:5

Pero no se concibió esta ley como una manera de obtener salvación para los no salvos, pues el pueblo a quien se le dio ya eran salvos, “Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre. Mas bien, mediante ella,  ellos aprendieron como Dios quería que vivieran rectamente tanto en su relación con Dios como con su prójimo. Se esperaba que Israel guardara la ley por la gracia de Dios a fin de mantener y celebrar su relación de fe con El

Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios Deuteronomio 28:1-2

 

El fundamento para guardar la ley lo constituía una absoluta confianza en Dios, en su palabra y un sincero amor a El.  Pero Israel fallo en este punto porque con frecuencia iban tras la ley no por fe. Esta ley señalaba la verdad eterna de que la obediencia a Dios con un corazón amoroso resultaría en una vida plena y abundantes bendiciones del Señor.

Ahora, pues, oh Israel, oye los estatutos y decretos que yo os enseño, para que los ejecutéis, y viváis, y entréis y poseáis la tierra que Jehová el Dios de vuestros padres os da. Y guarda sus estatutos y sus mandamientos, los cuales yo te mando hoy, para que te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti, y prolongues tus días sobre la tierra que Jehová tu Dios te da para siempre Deuteronomio 4:1,40

Esta ley también expresaba la naturaleza y disposición de dios, es decir, su amor, bondad, justicia y aborrecimiento del mal. Se esperaba que Israel guardara la ley moral de dios porque habían sido creados a su imagen

Habla a toda la congregación de los hijos de Israel, y diles: Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios Levíticos 19:2

Recordemos algo muy importante, la salvación en el A.T nunca se baso en la perfección en guardar todos  los mandamientos. Asociado a la relación de Israel con Dios estaba el sistema expiatorio que proporcionaba el perdón para los que fallaban en cumplir la ley, pero que sinceramente se volvían en arrepentimiento y fe a la misericordia de Dios y a la provisión de expiación de sangre.

Esta ley y el pacto en el A.T no eran perfectos, ni se tenía el propósito de que fueran permanentes. Esta ley actuaba como un tutor temporal para el pueblo de Dios hasta que viniera Cristo.

Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes. Pero antes que viniese la fe, estábamos confinados bajo la ley, encerrados para aquella fe que iba a ser revelada. De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo,  pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; Gálatas 3:22-26

Hoy ya fue sustituido el antiguo pacto por el nuevo, en el que Dios ha revelado plenamente su plan de salvación por medio de Cristo

Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa; y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador Gálatas 3:19

Sino también con respecto a nosotros a quienes ha de ser contada, esto es, a los que creemos en el que levantó de los muertos a Jesús, Señor nuestro, el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación. Romanos 4:24-26

Finalmente, la ley fue dada por Dios a causa de las transgresiones, es decir, fue concebida para

  1. Regular la conducta
  2. Definir lo que era el pecado
  3. Para mostrarle a Israel su tendencia inherente a violar la voluntad de Dios y hacer lo malo
  4. Para despertar la necesidad de la misericordia, la gracia y la redención de Dios

Ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado Romanos 3:20

Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia; Romanos 5:20

Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. Romanos 8:2

  1. El precio de estar a solas con Dios

En el monte de la revelación Dios le dio a Moisés las leyes de la consagración para el sacerdocio y la manera de conducir el culto de sus hijos hacia El. Éxodo 28:1-30,38

Dios escoge, capacita, llama y enseña  a sus líderes como hacer las cosas que El ordena y en cada uno de los pasos de esta experiencia sobresale un Moisés que se aparta un tiempo de su familia y su pueblo para guiarlos, rumbo a la tierra prometida.

¿Cuánto cuesta estar a solas con Dios? Jetro, el suegro de Moisés le dijo: “esta tu por el pueblo delante de Dios”. ¿Por qué no le dijo esto a Aarón, que paso a ser el sumo sacerdote cuando ya fue constituido el servicio en el tabernáculo? Porque Aarón no tenía ese perfil capaz de estar a solas y en silencio con Dios, cuarenta días y sus noches. Su vida había sido vivir ochenta años en medio del ruido y las quejas del pueblo en las tierras del faraón, mientras que Moisés pasó cuarenta años en la soledad de ese monte cuidando las ovejas de su suegro.

Mientras más tiempo pasamos entre los hombres, obviamente menos tiempo pasamos con Dios, por lo que subir al monte y tener momentos de inspiración y guía, exige humildad, obediencia y decisión, es decir sangre, sudor y lágrimas. Por eso los pulpitos están carentes de unción, donde se nota la ausencia de la soledad y el respeto por el monte de la revelación.

La mayoría de pastores, tienen agendas sobrecargadas , citas por internet, reuniones continuas en el ministerio, no les gusta esperar en la presencia del Señor, y mucho menos si esa espera es en el cuarto de oración , pero no olvidemos que al hacerlo traerá grandes recompensas.

Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos. Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, Y confiarán en Jehová. Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza, Y no mira a los soberbios, ni a los que se desvían tras la mentira. Salmo 40:1-4

Esperar podría significar muchas cosas pero fundamentalmente que Dios es mi mayor prioridad, y así lo define David en el salmo 40, y allí podemos leer el nivel de espera en que podemos escuchar la voz de Dios. “Pacientemente espere a Jehová, y el se inclino a mi y oyo mi clamor”. Porque no esperar entonces si hay solución a nuestras necesidades, y rompe con la angustia  de todos aquellos que le buscamos: “ Me hizo sacar del pozo de la desesperación , del lodo cenagoso”.

¿Por qué un pastor con grandes pruebas no va a esperar si después sera levantado en las alturas de la adoración, el testimonio y la gracia de Dios ante los hombres? El pondrá en nosotros un cantico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Esperar le permite a Dios obrar en nosotros y debilitar nuestra voluntad, aunque eso signifique luchar contra las preocupaciones del trabajo, la casa, el programa del domingo, y todo aquello que viene al momento de entrar en esa intimidad con El.

Podemos ver ese monte de la revelación como algo inalcanzable, pero daremos ejemplos de grandes hombres que dejaron una huella imborrable en el ejercicio de su ministerio pero tuvieron qe pagar el precio en la búsqueda de Dios en oración, y dentro de estos ejemplos, mencionaremos a Juan Wesley que comenzaba el dia con un devocional de tres horas, o un Adoniram Judson que estaba a solas con Dios siete veces al día.

Para miles de nosotros como líderes, estas biografías de esos grandes hombres nos deben desafiar a imitarlos, pero sin embargo, pareciera que nos abruman con sus testimonios, por creer que nosotros no podemos ser como un Hudson Taylor o un David Brainard.

Una cosa es cierta y es que la victoria en nuestro ministerio pastoral no depende de cuantos nos rodeen sino de la clase de vida de oración que practiquemos. Porque eso de subir al monte es un ejercicio donde poco a poco se debe ir incrementando el tiempo de estar a solas con Dios para ir disciplinándonos y siendo constantes, tomando la oración no como una carga sino como parte de la relación con nuestro Dios, donde le expresaremos nuestro amor y recibiremos gratificación celestial, producto de su dulce compañía.

Si nos obligamos a orar con regularidad y naturalidad, comenzando a lo mejor con diez minutos diarios y avanzando cada día con un espíritu de oración que nos sumerja en las aguas dulces de la meditación y del conocimiento del Dios al que servimos. Zacarías

Las estadísticas son un poco crueles, y hay una encuesta ofrecida por Peter Wagner, al respecto que nos debe animar a orar con mayor intensidad. El dice que los pastores de Australia oran 22 minutos promedio al día, los de Nueva Zelanda, oran 30  minutos al día, Los japoneses oran 44 minutos promedio al día.

El 83% de los pastores coreanos oran una hora y media  al día, y hablando de los pastores americanos, de un censo en más de 500, se determino que 57% oraba 20 minutos al día, 34% entre 20-60 minutos al día, y solo el 9% oraba una hora al día. El promedio general es de 22 minutos invertidos en la oración….lamentable, no…

  1. el castigo por los celos y la envidia
  2. La crisis de liderazgo

Peter Wagner dice que ningún líder debe permitir que pase un día sin apartar un tiempo específico para hablar con Dios. Cuando Moisés fue llamado al pleno ministerio, le dio a Dios múltiples excusas, lo que provoco que Dios le agregara a su hermano como el vocero de su ministerio, aunque realmente en el plan de Dios no estaba que Aarón participara de esa manera.

Y analicemos todos los errores  que se cometieron producto  de esta actitud de un líder neófito como Moisés. Aarón acompaño a su hermano a lo largo de la travesía por el desierto, pero mientras su hermano estuvo en el monte 40 días y sus noches, Aarón no estaba en el mismo lugar y en la misma comunión y por lo tanto la perdida pastoral fue grande y de lamentar. Y es que los celos en el ministerio hacen mucho daño, y la envidia destruye todo a su paso, pues Moisés era el gran líder, el hombre más respetado en toda la tierra.

Aunque Aarón fue llamado a ayudar a Moisés, la posición de su hermano era de mayor dignidad. Y fijémonos  en algo, cuando Moisés subió al monte Sinaí a orar, este Aaroncito pensó que tal vez nunca regresaría, quizás pensó, alguna fiera lo había devorado, o Dios lo había trasladado al cielo como lo hizo con Enoc. Sin duda, esto provoca una crisis de liderazgo entre ellos, crisis que daño la fe y el culto que estaba bajo la responsabilidad de Aarón.

Viendo el pueblo que Moisés tardaba en descender del monte, se acercaron entonces a Aarón, y le dijeron: Levántate, haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moisés, el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido.  Éxodo 32:1

Era tan grande la influencia politeísta sobre el pueblo de Dios, que en un momento de pánico o impaciencia, sucumbieron a una visión pagana del mundo. Y esto fue tan rápido que ni cuenta se dieron que comenzaron a demandar dioses que los acompañaran y guiasen en su paso por el desierto, olvidando quien realmente los había sacado de Egipto. La forma pagana de ver el mundo les impidió ver que fue Dios, Jehová y no Moisés quien los había sacado de Egipto.

Cuando dijeron a Aarón: Haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moisés, que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido Hechos 7:40

La verdad que ellos si sabían dónde estaba Moisés, y Aarón también lo sabía, y esto no  impidió que reemplazaran a su líder y a Dios mismo con un animal sin vida, el becerro de oro.  Dios había usado a Moisés al llevarlos hasta ese lugar, ahora Dios había decidido estar en comunión con su siervo, paras instruirlo en todo el proceso de camino hasta la tierra prometida.

Pero el afán y la ansiedad de continuar el camino sin pérdida de tiempo, llevo al pueblo a decir, ya nos liberto, ya estamos fuera de Egipto, fuera de la servidumbre egipcia, ahora El, Moisés, que vea como se defiende en ese monte, Nosotros seguiremos sin Él.

Un líder maduro, no debe nunca andar al ritmo que la gente quiere que ande, a la velocidad que ellos viven, muchos pastores en su afán de responder a todas las exigencias de sus ovejas, viven su ministerio sin freno, como caballos desbocados. Terminan saliendo de su lugar de oración, si es que alguna vez estuvieron allí, para ir a ayudar a una oveja débil y necesitada.

Y es que en la practica así es, se vuelve una situación difícil de resolver, porque si usted no los atiende por estar con el dueño de la obra, ellos se van a ir a buscar sus becerros de oro, para resolver sus problemas, entonces, la primera reacción nuestra como pastores es ir a buscarlos y dejar a Dios en “hold”  y muchas veces, por mas consejería y atención que reciban, jamás van a restaurarse y terminan saliendo de la congregación.

Tengamos mucho cuidado  de que salgamos de la comunión con Dios por agendas impuestas, prestemos atención y tiempo a lo verdaderamente importante: La oración y la palabra

Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas.  Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra. Hechos 4:2-4

El pueblo hebreo, se le olvido el compromiso adquirido con Dios, de obedecerlo en todo y guardar sus estatutos

Y todo el pueblo respondió a una, y dijeron: Todo lo que Jehová ha dicho, haremos. Y Moisés refirió a Jehová las palabras del pueblo. Éxodo 19:8

Y Moisés vino y contó al pueblo todas las palabras de Jehová, y todas las leyes; y todo el pueblo respondió a una voz, y dijo: Haremos todas las palabras que Jehová ha dicho. Y tomó el libro del pacto y lo leyó a oídos del pueblo, el cual dijo: Haremos todas las cosas que Jehová ha dicho, y obedeceremos. Éxodo 24:3,7

Dios había llamado a Moisés, de una manera especifica:

Entonces Jehová dijo a Moisés: Sube a mí al monte, y espera allá, y te daré tablas de piedra, y la ley, y mandamientos que he escrito para enseñarles. Y se levantó Moisés con Josué su servidor, y Moisés subió al monte de Dios. Y dijo a los ancianos: Esperadnos aquí hasta que volvamos a vosotros; y he aquí Aarón y Hur están con vosotros; el que tuviere asuntos, acuda a ellos. Éxodo 24:12-14

Como podemos leer, Moisés no se fue al monte sin avisar, dejo a Aarón y Hur  responsables del ministerio mientras el subía para hablar con Jehová. Por lo tanto, preguntémonos, de donde surgió la idea que tuvo Aarón y el pueblo de que El no regresaría. Hubo un sentimiento de celo e ingratitud de parte de Aarón y sus cercanos servidores, presión, inmadurez, falta de responsabilidad, no sabemos que, pero la verdad que fallaron a su líder y a Dios.

Entonces Moisés subió al monte, y una nube cubrió el monte.  Y la gloria de Jehová reposó sobre el monte Sinaí, y la nube lo cubrió por seis días; y al séptimo día llamó a Moisés de en medio de la nube.  Y la apariencia de la gloria de Jehová era como un fuego abrasador en la cumbre del monte, a los ojos de los hijos de Israel.  Y entró Moisés en medio de la nube, y subió al monte; y estuvo Moisés en el monte cuarenta días y cuarenta noches Éxodo 24:15-18

Por 40 días no lo volvieron a ver, y eso fue la razón de pedirles a los encargados que hicieran algo, pues  ya querían avanzar hacia la tierra prometida, y como Moisés no regresaba, ellos se abrumaron en la espera. Un afán de adoración por conveniencia, sin dirección, ni paciencia, llevo al pueblo a entregar su corazón en cualquier cosa, despreciando la obra divina de Dios y su mano poderosa, que los había sacado de Egipto.

No le dieron para nada valor al hecho de que Dios los había llevado al Sinaí con mano poderosa y que se había manifestado sobrenaturalmente abriendo el mar y dándoles agua y comida con facilidad, declarando  a los ídolos como sus dioses:

Y Aarón les dijo: Apartad los zarcillos de oro que están en las orejas de vuestras mujeres, de vuestros hijos y de vuestras hijas, y traédmelos. Entonces todo el pueblo apartó los zarcillos de oro que tenían en sus orejas, y los trajeron a Aarón; y él los tomó de las manos de ellos, y le dio forma con buril, e hizo de ello un becerro de fundición.  Entonces dijeron: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto. Y viendo esto Aarón, edificó un altar delante del becerro; y pregonó Aarón, y dijo: Mañana será fiesta para Jehová. Y al día siguiente madrugaron, y ofrecieron holocaustos, y presentaron ofrendas de paz; y se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a regocijarse. Éxodo 32:1-6

 

Fueron varios los errores cometidos por el liderazgo comisionado por Moisés para que ministraran al pueblo mientras El regresaba del retiro espiritual:

 

  1. Al no medir el valor que tenían los cuatrocientos años de esclavitud que Dios había pagado en un momento, con oro y plata para su pueblo, de acuerdo a la promesa dada a Abraham en génesis 15, El si despojo a los israelitas de sus bienes.

Y Aarón les dijo: Apartad los zarcillos de oro que están en las orejas de vuestras mujeres, de vuestros hijos y de vuestras hijas, y traédmelos. Éxodo 32:1

  1. Fue tolerante a las exigencias del pueblo. No los detuvo, sino que vio la oportunidad servida en bandeja, para demostrar sus dotes de líder, y aceptar lo que ellos erróneamente pedían.

Jehová, se estaba dando cuenta de todo lo que estaba ocurriendo allá en las faldas del monte, y le hablo a Moisés diciéndole:

Entonces Jehová dijo a Moisés: Anda, desciende, porque tu pueblo que sacaste de la tierra de Egipto se ha corrompido. Pronto se han apartado del camino que yo les mandé; se han hecho un becerro de fundición, y lo han adorado, y le han ofrecido sacrificios, y han dicho: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto. Éxodo 32:7-8

Que noticia le dieron a Moisés, su propio hermano mayor, echándole a perder el tiempo glorioso que estaba compartiendo con Dios, y como corolario, haciendo cosas que no estaban incluidas en las ordenes que les dio. Por eso, es recomendable, que cuando el líder se va a ocupar un tiempo en la oración y la palabra, ponga de encargados a personas maduras que no le quieran tumbar el cargo. Aarones  que desprecian a su líder y lo meten en problemas.

Dios continúo quejándose con Moisés por la actitud idolátrica del pueblo, y le dijo a Moisés:

Pronto se han apartado del camino que yo les mandé; se han hecho un becerro de fundición, y lo han adorado, y le han ofrecido sacrificios, y han dicho: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto. Dijo más Jehová a Moisés: Yo he visto a este pueblo, que por cierto es pueblo de dura cerviz.  Ahora, pues, déjame que se encienda mi ira en ellos, y los consuma; y de ti yo haré una nación grande. Exodo 32:8-10

Varias eran las quejas:

  1. Tu pueblo se aparto de mi camino
  2. Tu pueblo se hizo un becerro de fundición
  3. Tu pueblo lo ha adorado
  4. Tu pueblo le ha ofrecido sacrificios
  5. Tu pueblo lo ha reconocido como su libertador
  6. Tu pueblo es de dura cerviz
  7. Consumiré a tu pueblo y en ti hare otro pueblo.
  8. La intercesión aplaca la ira de Dios

En Éxodo 15:25 comienza el ministerio de intercesión de Moisés porque este pueblo continuamente murmuraba, por eso, Dios quiso castigarlos, pero Moisés siempre intercedía por el pueblo para que Dios no lo castigara, salvándolo de una muerte segura. Y es que mientras Aarón respondió a la petición del pueblo de fabricar ídolos, Moisés se postro delante de Dios y oro a Jehová, recordándolo que era su pueblo y que le pertenecía,

Ahora, pues, déjame que se encienda mi ira en ellos, y los consuma; y de ti yo haré una nación grande. Entonces Moisés oró en presencia de Jehová su Dios, y dijo: Oh Jehová, ¿por qué se encenderá tu furor contra tu pueblo, que tú sacaste de la tierra de Egipto con gran poder y con mano fuerte?  ¿Por qué han de hablar los egipcios, diciendo: Para mal los sacó, para matarlos en los montes, y para raerlos de sobre la faz de la tierra? Vuélvete del ardor de tu ira, y arrepiéntete de este mal contra tu pueblo. Acuérdate de Abraham, de Isaac y de Israel tus siervos, a los cuales has jurado por ti mismo, y les has dicho: Yo multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo;  y daré a vuestra descendencia toda esta tierra de que he hablado, y la tomarán por heredad para siempre.  Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo Éxodo 32:10-14

Gracias a Dios por los intercesores, que evitan que Dios envié castigo sobre aquellos que le fallan, o que tiene un juicio pendiente, dado por Dios, y pronto caerá sobre ellos, entonces los intercesores claman a Dios como lo hizo Moisés, y tocan el corazón de Dios que se arrepiente de hacerles mal.

Y volvió Moisés y descendió del monte, trayendo en su mano las dos tablas del testimonio, las tablas escritas por ambos lados; de uno y otro lado estaban escritas. Y las tablas eran obra de Dios, y la escritura era escritura de Dios grabada sobre las tablas.  Cuando oyó Josué el clamor del pueblo que gritaba, dijo a Moisés: Alarido de pelea hay en el campamento.  Y él respondió: No es voz de alaridos de fuertes, ni voz de alaridos de débiles; voz de cantar oigo yo.  Y aconteció que cuando él llegó al campamento, y vio el becerro y las danzas, ardió la ira de Moisés, y arrojó las tablas de sus manos, y las quebró al pie del monte.  Y tomó el becerro que habían hecho, y lo quemó en el fuego, y lo molió hasta reducirlo a polvo, que esparció sobre las aguas, y lo dio a beber a los hijos de Israel. Éxodo 32:15-20

Pero allí no termino todo, Moisés y su paciencia fueron afectadas debido a la idolatría y desobediencia de su pueblo, fue resquebrajada su tolerancia y como ya los había soportado tres meses y mas, rompió las tablas que Dios le había dado, para enseñar las leyes y ordenanzas a su pueblo y quemo el objeto de adoración del pueblo, reduciéndolo a polvo, lo revuelve con agua y hasta allí llego el pago de cuatro siglos construyendo el imperio de los faraones.

Moisés entonces enojado reprende a Aarón, culpándolo de su irresponsabilidad. Aarón dio una respuesta evasiva  e irresponsable, por sus actos:

Y dijo Moisés a Aarón: ¿Qué te ha hecho este pueblo, que has traído sobre él tan gran pecado? Y respondió Aarón: No se enoje mi señor; tú conoces al pueblo, que es inclinado a mal. Porque me dijeron: Haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moisés, el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido. Y yo les respondí: ¿Quién tiene oro? Apartadlo. Y me lo dieron, y lo eché en el fuego, y salió este becerro. Éxodo 32:21-24

La respuesta de Aarón, demuestra la seriedad con la cual había asumido el cargo que Moisés le entrego cuando el subió al monte, mientras su hermano estaba en la presencia de Jehová, El hacía de las suyas, y con evidente irresponsabilidad le hecho la culpa al pueblo.  No se enoje mi Señor, tú conoces al pueblo….Que bueno hubiera sido qu este líder principiante hubiera tenido un encuentro con Dios en la zarza.

Un punto de reflexión priva en este momento, la influencia egipcia era notoria todavía, ya que Aarón, aun siendo un líder cercano a Moisés, que experimento la victoria del paso por el mar rojo, y que canto y alabo con Moisés  y María, Éxodo 15,  escogió aun la forma del dios que le construyó a los idolatras, todavía se acordaba del culto al buey Apis. Sus danzas y prácticas paganas con las cuales adornaron su culto fue lo que más irrito al Señor.

Aarón apoyo al pueblo en su idolatría y siendo el líder encargado, el colaborador cercano de su hermano Moisés, acepto de todas maneras que el mundo ignorara las órdenes tanto de Dios como de Moisés y guio a la gente a repudiar sus creencias. No fue capaz de aprovechar la autoridad delegada, y enseñarles un culto verdadero, ni tampoco los reprendió por la influencia de los extranjeros, sino que se dejo llevar por su rebeldía e impaciencia.

La falta de transparencia de Aarón, un levita sin ministerio sacerdotal practico, provoco el desenfreno del pueblo, y la muerte de tres mil levitas. Estos que murieron fue por su obstinación y falta de arrepentimiento, y Moisés enojado como estaba, aplico la medicina correcta para extirpar el pecado producto de la tolerancia de Aarón.

Moisés entonces aplico el principio de sujeción, volver al orden de autoridad y demostrar a los pecadores, en manos de quien estaba las decisiones:

Y viendo Moisés que el pueblo estaba desenfrenado, porque Aarón lo había permitido, para vergüenza entre sus enemigos,  se puso Moisés a la puerta del campamento, y dijo: ¿Quién está por Jehová? Júntese conmigo. Y se juntaron con él todos los hijos de Leví. Y él les dijo: Así ha dicho Jehová, el Dios de Israel: Poned cada uno su espada sobre su muslo; pasad y volved de puerta a puerta por el campamento, y matad cada uno a su hermano, y a su amigo, y a su pariente.  Y los hijos de Leví lo hicieron conforme al dicho de Moisés; y cayeron del pueblo en aquel día como tres mil hombres. Éxodo 32:25-28

Solo la tribu de Levi respondió al llamado a tomar acción en respuesta a la situación que demandaba que se impusiera juicio y castigo. Comprendieron los de la tribu de Levi que no podían quedarse neutrales cuando se trataba de un enfrentamiento entre el bien y el mal. La sujeción a la voluntad de Dios prevalecía sobre los vínculos familiares y nacionales. Y en esta situación esto significaba  tomar la espada del juicio de Dios para preservar su honor y gloria.

  1. La bendición de un líder con corazón de intercesor

Un líder para bendecir a su pueblo como sacerdote, necesita morir a su yo y ofrecer su vida en sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. El líder espiritual es un intercesor, aplaca la ira de Dios y se pone a favor del pueblo, aun dando su propia vida por ellos

Y aconteció que al día siguiente dijo Moisés al pueblo: Vosotros habéis cometido un gran pecado, pero yo subiré ahora a Jehová; quizá le aplacaré acerca de vuestro pecado.  Entonces volvió Moisés a Jehová, y dijo: Te ruego, pues este pueblo ha cometido un gran pecado, porque se hicieron dioses de oro, que perdones ahora su pecado, y si no, ráeme ahora de tu libro que has escrito.  Y Jehová respondió a Moisés: Al que pecare contra mí, a éste raeré yo de mi libro. Ve, pues, ahora, lleva a este pueblo a donde te he dicho; he aquí mi ángel irá delante de ti; pero en el día del castigo, yo castigaré en ellos su pecado. Y Jehová hirió al pueblo, porque habían hecho el becerro que formó Aarón. Éxodo 32:30-35

Moisés sabía que pronto tendrían que abandonar el valle del Sinaí, y El quiso estar seguro de quien sería el compañero de viaje, pues la gente que llevaría a Canaán no era su pueblo. Y se lo hace notar a Jehová a quien le dice “esta gente es pueblo tuyo” y más adelante, le agrega:”Yo y tu pueblo” y Dios le respondió “Mi presencia ira contigo”.

El ángel de Jehová lo acompañaría y la bendición recibida en el valle del castigo fue una nueva revelación del carácter de Dios. Al día siguiente, cuando Moisés asciende con las dos tablas de la ley que había preparado, tuvo una revelación sublime de Dios, la mano de Dios lo protegió y pudo observar la espalda del todopoderoso, escondido en la hendidura de una peña. Éxodo 33:17-34:9

…ráeme ahora de tu libro…

Moisés amaba tanto a ese pueblo incircunciso y desobediente, que mostro una sincera actitud de sacrificio, ofreciendo su vida antes que verlos desheredados y destruidos. El verdadero carácter de Moisés se mostro en la respuesta que dio en oración cuando supo de la ingratitud y el rechazo de Israel. Preocupándose por el honor de Dios y no por el suyo. Moisés rogo a Dios, que no destruyera a Israel. Después de renovar el compromiso de Israel con Dios, Moisés expuso su vida por la de ellos

Y trató de destruirlos, De no haberse interpuesto Moisés su escogido delante de él, A fin de apartar su indignación para que no los destruyas Salmo 106:23

Luego regreso otra vez a la montaña, por 40 días, para recibir una vez más los mandamientos de Dios. Ahora bien, Israel no podía culpar a Dios por la tardanza en recibir los estatutos; sus propios pecados habían retrasado los propósitos de Dios. Pero estos propósitos estaban vigentes porque Moisés se había interpuesto entre los pecados de Israel y la ira divina. La intercesión sin fines egoístas prevalece sobre los efectos destructivos de la debilidad humana y el pecado.

 

 

 

El avivamiento en el tiempo de Moisés

Viendo el pueblo que Moisés tardaba en descender del monte, se acercaron entonces a Aarón, y le dijeron: Levántate, haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moisés, el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido. Y Aarón les dijo: Apartad los zarcillos de oro que están en las orejas de vuestras mujeres, de vuestros hijos y de vuestras hijas, y traédmelos. Entonces todo el pueblo apartó los zarcillos de oro que tenían en sus orejas, y los trajeron a Aarón; y él los tomó de las manos de ellos, y le dio forma con buril, e hizo de ello un becerro de fundición.) Entonces dijeron: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto. Y viendo esto Aarón, edificó un altar delante del becerro; y pregonó Aarón, y dijo: Mañana será fiesta para Jehová. Y al día siguiente madrugaron, y ofrecieron holocaustos, y presentaron ofrendas de paz; y se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a regocijarse. Entonces Jehová dijo a Moisés: Anda, desciende, porque tu pueblo que sacaste de la tierra de Egipto se ha corrompido. Pronto se han apartado del camino que yo les mandé; se han hecho un becerro de fundición, y lo han adorado, y le han ofrecido sacrificios, y han dicho: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto. Dijo más Jehová a Moisés: Yo he visto a este pueblo, que por cierto es pueblo de dura cerviz.  Ahora, pues, déjame que se encienda mi ira en ellos, y los consuma; y de ti yo haré una nación grande. Entonces Moisés oró en presencia de Jehová su Dios, y dijo: Oh Jehová, ¿por qué se encenderá tu furor contra tu pueblo, que tú sacaste de la tierra de Egipto con gran poder y con mano fuerte? ¿Por qué han de hablar los egipcios, diciendo: Para mal los sacó, para matarlos en los montes, y para raerlos de sobre la faz de la tierra? Vuélvete del ardor de tu ira, y arrepiéntete de este mal contra tu pueblo. Acuérdate de Abraham, de Isaac y de Israel tus siervos, a los cuales has jurado por ti mismo, y les has dicho: Yo multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo) y daré a vuestra descendencia toda esta tierra de que he hablado, y la tomarán por heredad para siempre. Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo. Y volvió Moisés y descendió del monte, trayendo en su mano las dos tablas del testimonio, las tablas escritas por ambos lados; de uno y otro lado estaban escritas. Y las tablas eran obra de Dios, y la escritura era escritura de Dios grabada sobre las tablas. Cuando oyó Josué el clamor del pueblo que gritaba, dijo a Moisés: Alarido de pelea hay en el campamento. Y él respondió: No es voz de alaridos de fuertes, ni voz de alaridos de débiles; voz de cantar oigo yo. Y aconteció que cuando él llegó al campamento, y vio el becerro y las danzas, ardió la ira de Moisés, y arrojó las tablas de sus manos, y las quebró al pie del monte. Y tomó el becerro que habían hecho, y lo quemó en el fuego, y lo molió hasta reducirlo a polvo, que esparció sobre las aguas, y lo dio a beber a los hijos de Israel. Y dijo Moisés a Aarón: ¿Qué te ha hecho este pueblo, que has traído sobre él tan gran pecado?  Y respondió Aarón: No se enoje mi señor; tú conoces al pueblo, que es inclinado a mal. Porque me dijeron: Haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moisés, el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido.  Y yo les respondí: ¿Quién tiene oro? Apartadlo. Y me lo dieron, y lo eché en el fuego, y salió este becerro. Y viendo Moisés que el pueblo estaba desenfrenado, porque Aarón lo había permitido, para verguenza entre sus enemigos, se puso Moisés a la puerta del campamento, y dijo: ¿Quién está por Jehová? Júntese conmigo. Y se juntaron con él todos los hijos de Leví. Y él les dijo: Así ha dicho Jehová, el Dios de Israel: Poned cada uno su espada sobre su muslo; pasad y volved de puerta a puerta por el campamento, y matad cada uno a su hermano, y a su amigo, y a su pariente. Y los hijos de Leví lo hicieron conforme al dicho de Moisés; y cayeron del pueblo en aquel día como tres mil hombres. Entonces Moisés dijo: Hoy os habéis consagrado a Jehová, pues cada uno se ha consagrado en su hijo y en su hermano, para que él dé bendición hoy sobre vosotros. Y aconteció que al día siguiente dijo Moisés al pueblo: Vosotros habéis cometido un gran pecado, pero yo subiré ahora a Jehová; quizá le aplacaré acerca de vuestro pecado. Entonces volvió Moisés a Jehová, y dijo: Te ruego, pues este pueblo ha cometido un gran pecado, porque se hicieron dioses de oro, que perdones ahora su pecado, y si no, ráeme ahora de tu libro que has escrito. Y Jehová respondió a Moisés: Al que pecare contra mí, a éste raeré yo de mi libro. Ve, pues, ahora, lleva a este pueblo a donde te he dicho; he aquí mi ángel irá delante de ti; pero en el día del castigo, yo castigaré en ellos su pecado. Y Jehová hirió al pueblo, porque habían hecho el becerro que formó Aarón. Exodo 32:1-35

   Jehová dijo a Moisés: Anda, sube de aquí, tú y el pueblo que sacaste de la tierra de Egipto, a la tierra de la cual juré a Abraham, Isaac y Jacob, diciendo: A tu descendencia la daré; y yo enviaré delante de ti el ángel, y echaré fuera al cananeo y al amorreo, al heteo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo (a la tierra que fluye leche y miel); pero yo no subiré en medio de ti, porque eres pueblo de dura cerviz, no sea que te consuma en el camino. Y oyendo el pueblo esta mala noticia, vistieron luto, y ninguno se puso sus atavíos. Porque Jehová había dicho a Moisés: Di a los hijos de Israel: Vosotros sois pueblo de dura cerviz; en un momento subiré en medio de ti, y te consumiré. Quítate, pues, ahora tus atavíos, para que yo sepa lo que te he de hacer. Entonces los hijos de Israel se despojaron de sus atavíos desde el monte Horeb. Y Moisés tomó el tabernáculo, y lo levantó lejos, fuera del campamento, y lo llamó el Tabernáculo de Reunión. Y cualquiera que buscaba a Jehová, salía al tabernáculo de reunión que estaba fuera del campamento. Y sucedía que cuando salía Moisés al tabernáculo, todo el pueblo se levantaba, y cada cual estaba en pie a la puerta de su tienda, y miraban en pos de Moisés, hasta que él entraba en el tabernáculo. Cuando Moisés entraba en el tabernáculo, la columna de nube descendía y se ponía a la puerta del tabernáculo, y Jehová hablaba con Moisés. Y viendo todo el pueblo la columna de nube que estaba a la puerta del tabernáculo, se levantaba cada uno a la puerta de su tienda y adoraba. Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero. Y él volvía al campamento; pero el joven Josué hijo de Nun, su servidor, nunca se apartaba de en medio del tabernáculo. Y dijo Moisés a Jehová: Mira, tú me dices a mí: Saca este pueblo; y tú no me has declarado a quién enviarás conmigo. Sin embargo, tú dices: Yo te he conocido por tu nombre, y has hallado también gracia en mis ojos. Ahora, pues, si he hallado gracia en tus ojos, te ruego que me muestres ahora tu camino, para que te conozca, y halle gracia en tus ojos; y mira que esta gente es pueblo tuyo. Y él dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso. Y Moisés respondió: Si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí. ¿Y en qué se conocerá aquí que he hallado gracia en tus ojos, yo y tu pueblo, sino en que tú andes con nosotros, y que yo y tu pueblo seamos apartados de todos los pueblos que están sobre la faz de la tierra? Y Jehová dijo a Moisés: También haré esto que has dicho, por cuanto has hallado gracia en mis ojos, y te he conocido por tu nombre. El entonces dijo: Te ruego que me muestres tu gloria. Y le respondió: Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro, y proclamaré el nombre de Jehová delante de ti; y tendré misericordia del que tendré misericordia, y seré clemente para con el que seré clemente. Dijo más: No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá. Y dijo aún Jehová: He aquí un lugar junto a mí, y tú estarás sobre la peña; y cuando pase mi gloria, yo te pondré en una hendidura de la peña, y te cubriré con mi mano hasta que haya pasado. Después apartaré mi mano, y verás mis espaldas; mas no se verá mi rostro. Génesis 33:1-23

  1. Antecedentes: Rechazo del líder de Dios; quejas, carnalidad
  2. Habían puesto sus ojos en el hombre y rechazaron al Dios verdadero
  3. Un Liderazgo débil (de Aarón)

Viendo el pueblo que Moisés tardaba en descender del monte, se acercaron entonces a Aarón, y le dijeron: Levántate, haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moisés, el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido Éxodo 32:1

  1. Cayeron en los pecados de:
  2. Frivolidad, sexualidad, corrupción:

Y al día siguiente madrugaron, y ofrecieron holocaustos, y presentaron ofrendas de paz; y se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a regocijarse Éxodo 32:6

Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar; y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar, y todos comieron el mismo alimento espiritual, y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.  Pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto. Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron. Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar. Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil. Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes. Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor. y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos 1a Corintios 10:1-11

  1. Rechazo de la palabra

Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar Éxodo 32:8

  1. Obstinación: Dura cerviz

Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes Éxodo 32:9

  1. Habían cambiado el reproche por el pecado

Y dijo Moisés a Aarón: ¿Qué te ha hecho este pueblo, que has traído sobre él tan gran pecado? Y respondió Aarón: No se enoje mi señor; tú conoces al pueblo, que es inclinado a mal. Porque me dijeron: Haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moisés, el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido. Y yo les respondí: ¿Quién tiene oro? Apartadlo. Y me lo dieron, y lo eché en el fuego, y salió este becerro. Exodo 32:21-24

  1. Detonantes
  2. Hubo un despertar debido a las consecuencias de su pecado, decidieron escoger entre la vida y la muerte

Y viendo Moisés que el pueblo estaba desenfrenado, porque Aarón lo había permitido, para vergüenza entre sus enemigos, se puso Moisés a la puerta del campamento, y dijo: ¿Quién está por Jehová? Júntese conmigo. Y se juntaron con él todos los hijos de Leví. Y él les dijo: Así ha dicho Jehová, el Dios de Israel: Poned cada uno su espada sobre su muslo; pasad y volved de puerta a puerta por el campamento, y matad cada uno a su hermano, y a su amigo, y a su pariente.  Y los hijos de Leví lo hicieron conforme al dicho de Moisés; y cayeron del pueblo en aquel día como tres mil hombres. Exodo 32:25-28

  1. La presencia de Dios fue removida: Tabernáculo fuera del campamento

Y yo enviaré delante de ti el ángel, y echaré fuera al cananeo y al amorreo, al heteo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo (a la tierra que fluye leche y miel); pero yo no subiré en medio de ti, porque eres pueblo de dura cerviz, no sea que te consuma en el camino. Y oyendo el pueblo esta mala noticia, vistieron luto, y ninguno se puso sus atavíos. Porque Jehová había dicho a Moisés: Di a los hijos de Israel: Vosotros sois pueblo de dura cerviz; en un momento subiré en medio de ti, y te consumiré. Quítate, pues, ahora tus atavíos, para que yo sepa lo que te he de hacer. Entonces los hijos de Israel se despojaron de sus atavíos desde el monte Horeb. Y Moisés tomó el tabernáculo, y lo levantó lejos, fuera del campamento, y lo llamó el Tabernáculo de Reunión. Y cualquiera que buscaba a Jehová, salía al tabernáculo de reunión que estaba fuera del campamento. Y sucedía que cuando salía Moisés al tabernáculo, todo el pueblo se levantaba, y cada cual estaba en pie a la puerta de su tienda, y miraban en pos de Moisés, hasta que él entraba en el tabernáculo. Cuando Moisés entraba en el tabernáculo, la columna de nube descendía y se ponía a la puerta del tabernáculo, y Jehová hablaba con Moisés. Y viendo todo el pueblo la columna de nube que estaba a la puerta del tabernáculo, se levantaba cada uno a la puerta de su tienda y adoraba. Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero. Y él volvía al campamento; pero el joven Josué hijo de Nun, su servidor, nunca se apartaba de en medio del tabernáculo. Exodo 33:2-11

  1. La intercession de Moises

Entonces Moisés oró en presencia de Jehová su Dios, y dijo: Oh Jehová, ¿por qué se encenderá tu furor contra tu pueblo, que tú sacaste de la tierra de Egipto con gran poder y con mano fuerte? ¿Por qué han de hablar los egipcios, diciendo: Para mal los sacó, para matarlos en los montes, y para raerlos de sobre la faz de la tierra? Vuélvete del ardor de tu ira, y arrepiéntete de este mal contra tu pueblo. Acuérdate de Abraham, de Isaac y de Israel tus siervos, a los cuales has jurado por ti mismo, y les has dicho: Yo multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo; y daré a vuestra descendencia toda esta tierra de que he hablado, y la tomarán por heredad para siempre. Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo. Éxodo 32:11-14

 Y aconteció que al día siguiente dijo Moisés al pueblo: Vosotros habéis cometido un gran pecado, pero yo subiré ahora a Jehová; quizá le aplacaré acerca de vuestro pecado. Entonces volvió Moisés a Jehová, y dijo: Te ruego, pues este pueblo ha cometido un gran pecado, porque se hicieron dioses de oro, que perdones ahora su pecado, y si no, ráeme ahora de tu libro que has escrito.Y Jehová respondió a Moisés: Al que pecare contra mí, a éste raeré yo de mi libro. Ve, pues, ahora, lleva a este pueblo a donde te he dicho; he aquí mi ángel irá delante de ti; pero en el día del castigo, yo castigaré en ellos su pecado. Éxodo 32:30-34

Y dijo Moisés a Jehová: Mira, tú me dices a mí: Saca este pueblo; y tú no me has declarado a quién enviarás conmigo. Sin embargo, tú dices: Yo te he conocido por tu nombre, y has hallado también gracia en mis ojos. Ahora, pues, si he hallado gracia en tus ojos, te ruego que me muestres ahora tu camino, para que te conozca, y halle gracia en tus ojos; y mira que esta gente es pueblo tuyo. Y él dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso. Y Moisés respondió: Si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí. ¿Y en qué se conocerá aquí que he hallado gracia en tus ojos, yo y tu pueblo, sino en que tú andes con nosotros, y que yo y tu pueblo seamos apartados de todos los pueblos que están sobre la faz de la tierra? Éxodo 33:12-16

  1. Resultados
  2. Separacion del pecado Y movilización

Y Moisés tomó el tabernáculo, y lo levantó lejos, fuera del campamento, y lo llamó el Tabernáculo de Reunión. Y cualquiera que buscaba a Jehová, salía al tabernáculo de reunión que estaba fuera del campamento. Y sucedía que cuando salía Moisés al tabernáculo, todo el pueblo se levantaba, y cada cual estaba en pie a la puerta de su tienda, y miraban en pos de Moisés, hasta que él entraba en el tabernáculo. Cuando Moisés entraba en el tabernáculo, la columna de nube descendía y se ponía a la puerta del tabernáculo, y Jehová hablaba con Moisés. Y viendo todo el pueblo la columna de nube que estaba a la puerta del tabernáculo, se levantaba cada uno a la puerta de su tienda y adoraba. Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero. Y él volvía al campamento; pero el joven Josué hijo de Nun, su servidor, nunca se apartaba de en medio del tabernáculo. Éxodo 33:7-11

  1. Se separaron de sus ornamentos ante Dios. Se comprometieron a dar sus posesiones al Señor así como su tiempo y talentos

Entonces los hijos de Israel se despojaron de sus atavíos desde el monte Horeb. Éxodo 33:6

Tomad de entre vosotros ofrenda para Jehová; todo generoso de corazón la traerá a Jehová; oro, plata, bronce, Y vino todo varón a quien su corazón estimuló, y todo aquel a quien su espíritu le dio voluntad, con ofrenda a Jehová para la obra del tabernáculo de reunión y para toda su obra, y para las sagradas vestiduras. Y todas las mujeres cuyo corazón las impulsó en sabiduría hilaron pelo de cabra. De los hijos de Israel, así hombres como mujeres, todos los que tuvieron corazón voluntario para traer para toda la obra, que Jehová había mandado por medio de Moisés que hiciesen, trajeron ofrenda voluntaria a Jehová. Éxodo 35:5, 21, 26, 29

   Así, pues, Bezaleel y Aholiab, y todo hombre sabio de corazón a quien Jehová dio sabiduría e inteligencia para saber hacer toda la obra del servicio del santuario, harán todas las cosas que ha mandado Jehová. Y Moisés llamó a Bezaleel y a Aholiab y a todo varón sabio de corazón, en cuyo corazón había puesto Jehová sabiduría, todo hombre a quien su corazón le movió a venir a la obra para trabajar en ella. Y tomaron de delante de Moisés toda la ofrenda que los hijos de Israel habían traído para la obra del servicio del santuario, a fin de hacerla. Y ellos seguían trayéndole ofrenda voluntaria cada mañana.  Tanto, que vinieron todos los maestros que hacían toda la obra del santuario, cada uno de la obra que hacía, y hablaron a Moisés, diciendo: El pueblo trae mucho más de lo que se necesita para la obra que Jehová ha mandado que se haga.Entonces Moisés mandó pregonar por el campamento, diciendo: Ningún hombre ni mujer haga más para la ofrenda del santuario. Así se le impidió al pueblo ofrecer más;  pues tenían material abundante para hacer toda la obra, y sobraba. Éxodo 36:1-7

  1. Todos se arrepintieron de su pecado y hubo lamentación grande

Y oyendo el pueblo esta mala noticia, vistieron luto, y ninguno se puso sus atavíos.  Porque Jehová había dicho a Moisés: Di a los hijos de Israel: Vosotros sois pueblo de dura cerviz; en un momento subiré en medio de ti, y te consumiré. Quítate, pues, ahora tus atavíos, para que yo sepa lo que te he de hacer. Entonces los hijos de Israel se despojaron de sus atavíos desde el monte Horeb. Éxodo 33:4-6

  1. Un Nuevo pacto fue hecho con Jehová

Y él contestó: He aquí, yo hago pacto delante de todo tu pueblo; haré maravillas que no han sido hechas en toda la tierra, ni en nación alguna, y verá todo el pueblo en medio del cual estás tú, la obra de Jehová; porque será cosa tremenda la que yo haré contigo. Guarda lo que yo te mando hoy; he aquí que yo echo de delante de tu presencia al amorreo, al cananeo, al heteo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo.  Éxodo 34:9-11

  1. Se dispusieron a ser eficaces en la Guerra contra sus enemigos

Guárdate de hacer alianza con los moradores de la tierra donde has de entrar, para que no sean tropezadero en medio de ti. Derribaréis sus altares, y quebraréis sus estatuas, y cortaréis sus imágenes de Asera Éxodo 34:12-13

  1. Hubo un compromiso de solo adorar a Jehová

Porque no te has de inclinar a ningún otro dios, pues Jehová, cuyo nombre es Celoso, Dios celoso es. Éxodo 34:14

  1. Liberación de los ídolos

Por tanto, no harás alianza con los moradores de aquella tierra; porque fornicarán en pos de sus dioses, y ofrecerán sacrificios a sus dioses, y te invitarán, y comerás de sus sacrificios; o tomando de sus hijas para tus hijos, y fornicando sus hijas en pos de sus dioses, harán fornicar también a tus hijos en pos de los dioses de ellas. Éxodo 34:15-16

  1. Compromiso a una vida en santidad, individual y colectiva

Guárdate de hacer alianza con los moradores de la tierra donde has de entrar, para que no sean tropezadero en medio de ti. Por tanto, no harás alianza con los moradores de aquella tierra; porque fornicarán en pos de sus dioses, y ofrecerán sacrificios a sus dioses, y te invitarán, y comerás de sus sacrificios; o tomando de sus hijas para tus hijos, y fornicando sus hijas en pos de sus dioses, harán fornicar también a tus hijos en pos de los dioses de ellas. No te harás dioses de fundición Éxodo 34:12, 15-17

  1. Fue renovada la observancia del sábado

Seis días trabajarás, mas en el séptimo día descansarás; aun en la arada y en la siega, descansarás. Éxodo 34:21

  1. Prepararon un tabernáculo para vivir en la presencia de Dios

Jehová habló a Moisés, diciendo: Di a los hijos de Israel que tomen para mí ofrenda; de todo varón que la diere de su voluntad, de corazón, tomaréis mi ofrenda. Esta es la ofrenda que tomaréis de ellos: oro, plata, cobre, azul, púrpura, carmesí, lino fino, pelo de cabras, pieles de carneros teñidas de rojo, pieles de tejones, madera de acacia, aceite para el alumbrado, especias para el aceite de la unción y para el incienso aromático, piedras de ónice, y piedras de engaste para el efod y para el pectoral. Y harán un santuario para mí, y habitaré en medio de ellos. Conforme a todo lo que yo te muestre, el diseño del tabernáculo, y el diseño de todos sus utensilios, así lo haréis. Éxodo 25:1-9

Y habló Moisés a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: Esto es lo que Jehová ha mandado: Tomad de entre vosotros ofrenda para Jehová; todo generoso de corazón la traerá a Jehová; oro, plata, bronce, azul, púrpura, carmesí, lino fino, pelo de cabras, pieles de carneros teñidas de rojo, pieles de tejones, madera de acacia, aceite para el alumbrado, especias para el aceite de la unción y para el incienso aromático, y piedras de ónice y piedras de engaste para el efod y para el pectoral. Todo sabio de corazón de entre vosotros vendrá y hará todas las cosas que Jehová ha mandado: el tabernáculo, su tienda, su cubierta, sus corchetes, sus tablas, sus barras, sus columnas y sus basas; el arca y sus varas, el propiciatorio, el velo de la tienda; Éxodo 35:4-12

 

 

 

 

La gloria de Jehová

 

“La gloria de Jehová, lleno el tabernáculoÉxodo 40:34

 

  1. conceptos de gloria y gloria de Dios

 

Fama, celebridad conseguida por algo meritorio. Persona, cosa o acción que proporciona esta fama. Persona o cosa que produce orgullo. Cosa que produce gran placer Representación pictórica de un cielo poblado de ángeles. Cielo, lugar donde los ángeles, los santos y los bienaventurados gozan de la presencia de Dios. Canto de alabanza en la liturgia romana y griega, que comienza con la palabra gloria excelsis deo.etc.

 

El concepto de gloria esta asociado con los máximos logros que un individuo posee en las diferentes disciplinas, el arte, la política, la ciencia, la cultura o la religión. Pero para lograr eso, hay que sacrificarse mucho, privándose de muchas cosas y dedicando muchas horas de entrenamiento, para alcanzar el éxito.

 

Pero esta gloria pudiera ser tan corta, como el resplandor de una cámara con flash o una imagen en la televisión que sale por un instante. Un Oscar de la academia encumbra al artista en un lugar de preferencia y sin embargo esta misma persona está viviendo su tragedia personal de sexo, drogas, alcohol y familias destruidas. Este es el término “Gloria de los hombres” al que muchos aspiran llegar o ya lo hicieron, y es un concepto bien conocido y anhelado.

 

Pero cuando hablamos de la gloria de Dios, que es para muchos totalmente desconocida, el cristiano mismo, piensa que es la manera expresiva, dinámica y convincente del predicador. Se cree que cuanto mas manifestaciones públicas haya en el altar durante el tiempo de ministración, tanto mas es la gloria de Dios sobre el predicador bíblico.

 

Otras personas asocian la gloria de Dios con expresiones físicas o sensaciones emocionales como las caídas al suelo, el aceite, el polvo de oro o diamantes, risa santa. Etc, Pero vayámonos ahora al verso 34 del capítulo 34 de Éxodo, ¿Qué le paso a Moisés, relacionado con la gloria?

 

Por su obediencia y perseverancia que comenzó con la experiencia de la zarza, y que continúo hasta que llegaron al monte Sinaí, este siervo, experimento una presencia divina real. La constancia en el ministerio fue la causa esencial para que este líder triunfara con Dios al que casi vio y sintió: El gran Yo soy.

Fue su obediencia quien permitió la bendición  de estar delante de Jehová por 40 días y sus noches, sin comer ni beber. Fue sustentado milagrosamente, ya que el poder de Dios lo sostenía y su comida era el oír al Señor y disfrutar de su presencia

Y él estuvo allí con Jehová cuarenta días y cuarenta noches; no comió pan, ni bebió agua; y escribió en tablas las palabras del pacto, los diez mandamientos. Éxodo 34:28

Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra. Juan 4:34

Moisés no comió Mana ni codornices, sino que  comió luz, palabra, amor y presencia. Y esa obediencia provoco que Moisés descendiera enriquecido con el mejor de los tesoros: Las tablas de la ley. Además descendió iluminado con la mejor de las bellezas: el color de su rostro.

Y aconteció que descendiendo Moisés del monte Sinaí con las dos tablas del testimonio en su mano, al descender del monte, no sabía Moisés que la piel de su rostro resplandecía, después que hubo hablado con Dios. Éxodo 34:29

Esta experiencia le dio cierta seguridad a Moisés, de que nunca mas dudarían de su ministerio, pues llevaba en su cara las marcas de quien ha estado en el monte que tronaba, temblaba y humeaba., y sin embargo, volvieron a murmurar contra El. Y al bajar del monte, se cubrió su rostro, en un acto de humildad y sencillez, demostrando que la gloria no era de El.

Vivir en el monte de la revelación y ser obedientes y perseverantes, provoca que nuestro rostro brille delante de los demás y así se dan cuenta que hemos estado con Jesús de Nazaret.

Entonces viendo el denuedo de Pedro y de Juan, y sabiendo que eran hombres sin letras y del vulgo, se maravillaban; y les reconocían que habían estado con Jesús. Hechos 4:13

Todo lo vivido por Moisés nos enseña la importancia de una comunión continua con el Señor, por cuarenta días y cuarentas noches. Elías experimento esto mismo en Horeb y Jesucristo venció a Satanás después de ayunar por el mismo periodo de tiempo. En cada uno de los siervos mencionados descubrimos que la revelación obtenida por el ayuno y la oración no los alejo de la gente, como tampoco los hizo inalcanzables, sino que los convirtió en intercesores por las necesidades de los que les seguían.

Si en este momento, estamos disfrutando del respaldo de Dios, no debe esto provocar que seamos  influenciados a acciones de orgullo y vanidad, por lo que Jesús nos ilustra con varios puntos en el evangelio de Juan capitulo 17:

  1. El Padre es quien glorifica y exalta al hijo por su obediencia, y el El hijo glorifica al Padre reconociendo de donde proviene su poder y autoridad

Estas cosas habló Jesús, y levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti; Juan 17:1

  1. Todo trabajo que se nos delega en el reino de los cielos debe tener como único propósito glorificar al Padre

Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese. Juan 17:4

  1. La gloria de Dios no procede del hombre o del mundo, sino es eterna. La gloria de Dios y Dios mismo son inseparables.

Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese. Juan 17:5

  1. Toda manifestación sobrenatural en el ministerio debe glorificar a Cristo

Y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío; y he sido glorificado en ellos. Juan 17:10

5 La gloria de dios no debe producir rivalidad, celos, ni contiendas entre cristianos, sino que debe buscar la  unidad, como esta unida la Trinidad

La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Juan 17:22

  1. La mayor recompensa que podemos recibir es ver a Cristo en su majestuosa gloria,

Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo. Juan 17:24

  1. La gloria y la obediencia

Una de las enseñanzas que Moisés nos da de su experiencia con dios, es que la gloria solamente se percibe por medio de la obediencia. Este siervo logro lo que nadie ha logrado hasta el presente, ni nadie lo alcanzara jamás: ver la espalda de Jehová de los ejércitos y no morir en el intento.

Como ya lo hemos dicho antes, esta experiencia con Dios nació el día de la zarza y la misma fue ratificada en el monte Sinaí. Y allí Moisés fue convertido en un mediador a favor del pueblo. Allí comenzaron a presentarse un sinnúmero de obstáculos, que fueron vencidos uno a uno permaneciendo como un líder humilde, sin guardaespaldas, ni cuentas millonarias, como pastor que no le puso tarifa a su labor como adorador, consejero e intercesor.

Solo le fue suficiente la gracia de Dios y su manager fue el mismo Jehová de los ejércitos, que como su manejador de imagen, promotor de videos, cintas, libros o entrevistas, derramo su gloria para acercarlo a la gente y le dio más amor para El y para los demás.

¿Qué otras lecciones nos enseña Moisés producto de su estadía en el monte de Dios, el Sinaí? Que el respeto ministerial y la autoridad espiritual se logran solo si estamos cubiertos bajo la gloria del que nos llamo y nos hizo reyes y sacerdotes. Conocer el Sinaí de nuestra vida, nos eleva a niveles de adoración que ni nos podemos imaginar y nos convierte en las voces del cielo para los necesitados de la tierra.

¿Que produce el Sinaí, además de lo anterior mencionado?

  1. Produce en nosotros hambre y sed de su presencia y un anhelo que nos muestre su gloria:” El entonces dijo: Te ruego que me muestres tu gloria.  Éxodo 33:18
  2. Nos enseña que las grandes y pequeñas victorias de Moises como líder las obtuvo por su actitud y corazón de hombre de oración
  3. Nos enseña que como líderes, debemos subir para impregnarnos del olor de su presencia
  4. Que los llamados necesitamos una zarza y una casa del alfarero, para contarles la experiencia a otros y fortalecernos en el tiempo de crisis.
  5. Nos enseña que esa experiencia es exclusiva del líder y nadie puede subir por El
  6. Que toma tiempo el prepararse para hacerlo, pues la improvisación no es el estilo de Dios
  7. Que aprendamos a aprovechar cada oportunidad que se presenta y aprovecharla, poniendo esfuerzo y entrega.

Y Jehová dijo a Moisés: Alísate dos tablas de piedra como las primeras, y escribiré sobre esas tablas las palabras que estaban en las tablas primeras que quebraste. Prepárate, pues, para mañana, y sube de mañana al monte de Sinaí, y preséntate ante mí sobre la cumbre del monte. Éxodo 34:1-2

 

  1. A Dios lo encontramos en la cumbre del monte

Prepárate, pues, para mañana, y sube de mañana al monte de Sinaí, y preséntate ante mí sobre la cumbre del monte. Éxodo 34:2

Dios tiene un lugar donde el líder, el pastor puede encontrarlo. El salmista nos enseña al respecto: “De mañana me presentare delante de ti, de madrugada yo te  buscare”. Por lo que no dejemos esperando al Señor, así como la sulamita hizo esperar a su amado y cuando salió a buscarlo,” ya no lo encontró”

Abrí yo a mi amado; Pero mi amado se había ido, había ya pasado; Y tras su hablar salió mi alma. Lo busqué, y no lo hallé; Lo llamé, y no me respondió. Me hallaron los guardas que rondan la ciudad; Me golpearon, me hirieron; Me quitaron mi manto de encima los guardas de los muros. Yo os conjuro, oh doncellas de Jerusalén, si halláis a mi amado, Que le hagáis saber que estoy enferma de amor. Cantares 5:6-8

¿Cómo se manifiesta  la gloria de Dios?

  1. La gloria de Dios es la manifestación de su presencia, Éxodo 34:5

Misma que desea dar a conocer a sus siervos. Jehová en una actitud única, baja del cielo a la tierra en una nube y envuelve a Moisés, un mortal que escucha la sonora voz del trueno del creador del universo. En su ascenso, Dios le sale al encuentro y permanece con El.  Es tan impresionante y poderosa la santidad de Dios y su gloriosa presencia, que la experimentamos en una pequeñísima porción, cuando invocamos su nombre y oramos por los necesitados en el altar.

  1. La gloria de Dios es la manifestación de su carácter Éxodo 34:5-7

La gloria de Dios revelada en su carácter, motiva y provoca la postración y humillación Éxodo 34:8

Hay una revelación progresiva que Jehová le hizo a su siervo Moisés desde el día que lo llamo y le dijo: Yo soy el Dios de tus padres Éxodo 3:6; “Yo soy el que soy “Éxodo 3:14 y aquí Dios describe su auto existencia y omnipotencia.

  1. La gloria de Dios nos revela su gracia, su bondad y poder, y la abundancia de su misericordia, con términos santos de instrucción y acercamiento al ser humano. Éxodo 34:6

No somos nosotros los que obramos sino la gracia y el poder de Dios en nosotros, sin que importe lo que seamos.

Moisés se apresuro, se postro, y reconoció con quien era que hablaba y a quien le debía obediencia. La gloria de Dios demanda obediencia total a su palabra:

Y él contestó: He aquí, yo hago pacto delante de todo tu pueblo; haré maravillas que no han sido hechas en toda la tierra, ni en nación alguna, y verá todo el pueblo en medio del cual estás tú, la obra de Jehová; porque será cosa tremenda la que yo haré contigo. Guarda lo que yo te mando hoy; he aquí que yo echo de delante de tu presencia al amorreo, al cananeo, al heteo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo. Guárdate de hacer alianza con los moradores de la tierra donde has de entrar, para que no sean tropezadero en medio de ti. Derribaréis sus altares, y quebraréis sus estatuas, y cortaréis sus imágenes de Asera.  Porque no te has de inclinar a ningún otro dios, pues Jehová, cuyo nombre es Celoso, Dios celoso es. Por tanto, no harás alianza con los moradores de aquella tierra; porque fornicarán en pos de sus dioses, y ofrecerán sacrificios a sus dioses, y te invitarán, y comerás de sus sacrificios; o tomando de sus hijas para tus hijos, y fornicando sus hijas en pos de sus dioses, harán fornicar también a tus hijos en pos de los dioses de ellas. No te harás dioses de fundición

Y Dios continua dándole instrucciones a Moisés en la nube:

La fiesta de los panes sin levadura guardarás; siete días comerás pan sin levadura, según te he mandado, en el tiempo señalado del mes de Abib; porque en el mes de Abib saliste de Egipto.  Todo primer nacido, mío es;  y de tu ganado todo primogénito de vaca o de oveja, que sea macho. Pero redimirás con cordero el primogénito del asno; y si no lo redimieres, quebrarás su cerviz. Redimirás todo primogénito de tus hijos;  y ninguno se presentará delante de mí con las manos vacías. Seis días trabajarás, mas en el séptimo día descansarás;  aun en la arada y en la siega, descansarás.  También celebrarás la fiesta de las semanas, la de las primicias de la siega del trigo,  y la fiesta de la cosecha a la salida del año. Tres veces en el año se presentará todo varón tuyo delante de Jehová el Señor, Dios de Israel. Porque yo arrojaré a las naciones de tu presencia, y ensancharé tu territorio; y ninguno codiciará tu tierra, cuando subas para presentarte delante de Jehová tu Dios tres veces en el año. No ofrecerás cosa leudada junto con la sangre de mi sacrificio, ni se dejará hasta la mañana nada del sacrificio de la fiesta de la pascua. Las primicias de los primeros frutos de tu tierra llevarás a la casa de Jehová tu Dios.  No cocerás el cabrito en la leche de su madre. Y Jehová dijo a Moisés: Escribe tú estas palabras; porque conforme a estas palabras he hecho pacto contigo y con Israel. Éxodo 43:16-26

 

  1. La orden de construir el tabernáculo

A Moisés, Dios le dio órdenes específicas para realizar y organizar la construcción de todo el tabernáculo. Moisés no fue quien invento el diseño, ni fue quien busco el arquitecto que con mucha habilidad diseño lo que Dios había ordenado en el Monte Sinaí. Absolutamente, todos los detalles, hasta los mas mínimos de la obra, se los entrego directamente Dios a Moisés. Por eso, por 26 veces se registra en el A.T, por medio del Espíritu Santo, las veces que El obedeció, y esa frase se registra así: “Como Jehová había mandado a Moisés”

Así, en el día primero del primer mes, en el segundo año, el tabernáculo fue erigido. Moisés hizo levantar el tabernáculo, y asentó sus basas, y colocó sus tablas, y puso sus barras, e hizo alzar sus columnas. Levantó la tienda sobre el tabernáculo, y puso la sobrecubierta encima del mismo, como Jehová había mandado a Moisés. Y tomó el testimonio y lo puso dentro del arca, y colocó las varas en el arca, y encima el propiciatorio sobre el arca. Luego metió el arca en el tabernáculo, y puso el velo extendido, y ocultó el arca del testimonio, como Jehová había mandado a Moisés. Puso la mesa en el tabernáculo de reunión, al lado norte de la cortina, fuera del velo,  y sobre ella puso por orden los panes delante de Jehová, como Jehová había mandado a Moisés. Puso el candelero en el tabernáculo de reunión, enfrente de la mesa, al lado sur de la cortina,  y encendió las lámparas delante de Jehová, como Jehová había mandado a Moisés.

La hechura de las vestiduras, sus colores, diseño, materiales y medidas, al igual que la ceremonia de consagración  de todo el proyecto, no fue iniciativa de Moisés; El obedeció a lo que escucho cuando estaba en el monte de la revelación. El no dejo a su antojo la recolección de las ofrendas, la celebración de las fiestas o el mobiliario del tabernáculo. A este siervo, el camino de la obediencia le trajo seguridad en su caminar y la confianza de Dios no fue defraudada.

Esta construcción duro aproximadamente cinco meses, e involucro a muchas personas, siendo todos guiados y capacitados, y ellos fueron  obedientes a las directrices dadas por Moisés,

Entonces Moisés los llamó; y Aarón y todos los príncipes de la congregación volvieron a él, y Moisés les habló. Después se acercaron todos los hijos de Israel, a los cuales mandó todo lo que Jehová le había dicho en el monte Sinaí. Éxodo 34:31-32

Moisés nunca se atribuyo para si el éxito de esta empresa, al contrario reconoció, alabo y expreso su aprobación a tan grande y diligente tarea. No desacredito ni avergonzó a nadie, al contrario, oro por ellos y les agradeció su participación, reconociéndolos como gente importante en la congregación.

Esta obra fue de grande envergadura, de modo que el Salmo 90 fue escrito en reconocimiento de la bondad, amor y misericordia del altísimo sobre Israel.

  1. La obediencia determina el éxito en la encomienda

Moisés fue un hombre que durante toda la trayectoria por el desierto mostro una actitud de obediencia tal que vivía de acuerdo al plan de Dios. El no tenía una doble agenda, pues su vida diaria era únicamente la comunión con Jehová. Esta obediencia era la respuesta natural al amor de Dios y su obra libertadora.

Obedecer era como la autorización para adquirir dirección adecuada para caminar en la vida y poder ser un guía de un pueblo rebelde, como lo era Israel. Este líder obediente conto  con la fidelidad de Dios y su compañía todo el tiempo de su llamado.

Esta total e incuestionable obediencia de Moisés lo condujo al monte de la gloria de Dios para recibir la dirección de la voluntad divina porque Jehová quería habitar en medio de su pueblo y gracias a Moisés y su obediencia  se hizo posible. Aunque en sus primeros cuarenta años de vida se equivoco mucho y en sus siguientes cuarenta fue una persona anónima, Moisés aprendió a obedecer al Dios que se presento como “YO SOY EN QUE SOY”

Dios estuvo contento con la acción de Moisés de levantar el tabernáculo en presencia de todo el pueblo en las laderas del monte Sinaí, Y también aprobó la tarea asignada y descendió en una nube para tomar posesión de su habitación  y así vivir en medio de los hombres. La nube cubrió el tabernáculo y su gloria lleno la casa por dentro. Esa nube indicaba la presencia de Jehová y su voluntad de quedarse o irse.

Fuera del tabernáculo la presencia de Jehová era todos los días, visible y a los ojos de todo el pueblo. Y adentro del tabernáculo existía una presencia inalcanzable, ni Moisés podía entrar. Esa bella presencia estaba en el lugar santísimo a donde el sumo sacerdote podía entrar una vez al año. Cristo, por medio de su muerte, rompió el velo de separación y exclusividad  y al entrar una vez y para siempre, nos regala una eterna redención y una comunión continua con el Espíritu Santo

Dando el Espíritu Santo a entender con esto que aún no se había manifestado el camino al Lugar Santísimo, entre tanto que la primera parte del tabernáculo estuviese en pie. Lo cual es símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto,  ya que consiste sólo de comidas y bebidas, de diversas abluciones, y ordenanzas acerca de la carne, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas. Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación,  y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención. Hebreos 9:8-12

Para Concluir el presente capitulo es conveniente agregar, como una verdad, que la gloria de Dios y su presencia en el ministerio pastoral ofrece dirección. Ya hemos dicho que Moisés tuvo un reto muy difícil, pues llevar al pueblo judío a la tierra prometida, a través del desierto, fue una tarea dificilísima. Pero Dios en cumplimiento a lo prometido, le ayudo y desde el tabernáculo le revelo los pasos a seguir hasta cumplir el cometido. Aunque hubo mucha oposición, y se presentaron múltiples peligros, como Dios escogió a Israel como su especial tesoro, y aunque eran duros de corazón, los milagros siempre los acompañaron.

Moisés fue un testigo ocular de la vida del pueblo de Israel en Egipto, y en el desierto convivió con ese pueblo 39 años con toda clase de reacciones de un pueblo que se negaba a ser libre, aun cuando la esclavitud egipcia había quedado sepultada en el fondo del mar rojo.

 

 

 

La rebelión es una mala consejera

  1. La murmuración es ingrata

Porque no quiero que ignoren, hermanos, que todos nuestros padres estuvieron bajo la nube y todos pasaron por el mar. En Moisés todos fueron bautizados  en la nube y en el mar.  Todos comieron el mismo alimento espiritual, y todos bebieron la misma bebida espiritual, porque bebían de una roca espiritual que los seguía. La roca era Cristo (el Mesías).  Sin embargo, Dios no se agradó de la mayor parte de ellos, y por eso quedaron tendidos en el desierto. Estas cosas sucedieron como ejemplo para nosotros, a fin de que no codiciemos  lo malo, como ellos lo codiciaron.  No sean, pues, idólatras, como fueron algunos de ellos, según está escrito: “EL PUEBLO SE SENTO A COMER Y A BEBER, Y SE LEVANTO A JUGAR.”  Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y en un día cayeron veintitrés mil.  Ni provoquemos al Señor, como algunos de ellos Lo provocaron, y fueron destruidos  por las serpientes.  Ni murmuren, como algunos de ellos murmuraron, y fueron  destruidos por el destructor. Estas cosas les sucedieron como ejemplo, y fueron escritas como enseñanza para nosotros, para quienes ha llegado el fin de los siglos. 1ª Corintios 10:1-11

 

Pablo en los versículos anteriores, hace referencia  al recorrido de Israel desde Egipto hasta la tierra prometida, demostrando que el corazón del hombre, aunque vea obras portentosas y milagros sobrenaturales de parte de Dios, tiene siempre a la rebelión como su consejera.

Todos los acontecimientos que se sucedieron después que la gloria de Dios había caído sobre el tabernáculo, son principios que el Espíritu Santo quiere enseñarnos en este tiempo. Y es que no era posible comenzar una travesía por el desierto de la vida y negar la existencia de la obra de Dios en nuestras vidas (Milagros). Y en estas citas encontramos los nueve pecados de murmuración cometidos por el pueblo de Israel y sus respectivos castigos.

Pero también nos muestra el corazón intercesor del hombre mas manso que había sobre la tierra, mansedumbre que muchas veces permitió que la ira divina no se cumpliera y abrió los cielos a la misericordia y provisión divina milagrosa

Moisés además de manejar una población de dos millones de personas y de tener que conducir las diversas situaciones de una nación tan voluble, El le hizo frente a la incredulidad y desobediencia que había en esos corazones murmuradores. Y desde que salieron de Egipto, ellos comenzaron a quejarse y a murmurar. Números 11:1

Pasados ya tres problemas complejos, surgió uno más: los israelitas se cansaron de comer el maná:

“Aconteció que el pueblo se quejó a oídos de Jehová; y lo oyó Jehová, y ardió su ira, y se encendió en ellos fuego de Jehová, y consumió uno de los extremos del campamento. Y la gente extranjera que se mezcló con ellos tuvo un vivo deseo, y los hijos de Israel también volvieron a llorar y dijeron: ¡Quién nos diera a comer carne…” Números 11:1, 4

Satanás, solo nos muestra las cosas convenientes, y así evita que nos demos cuenta de la vida miserable en la cual se hunde el género humano. Solo nos muestra los momentos de placer, la felicidad temporal y artificial y nada más. A los creyentes distraídos que tal vez en ese momento estén atravesando un desierto, les quiere tentar a desear las viandas de la mesa enemiga. ¡Quien nos diera a comer carne!

El pueblo de Dios, lloraba pidiendo carne, como si Jehová no quisiera bendecirlos. En Numero 11:7 se describe el mana que venía del cielo y que el pueblo  recogía para moler y cocinar en tortillas. Su sabor era como de aceite nuevo y no tenían que sembrarlo y esperara a cosecharlo. ¡NO!. Dios cada mañana, sin dejar pasar un día, lo proveía para el sostenimiento  de sus hijos. ¡Pero qué hijos!

Moisés acostumbraba recorrer el campamento, y mientras lo hacía, lo único que oía  era el lamento y el llanto por la comida. Cuando Dios se enojo y se lleno de ira, Moisés se asusto y pensó:

Y oyó Moisés al pueblo, que lloraba por sus familias, cada uno a la puerta de su tienda; y la ira de Jehová se encendió en gran manera; también le pareció mal a Moisés. Y dijo Moisés a Jehová: ¿Por qué has hecho mal a tu siervo? ¿ y por qué no he hallado gracia en tus ojos, que has puesto la carga de todo este pueblo sobre mí?  Números 11:10-11

Ahora no será solo un extremo del campamento el que será destruido, sino todo, pues todos se quejan, dijo Moisés. La situación generó en Moisés una crisis, hasta tal punto que fue a Dios con amargura. Le dijo:

“No puedo yo solo soportar a todo este pueblo, que me es pesado en demasía. Y si así lo haces tú conmigo, yo te ruego que me des la muerte, si he hallado gracia en tus ojos; y que yo no vea mi mal”

¿Le han asaltado etapas de desesperación? Es probable que sí. Todos las hemos enfrentado. Pese a ello, es menester seguir adelante. Para lograrlo, buscamos en Dios la fortaleza y damos un nuevo paso, y luego otro más, y otro… pronto habremos recorrido un largo trecho.

Ahora, Dios respondió enviando codornices a los israelitas, pero pagaron su codicia con la muerte, como leemos  en los siguientes versículos:

Y vino un viento de Jehová, y trajo codornices del mar, y las dejó sobre el campamento, un día de camino a un lado, y un día de camino al otro, alrededor del campamento, y casi dos codos sobre la faz de la tierra. Entonces el pueblo estuvo levantado todo aquel día y toda la noche, y todo el día siguiente, y recogieron codornices; el que menos, recogió diez montones; y las tendieron para sí a lo largo alrededor del campamento.  Aún estaba la carne entre los dientes de ellos, antes que fuese masticada, cuando la ira de Jehová se encendió en el pueblo, e hirió Jehová al pueblo con una plaga muy grande. Números 11:31-33

Quiero analizar un poco la situación de Moisés con relación a la murmuración que por segunda o tercera vez estaba ocurriendo  en el campamento de los israelitas:

  1. Este pueblo na había nacido de El
  2. El no los había engendrado
  3. El no era su proveedor
  4. El trajo ante Dios la carga que ellos le producían

Pero Dios le resolvió la situación que desde ya se había tornado molesta para Moisés. Y es que Jehová siempre nos quiere enseñar algo nuevo cada día. Todos estaban siendo formados en la escuela del desierto y aquí la misericordia divina fue una aliada en la carga de Moisés. Dios no le quito la carga, sino que hizo que fuera más liviana y llevadera con la ayuda de los setenta ancianos. Moisés se sintió más animado y el pueblo, al recibir su castigo, fue llamado a la santidad. Números 11:33

Estos setenta, ahora tendrían el espíritu que estaba en Moisés, y este nunca mas llevaría esa carga solo. Sigamos analizando la situación, Dios castigo la conducta del pueblo por su falta de fe y por permitirles a los que no tenían la promesa de bendición a influir en los que si la tenían. Moisés y el pueblo aprendieron que el viento de Dios sopla de cualquier parte y trae con el la provisión para los que le sirven.

La actitud equivocada produjo el mal en el pueblo, pues por su gula, muchos murieron intoxicados. Esta experiencia marco la vida espiritual de Israel, pero quedo escrito para la posteridad en el salmo 106:15

Y él les dio lo que pidieron;  Mas envió mortandad sobre ellos

  1. Rasgos de un líder que soporta la murmuración
  2. La salida a espiar

Y Jehová habló a Moisés, diciendo: Envía tú hombres que reconozcan la tierra de Canaán, la cual yo doy a los hijos de Israel; de cada tribu de sus padres enviaréis un varón, cada uno príncipe entre ellos. Y Moisés los envió desde el desierto de Parán, conforme a la palabra de Jehová; y todos aquellos varones eran príncipes de los hijos de Israel. Los envió, pues, Moisés a reconocer la tierra de Canaán, diciéndoles: Subid de aquí al Neguev, y subid al monte,  y observad la tierra cómo es, y el pueblo que la habita, si es fuerte o débil, si poco o numeroso;  cómo es la tierra habitada, si es buena o mala; y cómo son las ciudades habitadas, si son campamentos o plazas fortificadas;  y cómo es el terreno, si es fértil o estéril, si en él hay árboles o no; y esforzaos, y tomad del fruto del país. Y era el tiempo de las primeras uvas. Números 13:1-3,17-20

Siguiendo con el tema de la murmuración y la crítica, vamos a analizar la sucedido en Cades  barnea, donde estaba el campamento de los Israelitas,  que estaba localizada en el desierto de Zin y Paran.  Cuando Moisés mando a varios hombres de cada tribu como espías a  la tierra de Canaán. ¿Cómo harían para entrar  y poseerla?

 

Para una invasión militar como esa, de poseer la tierra que Jehová había prometido a su padre Abraham, se necesitaba una estrategia bien planeada. Por eso Moisés escogió príncipes, gente capaz, con liderazgo. Jóvenes de 20 años, valientes y esforzados, lideres que representaban las doce tribus y Moisés les dijo: “Subid de aquí al Neguev, subid al monte, y observad la tierra”

 

Debían traer un reporte completo, no lo que ellos quisieran, Moisés les delineo como debían hacer ese reporte y qué decir., observando la totalidad de la tierra, clase de tierra, el tipo de pueblo, si era fuerte o débil, pocos o muchos, debían observar las ciudades si eran campamentos o fortalezas. Debían también traer muestras de frutos que allí se cosechaban, por lo que estos valientes se fueron y trajeron un informe que estaba dividido.

 

  1. El reporte

Y les contaron, diciendo: Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que ciertamente fluye leche y miel; y este es el fruto de ella.  Mas el pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; y también vimos allí a los hijos de Anac.  Amalec habita el Neguev, y el heteo, el jebuseo y el amorreo habitan en el monte, y el cananeo habita junto al mar, y a la ribera del Jordán.   Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos.  Mas los varones que subieron con él, dijeron: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros.  Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura. También vimos allí gigantes,  hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos. Números 13:27-33

Durante 40 días recorrieron los doce toda la tierra y luego regresaron al campamento. Hubo fiesta y júbilo por su retorno, pues junto con el informe ellos traían frutos que confirmaban la bondad de la tierra, su riqueza y fertilidad, además que esto confirmaba la veracidad de lo ofrecido por Dios.

Hubo un reporte negativo:

No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros.  Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura. Números 13:31b-33

Siempre habrá un “pero” cuando de conquistar se trate, porque cuando estamos frente a la bendición y solo nos queda conquistarla, el “pero” del desanimo se hace grande. Al principio del informe, todos estaban gozosos, pero cuando mencionaron esta parte ya el temor y el miedo se habían apoderado del  pueblo.

Fueron diez lo que hablaron negativamente y tales comentarios provocaron una reacción en cadena, aunque el informe era pesimista, no era fiel y desacreditaba la capacidad de Dios para librar a su pueblo del peligro.

  1. La reacción de Josué y Caleb

Fue una noche terrible, desmoralizadora, que provoco una reacción de rebeldía y desesperación:

Entonces toda la congregación gritó, y dio voces; y el pueblo lloró aquella noche.  Y se quejaron contra Moisés y contra Aarón todos los hijos de Israel; y les dijo toda la multitud: !!Ojalá muriéramos en la tierra de Egipto; o en este desierto ojalá muriéramos!  ¿Y por qué nos trae Jehová a esta tierra para caer a espada, y que nuestras mujeres y nuestros niños sean por presa? ¿No nos sería mejor volvernos a Egipto?  Y decían el uno al otro: Designemos un capitán, y volvámonos a Egipto. Números 14:1-4

 

Los espías temerosos habían sumido en una crisis a todo el pueblo, por lo que estaba en riesgo el avance hacia Canaán. La situación estaba que ardía y ya el pueblo estaba pidiendo un capitán para regresar a Egipto, ¿pero a quien encomendarle semejante responsabilidad? Pero estudiemos la reacción de Moisés, Aarón, Josué y Caleb:

Entonces Moisés y Aarón se postraron sobre sus rostros delante de toda la multitud de la congregación de los hijos de Israel.  Y Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, que eran de los que habían reconocido la tierra, rompieron sus vestidos,  y hablaron a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena.  Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel.  Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová,  ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis. Entonces toda la multitud habló de apedrearlos. Números 14:5-10

Caleb levanto su voz, que en ningún momento desistió de avanzar, y les hablo con autoridad, pero el temor había hecho presa en todos, aunque Moisés y Aarón se postraron y Caleb rompió sus vestiduras, ellos solo hablaban de apedrearles.

  1. Moisés nuevamente intercede por el pueblo

Pero la gloria de Jehová se mostró en el tabernáculo de reunión a todos los hijos de Israel,  y Jehová dijo a Moisés: ¿Hasta cuándo me ha de irritar este pueblo? ¿Hasta cuándo no me creerán, con todas las señales que he hecho en medio de ellos?  Yo los heriré de mortandad y los destruiré, y a ti te pondré sobre gente más grande y más fuerte que ellos.  Números 14:11-12

Cuando Jehová se disponía a destruir a Israel por la actitud equivocada de los diez espías negativos, Moisés intercedió por tercera vez. El se levanto delante de Jehová ante el inminente juicio que venía sobre ese pueblo rebelde y desobediente.

Pero Moisés respondió a Jehová: Lo oirán luego los egipcios, porque de en medio de ellos sacaste a este pueblo con tu poder;  y lo dirán a los habitantes de esta tierra, los cuales han oído que tú, oh Jehová, estabas en medio de este pueblo, que cara a cara aparecías tú, oh Jehová, y que tu nube estaba sobre ellos, y que de día ibas delante de ellos en columna de nube, y de noche en columna de fuego;  y que has hecho morir a este pueblo como a un solo hombre; y las gentes que hubieren oído tu fama hablarán, diciendo: Por cuanto no pudo Jehová meter este pueblo en la tierra de la cual les había jurado, los mató en el desierto. Ahora, pues, yo te ruego que sea magnificado el poder del Señor, como lo hablaste, diciendo: Jehová, tardo para la ira y grande en misericordia, que perdona la iniquidad y la rebelión, aunque de ningún modo tendrá por inocente al culpable; que visita la maldad de los padres sobre los hijos hasta los terceros y hasta los cuartos. Perdona ahora la iniquidad de este pueblo según la grandeza de tu misericordia, y como has perdonado a este pueblo desde Egipto hasta aquí Números 13:13-19

Moisés lucho con Dios y sus palabras persuasivas de peticiones misericordiosas evito la mortandad pero no evito el castigo. Esa generación no entraría en la tierra prometida , con la excepción por supuesto de Caleb y Josué , por cuanto ellos eran diferentes:

Entonces Jehová dijo: Yo lo he perdonado conforme a tu dicho.  Mas tan ciertamente como vivo yo, y mi gloria llena toda la tierra, todos los que vieron mi gloria y mis señales que he hecho en Egipto y en el desierto, y me han tentado ya diez veces, y no han oído mi voz,  no verán la tierra de la cual juré a sus padres; no, ninguno de los que me han irritado la verá. Pero a mi siervo Caleb, por cuanto hubo en él otro espíritu, y decidió ir en pos de mí, yo le meteré en la tierra donde entró, y su descendencia la tendrá en posesión Números 13:20-24

 

Fue menester  que Dios quisiera erradicar las actitudes negativas frente a los conflictos, pues eso determina la victoria o el fracaso. De acuerdo a como se sienta el líder, así lo verán los demás, y hasta el mismo lo creerá. Debemos sostener y enriquecer a nuestros líderes en la grandeza de la misericordia de Dios. Cuan cerca estaba Israel de la victoria, casi a la mano, la podían divisar desde la cumbre del monte y perdieron su oportunidad y sus cuerpos cayeron en el desierto.

 

  1. La murmuración es castigada

Y Jehová habló a Moisés y a Aarón, diciendo: ¿Hasta cuándo oiré esta depravada multitud que murmura contra mí, las querellas de los hijos de Israel, que de mí se quejan?  Diles: Vivo yo, dice Jehová, que según habéis hablado a mis oídos, así haré yo con vosotros.  En este desierto caerán vuestros cuerpos;  todo el número de los que fueron contados de entre vosotros, de veinte años arriba, los cuales han murmurado contra mí.  Vosotros a la verdad no entraréis en la tierra, por la cual alcé mi mano y juré que os haría habitar en ella; exceptuando a Caleb hijo de Jefone, y a Josué hijo de Nun.  Pero a vuestros niños, de los cuales dijisteis que serían por presa, yo los introduciré, y ellos conocerán la tierra que vosotros despreciasteis. En cuanto a vosotros, vuestros cuerpos caerán en este desierto. Y vuestros hijos andarán pastoreando en el desierto cuarenta años, y ellos llevarán vuestras rebeldías, hasta que vuestros cuerpos sean consumidos en el desierto. Números 14:26-33

El pecado de la rebelión y la incredulidad trae sus consecuencias. Y la fe y la obediencia nos aseguran la conquista de nuestro territorio. La escuela del desierto se transformo en 40 años (Un año por cada día de reconocimiento de la tierra por los espías). La voluntad de dios no era que este pueblo se pasar 40 años dando vueltas por el desierto, esos años fueron el fruto de un castigo ganado por una actitud equivocada.

¿Cuál será nuestra actitud frente a las pruebas y desafíos para la conquista del territorio enemigo? ¿Estaremos viendo con los ojos de los espías negativos o los vemos que si podemos hacerles frente pues es Dios quien nos sostiene?

No permitamos que la murmuración corra como plaga en la congregación, esta debe ser confrontada o de lo contrario, se regara y enfermera a otros. Si no detenemos con firmeza al murmurador, el líder espiritual será victima fácil del enemigo, detendrá su ministerio, se secara el aceite de la unción sobre El y la autoridad será menoscabada. Aunque los murmuradores se alteren, el líder debe hacer valer su autoridad espiritual ante el santuario para que descienda la gloria de Jehová.

  1. Sentencia de muerte para los culpables

Y los varones que Moisés envió a reconocer la tierra, y que al volver habían hecho murmurar contra él a toda la congregación, desacreditando aquel país,  aquellos varones que habían hablado mal de la tierra, murieron de plaga delante de Jehová. Pero Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone quedaron con vida, de entre aquellos hombres que habían ido a reconocer la tierra. Números 13:36-38

 

Estos diez espías enviados con una misión súper especial, de quienes dependía el éxito en la conquista de la tierra prometida,  en lugar de ver su trabajo como algo ordenado por Jehová su Dios, lo vieron con tan poco interés, y su reporte fue desastroso, por eso  murieron de plaga delante de Jehová. Este era el cuarto castigo que Dios mandaba desde el día en que la nube se había levantado para conquistar la tierra de Canaán.

 

El pueblo se vistió de luto, pero aun así no aprendió la lección completa. No se trataba de no entrar a la tierra por el grave informe, pero tampoco era entrar por entrar , y ellos cometieron otro error fatal ya que además su corazón se reveló desobedeciendo al Señor y queriendo ir sin su presencia. El pecado engendra pecado y de la incredulidad a la murmuración ellos pasaron a la rebeldía y autoconfianza.

Su orgullo pudo más que las palabras del Señor y se fueron sin la compañía divina, y no buscaron la nube ni oyeron la voz de Moisés, ni vieron el arca moverse: Solo se fueron y los amalecitas los mataron.

 

Y Moisés dijo estas cosas a todos los hijos de Israel, y el pueblo se enlutó mucho. Y se levantaron por la mañana y subieron a la cumbre del monte, diciendo: Henos aquí para subir al lugar del cual ha hablado Jehová; porque hemos pecado.  Y dijo Moisés: ¿Por qué quebrantáis el mandamiento de Jehová? Esto tampoco os saldrá bien.  No subáis, porque Jehová no está en medio de vosotros, no seáis heridos delante de vuestros enemigos. Porque el amalecita y el cananeo están allí delante de vosotros, y caeréis a espada; pues por cuanto os habéis negado a seguir a Jehová, por eso no estará Jehová con vosotros. Sin embargo, se obstinaron en subir a la cima del monte; pero el arca del pacto de Jehová, y Moisés, no se apartaron de en medio del campamento. Y descendieron el amalecita y el cananeo que habitaban en aquel monte, y los hirieron y los derrotaron, persiguiéndolos hasta Horma. Números 14:39-45

 

Ya en esta ocasión Moisés no intervino queriendo resolver su rebeldía y autoconfianza, y dejo en manos de Dios el juicio divino. No podemos pensar que la presencia de Dios ira siempre donde nosotros vayamos, Dios actuara de acuerdo a su plan y sus propósitos ya que su misericordia es para siempre y porque El no desampara la obra de sus manos Salmo 138:8

  1. La murmuración: Como entra y como se soluciona en un ministerio
  2. Como ingresa al ministerio
  3. Por las tensiones entre los miembros de un equipo
  4. Por la mala comunicación entre los miembros
  5. Por las actitudes egoístas de los miembros del equipo
  6. Por permitir la falta de respeto a la autoridad
  7. Por los conflictos no resueltos
  8. Por dejar actuar al enemigo con libertad
  9. Como se soluciona en el ministerio
  10. Deben haber elementos de desahogo de la tensión
  11. Deben crearse canales adecuados de comunicación
  12. Debe usarse el discernimiento espiritual
  13. No permitir que el sol se oculte sobre las situaciones conflictivas del equipo
  14. Demos oportunidades para perdonar
  15. Mantengamos atado a Satanás, sus emisarios y las actitudes del reino de las tinieblas.
  16. Enemigos, hasta en la propia familia

Después de que el pueblo fue castigado por murmurar y codiciar, ahora los propios hermanos de Moisés levantaron murmuración contra El. Estos celos de los hermanos son disfrazados por una preocupación acerca de la esposa de Moisés. Aarón y María, en lugar de ayudar a su hermano con toda la carga que ya tenía, lo menospreciaron.

Me gusta utilizar refranes que identifican nuestra cultura latinoamericana. De paso vale la pena resaltar que son frases cortas que encierran una enorme sabiduría. Uno de ellos reza: “No hay cuña que más apriete que la del mismo palo”. Indica de manera directa, que los más cercanos son en ocasiones quienes mayores problemas nos causan.

¿Ha enfrentado una situación así como líder? Sin duda. Moisés también vivió una situación así.

“María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita que había tomado; porque él había tomado mujer cusita.  Y dijeron: ¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová? ¿No ha hablado también por nosotros? Y lo oyó Jehová” Números 12:1, 2

¿Cómo debió sentirse nuestro protagonista? Sin duda abrumado. Pero no estaba solo, como usted y yo tampoco lo estamos. Si Dios nos escogió para alguna tarea de liderazgo, es porque conoce quiénes somos, nuestras capacidades y lo lejos que podemos llegar si caminamos tomados de Su mano.

No así a mi siervo Moisés, que es fiel en toda mi casa.  Cara a cara hablaré con él, y claramente, y no por figuras; y verá la apariencia de Jehová. ¿Por qué, pues, no tuvisteis temor de hablar contra mi siervo Moisés?  Números 12:7-8

Que hermosas palabras de defensa pronuncio Jehová, a favor de Moisés:

  1. Mi siervo Moisés es fiel

2 No solo a mi me es fiel, sino a toda la casa

  1. Le hablare claramente y no por figuras
  2. Vera mi apariencia

Les dice el Señor: ¿Por qué, pues no tuvisteis temor de hablar contra mi siervo Moisés?

La ira de Dios se manifestó y María, quien pudo ser la que provoco la situación, fue castigada con lepra, sacada siete días del campamento, deteniendo asi la marcha hacia la tierra prometida. Ella fue perdonada, y de nuevo la intercesión de su hermano fue oída delante del Señor. En Ella se cumple por primera vez la ley de la lepra Levítico 14

Pese a ello, la nobleza y disposición de perdón que asistía a Moisés, intercedió a su favor: “Entonces Moisés clamó a Jehová, diciendo: Te ruego, oh Dios, que la sanes ahora” Números 12:13

Vamos a hablar un poco de las implicaciones que tiene el hecho de discutir la autoridad de Dios sobre un líder:

  1. La presencia de Dios se retira

b .El pecado queda expuesto públicamente

  1. Se actúa locamente sin medir las consecuencias
  2. Se demora la realización de proyectos lo que trae fatiga sobre los participantes

Vemos con esta situación vivida por dos líderes, que nadie está exento de pecar ya que María era la profetiza y Aarón  nada más y nada menos,  que el sumo sacerdote, la cabeza espiritual de Israel. Que poca firmeza de este líder, quien antes había construido el becerro de oro, y ahora se presto para murmurar contra el hombre de Dios.

Momentos difíciles hemos atravesado todos. Usted y yo no somos ni los únicos ni los últimos, como repetiré hasta la saciedad. ¿Cuál es el secreto para sobreponernos con éxito? Confiar en Dios cuando arrecia la tormenta. ¡Venceremos! No olvide que fuimos llamados a vencer y no a la derrota…

  1. Preguntas sobre la lección
  2. Debemos aprender a no _____________________________las situaciones, para no crear problemas grandes de cosas pequeñas.
  3. Nunca podemos ____________________________ante la desesperación.
  4. Un verdadero líder _________________ los malos momentos.
  5. ¿Qué aprendemos de la escritura en Éxodo 15:27?
  6. Los líderes son __________________________por una visión.
  7. Quien lidera sabe _________________________ quiere llegar.
  8. Un líder, en buena parte de las ocasiones, lleva consigo el _______________del pueblo al que está guiando.
  9. El líder siempre recibe __________________ y pocas veces una voz de _________________por la labor que realiza.
  10. Usted y yo fuimos llamados a _______________________.
  11. Un principio sumamente importante para un líder (que aprendió Moisés con Jetro) es ______________________.

 

 

 

El castigo vivido en el desierto

  1. Rebelión de Core

Después del terrible juicio a los diez espías que cayeron muertos delante de Jehová, Moisés y el pueblo, recibieron medidas disciplinarias que implicaban esperar en el Señor. En esa espera se creía que ya el pueblo había superado el pecado de la murmuración y la rebelión pero no fue así: Moisés y Aarón fueron desafiados en su autoridad y cobertura espiritual, la cual habían recibido de Dios antes de liberar al pueblo de la esclavitud de Egipto. Core y su grupo de conspiradores, creyeron que se rebelaban solo contra Moisés y no que era un acto de infidelidad delante de Jehová.

Coré hijo de Izhar, hijo de Coat, hijo de Leví, y Datán y Abiram hijos de Eliab, y On hijo de Pelet, de los hijos de Rubén, tomaron gente,  y se levantaron contra Moisés con doscientos cincuenta varones de los hijos de Israel, príncipes de la congregación, de los del consejo, varones de renombre. Números 16:1-2

 

Aarón y Moisés eran solo servidores  del Dios altísimo, y su tarea era  liberar a Israel y proveerles un sistema de gobierno, además de  conducirlos a conquistar la tierra de la promesa. En Números 3 antes de partir, se establecieron las funciones de los levitas. Entonces, ¿Qué estaba sucediendo con Core, que había en su corazón?

Y se juntaron contra Moisés y Aarón y les dijeron!:Basta ya de vosotros! Porque toda la congregación, todos ellos son santos, y en medio de ellos está Jehová; ¿por qué, pues, os levantáis vosotros sobre la congregación de Jehová?  Números 16:3

Jehová había creado una jerarquía con Moisés como líder político y Aarón y sus descendientes, como jefe religioso de los levitas, quienes a su vez eran escogidos entre los israelitas para ministrar en el santuario. Éxodo 29:1-9

Core había logrado influir negativamente en varios líderes de la tribu de Rubén, el mayor de los hijos de Jacob y en doscientos cincuenta príncipes, todos ellos con rango de autoridad entre los levitas, lideres en la congregación, gente influyente en el consejo, varones de renombre. Esta actitud de este líder, no era un reclamo de alguien que ignorara la palabra y el lenguaje espiritual. Core era antagonista de Aarón y Datan y Abiran lo eran  de Moisés.

Pero que era lo que este líder reclamaba a Aarón y Moisés:

  1. Los acusaba de retener posiciones de liderazgo, sin haberlas ganado
  2. Dijeron que ese liderazgo ya no se necesitaba
  3. Dijeron que al igual que Moisés habían otros líderes santos y capaces de liderar

Cuando tenemos motivaciones erróneas estas nos conducen a actitudes y acciones equivocadas. Esto mismo le sucedió a aquellos que quisieron construir la torre de babel que llegara hasta el cielo Génesis 11:4. Esa ha sido la tendencia del hombre y es una lepra que se ha filtrado en el liderazgo eclesiástico. Muchos aspiran a un pulpito para lograr ser alguien, no importa a qué precio y a cuantos  tengan que pisar, lo importante es llegar a ser pastor u otro líder con autoridad.

A este Core se le había olvidado que el sacerdocio de Aarón dependía del nombramiento divino y no de elección humana. Israel tenia símbolos y significados que lo unían a su tradición con Dios y no podían apartarse de la noche a la mañana y caer por lo tanto en rebelión con la voluntad divina. Si se aceptaba lo propuesto por este falso líder era anular el significado del llamamiento y reemplazar algo divino por una elección humana. Además estos levitas representados por Core aspiraban a que fueran añadidas prerrogativas sacerdotales a las funciones que ya desempeñaban Levíticos 3, 4, 8, 21,22

  1. Reacción de Moisés el líder designado
  2. Contra Core

Cuando oyó esto Moisés, se postró sobre su rostro;  y habló a Coré y a todo su séquito, diciendo: Mañana mostrará Jehová quién es suyo, y quién es santo, y hará que se acerque a él; al que él escogiere, él lo acercará a sí.  Haced esto: tomaos incensarios, Coré y todo su séquito, y poned fuego en ellos, y poned en ellos incienso delante de Jehová mañana; y el varón a quien Jehová escogiere, aquel será el santo; esto os baste, hijos de Leví. Números 16:4-7

Moisés permaneció postrado sobre su rostro a causa de esta rebelión, era ya su quinto enfrentamiento contra Dios, El reprendió a Core y a su sequito, pero no se defendió y solo exclamo ¡Que Jehová sea el juez!. En otras palabras, le dijo: Mañana Dios mostrara quien es quien. El sabia que cuando Dios nos llama, el nos envía su presencia, lo que hace difícil la situación para los lideres carnales, y Moisés solo se acordó de algo que el Señor le había dicho en una ocasión: “En aquel día diréis, en tu nombre”

Además les dio 24 horas para reflexionar. Se establecía un procedimiento espiritual  que demostraría  quien era el varón escogido por Jehová.” El varón a quien Jehová escogiere, aquel será el santo; esto os baste, hijos de Leví. Números 16:7

Moisés con este proceso estaba enfrentando a los conspiradores  contra Dios quien conocía el valor y la motivación correcta en el corazón de estos levitas. Cualquier otro servicio o culto de adoración que fuera distinto al escogido por Dios, por bueno que fuera, por llamativo y espectacular que fuera , sería solo eso, un culto extraño que su dueño descubriría en su momento.

Otra cosa que Moisés hizo fue recordarles que estaban menospreciando su propio ministerio, pues ya Dios les había dado el privilegio a su familia de transportar el arca y sus componentes. Números 3:31;4:5-15,7:9 y  además menospreciaban el valor del sacerdote Aarón y de su propio llamado, pues también El era de ese linaje escogido, llamados para servirle a Dios; No tuvieron en cuenta que ellos habían sido separados para los oficios sagrados y que por lo tanto, Dios los tenia más cerca en función de las tareas asignadas en el tabernáculo, y este sacerdocio no era de Aarón ni de ellos, por eso les dijo:”Pues Aarón que es para que contra El murmuréis? Números 16:11

  1. Contra Datam y Abiram

Por tanto, tú y todo tu séquito sois los que os juntáis contra Jehová; pues Aarón, ¿qué es, para que contra él murmuréis?  Y envió Moisés a llamar a Datán y Abiram, hijos de Eliab; mas ellos respondieron: No iremos allá. ¿Es poco que nos hayas hecho venir de una tierra que destila leche y miel, para hacernos morir en el desierto, sino que también te enseñorees de nosotros imperiosamente?  Ni tampoco nos has metido tú en tierra que fluya leche y miel, ni nos has dado heredades de tierras y viñas. ¿Sacarás los ojos de estos hombres? No subiremos. Números 16:12-14

Ya todo el grupo estaba contaminado, porque Datan y  Abiram también estaban desafiando la autoridad de Moisés, acusándolo por haberlos sacado de un lugar donde estaban bien, prósperos , que destilaba leche y miel para hacerlos morir en el desierto.

Ellos se niegan a aparecer ante El temiendo una represalia, porque objetaban el liderazgo debido a que Moisés regreso de la tierra prometida y volvió al desierto, y desde entonces, no había tenido éxito de volver a ella. Estaban queriendo acusarlo de aplicar una norma secular para medir el éxito espiritual, aduciendo que no era necesario seguir el mandato divino.

Según ellos, no era por la rebeldía del pueblo o la murmuración contra el liderazgo, o por el informe mal hecho que hicieron los espías, que Dios los había castigado, sino por culpa de Moises.Era una actitud terrible, porque estaban culpando a quien no debían, pues Moisés lo único que hacia siempre era interceder por ellos para evitar los juicios de Dios.

Esto les respondió Moisés, expresando el sentir de un líder que había obedecido nada mas, además de que todo lo que El tenia provenía de la mano del Señor:

Entonces Moisés se enojó en gran manera, y dijo a Jehová: No mires a su ofrenda; ni aun un asno he tomado de ellos, ni a ninguno de ellos he hecho mal. Números 16:15

  1. Desenlace
  2. Castigo contra Core y su equipo

Y tomó cada uno su incensario, y pusieron en ellos fuego, y echaron en ellos incienso, y se pusieron a la puerta del tabernáculo de reunión con Moisés y Aarón.  Ya Coré había hecho juntar contra ellos toda la congregación a la puerta del tabernáculo de reunión; entonces la gloria de Jehová apareció a toda la congregación. Números 16:18-19

Llego el día esperado, es posible que nadie pudo conciliar el sueño el día anterior, como al que menospreciaban era su hermano Aarón el sacerdote, Moisés reunió a los conspiradores y Aarón con el incensario en su mano. Core trato de influir sobre su sequito y los reunió en la puerta del tabernáculo para que vieran que El tenia la razón. Y sucedió lo que tenía que suceder, pues la gloria de Jehová apareció , y ya El dios todopoderoso quería consumir a todo el pueblo, pero de nuevo el corazón intercesor de Moisés gimió otra vez, clamando justicia a Dios:

Y Jehová habló a Moisés y a Aarón, diciendo: Apartaos de entre esta congregación, y los consumiré en un momento.  Y ellos se postraron sobre sus rostros, y dijeron: Dios, Dios de los espíritus de toda carne, ¿no es un solo hombre el que pecó? ¿Por qué airarte contra toda la congregación? Entonces Jehová habló a Moisés, diciendo: Habla a la congregación y diles: Apartaos de en derredor de la tienda de Coré, Datán y Abiram. Numeros 16:20-24

Moisés entonces  Convoco a Datan y Abiran, quienes no habían asistido a la convocatoria y de nuevo los desafía bajo el amparo de la gloria de Dios, diciéndoles:

Entonces Moisés se levantó y fue a Datán y a Abiram, y los ancianos de Israel fueron en pos de él. Y él habló a la congregación, diciendo: Apartaos ahora de las tiendas de estos hombres impíos, y no toquéis ninguna cosa suya, para que no perezcáis en todos sus pecados.  Y se apartaron de las tiendas de Coré, de Datán y de Abiram en derredor; y Datán y Abiram salieron y se pusieron a las puertas de sus tiendas, con sus mujeres, sus hijos y sus pequeñuelos.  Y dijo Moisés: En esto conoceréis que Jehová me ha enviado para que hiciese todas estas cosas, y que no las hice de mi propia voluntad.  Si como mueren todos los hombres murieren éstos, o si ellos al ser visitados siguen la suerte de todos los hombres, Jehová no me envió. Mas si Jehová hiciere algo nuevo, y la tierra abriere su boca y los tragare con todas sus cosas, y descendieren vivos al Seol, entonces conoceréis que estos hombres irritaron a Jehová.

Moisés les dijo a estos hombres rebeldes que ellos no habían dudado de Él como líder, ni de su llamado, sino que,  habían irritado a jehova  por que instigaron en un acto de oposición directa contra el designio de Dios, Pero no bien termino de hablar, la tierra se abrió y los trago vivos a Core, Datan, Abiram, sus casas, sus familias y todos sus bienes. También salió fuego delante de Jehová que consumió a los que ofrecían incienso delante de Jehová sin que les correspondiera hacerlo.

Y aconteció que cuando cesó él de hablar todas estas palabras, se abrió la tierra que estaba debajo de ellos.  Abrió la tierra su boca, y los tragó a ellos, a sus casas, a todos los hombres de Coré, y a todos sus bienes.  Y ellos, con todo lo que tenían, descendieron vivos al Seol, y los cubrió la tierra, y perecieron de en medio de la congregación.  Y todo Israel, los que estaban en derredor de ellos, huyeron al grito de ellos; porque decían: No nos trague también la tierra. También salió fuego de delante de Jehová, y consumió a los doscientos cincuenta hombres que ofrecían el incienso. Números 16:31-35

Los incensarios que tenían los muertos,  fueron fundidos y  se recogieron y los colocaron en el altar a manera de memorial para que recordase la designación de Aarón y sus descendientes como sacerdotes. Ningún extraño que no sea de la línea sacerdotal de Aarón puede acercarse para ofrecer incienso delante de Jehová.

Los incensarios de estos que pecaron contra sus almas; y harán de ellos planchas batidas para cubrir el altar; por cuanto ofrecieron con ellos delante de Jehová, son santificados, y serán como señal a los hijos de Israel.  Y el sacerdote Eleazar tomó los incensarios de bronce con que los quemados habían ofrecido; y los batieron para cubrir el altar,  en recuerdo para los hijos de Israel, de que ningún extraño que no sea de la descendencia de Aarón se acerque para ofrecer incienso delante de Jehová, para que no sea como Coré y como su séquito; según se lo dijo Jehová por medio de Moisés. Números 16:38-40

  1. Castigo contra el pueblo

Pero todavía ocurrió otro evento de castigo sobre el pueblo,  debido a que se atemorizaron  cuando  caía el juicio divino sobre los culpables, pero no se arrepintieron, por el contrario, al día siguiente murmuraron contra Moisés y Aarón, alegando que por culpa de ellos Dios había matado a Core y su equipo. La razón de este castigo fue que ellos no tenían discernimiento espiritual para saber la razón porque Dios actuaba de esa manera.

El día siguiente, toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón, diciendo: Vosotros habéis dado muerte al pueblo de Jehová. Números 16:41

La gloria de Jehová apareció y hubo grande mortandad, pues 14700  personas fueron consumidas por el fuego

Y vinieron Moisés y Aarón delante del tabernáculo de reunión.  Y Jehová habló a Moisés, diciendo: Apartaos de en medio de esta congregación, y los consumiré en un momento. Y ellos se postraron sobre sus rostros.  Y dijo Moisés a Aarón: Toma el incensario, y pon en él fuego del altar, y sobre él pon incienso, y ve pronto a la congregación, y haz expiación por ellos, porque el furor ha salido de la presencia de Jehová; la mortandad ha comenzado. Números 16:43-46

Y si Moisés y Aarón no se hubieran apresurado a espiar al pueblo, el juicio divino no se habría detenido. Esta fue la quinta intercesión de Moisés, apresurando a Aarón para que se coloque como intermediario entre los vivos y los muertos para que cese la mortandad. Ellos que antes habían sido acusados por el pueblo de las muertes de Core y su equipo, ahora los salvan por medio de una ofrenda en el santuario.

Dios había ya reivindicado a Aarón delante del pueblo, demostrando que El era quien lo había llamado y que su autoridad y sacerdocio no era por mandato humano sino que venía del Dios todopoderoso. Y hubo una señal visible: la vara de Aarón en medio de las doce varas de los príncipes de Israel, Reverdeció. Esta vara que  representaba la autoridad de un hombre en su casa, ahora representaba la supremacía y aprobación de su llamado como respaldo de Jehová.

Este sexto castigo no influyo nada en la vida espiritual de Israel, pero los hizo reflexionar sobre su verdadera condición, terminando de aceptar a Moisés y Aarón y ya no desafiarlos como líderes. Números 17

  1. Error de Moisés en Cades

El capítulo 20 de Números trata la muerte de María y Aarón y el error de Moisés que se pudiera llamar un fracaso que da lugar a su muerte fuera de la tierra prometida. Leemos que llegaron a Cades después de unos 37 años dando vueltas. El hecho de estar ahí, tenía un significado para el pueblo: Se habían esparcido desde aquí debido al error de los espías y la generación incrédula había nacido en cades y ahora, desde allí, se proyectaba a una nueva generación.

La incredulidad y la rebeldía habían hecho que el pueblo se detuviera, pero  no porque Dios o Moisés se hubiesen equivocado. Al reiniciar el camino hacia Canaán, lo hacían desde el mismo lugar donde hacía 40 años  el pueblo había aceptado las decisiones de líderes miedosos y que por falta de fe  no creyeron que podían alcanzar la tierra prometida.

Llegaron los hijos de Israel, toda la congregación, al desierto de Zin, en el mes primero, y acampó el pueblo en Cades; y allí murió María, y allí fue sepultada.  Y porque no había agua para la congregación, se juntaron contra Moisés y Aarón. Y habló el pueblo contra Moisés, diciendo!:Ojalá hubiéramos muerto cuando perecieron nuestros hermanos delante de Jehová! Números 20:1-3

Miles de personas, en el desierto de Sin, tenían sed, pues lo que tenían se había agotado. Durante los 40 años de su permanencia en el desierto, su mayor necesidad física fue el agua. El Señor la había proporcionado continuamente, comenzando en Horeb, pero en esta ocasión la falta de agua provoco una vez más un reclamo del pueblo hacia Moisés.

Esta situación era desesperada, por lo que la gente se expresaba con palabras de angustia, queriendo decir que hubieran preferido morir, palabras como estas fueron las pronunciadas quizás por hombres, mujeres y niños:

¿Por qué hiciste venir la congregación de Jehová a este desierto, para que muramos aquí nosotros y nuestras bestias? ¿Y por qué nos has hecho subir de Egipto, para traernos a este mal lugar? No es lugar de sementera, de higueras, de viñas ni de granadas; ni aun de agua para beber. Números 20:4-5

Esto provoco a Moisés y Aarón a buscar el rostro del Señor y pedirle su ayuda. Esto nos recuerda las 4-5 veces que Moisés tuvo que interceder delante de Jehová por una falla del pueblo o porque tenían una necesidad como esta.

Entonces Moisés y Aarón se postraron sobre sus rostros delante de toda la multitud de la congregación de los hijos de Israel. Números 14:5

Y se fueron Moisés y Aarón de delante de la congregación a la puerta del tabernáculo de reunión, y se postraron sobre sus rostros; y la gloria de Jehová apareció sobre ellos. Números 20:6

La respuesta del Señor no se hizo esperar, quien como un padre amoroso acude al llamado de sus hijos:

Toma la vara, y reúne la congregación, tú y Aarón tu hermano, y hablad a la peña a vista de ellos; y ella dará su agua, y les sacarás aguas de la peña, y darás de beber a la congregación y a sus bestias. Entonces Moisés tomó la vara de delante de Jehová, como él le mandó.  Y reunieron Moisés y Aarón a la congregación delante de la peña, y les dijo: !!Oíd ahora, rebeldes! ¿Os hemos de hacer salir aguas de esta peña?  Entonces alzó Moisés su mano y golpeó la peña con su vara dos veces; y salieron muchas aguas, y bebió la congregación, y sus bestias. Números 20:8-11

En estos versículos podemos leer que Jehová dio instrucciones precisas a Moisés con el fin de proporcionar agua fresca para su pueblo que estaba deshidratándose en tan candente desierto. Le dijo:”Toma tu vara y habla a la peña”. Sin embargo, Moisés sin ninguna explicación golpeo la roca dos veces y salió agua, y no le hablo como Jehová le había instruido. En el Monte Horeb el Señor si le había dicho que golpeara la roca Éxodo 17:1-7

¿Por qué Moisés no obedeció en esta ocasión a Dios, si El era un hombre manso, obediente, dócil y que siempre hacia lo que el Señor le decía? Creemos que su actuación estuvo vinculada con las actuaciones anteriores del pueblo de Dios. El método funciono, pero Dios estaba disgustado a causa de la desobediencia de Moisés. La medida de éxito a los ojos de Jehová no  es el resultado del esfuerzo, sino la obediencia de sus siervos.

Y Jehová dijo a Moisés y a Aarón: Por cuanto no creísteis en mí, para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto, no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado. Números 20:12

Como consecuencia de lo anterior, el Señor determino que Moisés no metería al pueblo de Israel en la tierra prometida. Y la razon era que no había seguido cuidadosamente  el mandato del Señor. Moisés era el guía espiritual del pueblo de dios, por medio del cual Dios dio la ley, por lo que su responsabilidad de obedecer la palabra de Dios era mayor, debido a su mayor posición e influencia.

El pecado de Moisés fue grave  por varias razones:

  1. Porque hablo precipitadamente como si la gloria y poder de Dios residiera en si mismo y en Aarón.

Y les dijo: ¡Oid ahora, rebeldes! ¿Os hemos de hacer salir aguas de esta peña? Números 20:10b

Porque hicieron revelar a su espíritu, Y habló precipitadamente con sus labios Salmo 106:33

  1. Actuó precipitadamente al golpear enojado la roca dos veces en vez de hablarle como Dios le había ordenado.

Al hacer esto, Moisés demostró que no creyó a Dios y por eso fue rebelde a sus mandamientos. En ese momento de crisis a este líder le falto fe y obediencia que siempre es la reacción correcta ante la palabra revelada de Dios.

Y cuando Jehová os envió desde Cades-barnea,  diciendo: Subid y poseed la tierra que yo os he dado,  también fuisteis rebeldes al mandato de Jehová vuestro Dios,  y no le creísteis, ni obedecisteis a su voz. Deuteronomio 9:23

  1. Moisés dejo de tratar a Dios como el santo y digno Dios, optando por no temerle ni obedecer sus mandamientos

La posición e influencia de Moisés lo convertían en un hombre que debía por todos los medios obedecer la palabra de Dios y por lo tanto al desobedecer se descalifico a si mismo para guiar al pueblo hasta Canaán.

5.  Sembrando para hoy y la eternidad

Charles soñó un gran sueño y lo emprendió: trabajó por muchos años con el propósito de ser un próspero empresario y salir de las penurias bajo las cuales creció. El anhelo que acariciaba desde niño era superar la crisis permanente que llevó a sus padres, y por ende, a toda la familia, a malvivir con unos cuantos pesos.

A los cincuenta y dos años cuando había terminado de pagar un préstamo grande que contrató con la banca para adquirir maquinaria, y para tranquilidad de todos había saldado la hipoteca que tenía sobre la casa, sufrió un infarto.

El mal momento llegó cuando menos lo esperaba. Si alguien, en el momento en que agonizaba, le hubiese preguntado qué era lo que tenía en mente en aquella etapa de su existencia, habría recibido como respuesta la esperanza que le embargaba de disfrutar una buena vejez. Sin embargo partió a la eternidad.

Trabajó por años para morir cuando estaba a las puertas de disfrutar de todo su esfuerzo—murmuró la esposa al compartir la desolación que le embargaba el sorpresivo deceso.

¿Injusto? Tal vez. Es el primer pensamiento que viene a nosotros cuando revisamos el devenir de alguien que lucha por un ideal, una meta o un propósito para irse a la eternidad antes de llegar a disfrutar del trabajo realizado.

Y partiendo de Cades los hijos de Israel, toda aquella congregación, vinieron al monte de Hor.  Y Jehová habló a Moisés y a Aarón en el monte de Hor, en la frontera de la tierra de Edom, diciendo: Aarón será reunido a su pueblo, pues no entrará en la tierra que yo di a los hijos de Israel, por cuanto fuisteis rebeldes a mi mandamiento en las aguas de la rencilla. Toma a Aarón y a Eleazar su hijo, y hazlos subir al monte de Hor,  y desnuda a Aarón de sus vestiduras, y viste con ellas a Eleazar su hijo; porque Aarón será reunido a su pueblo, y allí morirá.  Y Moisés hizo como Jehová le mandó; y subieron al monte de Hor a la vista de toda la congregación. Y Moisés desnudó a Aarón de sus vestiduras, y se las vistió a Eleazar su hijo; y Aarón murió allí en la cumbre del monte,  y Moisés y Eleazar descendieron del monte.  Y viendo toda la congregación que Aarón había muerto, le hicieron duelo por treinta días todas las familias de Israel. Números 20:22-29

También podríamos pensar que fue injusto lo que ocurrió con Moisés. Después que partieron  de los pozos de Ben Jacam a Moserá, falleció Aarón, el hermano que luchó a brazo partido para ayudarle a coronar el objetivo de entrar en la tierra prometida. El vacío debió ser enorme. Deuteronomio 10:6

Tras mucho caminar, y cuando ya estaban cerca del anhelado territorio, se reunió con los israelitas. Les recordó de qué manera había obrado el Señor en sus vidas, las leyes y observancias a tener en cuenta, y las instrucciones impartidas con el mismo amor de un padre hacia los hijos que partirán a un viaje muy largo, a los cuales tal vez no volverá a ver.

6. La hora final

a. La despedida

“Aquel mismo día el Señor dijo a Moisés:

 “Sube al momento Abarim, al monte Nebo, situado en Moab, frente a Jericó, y mira la tierra de Canaán, que doy en herencia a los israelitas. En este monte al cual subes, serás reunido a los tuyos, como murió Aarón tu hermano en el monte Hor, y fue reunido a los suyos. Porque pecaste contra mí en medio de Israel, ante las aguas de la rencilla de Cades, en el desierto de Zin; porque no manifestasteis mi santidad ante los israelitas. Por eso solo verás la tierra desde lejos, pero no entrarás en ella, en esa tierra que doy a los israelitas” Deuteronomio 32:48-52

Este pasaje es uno de los más emotivos que encontramos en las Escrituras. Puedo asegurarle que si hubiese tenido el privilegio de estar en ese lugar, habría dejado escapar muchas lágrimas. No es para menos; lo que ocurría era conmovedor.

Moisés sufrió con el pueblo hebreo la sed, el calor, la angustia, la desolación, y ahora, cuando creían que todo había terminado, encuentra que la tierra por la que tanto se esforzó, sólo podría verla de lejos.

Recuerdo ahora los esfuerzos de un pastor que trabajó arduamente por dar solidez a una denominación cristiana en Santiago de Cali. Luchó contra una y mil adversidades. Entregó todo de sí. Sacrifico tiempo y lo que más amaba: su familia.

Cuando la congregación estaba en el punto más alto, el volumen de asistentes crecía y tenía muchos planes en mente, recibió instrucciones de los superiores para abandonar la ciudad e irse a otro país a plantar una iglesia. ¡Debía comenzar desde cero!

  1. ¿Cuáles son sus expectativas?

Cuando servimos en la obra del Señor Jesucristo, debemos hacerlo con entrega total. Por supuesto, todos los obreros y líderes guardamos una carga de expectativas. Pero fijarnos en aquello que esperamos y que, posiblemente, no llegue a ocurrir, nos anticipará una frustración que no vale la pena.

Imagine los hombres que construyeron la Torre Eiffel. Ahora, por un instante trasládese a la escena. ¿Qué ve? ¿Hombres preocupados porque un terremoto podría echar por tierra su obra? En absoluto. Tenían todo el deseo del mundo por ver concluida la estructura de hierro. Era su principal motivación.

Ahora traslade esta figura a su propia existencia. ¿Cuáles son sus principales motivaciones para todo cuanto hace? Sume un segundo interrogante, ¿qué ocurre si no se materializa aquello que esperaba? Nuestra mirada debe estar puesta al frente, nunca atrás ni con nostalgia en un presente que se va.

c.  La satisfacción del deber cumplido

Nuestro principal objetivo debe ser cumplir con aquello que nos hemos propuesto, poniendo todo el esfuerzo, así no alcancemos a ver los resultados.

Cuando leemos el capítulo 11 de la carta universal a los Hebreos, notamos algo sumamente interesante al referirse a los hombres de fe:

 “Y todos éstos, aunque aprobados por el buen testimonio de su fe, no recibieron el cumplimiento de la promesa…” Hebreos 11:39

¿Puede apreciarlo? Creían y avanzaban, sin que su entusiasmo menguara, aún cuando era probable que no viesen materializado aquello por lo que estaban dispuestos a ofrendar su existencia.

Moisés llegó al final de sus días y de su misión con la frente en alto.

“Entonces Moisés subió  de los campos de Moab al monte Nebo, a la cumbra de Pisga, que está frente a Jericó. Y el Señor le mostró toda la tierra de Galaad hasta Dan, todo Neftalí, y la tierra de Efraín y de Manasés… Y allí Moisés siervo del Señor, murió en la tierra de Moab, conforme lo había dispuesto el Señor” Deuteronomio 34:1-5

Usted debe sentar las bases, ser pionero, atender el llamamiento de Dios y la misión, tal como la recibió. Probablemente no recibirá la gloria ni los honores, tal vez le corresponderán a su sucesor, como ocurrió con Moisés. Pese a ello, no debe desanimarse.

Recuerde que usted y yo estamos dejando las huellas que otros seguirán, hasta alcanzar aquello que ha ocupado nuestros esfuerzos, sueños y esperanzas… ¡Adelante, termine bien la carrera que emprendió en la obra de proclamación del Evangelio!

El apóstol Pablo, en una de sus últimas cartas a los creyentes, escribió:

“No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto, sino que prosigo, por ver si alcanzo aquello para lo cual fui también alcanzado por Cristo Jesús… prosigo a la meta, al premio al que Dios me ha llamado desde el cielo en Cristo Jesús…” Filipenses 3:12, 14

Quiera Dios que tras haber cumplido nuestras asignaturas en la “Escuela de Dios” y entendido que ser líder no  es fácil pero tampoco imposible, cumplamos fielmente nuestra tarea.

7. Preguntas sobre la lección

  1. ¿Qué reflexión nos trae la escritura en Deuteronomio 32:48-52?
  2. Cuando servimos en la obra del Señor Jesucristo, debemos hacerlo con ___________________ total.
  3. Nuestra mirada debe estar puesta ________________, nunca atrás ni con ________________ en un presente que se va.

4. Nuestro principal objetivo debe ser _____________ con aquello que nos hemos propuesto, poniendo todo el empeño posible para evitar fracasos.

Resumen general

1. Generalidades

“Y El mismo constituyo a unos, apóstoles; a otros profetas; a otros evangelistas; a otros pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los Santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo” Efesios 4:11-12

El énfasis que hemos desarrollado en este estudio  tiene que ver con el pastor, y la definición de un pastor es aquel cuya tarea principal es: Proclamar la sana doctrina, refutar herejías, enseñar la palabra de Dios, ejercer el liderazgo en la iglesia, ser ejemplo de pureza y sana doctrina y ver que todos los creyentes permanezcan en la gracia divina (Salvaguardas de la verdad apostólica y del rebaño de Dios).

Dijimos que los pastores son esenciales para el cumplimiento de la voluntad de Dios para su iglesia. La iglesia que no elige pastores compasivos y fieles,  ya no será gobernada según la mente del Espíritu. La iglesia que no se guía por El  Espíritu Santo,  para elegir sus líderes  será una iglesia que queda expuesta a las fuerzas destructivas de Satanás y del mundo. La elección de un pastor no es por política ni juegos de poder sino que  los que los eligen tiene sabiduría del Espíritu, quienes examinan las cualidades espirituales del candidato.

 

  1. Riesgos de un mal pastorado

Los falsos pastores son aquellos cuya  predicación de la palabra es tergiversada y trastornan las normas del evangelio, no  cuidan a los creyentes y a las familias de la iglesia como Dios quiere, muchos por esa razón  se apartan  de la verdad y se vuelven a los caminos anteriores de maldad. No son piadosos, sin compasión por las almas, nunca nutren a la congregación con palabras de fe, y con sana doctrina, y  no los disciplinan con el fin de que sean igual a Cristo.

Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido. Desecha las fábulas profanas y de viejas. Ejercítate para la piedad; 1a Timoteo4:6-7

  1. Funciones del pastor

Son muchas las funciones del pastor, y las resumiremos diciendo que este debe velar, apacentar, alimentar a sus ovejas. También debe  guiar y  proteger, a sus ovejas y corderos.  Muchos líderes, movidos por la ambición de edificar su propio reino o por amor al dinero, al poder o a la popularidad, pervertirán la verdad del evangelio original cometiendo las siguientes atrocidades:

  • Harán caso omiso de algunas de las verdades del evangelio original, como se encuentra en el Nuevo testamento
  • Añadirán ideas filosóficas y psicológicas humanistas
  • Van a querer mezclar las doctrinas del N.T con cosas como las enseñanzas de la nueva era., el ocultismo y el espiritismo.
  • Van a querer tolerar la conducta inmoral contraria a las normas  de la palabra de Dios

Es evidente que estos lobos rapaces entraran en el rebaño y querrán contaminar las doctrinas y practicas apostólicas, como sucedió en Éfeso. En las cartas pastorales de Pablo, leemos que en toda la provincia de Asia habia comenzado a tomar fuerza un rechazo a esta enseñanza pastoral.

“Como te rogué que te quedases en Éfeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina, ni presten atención a fabulas y genealogías interminable que acarrean disputas más bien que edificación de Dios que es por fe, así te encargo ahora” 1a Timoteo 1:3-4

Jesús describe a los cristianos como corderos y como ovejas. Lo que implica que como estos animalitos torpes el creyente necesita un continuo cuidado pastoral, alimentación constante de la palabra, dirección, protección y corrección continua, pues como las ovejas somos inclinados a caminar errantes hacia el peligro.

También el pastor debe saber enseñar y al respecto, Pablo dice a  Timoteo que el pastor debe ser apto para enseñar, la sana doctrina. Debe también saber consolar, y esta función del ministerio pastoral es muy necesaria, porque si no tenemos compasión por los que sufren y nos acercamos a ellos para darles una palabra de ánimo, vamos a fracasar como guías espirituales.

El confortar se refiere no solo a lo espiritual sino también a lo físico. Debemos también saber Exhortar con la palabra de Dios para llevar al pueblo de Dios a consagrarse por completo a Cristo, con la verdad y a la justicia.

Deben saber cómo corregir a los que enseñan cosas contrarias a las Escrituras, a fin de llevarlos a la verdad. Si no reciben la corrección, entonces se debe convencer a los demás creyentes del error de esas enseñanzas.

Debe saber equipar o sea llevar a los creyentes a crecer en gracia y avanzar hacia la madurez espiritual llevando a la congregación a llenarse de la plenitud de Cristo, dejando de ser niño que se mueve con todo viento de doctrina y avanzando al conocimiento de la verdad para rechazar a los falsos maestros y sostener esta verdad y expresar con amor dicha verdad revelada en las Escrituras, viviendo en verdadera justicia y santidad.

Y esta es la oración de Pablo, pidiendo a Dios por los efesios para que sean equipados del poder de Dios en el hombre interior a fin de tener los sentimientos, pensamientos y propósitos puestos cada vez bajo la influencia del Espíritu Santo

“Por esta causa doblo mis rodillas ante el padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra, para que os de conforme a las riquezas de su Gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones , a fin de que arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos , cual es la anchura, la longitud, la profundidad y la altura y de conocer el amor de Cristo que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de DiosEfesios 3:14-19

Deben saber dar buen ejemplo, los ancianos (Obispos o pastores) Tienen la responsabilidad de cuidar a los creyentes, discipularlos, alimentarlos con la palabra y protegerlos y deben también entregarse por el bienestar de los demás.

“Yo soy el buen pastor; el buen pastor da su vida por las ovejas” Juan 10:11

Jesús hace una declaración excepcional y dice que El es el pastor prometido, y con esta metáfora, Jesús ilustra el cuidado tierno y delicado por su pueblo, es como si estuviera diciendo, yo soy para todos los que creen en mí , lo que un buen pastor es para sus ovejas: cuidadoso, vigilante y amoroso. Y aquí es como si Cristo estuviera diciendo, tan buen pastor soy para ustedes, que estoy dispuesto a dar mi vida por ustedes. Aquí se esta destacando esa singularidad de Cristo el pastor: su muerte en la Cruz salva a sus ovejas.

  1. ¿Cómo saber si tenemos el llamado a Pastor?

¿Cómo nos damos cuenta que tenemos el don de pastor? Respondamos a las siguientes preguntas:

¿Nos gusta ayudar a los demás a crecer en su relación con Cristo? ¿Tenemos el don de enseñanza y de exhortación? ¿La gente nos busca para que le aconsejemos y le demos apoyo espiritual? ¿Tenemos buenas destrezas interpersonales? ¿Nos expresamos sobriamente y sabemos escuchar a los demás? ¿Somos discretos y sabemos guardar la confidencialidad? ¿Sinceramente amamos a la gente? ¿La gente fácilmente confía en nosotros y comparte cosas privadas? ¿Tenemos vida estable y balanceada? ¿Somos pacientes con los procesos y fallas de la gente?

  1. Cualidades de un pastor

 

En 1ª Timoteo 3:1-13, encontramos las cualidades que debe llenar un pastor y estas cualidades pueden servir también para que cada creyente evalúe su nivel de madurez y se fije en aspectos de su vida en que necesita cambiar o fortalecer.

 

  1. Irreprensible

 

Significa que no existe base para hacer alguna acusación contra esta persona: es intachable, íntegro. La palabra indica que el candidato debe ser evaluado por otros y que es importante la opinión que otros tengan de él, así como su esposa, hijos, vecinos, los que trabajan con él y los líderes espirituales.

 

  1. Marido de una sola mujer

 

La iglesia necesita líderes que sean modelos para los demás, irreprensibles en todo aspecto de su vida. La expresión en el griego no describe tanto el trasfondo matrimonial del hombre, sino su carácter. Es un hombre dedicado a una mujer que es su esposa. Su matrimonio es estable y su relación con otras mujeres es intachable. Es leal a su esposa en palabra, hecho y pensamiento. Su vida sentimental está controlada por el Espíritu Santo.

 

  1. Sobrio

 

Significa que es controlado, de buen juicio, templado y moderado. No está dominado por los deseos de la carne y está libre de toda forma de exceso. Es juicioso y medido con respecto al uso de la palabra; solícito con respecto a la administración del tiempo y su modo de vivir; estable.

 

  1. Prudente.

 

Quiere decir que es sincero, sabio, sano, humilde, juicioso, maduro, sensato y equilibrado. No es orgulloso ni tampoco se subestima. Más bien, tiene una perspectiva correcta de su lugar en la iglesia, sus dones y su ministerio. Provee para el futuro y considera las futuras consecuencias de sus acciones.

 

  1. Decoroso

 

Literalmente significa “ordenado”, “atractivo”, “esmerado” y “arreglado”. Se aplica al arreglo personal, el orden de la casa, la oficina y la iglesia, la puntualidad, el cumplimiento de responsabilidades y la organización.

 

  1. Hospedador

Literalmente significa “el amor a forasteros, extraños”. La palabra describe a la persona que está dispuesta a compartir sus bendiciones, las comodidades de su casa y su mesa con los demás, aun cuando no sean sus amigos íntimos. Podemos también aplicar este espíritu a la preocupación y generosidad del cristiano que llena cualquier necesidad de otro, sea social, emocional o espiritual, y no sólo material. El cristiano es el que debe proyectarse hacia los demás.

 

  1. Apto para enseñar

 

Describe la persona que tiene habilidad para enseñar y tiene conocimientos de las Escrituras y la doctrina. Está dispuesto a comunicar la verdad de Dios a otras personas. Puede incluir la enseñanza en grupos o individual. Este ministerio de enseñanza debe comenzar en la familia. El maestro debe tener una personalidad amable, ser manso y no sentirse amenazado por los demás.

 

  1. No dado al vino.

 

Significa literalmente que el anciano no se detiene al lado del vino, o sea que no es un hombre viciado. Se debe aplicar al dominio propio en todas las áreas de la vida.

 

  1. No pendenciero

 

El anciano-pastor no debe ser propenso a la violencia, ni contencioso, ni arrogante, ni vivir a la defensiva. No piensa que siempre tiene la razón, no es egoísta. El abuso de otras personas puede ser verbal como cuando se insulta, critica o se repiten chismes ajenos.

 

Las siguientes dos palabras son el opuesto de pendenciero. La persona amable es gentil, suave, paciente con otros. Apacible describe a la persona pacífica, la que busca la armonía con otros. No toma una actitud negativa, que a menudo está en contra de los demás y sus ideas. No es egoísta, celoso, inseguro, amargado.

 

  1. No codicioso

 

Significa que el anciano no ama el dinero; no vive motivado por la ganancia o el materialismo ni por las cosas que el dinero puede traer, como buena posición, poder e influencia.

 

  1. No un neófito

 

Significa que no debe ser un recién convertido, sino uno que ha madurado en la fe para evitar los pecados que condenaron al diablo: la soberbia y la ambición. Muestra algunas de las características de la falta de madurez. Los que no conocen al Señor también deben reconocer la integridad del anciano. El lazo del diablo es la vergüenza, el desánimo, y la pérdida de confianza de la persona que cae en tentación o que pierde el respeto de los demás.

 

  1. Retenedor de la palabra fiel

 

Significa que el anciano es un hombre de convicción tocante a la enseñanza bíblica. En otras palabras, es estable en su fe. La palabra de Dios enseña una norma muy alta para que una persona sea líder de una congregación cristiana. Antes de proponerle para este ministerio, el cuerpo de ancianos de una iglesia necesita orar mucho por la dirección del Señor y evaluar al candidato con cuidado, a través de un período de prueba.  Tito 1:9

 

Para asegurarse que la persona tenga estas cualidades, los ancianos tendrán que observar su carácter personal, sus relaciones interpersonales, su matrimonio, sus hijos, su relación con los no creyentes y los ministerios en la iglesia. Un anciano-pastor debe ser escogido sólo después que los líderes maduros lo evalúen según los requisitos bíblicos.

 

  1. Las normas para los pastores

 

Las normas para los pastores son primordialmente morales y espirituales. El carácter probado de los que procuran cargos de dirección en la iglesia es más importante que la personalidad, los dones de predicación, las capacidades administrativas o los logros académicos.

 

Mencionaremo varias normas  morales y espirituales con que debe contar un pastor:

 

  1. Conducta

 

La conducta se mide en las personas  que ha perseverado en la sabiduría piadosa, las decisiones correctas y la santidad personal.

 

  1. Trayectoria espiritual: fidelidad, veracidad, honradez, pureza

 

Los que desean oficio de pastor primero deben ser probados en cuanto a su trayectoria espiritual. Así, el Espíritu Santo establece la norma de excelencia que el candidato debe ser un creyente que se ha mantenido firme, en fidelidad, veracidad, honradez y pureza. En otras palabras, su carácter debe reflejar la enseñanza de Cristo, Así que ser fiel sobre poco lleva a una mayor responsabilidad.

 

  1. Fe constante

 

Los dirigentes cristianos deben ser ejemplo de los creyentes, es decir, su vida cristiana y fe constante pueden ponerse delante de la congregación como dignas de imitación.

 

  1. Ejemplo para la familia de Dios: Fidelidad moral, honestidad,

 

El Espíritu Santo considera el liderazgo del creyente en las relaciones del hogar, el matrimonio y la familia como el de  mayor importancia. El Obispo debe ser ejemplo para la familia de Dios sobre todo en su fidelidad a su esposa y a sus hijos. Pues si ha fracasado en esa área ¿Cómo cuidara de la iglesia de Dios?  Debe ser entonces marido de una sola mujer 1ª Timoteo 3:2.

 

Esta frase defiende el punto de vista de que un candidato para el oficio de pastor debe ser un creyente que haya permanecido fiel a su esposa. Es un hombre que atiende a una sola mujer, es decir, el fiel esposo de su esposa. El candidato tiene que dar pruebas de fidelidad. Se requiere la fidelidad moral constante a la esposa y a la familia de cualquiera que desee ser dirigente y ejemplo en la iglesia.

 

Las personas que en la iglesia sean culpables de graves pecados y transgresiones morales están descalificadas así mismas para ejercer el oficio de pastor y para cualquier otro puesto de alto liderazgo en la iglesia local. Tales personas pueden ser generosamente perdonadas por la gracia de Dios, pero han perdido la capacidad de servir como modelos de perseverancia segura en la fe, el amor, la pureza y la sana doctrina 

 

Los diáconos asimismo deben ser honestos, sin doblez, no dados a mucho vino, no codiciosos de ganancias deshonestas; que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia. Y éstos también sean sometidos a prueba primero, y entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles. Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo. Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas. 1ª Timoteo 3:8-12

 

 1ª Timoteo 3:2,7 establece el principio de que un pastor que pone a un lado su fidelidad a Dios y a su palabra, y a su esposa y familia, debe ser quitado del oficio de obispo. No puede, después de eso, considerarse “Irreprensible” Con respecto al que dentro del pueblo de Dios comete adulterio, la palabra de Dios declara que su afrenta nunca será borrada.

 

 Eso no significa que Dios o la iglesia no perdonaran. En realidad, Dios perdona cualquier pecado enumerado en si hay tristeza y arrepentimiento piadosos por ese pecado.  Pero hay que aclarar que a tal persona se le puede perdonar y restaurar con misericordia, a su relación con Dios y la iglesia. Sin embargo, lo que el Espíritu Santo declara es que hay algunos pecados tan graves que su deshonor y vergüenza permanecerán en la persona aun después de ser perdonada y por el resto de su vida (Queda desacreditada: David) 2ª Samuel 12:9-14; Proverbios 6:32-33.

 

Diremos cuatro cosas sobre los puntos  anteriores:

 

  1. Los pastores deben demostrar un ejemplo excelente de perseverancia en piedad, fidelidad y pureza frente a la tentación, y lealtad y amor por Cristo y el evangelio

 

  1. El pueblo de Dios debe aprender la moral cristiana y la verdadera piedad no solo de la palabra de Dios sino también del ejemplo de los pastores que viven según las normas apostólicas.

 

  1. Los pastores cuya vida es un ejemplo de la fe son absolutamente esenciales en el plan de Dios para el liderazgo cristiano. Ignorar el hecho de tener dirigentes piadosos que hayan establecido una norma sin tacha que siga toda la congregación es pasar por alto la clara enseñanza de las Escrituras.

 

  1. Los pastores deben ser personas cuya fidelidad a Cristo pueda establecerse como una norma o ejemplo

 

  1. La vida y ministerio de Moisés

 

No vamos a resumir cada uno de los puntos que se relacionan con la vida y ministerio de Moisés porque nos llevaría mucho tiempo y quizás, a lo mejor, estaríamos repitiendo muchas de las cosas que ya hemos dicho, sin embargo, si queremos puntualizar en algunos aspectos  que sirvan para que los aspirantes a pastores las pongan en práctica cuando ya Dios los lleve a cumplir su llamado.

 

Comenzaremos haciéndonos una pregunta  con relación al ministerio pastoral desarrollado por Moisés en el  desierto guiando a dos millones de personas: ¿Cómo pudo sostenerse en pie todos esos años de tensión, amargura y desesperación?  Ese pueblo judío siempre le traía problemas familiares y tuvo que mediar también en los conflictos nacionales.

 

Este hombre de Dios, había desarrollado un ministerio polifacético pues fue juez, gobernador, predicador, pastor, legislador, intercesor, estratega militar, ministro de salud, de economía, libertador, profeta, historiador, adorador, compositor etc.Era una hoja de vida que todos podríamos envidiar , y tenía un carácter que la biblia lo describe como el hombre mas manso sobre la tierra. Números 12:3

 

Fue un intercesor que en muchas oportunidades, su oración  impidió que la ira divina hiciera presa de un pueblo rebelde y contumaz. Le costaba al pueblo reconocerlo como líder, porque siempre el espíritu de rebelión que marco al pueblo israelita, negaba el reconocimiento de alguien entregado de corazón a su ministerio.

 

Queremos señalar otros puntos importantes en su inicio de ministerio y es que cuando Dios llamo a Moisés por primera vez, El desconocía quien era Dios, aunque habían recuerdos de las enseñanzas judías de su madre Jocabed, este creció como príncipe de Egipto y no como hijo de Abraham. Aunque estaba consciente de su herencia israelí y quería ayudar a su pueblo, no tenía ni idea de que había una manera correcta y otra incorrecta para lograrlo.

 

Cuando era joven observo a un egipcio golpeando a un israelita, entonces lo mato y lo enterró en la arena. Esto no era exactamente lo que Dios tenía en mente, pero Moisés no lo sabía. Lo que si sabía era que cuando se corriera la noticia de su acción el Faraón lo buscaría. Entonces, se escondió y paso 40 años cuidando ovejas en el desierto en un lugar llamado madian. Fue allí donde se le apareció Dios quien le expreso lo siguiente:

Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios. Dijo luego Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores; pues he conocido sus angustias,  y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, Éxodo 3:6-8

Dios usaría a Moisés para lograrlo, y es que Dios debía sacar a su pueblo de Egipto y además sacar a Egipto del corazón de ellos. Esta fue la razón por la que no los llevo directo hacia la tierra prometida al sacarlos de Egipto, primero los llevo por el desierto para enseñarles que Jehová seria la fuente de su bendición, y por eso, cuando tenían hambre él les daba mana desde el cielo para que comieran y si tenían sed hacia brotar miles de galones de agua de las rocas. Los cubría con una nube durante el día y de noche alumbraba el campamento con su fuego. También les dio una victoria sobrenatural al derrotar al ejército de Amalec y finalmente llamo a Moisés a la cima de la montaña para darles sus mandamientos. El Señor les entrego estos mandamientos para enseñarles lo que Abraham, Isaac y Jacob habían conocido, enseñarles a vivir por fe para lograr la bendición.

Pero ese pueblo fue inmaduro y desobediente, y Moisés tuvo que presenciar los castigos que ellos padecieron, pero le creyó a un Padre que era el Dios inmutable. El carácter de Dios respaldaba cada palabra que salía de su boca, haciéndole ver que su presencia no lo dejaría ni lo desampararía. El Dios de Moisés transformó las maldiciones en bendiciones y el mal que sus enemigos querían hacerle fue convertido en bienestar.

La consagración de Moisés a Dios fue total e incondicional y su ministerio permitió que otros compartieran su trabajo y sus responsabilidad.  Su orgullo fue doblegado por su mansedumbre y salvo el incidente del golpe de la roca , nunca permitió que la vida muy ocupada que tenia lo hicieran indiferente a sus colaboradores , y nunca se aprovecho de ellos.

Moisés fue un líder que enseño a los demás con su ejemplo, quien supo usar los dones que el cielo le entrego. Se narra en Números su humildad y mansedumbre.

Y aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra. Números 12:3

Fue perseverante y firme en su carácter, leal a Dios y a su pueblo. Acepto el lugar que le dieron dentro del plan de Dios  y nunca busco gloria para si mismo. No se quejo ante las dificultades, ya que estas le ayudaron a madurar hasta que fue llamado “amigo de Dios”. Fue más abnegado que otros y sus oraciones así lo demuestran.

 

Durante su ministerio apoyo, aconsejo y exhorto al pueblo a cumplir todas las palabras de Dios. Si ellos querían paz y prosperidad, lo único que tenían que hacer era obedecer. Si obedecemos, nuestros corazones serán guardados para que no nos desviemos. La obediencia es la columna vertebral del reino de los cielos, y el gobierno de Dios es serio y solo de pensar en desobedecerlo nos hace temblar y temer por las consecuencias.

 

A Moisés por orden directa de Dios, se le prohibió entra a la tierra prometida, y la razón de esta noticia fue porque no hablo a la roca, sino que  llevado por la ira y cegado por ella también, la golpeo y olvido dar la gloria a Dios ante los ojos de la congregación en las aguas de Meriba. Al finalizar sus días sobre la tierra, se le concedió ver de lejos la tierra dada por Dios. Ciento veinte años duro su ministerio,  40 en casa del Faraón, 40 soportando el calor del desierto mientras pastoreaba las ovejas de su suegro jetro y los últimos 40 conduciendo a Israel por el desierto.

 

 

 

Este documento es propiedad de

 Ministerio Cristiano Semilla de Vida

Su Director Pastor Antonio Mirón

Arlington, Texas, 2 de Septiembre del 2010

 

 

 

 

90 thoughts on “Discipulado Avanzado | Enfasis Pastor | NIVEL V

  1. Excelente estudio para grupos de pastores en las ciudades, y más aún hoy día que la liviandad y el pecado hacen carrera en los ministerios.

  2. Great read! The depth and clarity of your analysis are impressive. If anyone is interested in diving deeper into this subject, check out this link: DISCOVER MORE. Looking forward to everyone’s thoughts!

  3. You really make it appear really easy with your presentation but I in finding this topic to
    be actually one thing which I feel I would never understand.
    It sort of feels too complicated and extremely large for me.
    I am looking forward on your subsequent submit,
    I will try to get the cling of it! Escape room

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *